Restaurante L'Aliança en Angles

Restaurante L'Aliança

27
Datos de L'Aliança
Precio Medio:
64 €
Valoración Media:
7.2 10
Servicio del vino:
6.5 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
7.2 10
Calidad-precio:
8.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 44,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Martes

Teléfono


27 Opiniones de L'Aliança

Nueva visita a este restaurante aprovechando la oferta de una página web.
También en esta ocasión nos decantamos por el menú con maridaje de vinos.
Para comenzar unas tostadas para catar tres variedades de aceite de tres diferentes zonas Empordà, Les Garrigues y Monsant con sal maldon para aderezar.
El aperitivo consistió en mejillones escabechados y regados con campari, pulpo rustido morcón y hummus de garbanzo, y foie calabaza y macadamia con yogurt. Este aperitivo fue acompañado por un cava brut nature de bodegas Castell de Perelada.
Los platos degustados fueron:
Ceps acompañados de higos confitados y cuajada
Royal de rebozuelos y espinacas con butifarra negra y tripa de bacalao.
Salmonete, con carpaccio de oronja, huevo de codorniz y huevos de salmón.
Estos platos fueron acompañados de Cartesius blanc 2012,un Empordà con una corta crianza en barrica de roble.
Onglet de ternera con setas confitadas (senderuelas y negrillas) acompañado de higo chumbo.
Todos los platos son de una mínima expresión. No puedes llevar a alguien con hambre atrasada..... porque las mini raciones son norma en casi todos los restaurantes estrellados????
El vino propuesto fué de la D.O. Costers del Segre, Gotim Bru 2010
Dos postres: copa de membrillo acompañado de lima y queso fresco, y chocolate con mora y lavanda.
Para acompañar los postres una garnacha con crianza de la D.O. Empordà.
Petit fous y dos cafés.
Servicio atento y agradable
Buena presentación de los platos, así como la explicación de los mismos.
Buen servicio de vino, atentos al relleno de las copas sin "racanería" alguna y abiertos al cambio de los vinos propuestos por otros de nuestro gusto, lo que es de agradecer. Nos decidimos por las referencias propuestas.

L'Aliança ha sido todo un descubrimiento. Local modernista precioso que alberga un restaurant de mucha categoría. Carta excelente con propuestas sensatas y de gran calidad. Servicio esmerado y profesional. La relación calidad-precio, para ser un resttaurant con 1 estrella Michelin es sorpredente: Muy, muy bien. Recomendable 100%

Ubicado en lo que antiguamente era el típico Casino del pueblo, un bonito edificio modernista en el centro de Anglès construido el 1919 por el sindicato de agricultores.
Decoración de contrastes muy bien resueltos, la verdad es que el edificio se presta a ello.

Yo lo conocí como casino en mis años mozos, ya que Anglés disfrutaba de una de las discotecas más famosas de la zona “La Gatzara” de visita obligada, jeje
Desde hace poco más de una década los hermanos Feliu (de nuevo el binomio hermano en la cocina y hermano en la sala triunfa en la restauración), hijos del antiguo propietario decidieron convertir el café en uno de los más afamados restaurantes de la zona.

Web: http://www.restaurantalianca.com/inici.php?leng=0

  • Web completa, incluye historia, fotografías y los precios de los diferentes menús aunque no los de la carta.
    En mi humilde opinión, esta web tiene un gran problema ya que está solo en catalán, y en estos tiempos que corren creo que es un error comercial importante.

    Facilidad para aparcar:

  • Total, disponen de aparcamiento privado para clientes del restaurante.

    Situación y Entorno exterior:

  • En el centro del pueblo, un antiguo casino de pueblo, como describo anteriormente.

    Entorno interior y Servicio de mesa:

  • Muy bueno, un servicio adecuado a su categoría .

    Trato del personal:

  • Profesional, cercano y muy agradable sin llegar a ser empalagoso. Les pedí que dejaran la botella de cava a mi alcance para servirnos nosotros mismos, a lo que no pusieron ningún impedimento, aunque cuando veían la copa vacía se acercaban para servirnos.

    Especialidades:

  • Tradicional catalana y de mercado con toques de alta gastronomía.

    Claridad carta:

  • Fácil de entender, disponen de varios menús y carta, pero a los precios hay que añadirles el IVA.

    Platos probados y precio:
    Dos personas, una pide menú de temporada y otra carta, no nos ponen ninguna pega solo nos advierten que la cadencia de platos puede variar, cosa que encontramos normal y lógico.

  • 39 € + IVA.- Menu de temporada

    Aperitivos para los dos comensales:

  • Mejillones escabechados con Campari y naranja.
  • Crema de calabacín con sardina ahumada

    Platos del menú de temporada:

  • Micuit de hígado de pato, "Southern Confort" y lima.
  • Sepiones estofados, trufa, vermut, chocolate, cebolla tierna y espinacas. (exquisito)
  • Jabalí "ratafía Russet", higos, pasas y piñones. (Sigo pidiendo jabalí a pesar de ser una carne que nunca me acaba de convencer, por muy buen trato que le den como en este caso, siempre la encuentro dura.)

    Postres del menú de temporada:

  • Copa de mandarina y chocolate blenco
  • Chocolate, toffe y haba tonka (sensaciones amargas)

    Platos Carta:

  • 17,50 € + IVA.- Plato combinado de patata de bufet, erizo de mar, trufa, yema de huevo y huevos de salmón Keta
  • 22 € + IVA.- Perdiz con orujo y uvas

    Bebidas:

  • 23 € + IVA.- Cava, Recaredo
  • 4 € + IVA.- Dos cafés.

    Pan:

  • Buen servicio de Pan.

    Café:

  • Muy bueno

    Cuenta:

  • 108,20 € + IVA = 116,86 €.- Dos personas.

    Relación calidad precio:

  • Muy buena.

    Recomendable:

  • Si.

    Comentarios:

  • Buena selección de espirituosos.
    • Chocolate, toffe y haba tonka (sensaciones amargas)

    • Sepiones estofados, trufa, vermut, chocolate, cebolla tierna y espinacas

    • Micuit de hígado de pato, "Southern Confort" y lima.

    A través de una de las muchas páginas que circulan por internet de productos rebajados, outlets etc, ofrecían un menú en este restaurante que luce una estrella Michelin.
    La oferta era un menú cerrado por 44 € incluyendo bodega y café, una tentación a la que no me pude resistir, además en este restaurante nunca anteriormente había estado.

    La atención que nos dispensaron tanto el sumiller como las jóvenes camareras, fué atenta y profesional. La sala dispone de unas 12 0 14 mesas que estan bien dispuestas y con una separación adecuada entre las mismas.

    El sumiller nos preguntó si nos preferíamos un vino determinado o preferíamos un maridaje, nos decantamos por el maridaje.

    Para empezar nos trajeron el "vermut de antes", mejillones en escabeche, berberechos y aceitunas rellenas. Tres tipos distintos de aceite de oliva de distintas regiones oleícolas de Catalunya, sal Maldon y buen pan a elegir entre chapata o integral con semillas.
    Dos aperitivos, crema de calabacín con sardina ahumada y pulpo con espuma de tomate y pimiento hecho horno.
    Los platos de degustación fueron: crema de calabaza con micuit de hígado de pato y un toque de Amer Picón, calamares rellenos, y pescado de lonja (no recuerdo que pescado nos ofrecieron) y como plato fuerte cochinillo crujiente con naranja y cacao.
    Dos postres una copa de pastel de queso líquido y tres tipos distinto de chocolate.

    Nos sirvieron en primer lugar un blanco joven DO Empordà, seguido de un blanco con 5 meses de Barrica DO penedés y un negro crianza DO Empordà.

    Los postres los acompañamos con un excelente cava rosado, uno de mis favoritos: De Nit de Raventós i Blanc

    A destacar que repetimos tantas veces como nos apeteció de todos y cada uno de los vinos y del cava, nos los iban sirviendo a copas y todas las copas fueron servidas a la temperatura adecuada.

    Todos los platos que nos sirvieron estaban muy bien cocinados y muy bien presentados, a la altura de la estrella que poseen.

    Café y petit fours.

    Ante la duda: l'Aliança. Cada día me sorprende más la capacidad de crear platos que tiene Lluis Feliu sin reiterar, sin copiar, siendo fiel a un discurso propio cada día más erudito.
    El menú de otoño es sin duda la gran especialidad de este restaurante de interior. Cuando las hojas de los árboles caen, l'Aliança emerge con los platos de caza y las setas. Esto sin desmerecer las propuestas del resto de estaciones, como la que nos ocupa: verano, con un menú de degustación fresco pero sólido.

    Los aperitivos:

    Una brandada de bacalao con trufa de verano, con el punto de sal perfecto para no alterar el perfume de la siempre interesante y a veces denostada trufa veraniega.

    Una apetitosa sardina ahumada con miel y café.

    Platos:

    Vieiras con fresa balsámica y espuma de leche de oveja. Como siempre clavan la combinación de frutas y lácticos.

    Atún, crema de guisantes y Campari. Delicioso. El Campari es recurrente en la cocina de Feliu. Un homenaje al pasado de este establecimiento, un casino de pueblo de vermuts, calamares a la romana... partidas de 'botifarra' y puros.

    Escórpora (cabracho), espárragos, crema de patata de mar y sirope de col Lombarda. Genial y emocionante. La escórpora, un pescado muy clásico de la Costa Brava durante años condenado a poblar los sobrevalorados 'suquets', ha penetrado para quedarse en la alta cocina. Lo que me lleva a pensar que las 40 especies que pesca la flota local, muchas otras merecerían más atención por parte de los cocineros, siempre obsesionados con lubinas, rapes, lenguados… Encontrarme con una crema de patata de mar -'bitotxo' le llamamos en Girona- me provocó casi la misma explosión de emociones que a Mr. Ego su 'ratatouille'. Me trasladó a los otoños de mi infancia, en la playa, recogiendo aquellos agrios 'bitotxos' que encantaban a mi padre, acompañados con una simple vinagreta.

    Solicitamos cambiar el plato de carne. Mi acompañante no soporta el tema aves y el pichón es el pájaro más complicada para los detractores de la pluma, junto a la –para un servidor- sensacional becada (Chocha perdiz). El cambio no está mal: Una ternera con salsa blanca de trufa negra con alcachofas. La alcachofa está lejos de su temporada natural y aún mas la trufa negra pero ¡no está mal!

    Postres (una gran especialidad de la casa):

    Pera, pasión, lima y plátano. Grandioso y veraniego
    Chocolate, cacahuete y cristales de sal. Sólido.

    Todo el menú acompañado por Clos Dominic de 2009. Si no lo conocéis es un muy interesante Priorat blanco de producción muy limitada (garnacha blanca, picapoll, macabeo) con una estructura sorprendente por distinta.

    Muy recomendable. Varian la carta con porducto de temporada. raciones mas que generosas. RCP ajustada, local fantástico.

    Id sin dudar, si estáis por la zona.

    Es un restaurante calificable de Michelin porque cuidan el menú degustación renovándolo constantemente con productos de temporada. Aunque es moderno en cuanto a texturas, ingredientes atrevidos, etc, no traicionan los sabores genuinos del producto. Destacables las vieiras con fresas y espuma de leche de oveja, la ternera con trufa blanca y, sobre todo, los postres. Especialmente, uno con chocolate en texturas y cacahuete: helado de cacahuete, mousse de chocolate blanco y negro y bizcocho de cacao. Servicio justo y ambiente muy agradable. El pan es muy mejorable y la carta de vinos es corta. Sin duda, lo mejor es el precio: menú degustación de 53 euros (IVA y bebida a parte) hace que salgas, todavía, más contento del restaurante.

    No me voy a extender en el menu solo decir que esta bien y el precio para mi es el correcto.solo añadir que si voy a menudo es porque me pilla a cinco minutos en coche de casa. y como he dicho que r.c.p es buena

    Este restaurante me encantó, nos colamos por casualidad, mientras paseabamos por el casco antiguo de Anglès,( muy cuco, por cierto); y en pleno nucleo rural, vimos este restaurante, que nos llamó la atención, al lado de la iglesia, con muchos ventanales, y muy iluminado.
    Por dentro es sobrio pero elegante, sin muchos lujos. La cocina, excelente, gran materia prima, y depurada técnica, unas decoraciones en los platos muy elaboradas, nos sorprendieron y cautivaron.
    El precio fue realmente ajustado, por la gran calidad de lo consumido.
    Mi primer plato fue: Gambas(tipo Palamós) con crema de arroz especiado y tomate confitado. Elegante, muy sabroso y gratamente ligero.
    Mi segundo plato: Magret de patp con piña y ron. Su combinación con el pato era ideal, riquísimo.
    De postres: Cereza, chocolate, cacao y mascarpone. Un postre con mucha presencia, ya que el habian como dos laminas de bizcocho de cacao, finísimas, entremedio de estas la crema de mascarpone, y sobre estas un sorbete de cereza; exquisito todo.
    Para beber, agua y vino blanco La Garriga '07; muy suave y afrutado.

    Visita obligada a este restaurant.Despues de intentarlo en cinco ocasiones y siempre lleno.Tal vez no fue el día apropiado, pues un mesa de 22 comensales, rompía la tranquilidad que requiere una buena mesa.
    Local que no visitaba desde mi juventud, cuando iba a tomar una cerveza antes de ir a la Gatzara, conservando la barra , la escalera...pense, han pasado 30 años.
    El Servicio excelente,rapiditos, muy bien, terminibas el plato y en dos minustos tenías el siguiente.(Sin agobiar)
    Las copas correctas y semi nuevas para degustar un Pago de los capellanes, y los platos geniales, sencillamente, muy bien.
    La cocina que practican es de esos platos que encuentras gustos a ginebra a campari...
    Empezamos con un pequeña tapa de bienvenida diferente,un foie plancha con una salsita de habana club, y pastel de caracoles , bolets y sobrasada( curioso, no? )y un filete de bou y un garri al cacao con unas cebollitas maceradas en cacao, sabores nuevos muy bien,perfecto, postres, degustación de quesos y coulant perfecto, dos cafes y copas.
    Exquisito,tal vez,esperabamos más ante tanta glamurosidad de los comentarios de otras personas que habían visitado antes el local.Felicidades.

    Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
    Cerrar