Restaurante Sant Pau (CERRADO) en Sant Pol de Mar
  

Restaurante Sant Pau (CERRADO)

59
Datos de Sant Pau (CERRADO)
Precio Medio:
196 €
Valoración Media:
8.6 10
Servicio del vino:
8.6 10
Comida:
9.1 10
Entorno:
8.4 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 160,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


59 Opiniones de Sant Pau (CERRADO)

Madrugón,4 horas y media de coche con nieve en la carretera, comida, otras cuatro horitas y media de vuelta y fotito de regalo durante el camino de regreso a casa.A priori no suena muy bien,pero...¿mereció la pena el viaje express?

Nada más entar te das cuenta que en el restaurante se respira una atmósfera especial, tiene mucho encanto, pequeñito y acogedor. Se divide en dos salas, una de ellas con unas enormes cristaleras con vistas al mar. Lastima que nuestro sitio fuera el comedor contiguo.

Para los que busquen presentaciones bulliciosas,nitrogenos,espumas,esferificaciones y sabores exóticos y muy potentes, quizás este restaurante no sea el mejor candidato, si prefieres sabores puros,sencillos y muy delicados, seguro que Sant Pau no te defrauda.

Tanto mi pareja como yo, elegimos 2 menus degustación(146e,pers).

Comenzamos con un caldo que a priori debía servir para calentar el cuerpo, pero que a mi me dejo mas bien frío.Un 5.

Continuamos con cuatro aperitivos, curisos y bastante ricos, alguno de ellos sobresaliente(aparentaba ser un huevo de cordoniz).8

El primero de los platos me dejo la sensación de que estaba más trabajada la presentacion que el plato en si(brandada de bacalao con pimientos y aceitunas, que simulaba un cuadro). Aun asi era cuanto menos curioso. 6

El segundo fue un biquini trufado, el camarero nos comento que habían llegado esa mañana dos trufas de una calidad superior y que Carme había decidido cambiar un plato.Al contrario que el servicio anterior la presentación era más bien feota, pero la trufa era de una calidad increible.La salsita que acompañaba el plato era increible.Soberbio. 10

Luego vinieros los guisantes con butifarra, sencillisimos pero hiperdelicados. Por cierto, la butifarra espectacular. 8,5

El plato de gamba con alcachofas rozando también el sobresaliente.Me encanto el tratamiento de esta última(casi cruda o cruda, yo creo que alli si que había una ligerísima influencia japo).Lastima que la alcachofa vaya tan mal con el vino.8,5

En este punto vino Carme por las mesas, muy educada y atenta también para las fotos con los comensales.

Continuamos con el salmonete con espigalls,azafrán y tónica. Muy buen punto del mismo y de nuevo espectacular la salsa que acompañaba el plato, invitaba a mojar pan.La espumita de tonica le daba un plus especial.9,5

Tanto el ciervo como el pie de cerdo estuvierón a la altura.Me gusto especialmente la guarnición del ciervo. Un 8 ambos.

El tratamiento del queso sencillamente alucinante. 10

Continuarón con una infusión para eliminar el sabor del queso antes de los postres.El primero de ellos, probablemente fue el plato mas atrevido y diferente del resto,de nombre nacar.Mezclaba el coco,la maracuya,la vainilla y la guindilla picante con maestria.Gran presentación , lastima que me recordara un punto al malibu, que lo tengo atravesado!!! 9

El siguiente postre eara de chocolate con turrón(bueno, pero no creo que sea el momento de comer dulces navideños en Febrero). 8

Los petit fours super abundantes, rematarón la velada de forma fantástica. 9

El servicio absolutamente inmejorable. Mención especial para una de las camareras que nos atendio de rasgos orientales, superatenta y con una sonrisas de oreja a oreja.El camarero que llevo la comanda, un chico bastante joven, estuvo también de lujo. Asi da gusto.Por cierto, luego nos enseño la cocina y la bodega.

El sumillier(muy correcto durante todo el servicio) nos aconsejo un vino del emporda(sota els angels, 60 e), que aunque no me enamoro, acompaño de forma perfecta todo el menú.Con los postres nos preparo dos vinos dulces,ambos rayarón a buena altura.El café sobresaliente.Culminamos la comida con un gin tonic de Tanns con feber tree mediterranea que no me acabo de convencer.Sin sorpresas en la preparación.

El servicio es apudado entre plato y plato, cosa que de agradecer.Pero todo tiene un precio, en este caso, casi 200 euros por cabeza, asi que despues de todo el elenco de virtudes y siendo un pelin quisquilloso hay cositas que en mi humilde opinión se pueden mejorar.

-Solo hay un pan.Espectacular eso si, de cortezita muy gruesa.
-Los aseos son bastante normalitos.
-El precio de los vinos terrenales está multiplicado por 3. Es decir,desorbitado.El libro de vinos, que no carta, debería tener un indice y la encudernación es ramplona.Particularmente daria el libro de vinos nada mas sertarte, apra que puedas hojearlo con más detenimiento.¿Quizás no hay suficientes copías?

Pd.El viaje merecio la pena, muy mucho!!

Excelente en todos los aspectos y poco a añadir al resto de comentarios.
3 personas, pedimos menu degustación acompañado de Viñas de Gain 2007.
Pros:
sala (en especial mesas al lado ventanal)
atención y explicación
comida
servicio
Contras: falta algo de indicación en el pueblo para llegar y quizás el ofrecimiento de algun dulce o licor junto al café.

En nuestra visita de ayer conocimos por primera vez despés de haberlo intentado en varias ocasiones el restaurante de Carme Ruscalleda.
Es realmente un tres estrellas en servico, cocina, presentación, ambiente, vinos.
Pedimos el menú gastronómico , como la mayor parte de las mesas, excepcional!!!!, platos muy bien decorados pero sin perder la esencia del contenido, es de los pocos restaurantes que después de un menú gastronómico bastante abundante no me hizo pasar una mala tarde, perfecta digestión, eso quiere decir que el producto es muy bien escogido por Carme , cuidando también de nuestra salud.
El pan increíble!!!, super tostadito con corteza gruesa.
El servicio de mesa super agradable muy, muy simpáticos y el colofón final Carme te espera a la salida para preguntarte con mucho interés como ha ido la comida , muy atenta , sabe cuidar de sus clientes, no sé el precio fué un regalo de mi hija, volveré seguro.

Bueno, era nuestro primer tres estrellas y, sinceramente nos quedamos un poco decepcionados, me explico...

Aprovechando el puente de la Inmaculada y nuestra visita por tierras catalanas conseguimos mesa en Sant Pau y allí nos presentamos 3 parejas de amigos, ávidos por descubrir los secretos de un 3 estrellas.

El restaurante está en Sant Pol de Mar, un pueblo costero del Maresme con mucho movimiento en verano. Lógicamente en éstas fechas el pueblo estaba muy tranquilo y pudimos acceder al restaurante sin problemas. La verdad que el parking es un poco escaso y se aparcan los coches en fila, por lo que si llegas el primero(nuestro caso) y te vas pronto, supongo que tienen que mover todos los coches.
La sala está bien decorada y presenta un ambiente cálido, con una cristalera que da al jardín (en verano se debe estar muy bien allí viendo el mar).
Nos decidimos por el menú degustación que paso a describir y valorar:
Para empezar los 4 aperitivos del micromenú de diciembre:

Brocheta de vieira y xató (buena)
judias carilla y salchichas de perdiz (buenas)
Croqueta de langostino (muy buena)
Turrón salpimentado (bueno)
Pequeños bocados originales y bien presentados.

Pasamos a tomer el menú propiamente dicho después de un buen consomé de inicio:

Mondrian gastronómico (brandada de bacalao, pimientos variados y olivas negras). Muy bueno por presentación y sabor.

Pistachos frescos (berenjena, caldo de algas y butifarra). Muy bueno por la fusión de los sabores.

Ravioli vegetal, Muy bueno con una imitación vegetal del bacon, venía con una lamina de joselito que le daba un toque muy sabroso.

Colas de gambas (colas de gambas y alcachofas). Bueno, el producto irreprochable.

Rape. Regular, el peor plato de la noche, en su descargo comentar que en la carta aparecia la lubina, que tuvieron que sustituir por el rape que no estuvo a la altura.

Lomo de ciervo, muy bueno, en su punto la carne jugosa y sabrosa del ciervo.

Plato de quesos (abondance, laurentine, estringol, payoyo y stichelton). Bueno, la verdad que he probado selecciones mejores, destacar quizá el payoyo.

Prepostre (infusión refrescante), elaborada con flores, muy original. Cumple su labor de "lavar" los sabores anteriores y prepararlos para el postre.

Rosas y arándanos, excelente, no estuvimos todos de acuerdo pero hay que destacar la frescura que transmitía, de lo más destacable de la noche según mi opinión.

Ganache de chocolate negra (confitura de setas y chocolates), bueno quizá no soy justo al no ser un entusiasta del chocolate.

Diez divertimentos de pastelería, muy bueno, concepto muy divertido y una gran forma de cerrar la cena. Destacar el palito de regaliz y sidral con un sabor espectacular.

Respecto a los vinos, tomamos a recomendación del sumiller 2 blancos catalanes (Alella y Penedés), el primero de nombre Lanius interesante, fresco y complejo. El segundo de nombre Torroja más corpulento y menos elegante. Luego pasamos al tinto, un 2 pi R de Gratavinum 2007, Priorat correcto sin más.

Coincido con otro forero en que los precios de la carta son absolutamente disparatados, es muy dificil cuando comes con varias personas que beben vino y con un menú degustación, que la cuenta del vino no se dispare por encima de los 150 €. Respecto al sumiller, correcto en sus recomendaciones y en el servicio del vino.

Por último comentar algunos detalles que no me gustaron.

Posteriormente al servicio de los postres y a la aparición de Carme Ruscalleda a saludar (muy atenta y simpática por cierto), la mayoría del personal de sala desaparece. Ni el sumiller, ni la jefa de sala, ni la camarera que nos atendió vuelven a aparecer, por lo que nos quedamos sin servicio de agua durante los postres y sin la posibilidad de tomar un vino de postre o licor. Teníamos la posibilidad de solicitarlo a los camareros que quedaban, pero creo que el menú degustación se debe atender hasta el final...lástima.

Otro detalle, a la salida nos entregan los abrigos en la recepción amontonados sobre una mesa de billar que tienen. No me parece nada correcto dado que se pueden caer objetos personales, confusiones, etc.

En resumen, buena cena si no fuera por los detalles antes comentados inexcusables en un triestrellado y por otro detalle fundamental, la factura de los platos es irreprochable pero no recuerdo ninguno de ellos especialmente como excelente o fuera de lo normal, lo cual a este nivel me decepciona un poco. Recuerdo otros restaurantes con menos estrellas de los que salí con mejor recuerdo.

Como nos comentó un camarero "si tenéis suerte de reservar" al preguntarnos si volveríamos... no creo que lo hagamos de momento.

Restaurante situado en una antigua casa del centro de Sant Pol de Mar. Local muy espacioso con tan sólo 9 mesas. Dos salones, uno con vistas a la costa y otro más intimo con iluminación muy tenue. Hicimos el menú de Agosto.

De primero los cuatro aperitivos:
Salsa de Romesco i tempura de flor de calabaciín.
Bocadillo de Pulpo con pimenton.
Diversas partes del rape.
Roca de arroz, almendras, olivas y chocolate.
Menú:

El caldo de Inicio.
Colas de gambas (terciopelo de tomate, picadillo de manzana, pepino, cereza y endivia).
Mondrian Gastrónómico (Brandada de Bacalao, pimientos de colores y olivas negras, impresionante presentación).
Ravioli Vegetal y Jamón Joselito (Zanahoria, daikon, berenjena, calabacín y dashi)
Pez loro sin espinas (Pan integral, tomate maduro y tomate verde)
Dentón (Curry suave, mango, frutos secos, y pimienta avainillada)
Carrilera de Atún de l'Ametlla de Mar (Bizcocho de chirivia, ciruela, orejon y nata especiada)
El surtido de quesos con 5 tipos con sus acompañamientos. (Saint Nectaire, confitura de sandía / Ossau, galleta fina de cacahuete / Castilblanco Caprí, verdolaga y almendra granilla / Persillé de l’Allgau, magdalena rellena de Verjus / Maó, Moscatel & Moscatel

Prepostre (Infusión de vinagre)
1er Postre: Rosas y fresas (rosas ecológicas confitadas, fresas en texturas)
2º postre: Chocolate de haba tonka(vainilla, ron, menta, café)

Con el café, los diez divertimentos
Mini-polo sabor piruleta / Mini-helado de vinagre / Frambuesas azucaradas / Gelatina de frutos rojos / Gominola de yuzú / Palito crujiente de regaliz y sidral / Coca de hojaldre, cabello de ángel y piñones / Bombón de Agua del Carmen / Bombón de fresa / Bombón de eau-de-vie de Pera Williams.

Todo estaba excelente, la carrillera de atún mítica, el Mondrian impresionantemente presentado, y todo en general muy bueno.

Sumiller joven y captando las preferencias del cliente en todo momento. Como vino pedimos un blanco austriaco, recomendado por el sumiller: Lenz Moser Grüner Veltliner Prestige 2007.
Con los postre una garnatxa del Empordá y un Monastrell de Alella (le dije que me sorprendiera con lo que quisiera). Como espirituoso un licor de ciruela alemán.
Copas de vino, menaje y manteleria excelentes.

Tiempo entre platos el justo y necesario, personal atento en todo.

A los cafes bajamos al jardín, donde debajo de unos majestuosos castaños degustamos los diez divertimentos, estando en la gloria.

Al final como suele ser habiatual en este tipo de restaurantres, la Chef, salió a saludar.

La única pega es el pàrking. Pequeño y coches en fila, por lo que si uno acaba pronto y ha aparcado el primero han de emnpezar a quitar coches para poder salir.

Excelente experiencia para celebrar mi cumpleaños.

No voy a ser exhaustivo en los detalles de la sala, la recepción y el ambiente... aunque bien valdría la pena, porque francamente es muy agradable la sala que mira al mar, justo encima de la cocina. Preciosa, mesas amplias, espaciosa, luminosa, buena mantelería, buenas copas... francamente a gusto se accede a la carta...

Decir que éramos 4, que era mi cumpleaños y que queríamos hacernos un buen homenaje, por lo que pedimos los menús degustación de Abril, con los dos postres extra que se ofrecen por 12 euros más. Cada menú degustación 144 euros, constaba de lo siguiente:

- micro menú aperitivos con: flan de flores salpimentado (normal), helado de salmorejo con pipirrana (muy buen helado de salmorejo, sin cristalizaciones, cremoso y potente... mejor que los cordobeses que he probado), bizcocho de setas (riquísima lámina de bizcocho con setas arriba), croqueta de pularda y compté (normal)

-Caldo de inicio (para abrir boca.)

-Sepia y Guisantes (realmente agradable, fresco)
- Ravioli vegetal y jamón joselito (Impresionante, delicioso ravioli hecho de calabacín, con una crema de calabacín berengena y no sé que más... qué textura con la grasa del jamón y la cremosidad del relleno del ravioli... ufff, que bueno, bueno... un plato para homenaje)
- Colas de gamba (con alcachofas cremosas... muy bueno también)
- Taco de rape (con espárragos verdes y cultivo de almendras... una delicia de bueno)

El único pero de toda esta tanda de primeros fue que se tardó demasiado entre plato y plato... digamos que el ritmo no fue el correcto, aunque fue mejorando poco a poco a lo largo de la comida.

Luego elegimos
-Pluma de cerdo ibérico de montanera con migas crijientes, manzana ácida... muy buena la carne, una mantequilla.

- Carrillera de atún con bizcocho de chirivía, longaniza ibérica y nata... impresionante juego de texturas y sabores. Delicioso plato. Para el recuerdo también.

Luego, los quesos de abril, una propuesta de queso y un contraste para comer juntos y separados por parejas. De los que sirvieron (4) recuerdo especialmente: Livarot, con bozcocho con cerveza y el Stilton con crackers y jalea agridulce. He de decir que me encanta el queso como prepostre. Un 10 por esta iniciativa.

Postres:
-Infusión y fruta. Eso.
-Rojo de Frambuesas, helado de vinagre y de Quark, vinagreta... llevaba peta-zetas también. Un postre de 10, impresionante su potencia, sabor, cremosidad... combinación magistralmente interpretada. Delicioso. Uno de los mejores postres de mi vida.
- El Cubo de helado y fruta... uno de los añadidos por el suplemento. Espectacular presentación cúbica, magnífica interpretación de las frutas tropicales con helados especiados... fantástico.
- Flores. Mejar blanc, crema de arroz y almendras. Bueno.
- Sabores de América... una interpretación de los productos llegados de las américas, con yuca, cacao... interesante.

Luego los cafés con los divertimentos y un tiramisú con una velita por ser mi cumpleaños (29, aún estoy joven), buen detalle. Además, por ser Sant Jordi, regalo de "Guía Michelín" y de "les grandes tables du mond"... un grandísimo detalle, además de colocar un divertimento más en forma de rosa. Los tomamos en el saloncito de la entrada muy a gusto después de una experiencia realmente agradable... muy bien, la verdad.
Los cafés 4 euros (pero con tantos divertimentos, pues se paga a gusto), el agua de 1 litro marca Veri (nada del otro mundo) a 5 euros me parece carísima.

Capítulo a parte merece el vino. Y siento ser en este caso un poco crítico respecto del Sommelier, la carta y los precios.
Ya me habían advertido que la opción maridada del menú, por 55 euros persona, no valía la pena porque te ponían vinos que a precio tienda no superaban los 20. La mesa de al lado sí se decantó por esa opción y el mejor de todos lo que pusieron fue el Aalto 2006. Así que, opción que no vale la pena, EMHO. Aviso para navegantes.

Nosotros nos decantamos por carta... y, lo cierto es que los precios están disparatados en algunas opciones, como por ejemplo poner un Atteca a 54 euros (sí, sí, el Atteca normal, que no el otro). Robo mayúsculo, absolutamente desproporcionado y abusivo. Asimismo otras de las opciones no dejaban mucho que desear... además la carta, siendo aceptable, no disponía de la variedad en las añadas que uno espera de estos lugares. Eso, sumado a que los precios de los grandes, eran muy grandes, terminó por hacerme elegir algo de nivel medio. Así, cuando llamo al Sommelier y le pido recomendación sobre un par de vinos que había seleccionado, me dice que el preferiría orientarse, en más o menos el mismo sentido, por otras opciones: me ofreció 2 cosas. Una la conocía, clos d'agon blanco a 70 euros. La otra no, a 52 euros. Elegí la que no, y no terminó de cerrar "Davila L-100 2007", no siendo mal vino, desde luego.
Cuando pasamos al tinto, me recomendó algunas propuestas que tampoco me convencieron en exceso y terminé decantandome por un Torroja 2007 (52 euros. Bien de precio, de los pocos que estaban más o menos a un precio comprensible)

Lo que más me molestó, fue que le pregunté si tenía algún vino por copas, tinto o blanco, para ver si me decantaba por la opción de pedir otro blanco y luego una copa de tinto, o un tinto directamente... Me dijo que sí, y me preguntó cuál era el plato que seguía a continuación para nuestra mesa (te dejan el menú al lado, con lo que sólo había que leer cuál era), y me dice: "- yo para ese plato suelo poner un rosado y luego para el siguiente pongo un tinto sin mucha estructura"; a lo que respondí: "- Vale, Gracias, pero qué rosado y qué tinto me podrías ofrecer?"... "-Eso no te lo voy a decir."

Pues qué quieren que les diga. Carta subida de precio, no muchas opciones ni muchas añadas, Sommelier correcto en el servicio del vino, pero absolutamente desacertado en sus recomendaciones y en las maneras de leer al comensal, cuanto menos y por ser buenos en la descripción. ¿Cómo que no te digo qué vino pongo?... o no nos entendimos entre los dos, o, queridos lectores, el profesional que está al cargo... deja algo que desear.
Sí debo decir, que posteriormente, supongo que al verme la cara, buscó corregir el entuerto, ya que en el capítulo de vinos de postre, hice una selección de vinos para jugar un poco con todo lo que se nos venía encima y le pedí: Chivite 125, Un East India PX, Un Oremos 3 putonyos, a lo que añadió un par de propuestas suyas (que lo cierto es que estaban bien. Sobre todo un Xarelo de vendimiea tardía muy agradable... si no mal recuerdo era un Perafita), y añadió un Advent garnacha. Buenas opciones, la verdad que dieron buen juego.

En resumen: maravillosa comida, excelente en presentación, en calidad, en materia prima, en atención y servicio, en encanto, en mantelería, coperío, etc... Lástima del Sommelier.

Salud y no duden que es excelente opción para disfrutar de lo lindo!

Me invitaron a una cena de aniversario ayer. Llegamos a las 9:15 minutos.

Bonito comedor con 9 mesas redondas, suficientemente separadas y con una iluminación adecuada. Copas Riedel, vajilla y cubertería de primera.

Para estudiar lo que íbamos a comer nos ayudaron con una copa de Cava brut que Mont Ferrant elaboró para el 20 aniversario del restaurante. El cava lleva el nombre de CR20 (hoy en día alguien podría pensar que es un homenaje a Cristiano Ronaldo, pero no, aquí la galáctica es Carme Ruscalleda).

La carta incluye 4 ó 5 platos más que los que se ofrecen en el menú degustación, lo que fue un motivo más para que nos decantásemos por este último.

El menú degustación se inicia con un micro-menú compuesto por (en el orden en el que lo comí):

Helado de salmorejo con pipirrana (muy bueno)
Croqueta de pularda y comté (bien)
Bizcocho de setas (rico y sabroso)
Flan de flores salpimentado (no me gustó porque estaba muy presente el sabor del jengibre)

Empieza el espectáculo:

1. Caldo de inicio (rico)
2. Colas de langostinos, endivia blanca y rosa, aceitunas y plátano (muy bueno)
3. Sépia y guisantes (buenísimo)
4. Ravioli vegetal y jamón joselito (bueno)
5. Colas de gamba a caballo de alcachofas cremosas (muy bueno)
6. Bacalao a la santpolenca, col y patata y salsa cremosa de all i oli (muy bueno. De lo mejorcito)

7. Para concluir había que elegir entre:
Pluma de cerdo iberico con migas monteras, manzana ácida y orejón de albaricoque (bueno)
o
Carrillera de Atún de l'Ametlla de Mar, biscuit de chirivía, longaniza ibérica y nata especiada (lo mejor del
menú, meloso, impresionante)

8. Los quesos (Sant Quiri con mosaico de café y vino tinto; Ibores con membrillo, pasas y nueces de macadamia;
Albigeoise con achicoria y vinagreta de pera; Livarot, con biscuit de cerveza de trigo sarraceno, y Stilton con
crackers y jalea de agridulce Alcorta (muy bien la presentación, muy bueno el Stilton)

9. Postres: helado de vinagre (sorprendentemente bueno) y de queso quark (bueno) y Flores, "menjar blanc",
crema de arroz y almendras (no me gustó)

Divertimentos:
minihelado de té hojicha; piruleta de chocolate y café; piruleta de chocolate y curri;bastón de "pega-dolça" y sidral; bombón de aceite de oliva virgen extra; bombón de naranja amarga; hojaldre de cabello de angel i piñones; gominola de limón y yuzú; gelatina de fresas y pétalos; caramelo líquido de absenta.

Café (normalito)

Bebimos:
Mas d'en Compte 2005 (DOQ Priorat)
Viña Tondonia blanco reserva 2007 (DOC Rioja)

Extensa carta de vinos y muy buen asesoramiento en la elección

Visita esperada con dos meses de antelacion y gran satisfacion durante la cena de 21 horas a una de la madrugada. Lo que mas me gusto es la puesta en escena de este gran restaurante con pocos comensales y el trabajo de la imprenta con detalles de escribir el aperitivo y los diez divertimentos de pasteleria detallados en una mini cartulina igual que los quesos que cambian todos los meses.Bueno les cito el menu:
-cola de langostino
-vegetales sobre crema de arroz
-espardeñas (excelente calidad)
-pez loro(te enseñan el pez fresco a la vez que te sirven el plato)
-calamar ´09
-pie de cerdo duroc
-carrillera de ternera de girona
-plato de quesos: Carreu,saint Maure Cendre,Zamorano,Mimolette y Stilton
-prepostre:infusion y fruta
-chiringito ´09
-romero
despues de disfrutar del menu te invitan a saludar a Carme Ruscalleda en la cocina y tomas el cafe en el jardin con vistas a la cocina tomando los diez divertimentos de pasteleria
-Champagne Billecart-Salmon Rosé a 89 € bien servido con copas de alta gama

Hacia tiempo que queriamos ir a este restaurante y al final lo hicimos realidad.
Fuimos a comer. Pedimos el menu degustación (144 €) y para acompañar pedimos el maridaje de vinos que hace el sumiller (54 €). Terminamos la comida totalmente llenos y un poco ebrios, por la cantidad de platos y vinos probados, pero realmente valio la pena.

La verdad que la atencion de todos los que trabajan en el restaurante se merece un 10.

Destacaria primero la atención que tienen con los clientes (sin caer en la pesadez) y segundo la atencion que dan a cada uno de los platos. Las texturas que encuentras en ellos, la calidad de las materias primas y la temperatura a la que los sacan para mi es de 10. Luego la presentacion de cada plato con la vajilla que ponen tambien esta muy cuidado.

El menu que degustamos fue:

- "El brou d'inici", que era de pesto (estaba buenísismo, tenía el sabor del pesto que hago en casa).
- "Els 4 aperitius del micro-menu" (muy interesante este micro menu en los aperitivos con un entrante, primero, segundo y postre. Muy buenos).
- "Llom de Tonyina de l'almetlla de mar" (este plato estaba espectacular).
- "Vegetals sobre crema d'arròs" (el plato que menos me entusiasmó, pero estaba muy bueno).
- "Espardenyes amb escuma de naps, liquat d'espinacs, borrego i ganxet" (otroplato para quitarse el sombrero).
- Tocaba llenguado, pero segun nos dijeron tuvieron un problema con el proveedor y nos hicieron el plato del menu de diciembre: "Llobarro sense pell" (buenísimo).
- "Calamar farcit de pasta de tinta i rossinyol" (muy bueno también).
- De carnes habia que elegir entre dos opciones, como eramos dos cada uno pedimos uno, yo pedi el "Peu de porc duroc" y mi acompañante "Galta de vedella de Girona". El Peu de porc estaba muy bueno, pero la Galta de vedella se desacia en la boca, era una delicia.
- "El plat de fortmages de novembre" con los contrastes que hacen es espectacular.
- Prepostre: "Infusio i fruita" refrescante y muy interesante.
- "Sol: mango, maracuia, menta, kirsch, maduixes, castela, vegetals". La presentación del plato era alucinante, daba pena comerselo. Estaba muy bueno.
- "Lluna: coco, aigua del Carme, ganache blava i negra, sorra de cafe". Otra presentación increible. Buenisimo me gusto un poco mas que el Sol
- "Els deu divertiments". Aqui ya comíamos por gula, porque estábamos llenos, pero estaban buenísimos.

Para finalizar tomamos unas hierbas digestivas.

Es un restaurante que aconsejo encarecidamente. Para mi se merece las 3 estrellas michelin que tiene.

Fuimos a celebrar mi 30 aniversario y no hubo mejor manera de empezar con una nueva decena. Senzillamente impresionante.
Hicimos mi pareja y yo menú degustación (144 €/persona) junto con el maridaje de vinos (54 €/persona) y realmente impresionante.
Empezamos con 4 pequeños aperitivos a destacar la croqueta núm. 5 de flor de alcachofa (el maitre de sala nos comentó que las numeran porque tienen cantidad y cantidad de variedades de croquetas).
Luego empezamos por una cola de langostín con crema de tomate textura vellut; vegetales sobre crema de arroz; colita de cigala sobre piel de tortilla con cremoso de fresa caliente; espardenyes con espuma de nabo y crema de espinacas; y finalmente un pez llamado "llorito" que nos trajeron uno recién pescado para explicarnos la historia de este pescado realmente curiosa y de sabor buenísimo.
Mientrastanto el sumillier nos fue sirviendo el vino y acordamos que él nos lo serviría y luego nosotros le comentaríamos las sensaciones.
De Segundo había a escoger entre pies de cerdo o galta de ternera y, al no gustarme ninguno de los dos, me pusieron arroz cremoso con bogavante. Espectacular.
Otro problema: uno de los postres eran los 10 quesos del mes de julio. Mi pareja disfrutó. Yo no los soporto y me lo cambiaron por un cilindro gelatinoso con fruta, buenísimo.
Le siguieron dos postres más: guingueta y otro de origen sud-americano. Al comentarles que veníamos a celebrar mi aniversario nos sorprendieron con una tarta y dos velitas, detalle de la casa. Servicio muy, muy agradable y atento. Éramos la única mesa que les dábamos conversación y se relajaron muchísimo con nosotros ofreciéndonos momentos y conversaciones que a los demás no les daban, supongo que por nuestra simpatía innata ;)
Los 10 divertimientos de pastelería los tomamos en la terraza pero ya no pudimos con ellos. El estómago no daba para más.
En total, unos 480 € ambos, con maridaje de vinos y una copa de whisky macallan de 12 años. Sin duda, una experiencia innolvidable. Unas sensaciones indescriptibles. Lo recomiendo sin ninguna duda. Entorno maravilloso. Al vinal de la velada, Carme sale a conversar con las mesas y muy simpática.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar