Restaurante El roser 2 en L´Escala
Restaurante El roser 2
País:
España
Provincia:
Localidad:
Cód. Postal:
Tipo de cocina:
Añadir vino por copa
Precio desde:
41,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Nota de cata PRECIO MEDIO:
70 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
7.3
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
7.8
Comida COMIDA
7.2
Precio medio entorno ENTORNO
8.0
RCP CALIDAD-PRECIO
6.5
Opiniones de El roser 2
OPINIONES
10

Bona tarda, sortim ara d l'experiència de dinar al can Roser 2 d L'Escala, després de diferents intents sense tenir lloc.
Volíem un lloc especial per el nostre aniversari i hem reservat a aquest restaurant:

El lloc espectacular, vistes impressionants amb el mar de fons. Només arribar, ens han acompanyat a la taula amb una copa de cava, ens ha agradat.

El menjar, de qualitat, realment bò i en el seu punt, tot i que la quantitat, per nosaltres que som una mica gourmets es podria superar.

Què hem trobat a faltar? Bé, estàvem indessissos amb el vi, li hem demanat Consell al cambrer i ens ha dit que faria venir al somelier. Directament ha vingut el cambrer inens ha obert una ampolla. El vi ens ha agradat, però el somelier hauria d'haver vingut a aconsellar-nos, sobretot perquè l'ampolla rondava els 30€. Per altra banda, ens ha donat la sensació que el cambrer ens tenia por, com si fóssim personalitats de renom (ningú, per molt renom que tingui es mereix tracte de superior).
Tant és, per una dinar de, 2vieires+4espardenyes1/2 de calamars romana i de segon corball a la donosti, steak tàrtar, sense postres ... Podrien oferir... Tant se val... Però de vegades sobrevaloren pel que són els llocs, per aquest preu podem trobar llocs i menjars espectaculars que ens faran sortir valorats, satisfets, amb aquella sensació de " Buahj" TORNARÉ.
A nosaltres ens agrada sortir així dels llocs, a vosaltres..???

Habíamos guardado un buen recuerdo de nuestra ultima visita al restaurante El Roser 2 de L'Escala en el 2014 y decidimos volver nuevamente a visitarle aprovechando nuestra estancia en la zona durante el fin de semana del 14 de julio.

Reservamos para ir a cenar el sábado 15 de julio a las 20h30. Me permito colgar el mismo preámbulo, con algunas modificaciones, que hice en mi comentario del 2014.
" El restaurante está dirigido desde el año 2005 por los hermanos Sabadi. Al frente de los fogones se encuentra el chef Jordi Sabadi Vilà, artífice de una cocina empordanesa y marinera creativa.La sala está dirigida por Rafael Sabadi Vilà. Este ultimo es al mismo tiempo el sumiller, de reconocido prestigio, ganador de diferentes concursos de catas y catador oficial de CMB (Concurso Mundial de Bruselas)."
El restaurante está situado en el Paseo Marítimo, frente al Mare Nostrum. Esta vez nos instalaron en la terraza exterior desde la que divisábamos perfectamente el mar. Las mesas están muy bien vestidas, buena vajilla y cubertería, buenas copas. El servicio de sala en esta ocasión no estuvo a la altura. La carta de vinos es muy extensa, tienen mas de 600 referencias y para cada tipo de vino tienen un tomo diferente. El servicio del vino en la terraza, se limitó al descorche y primera cata.

Ofrecen diferentes menús y la carta. En esta visita optamos por esta última.
Mientras esperábamos nos trajeron, como en el 2014, 2 copas de cava y 2 rebanaditas de pan tostado para cada uno con tomate y anchoas de L'Escala asi como unas aceitunas rellenas , de verdaderas anchoas.

Nos sirvieron igualmente, el pan que iba a acompañar la cena, un buenísimo pan con tomate.

De primeros tomamos :
Tartar de gambes de Roses amb fons mari Tartar de Gambas de Roses con fondo marino... Cuando estuvimos en el 2014 este plato lo tomamos como tapa formando parte del menú degustación. Muy bueno y muy bien presentado. A MC le encantó.

L’amanida d’espardenyes: tallades a tires, fregides amb bolets confitats i vinagreta de tomata Ensalada de "espardenyes" cortadas en tiras, fritas con setas confitadas y vinagreta de tomate. Buen producto. Me encantan les "esperdenyes" pero nunca las había comido así, encontré el plato algo insípido, para mi gusto les faltaba algo mas de marcha.

De segundos, nos decidimos ambos, por uno de los pescados salvajes del día :

Gallineta (Scorpaena Scrofa) a la donostiarra Cabracho a la donostiarra. Un verdadero desastre. Primeramente decir que el pescado no estaba preparado a la donostiarra como anunciaron sino a la plancha con algunos ajos fritos. Las patatas estaban incomibles, crudas. Mi pescado aunque tenia buen sabor la cocción no era uniforme y el de MC estaba mas seco y al centro con sangre. Pienso que no fue una buena opción haber cocinado a la plancha al tratarse de un pescado muy grueso. Nada mas servirnos el plato le comentamos al camarero que las patatas estaban crudas(la sangre la vimos al final)a lo que nos dijo que iba a informar inmediatamente a la cocina. Aun le estamos esperando...
No puedo imaginar que el chef estuviese esa noche en la cocina, debía de ser su día de descanso... porque ésta no estaba a la altura de nuestras anteriores visitas(he publicado una... pero hemos estado varias veces), ni del plato Michelin, ni de la recomendación de Repsol...

Cuando el camarero vino a pedirnos si tomaríamos postre le hice saber mi indignación y solicité la presencia de Rafael Sabadi,jefe de sala y sumiller para pedirle explicaciones. Tras una larga conversación se disculpó, reconoció su error y solo nos cobró los entrantes y un plato de pescado. El otro plato, el vino y el agua mineral tampoco nos lo cobró y quiso invitarnos al postre, al café y a unos chupitos, pero no aceptamos.. Reacción digna, educada y comercial de su parte.
El vino que acompañó la cena fue un crianza Blanc de Gresa 2013 DO Empoprdà Celler Vinyes d'Olivardots, Cepajes : 60% Garnatxa blanca, 30% Garnatxa roja y 10% Samsó blanc. Crianza: Solamente se crían en madera las variedades de Garnatxa durante 8 meses en barricas nuevas de roble francés de 500 litros sobre sus lías con continuos battonages. El Samsó lo hace en cubas de acero inoxidable con sus lias. Las cepas tienen entre 90 y 110 años. Me pareció muy potente, elegante, fresco, largo en boca y muy mineral.

La cuenta ascendió a 41 €/persona. En esta ocasión no puntuaré ... Espero que esta experiencia corresponda solamente una mala noche... Siempre habíamos comido muy bien. A destacar la honestidad y el "savoir faire" de Rafael Sabadi delante de una tal situación. Tal como le dije cuando nos marchamos, volveremos para quitarnos ese mal gusto de boca y sobre todo para comprobar que efectivamente se trató únicamente de una cena para no recordar.

  • Cabracho a la plancha

    Cabracho a la plancha

  • Ensalada de "espardenyes" cortadas en tiras, fritas con setas confitadas y vinagreta de tomate.

    Ensalada de "espardenyes" cortadas en tiras, fritas con setas confitadas y vinagreta de tomate.

  • Tartar de Gambas de Roses con fondo marino

    Tartar de Gambas de Roses con fondo marino

  • Aperitivo : rebanaditas de pan tostado con tomate y anchoas de l'Escala y aceitunas rellenas de anchoas

    Aperitivo : rebanaditas de pan tostado con tomate y anchoas de l'Escala y aceitunas rellenas de anchoas

Hacia ya algún tiempo que teníamos ganas de conocer este restaurante, asi que de vuelta hacia casa, el domingo al mediodía decidimos desviarnos ligeramente de nuestra ruta principal y acercarnos a L'Escala.

El restaurante está dirigido desde el año 2005 por los hermanos Sabadi. Al frente de los fogones se encuentra el chef Jordi Sabadi Vilà, artifice de una cocina empordanesa y marinera creativa.La sala está dirigida por Rafael Sabadi Vilà. Este ultimo es al mismo tiempo el sumiller, de reconocido prestigio, ganador de diferentes concursos de catas y catador oficial de CMB (Concurso Mundial de Bruselas).

El restaurante está situado en el Paseo Maritimo, frente al Mare Nostrum. Nada mas entrar, tienes buenas sensaciones. La sala, longitudinal, tiene una gran luminosidad, con grandes ventanales sobre el mar y está decorada con muchísimo gusto. No habíamos reservado mesa, pero tuvimos la suerte de que nos instalaron en una en la que divisábamos perfectamente la sala y el mar. Las mesas están muy bien vestidas, muy bien separadas las unas de las otras, buena vajilla y cubertería, buenas copas. El servicio de sala es bueno y profesional. La carta de vinos es muy extensa, tienen mas de 600 referencias y para cada tipo de vino tienen un tomo diferente. El servicio del vino es muy bueno.

Ofrecen diferentes menús y la carta. Optamos en esta primera visita por el Menú Degustación.

Mientras esperábamos nos trajeron 2 copas de cava y 2 rebanaditas de pan tostado par cada uno con tomate y anchoas de l'Escala asi como unas aceitunas rellenas, pero de verdad, de verdaderas anchoas.
Nos sirvieron igualmente, el pan que iba a acompañar el menú, un buenísimo pan con tomate, del que naturalmente repetí.

Comenzamos con 2 Tapas :

Gazpacho de Cerezas con bogavante, manzana, vainilla y sorbete de tomate. Ex ce len te !

Gambas de Roses preparadas en tartar Una verdadera maravilla, sabor puro y una presentación muy lograda.

Ambas tapas de buenas proporciones, como un plato.

El menú propiamente dicho fue el siguiente :

Cigalas del Port de la Selva con raviolis de cebolla especiada, salsa de miel de tartufo y queso ecológico Buenísimo, de gran calidad.

Rape con velouté de azafrán y alioli de curry En la misma tónica, muy muy bueno.

Pieza de ternera a baja temperatura con verduritas, brotes tiernos y vinagreta balsámica Bueno, pero tal vez el plato mas flojo del menú. No nos sorprendió.

Como postres tomamos :

Cilindro de naranja : gelée de regaliz, crema de limón y sorbete de frutos de la pasión Excelente, mezcla de sabores y de texturas muy lograda.
Chocolate con leche y avellanas : con vainilla y cacao No amantes del chocolate abstenerse. Muy bueno.

Finalizamos con 2 buenos cafés y unas mignardises.

Acompañamos la comida con una botella de agua mineral de 1 l y con una botella de vino blanco DO Empordà que nos aconsejo el sumiller Sabadi crianza, envejecido 8 meses en barrica de acacia y elaborado exclusivamente para el restaurante, de ahí su nombre, variedades garnatxa blanca y macabeu. Maridó perfectamente con todos los platos, es un vino con mucha personalidad. Ofrecían un maridaje de vinos por persona a 28 €, pero visto que volvíamos a Montpellier no era el momento adecuado.

La nota ascendió a 70 €/persona. Buena RCP. Disfrutamos mucho. Seguro que volveremos en cuanto tengamos la oportunidad. Restaurante muy recomendable.

  • Cilindro de naranja

    Cilindro de naranja

  • Cigalas de Port de la Selva

    Cigalas de Port de la Selva

  • Tartar de gambas de Roses

    Tartar de gambas de Roses

Nos acercamos a comer a este restaurante ya que me habían comentado que aquí tratan muy bien el vino y efectivamente así es.
Restaurante situado en los bajos de un hotel, en el centro de L´Escala y con preciosas vistas al mar.
Comedor muy luminoso y diáfano, grandes ventanales, mesas elegantemente vestidas, de gran tamaño y excelente separación entre las mismas, vajilla y cubertería de calidad y cristalería de primeras marcas.
Nada mas acomodarnos, nos sacan unas copas de cava y un zumo para la cría y pensamos, nos van a crujir, jajaja.
Mientras ojeamos la carta, nos traen un plato de pan con tomate y anchoas de L´Escala, seguimos pensando, esto no es normal.

Para comer elegimos el Menú de Temporada a 25€+IVA a lo que hay que sumarle otros 3,50€ de pan y servicio.
- Comenzamos con un aperitivo a base de crema de guisantes, presentado en un vasito y coronado con sus brotes, buen comienzo.
De primeros:
- Fritura variada de pescaditos, esta fue mi elección, compuesta de salmonetes, rabas, calamarcitos y algún que otro pescado, buena materia prima y excelente punto de fritura.
- Ensalada de vieiras para mi mujer, pues el típico mezclum de lechugas con un par de buenas vieiras a la plancha, bien.
Los segundos:
- Suquet de pescado, en este caso me comentan que de rodaballo, ración quizás un poco escasa, con una patata en la que montaba una tajada del pescado y se coronaba con allioli, posteriormente vierten el caldo en una jarrita, la verdad es que le resultado era un guiso muy sabroso.
- Arroz a la marinera con pescado y marisco, presentan una paellera bien hermosa y pienso "joer mi plato mas bien escaso y para mi mujer todo eso" pero aquí llega de nuevo otro detalle, me preguntan que si quiero probarlo "por supuesto, jeje" y me ponen todo un señor plato de arroz, mas bien de tipo caldoso, con un fondo potente y con bien de tropiezos, almejas, gambas, calamares, etc... muy bueno.
Los postres:
- Crema de mascarpone con frutos rojos, parte frescos y parte liofilizados, a mi mujer le encantó.
- Surtido de quesos catalanes, mi debilidad, si hay queso tengo que probarlos, en este caso eran de tres tipos con sus confituras correspondientes, donde destacó por encima de todos el de la quesería Mas Alba, ¡quesazo!
Para la cría pedimos unas croquetas a 9€, me temo que eran congeladas, pero se las comió igualmente, jeje.

En cuanto al vino, disponen de una carta muy amplia, el sumiller sabe muy bien lo que tiene entre manos, optamos por un blanco y me trajeron solo el tomo referente a ellos, gran selección nacional y buen surtido de vinos franceses, alemanes, italianos, austriacos, etc... los precios quizás un pelín subidos, en este caso elegimos un Arbois Jacques Puffeney Chardonnay 2012 a 25€, servido perfecto de tª, con la cubitera de rigor y atentos a rellenar las copas.
Terminamos con unos cafés acompañados de petit fours a base de macarons, mini bizcochitos y avellanas garrapiñadas.
Sin duda un lugar donde se cuidan los detalles al máximo y donde los amantes del vino disfrutamos a lo grande.
Pues

  • Petit fours

    Petit fours

  • Surtido de quesos catalanes

    Surtido de quesos catalanes

  • Fritura de pescadito

    Fritura de pescadito

No es ni mucho menos, un restaurante barato; ni tampoco ostenta ningun galardon; però sin duda el genero que tocan es de la maxima calidad.
Sus vistas a la playa de Riells són preciosas; el local es centrico, elegante y acogedor.
Nosotros elegimos el menú mariscada 85€/pax; parece caro, però después de comerlo no lo es; pocas veces una mariscada de tanta calidad.
Cangrejos, vieiras, navajas, cigalas de distintos gramajes, gambas de Rosas pequeñas y grandes; bogavante nacional, almejas enormes.... Etc...
Todo ello exquisito acompañado de un buen albariño.

No recuerdo si era en Valencia o en Zaragoza donde había un bar muy divertido, la “especialidad de la casa” era que si pedías una cerveza te servían un café, una copa de vino, o una coca cola, y si pedias una tapa de calamares a la romana, podías acabar comiendo unas aceitunas rellenas o un bocadillo de chorizo. Todo ello muy divertido ya que sabias a lo que ibas.
En el Roser2 de L’Escala me pasó algo parecido, el problema es que no fue tan divertido ya que no era lo que yo esperaba de un restaurante que se precia de ser uno de los mejores de L’Escala.
Pedimos para dos personas una de ellas pide,
De primero un “Tartar de tonyina amb mousse d’alvocat”, 16 € y efectivamente le sirven el plato pedido.
De segundo un “Turbot amb espardenyes, cloïsses i cítrics” de 35 €, y también le sirven lo pedido.
El otro comensal, o sea yo.
De primero pido, “Fina coca de figues i foie caramel•litzat” que su precio era unos 19 €, y me sirven, “Vieires i foie rostit amb espàrrecs verds i confitura de tomata” y me cobran 25 €.
De segundo pido “Arròs melòs de gambes de Roses i ceps” de 27 €, para los que no entiendan el catalán, “Arròs melòs” es “Arroz Meloso”, bien pues el arroz meloso se convierte en un “risotto”, o sea que pagué 27 € por un risotto.
El servicio atento y profesional, tan profesional que cuando me trajeron el primer plato de digo al camarero, oiga creo que esto no es lo que he pedido, he pedido un plato que decía algo de coca con foie, y me dice muy serio, si señor el plato es éste mire el foie.
Al servirnos los platos para el segundo, el mismo profesional pregunta ¿El Risotto para quién es? yo inocentemente le digo, que risotto no, que “Arroz Meloso” y me dice ¡ah sí! y me trae un RISOTTO.
Bien como era una comida un poco especial ya que celebrábamos nuestro aniversario de boda y no quise liarla, me comí mi RISOTTO sin protestar, acabamos la botella de Gramona 24 €, no nos atrevimos a pedir postres por lo que nos pudieran traer, y nos fuimos muy educadamente pensando una vez y nunca más, como dicen que decía Santo Tomás.

  • Mi, “Arròs melòs de gambes de Roses i ceps” reconvertido en RISOTTO

    Mi, “Arròs melòs de gambes de Roses i ceps” reconvertido en RISOTTO

  • Mi “Fina coca de figues i foie caramel•litzat” que no probé, pasado a “Vieires i foie rostit amb espàrrecs verds i confitura de tomata”

    Mi “Fina coca de figues i foie caramel•litzat” que no probé, pasado a “Vieires i foie rostit amb espàrrecs verds i confitura de tomata”

Un clásico de la Escala. Vistas estupendas, mesas bien preparadas, servicio bastante eficiente, maitre-sommelier bueno y educado.

He visto que tienen de hace tiempo un menú gastronómico, que permite al cocinero "expresarse" y poder salir un poco del pescado o marisco a la plancha o hervido.

No entramos en carta, y fuimos directamente al Menú Gran Mariscada.

Consiste en 3 platos, el primero de marisco frio, el segundo de marisco a la plancha y el tercero medio bogavante. Postres incluidos (creo que dos tipos, no recuerdo bien) y botella de cava en el precio. 86 euros, más cafés y cubierto, sobre unos 95 euros por persona.

Todo obviamente fresco y excelente, pero quizás faltaba algún producto para dar más "empaque" a la mariscada (ni ostras, ni navajas, ni "espardenyes", tampoco garoines y estabamos en temporada, ninguna centolla, pocas, muy pocas gambas) y si mucha almeja pequeña (chirlas), mucho caracol de mar y mejillón.

Personalmente, tardaré en volver, no me convenció.

El Roser 2 es como las flores en primavera: fresco y lumioso. Un restaurante con unas vistas muy buenas al mar, un trato a la materia prima excelente y una buena selección de vinos.
Sin duda el mejor restaurante de la Escala... los otros no han evolucionado para nada... ellos sin embargo han tratado de no quedar a atrás y empezar a experimentar un poco.
Probamos menú degustación con maridaje del maître - sommelier, sin duda la mejor opción para poder conocer la faceta más experimental de este restaurante ya que la carta es más clásica.
No me acuerdo del menú, aunque si del resultado: muy satisfactorio; sobretodo la selección de vinos.
Para volver aunque cuando no haya tanta gente para estar más tranquilos.

Sin duda alguna, en esta ocasión, el relevo generacional ha servido para mejorar lo que a priori parecía difícil. El restaurante ha ganado mucho en seriedad y regularidad. Yo creo, así como quien ha compartido mesa conmigo, que se trata del restaurante más solvente de L' Escala. Ahora mismo no tiene rival, y quienes creen serlo, como Miriam o Ca La Neus, están en caída libre, de la que difícilmente remontarán.

Este verano he tenido la suerte de comer en el Rose2 en tres ocasiones, que se han traducido en tres éxitos. Gambas, espardeñas, almejas, langostas, pescados varios... todos los platos que han desfilado ante mí han estado a una gran altura. También muy dignos los postres, donde destacaría la mousse de chocolate blanco.
Por tradición y como marca de la casa, su fuerte es el pescado, pero siempre tienes la opción de comer buenas carnes (he visto que tienen buey de Nebraska) así como un menú degustación, que por lo que comentan en el comentario anterior tiene que estar también a la altura.

En cocina saben lo que hacen, pero en sala no son menos, al contrario. El sumelier ejerce con una profesionalidad y sabiduría fuera de lo común. Gestiona una carta que si no me equivoco alberga unas 400 ó 500 referencias de vinos nacionales y extranjeros. Preguntado por un Borgoña de precio considerable, nos dio una explicación tan llena de detalles que parecía que el vino la había hecho él.
Pero el caso es que preguntado por dos vinos más, la explicación aunque más escueta fue igual de brillante. El sommelier sabe y sabe mucho.

Si tengo en cuenta estas tres últimas visitas, me atrevo a decir que ahora mismo, el Roser2 es uno de los mejores restaurantes de pescado de España, por no decir el mejor. Sé que hay restaurantes como La Peixateria de Calella o Can Rafa o Cal Campaner de Roses con muy buen pescado que sólo compran en la lonja local y que si no hay pescado no abren etc. etc., pero fallan en los postres, en los vinos, en el entorno..., y sin embargo el Roser2 lo tiene todo.

Las vistas desde la mesa son impresionantes. Parece que estés en un balcón al mar, por lo que yo recomendaría ir de día para disfrutar de la belleza del paisaje de L' Escala. Imprescindible reservar.

Después de barajar diversos restaurantes para hacer un festín gastronómico la elección fue este gran restaurante situado a primera línea de mar en el pueblo de l'Escala.
El restaurante Roser 2 es un local familiar que ha pasado de padres a hijos mejorando en todo momento día a día la calidad de este, Jordi Sabadí en la cocina y Rafel Sabadí en la sala conyugan a la perfección la comida y su maridaje.
Una cocina marinera de toda la vida juega al lado de toques sofisticados, modernos y pinceladas de autor. Una carta completísima, donde no falta el pescado y el marisco recién llegados de la lonja, sus menús gran mariscada, carta de platos algo mas trabajados y un menú degustación bastante completo con o sin maridaje.
Nuestra elección fue el menú degustación con maridaje.
El menú en cuestión consistía en 2 tapas/entrantes, 1 primero, 2 segundos y dos postres, con el vino correspondiente, por 65 euros IVA incluido.
Para empezar, un "Gaspatxo de maduixa amb esqueixat de marisc, poma, vainilla i gelat de tomata". Un plato muy refrescante y con una sintonía perfecta entre los ingredientes. La segunda tapa consistía en una "Torrada de sardines a la brasa amb pesto genovès i parmesà". Aparentemente ligera, pero fue todo lo contrario. Estas dos tapas fueron maridadas con un vino rosado, un Jané Ventura del 2008, realmente exquisito, un vino goloso, con toques de fresa, granada y algo de mora. Maridando bastante bien con las dos tapas.
El entrante consistía de una "Amanida de llamàntol amb tomata concassé, mozarel•la i vinagreta trufada". Una ensalada consistente gracias a la crema de mozarela y de la vinagreta trufada. Una mezcla deliciosa.
El segundo de pescado era una "Escòrpora amb peus de porc i alfàbrega" Un "mar i muntanya" muy lijero a pesar de los ingredientes. Estos dos platos fueron maridados con un Montserrat blanc DO Penedès del 2006. Un vino blanco de crianza de unos 9 meses en barrica de roble francés, color amarillo brillante vivo, en nariz bastante goloso con recuerdos a fruta muy madura y vainillados. En boca, justa acidez y algo goloso.
El segundo de carne fue un "Garrí confitat amb espécies i pure de poma". Con la justa cocción, con la piel crujiente, pero para mi gusto, demasiado subido de sal y especies. Demasiado clavo.
Este plato fue maridado con un Habla nº3 DO Extremadura, un monovarietal de Syrah criado unos 12 meses en barrica de roble francés.
un vino con aromas florales muy marcados, con algo de vainilla. En boca, sensación de pimientas negras, clavo, algo de amargor y con un final algo áspero de larga duración.
En los postres, nos sirvió un vino dulce francés, exactamente un Cypres de Climent del 2005, un DO Sauternes, un vino de postre redondo, dulce, con un color dorado muy marcado,notas de miel y melocotón, en boca untuoso, muy dulce y con poca acidez final.

Este vino maridó a un postre formado por "Pastanaga, coco i menta". Compuesto por una fina confitura de zanahoria, un helado de coco y unos dados gelatinosos de menta fresca, acompañados por unas gotas justas de crema inglesa.
El segundo postre, una "Mousse de xocolata blanca amb festucs i gerds" acabó de rematar una gran velada.
Un cafetito, con los petitfours marca de la casa y a descansar.
Disfruté mucho con los vinos y disfruté mucho con la comida.
Una noche gastronómica como las que me gustan festejar cuando puedo.
Además, cada semana hay un menú degustación diferente para disfrutar de nuevo.
Recomendado…

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar