Restaurante Flor

10
Datos de Flor
Valoración Media:
6.6 10
Servicio del vino:
6.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
6.6 10
Calidad-precio:
6.5 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa

Teléfono


10 Opiniones de Flor

Parada imprevista para comer en viaje de trabajo. Menú del día bastante interesante, bien cuidado, ración generosa, a un precio razonable, además abre los lunes, que también es a tener en cuenta. Propuesta variada en el mismo, con varios platos realmente atractivos, yo me decanté por el salteado de pasta fresca con bacalao desmigado y salsav de azafrán, que aunque yo me esperaba otra cosa (pasta en tira en lugar de una especie de macarrón, y más seco en cuanto a la salsa) estaba razonablemente bueno, y de segundo albóndigas de cordero con sepia y salsa de almendras, excelentes, realmente deliciosas y ligeras, muy bien presentado el plato, con un puré de patata (casi espuma), la salsa alrededor, y decorado con láminas de plátano crujientes que servían de acompañamiento. De postre una sopa de chocolate blanco con espuma de frutos rojos, también muy buena. Como digo, muy recomendable la opción, de ahí que me anime a incluirla. 20 € IVA incluído (que no incluyo en el apartado para no devirtuar el precio medio), acompañado de un Viñas del Vero joven, razonable. No pude ojear carta de vinos así que me abstengo de valorar el apartado. Además las nota de la comida y la RCP son relativizadas a dicho menú. Servicio amable y eficiente, pude seguir camino sin apenas retraso, decoración y situación si nos atenemos a que es común con la carta, normalilla.

Menús del día que hacen plantearte repetir pero a la carta, no como en otros casos...

Respecto a la decoración, poco que añadir y con lo dicho hasta ahora, se supone que todo el mundo se hará una idea del ambiente sobrecargado y “carrincló” del lugar.
Lo más destacable del establecimiento es la pésima calidad del pan, que aunque se empeñan en presentar diferentes tipos del mismo, ninguno de ellos es minimamente comestible.
Un acierto en la cata de aceites que sirven como aperitivo, pero con ese pan.....
El servicio del vino es cuando menos cómico, descorchan botella y no sirven ni tan siquiera para catar, pero después, incluso teniendo la copa servida, siguen añadiendo vino sin más.
Para acabar con lo negativo, no me gusto ver al propietario del local cenando en una mesa arrinconada, despreocupado de todo lo que acontecía en aquel “museo”.
Exquisitos los “rovellons” aunque muy desiguales en el tamaño, fresquísimo el tomate de huerta aliñado y al punto el lomo de bacalao, aunque predominaba demasiado la menta y de no demasiada calidad.
Y final, falto de una copa de oporto, ni una sola referencia existente en el local.
Precio medio 55€
Zona para fumadores

Buen restaurante, sí señor. Fui a comer el 13/09/2008. No mucha gente para ser sábado, la verdad. Bonito local, con algunos cuadros muy interesantes. Pedí el menú de las jornadas gastronómicas, que venía acompañado de varios vinos de la zona. Como tenía que conducir, sólo tomé una copa del chardonnay 2007 de Viñas del Vero ( rico, rico ). El menú fue tal que así:
- Migas con gelatina de moscatel, nada aceitosas y con el toque de frescor de la gelatina que se agradecía en un día caluroso.
- Sandía a la plancha con bacalao y aceite de pistachos, el bacalao casi tan jugoso como la sandía, una combinación sorprendente y que me encantó.
- Sopa de tomate y albahaca con atún rojo, huevas de atún y gelatina de esqueixada, un festival de texturas.
- Huevo poché con patata cremosa y vainas, todo en su punto.
- Arroz cremoso al vino tinto con desmigado de ternera y foie, no me acabó de convencer, quizá por el punto del arroz ( pelín corto para un arroz cremoso ).
- Bacalao al chilindrón con caracoles, ninguna de las tres cosas me gustó.
- Presa ibérica con polvo de alga wakame, salsa de foie y pan de arroz, así sí, la presa en su punto y con el leve toque a mar del alga.
- Y el postre ( sólo uno, raro en un menú degustación ), chocolate con texturas de aceite, bueno en boca pero con una presentación ligeramente escatológica.

No estuvo nada mal. Un servicio muy educado y amable.

Local de grandes dimensiones con varios espacios que tiene decoraciones ligeramente diferentes. Nos ubicaron en una mesa muy grande (eramos 2) y separada del resto de mesas. La cocina excelente, anclada en la materia prima de la zona pero con algunos toques de modernidad. Tomamos el menú de degustación, abundante y con un precio muy razonable. Servicio del vino correcto, con una carta bastante enfocada al producto local. Copas correctas. El servicio de sala algo clásico pero muy atento. El café correcto. Un referente en el Somontano.

Local agradable, con buena separación entre mesas, pero algo pasado de moda. Servicio correcto, aunque con algún fallo (traer la comida o el vino cuando uno de la pareja está en el servicio, no dar a probar el vino aunque luego te lo van sirviendo). Copas de vino aceptables pero mejorables. Carta de vinos basada en el Somontano más algún Rioja y Ribera de Duero. En cuanto a la comida, bastante bien en general, muy buenas presentaciones y buen sabor. Bien la sopa de tomate; el capón y foie en rulo eran unos canelones (ricos) con una bechamel suave y ralladura de foie (micuit). Las albóndigas de ternasco con trufa líquida también ricas pero creo que la trufa la vieron de lejos. Los postres sencillos. Relación calidad/precio justita. Aun así, a este restaurante sí volveré si hay ocasión, porque se veía una cocina honesta y querría probar su menú degustación. Sigo insistiendo en que estaría bien poder puntuar al menos de medio en medio punto (SI FUERA POSIBLE A ESTE RESTAURANTE LE DARÍA UN 3.5).

Amplio, cómodo y bonito local, sorprendente por su magnitud en una localidad de no muchos habitantes como es Barbastro.
Cocina de corte moderno, basada en recetas y productos tradicionales de la zona, bien ejecutada y presentada y con buena materia prima. Aunque pueda sorprender, me pareció mejor el tratamiento de los pescados que el de las carnes. Buenos postres y raciones suficientes. Pedimos el menú gastronómico que contenía 4 medias raciones y un postre de la carta, amplio, bien servido y no muy caro (35 euros p/p).
Carta de vinos correcta, aunque quizá muy basada en el Somontano (un 75 % de la carta). Hay un buen apartado de espumosos (cava y champagne). Precios lógicos en un restaurante de éste nivel (entre 1,5 y 2,5 veces el precio de tienda, dependiendo del vino). Servicio y copas simplemente correctos, éstas últimas hay que mejorarlas para estar a la altura del resto del restaurante.
De visita obligada cuando se pase por Barbastro, ésta casa es la referencia de la zona. El nivel general es bastante aceptable aunque deben pulirse algunos detalles como la calidad de las copas o la presencia de más vinos “no Somontano”. Recomendable en cualquier caso.

Este restaurante abrió en 1980, y creo que la primera vez que fui fue en 1982 más o menos,..., y siempre que he ido he tenido el mismo pensamiento: no desentonaría en ninguna ciudad importante de nuestro país. Además la impresión cuando entras es grande, pues está en una calle "gris" de la villa y el aspecto exterior no permite presagiar lo que el interior ofrece. El nivel del mismo es muy alto en todos los conceptos: decoración, vajilla y cristalería, atención (camareros veteranos y muy profesionales), servicio del vino,...La comida estaba fenomenal, un menú degustación propuesto por el maitre-propietario, tanto en presentación como en calidad (inolvidables las colmenillas con foie). La carta de vinos está muy centrada en el Somontano, con referencia de las añadas y presencia muy corta de otras DD.OO. Me parece una opción respetable. El maitre aconseja los vinos si lo solicitas.
En resumen, un restaurante al que he ido siempre que he estado por Barbastro y que espero poder visitar de nuevo. Para los que no lo conzcáis una verdadera sorpresa, con una RCP además estupenda: menú gastronómico, rosado, tinto, cafés, licores por 57€ por persona.

Situado tras cruzar el río Vero en una zona menos comercial y transitada. El local es elegante, cómodo, y el salón privado en el q estuvimos era fantástico. Se puede disfrutar de la comida propuesta por Sergio Azagra empezando por un delicioso cuajo de boletus con foie, seguido de un conjunto de arroces salteados con setas y quesos aragoneses, bacalao asado y terminar con unas albóndigas de ternasco con trufa líquida. La verdad es q el menú propuesto estuvo francamente bueno, añadiendo los postres (surtido de quesos y copa de frambuesa con caramelo).
Servicio del vino correcto (y encima llevamos nosotros botellas q nos dejaron abrir) pero las copas para el blanco deben mejorar. Carta de vinos centrada en Somontano, algo corta.
Tomamos alli un Gewurztraminer de Viñas del Vero, Clarion y luego Secastilla (junto al nuevo Mirto 2002 Magnum y Aalto 2000 que llevamos nosotros)
Buen café aunque por el nivel del restaurante se echó en falta algún dulce para acompañarlo.
Propuesta gastronómica altamente recomendable por la zona.
Precio medio: 50 €.

Muy buen restaurante en un lugar poco transitado. Muy bueno y atento el servicio. La comida de nota, con un arroz con quesos aragoneses exquisitos, el ternasco muy, muy bueno.

El servicio del vino es muy bueno, perfecta temperatura. Nos trajeron copas Riedel (tipo Borgoña). Buenas referencias del Somontano, aunque creo que algo corta (no hay variedad de añadas en un mismo vino), aunque igual tienen más referencias fuera de carta. Pedimos Marboré 2000, muy bueno, a 26 euros. Precios razobables. Cuando yo estuve no tenían sumiller. Algunos errores mínimos a la hora de servir el vino (no preguntar quien prueba, etc..)

Al final salió el cocinero Sergio Azagra a hablar con las mesas y responder las preguntas que quisieramos hacerles.

2 entrantes, 2 segundos, 2 postres y el vino (26 euros), total: 97 euros.

Muy recomendable.

Excelente restaurante que elabora una ‘;nueva’; cocina de montaña con exquisitos platos, reconstruccion de los clasicos, aunque tiene un precio. El servicio del vino es impecable, el mejor que he visto hasta la fecha

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar