Restaurante El Paraguas en Madrid
  

Restaurante El Paraguas

20
Datos de El Paraguas
Precio Medio:
77 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
6.1 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
7.8 10
Calidad-precio:
5.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Barrio de Salamanca
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Asturiana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 60,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: No lo se

Teléfono


20 Opiniones de El Paraguas

Cata y posterior cena de aniversario del grupo de cata. Todo habia sido hablado con Mateo ( excelente profesional y conocedor del vino) y nos prepararon un reservado perfectamente habilitado para la cata que esta vez fueron Riojas y Riberas Modernos en cata ciega y con una sorpresa final. Aportamos tambien un cava y posteriormente se bebieron dos botellas de vino : un As Caborcas (mencia) y un Tara (syrah chileno) que gustaron aunque personalmente no me convencieron del todo . Los precios de los vinos elevaron la cuenta pero hay que decir que en este caso son vinos de unos 40 € en tienda y los cobraron a 60 y 65 € respectivamente lo que no es desmesurado.

En cuanto al resto decir que el servicio no puede ser mas profesional. Sin estiramientos y siempre pendientes que no falte nada. De sobresaliente.
Y la comida… pues esta bastante bien pero EMHO tuvo luces y sombras. Dejamos la eleccion en manos de Mateo y acertó en cuanto a cantidades y variedad. Fue lo siguiente:
• Croquetas de erizo: regulares. La masa nada cremosa y escaso sabor a mar
• Rollito de carabinero. Una pasta brick con carne de carabinero en el relleno. Muy rico
• Alcachofas frescas de Granada (según nos dijo) confitadas en aceite. Buenas pero no me entusiasmaron. Eso si la materia prima era delicadisima sin nada que envidiar a las de Tudela u otras zonas
• Colmenillas con foie y trufa: este clasico no podia faltar y nos encantó como siempre
• Verdinas con faisan: Espectacular con mayuscula. Siempre he tomado las verdinas con marisco pero este plato supera a todos los demas. Abundantes trozos de faisan, verdinas delicadas y el caldo potente para beberselo. Lo mejor de la noche
• Lomo de atun: Un dado grueso de lomo de atun marcado y con un toque dulce que no me convencio. Mi trozo ademas estaba algo pasado de punto y quedaba seco.
• Albondiga de rabo de toro: Albondigas de rabo deshuesado en una rica salsa muy bien trabada. Muy bueno
Terminamos con 3 postres al centro que no me convencieron:
• Tarta de manzana: para mi la mejor pero sin tirar cohetes
• Tarta Rosita: No supe descifrar que era
• La reina de Saba: una especie de crujiente de chocolate que no me gustó nada
Por sugerencia de Mateo tomamos un copa de dulce de Tintilla de Rota de Finca Moncloa muy bueno.

Quedamos muy satisfechos en todos los sentidos. El precio es subidito pero la calidad es muy buena y el servicio impecable. Desde luego si no llega a ser porque teniamos vino de la cata, probablemente la cuenta habria pasado de los 150 por cabeza.
El excelente servicio lo valoro dando un 10 al "entorno"
Es un clasico en Madrid donde se queda bien con seguridad.

Si uno busca un decorado y presentación tradicionales, este no es su sitio. Si lo que se busca es comida asturiana de raciones abundantes y precios contenidos, tampoco es su sitio. Si lo que se busca en un lugar de excelente materia prima, bien tratada, bien presentada y en un ambiente clásico, este lugar le ofrecerá un gran atractivo al comensal.
Eramos cuatro para comer.

Entrantes:
─ Crema de alcachofa pan y una especie de chips (4 x 2,64€). 7/10. Todo rico, principalmente la crema de alcachofas, formaba parte del aperitivo que aquí denominan “cubierto”.
─ Fabada (2 x 19,8€). 9/10. Debo decir que la fabada estaba muy buena, como una crema, con el compango servido por separado. La cantidad normal, pedimos dos raciones para cuatro y dio para probarlo todos, medio plato.

Principales:
─ Merluza sidra (4 x 29,7€). 8/10. Me gustó mucho pero sin llegar aparecerme excepcional. Un lomo excelente, muy bien de punto y muy bien presentado.

Postres:
─ Tarta de manzana (1 x 11,0€). 9/10. Genial, una estupenda tarta muy fina y casi solo manzana con un helado que acompañaba muy bien.
─ Frisuelos (1 x 8,80€). 9/10. Igual que el anterior postre estaban exquisitos aunque en este caso la ración no eran nada generosa.
─ Tejas. 9/10. La pusieron con los dos cafés y he decir que estaba a la altura del resto.

Lo que más me ha gustado:
─ Servicio eficaz y amable.
─ Muy buena cocina.

Me hubiera gustado más si:
─ IVA no incluido.
─ Raciones un poco más generosas.
─ La mesa era al limite para cuatro y para un local de esta categoría/precio debería ser una mesa para dos.

La nota de esta comida fue de 59,5€ por persona todo incluido.

**** ¿Te resulta interesante lo que estas leyendo?. Por favor, déjame tu voto positivo en esta web! y también puedes ver mas detalles en guide-alicante. com ****

Tags: #jardin, #terraza, Madridcity, #restarantesmadrid, #asturias, #asturiano

Restaurante ya descrito, acudimos dando un paseo por la zona buscábamos el restaurante Lavoca que no encontramos y de las alternativas en la zona elegimos este, local descrito en comentarios anteriores, tomamos
Zamburiñas, rollitos de carabineros, ensalada verde de cigalitas para compartir, todo bueno regado con un capellanía, aquí empiezan los problemas excesivamente frió y nos lo ponen en una cubitera fuera de mi alcance…estuve tentado varias veces de levantarme y coger la botella, ya que no tenia liquido en la copa, además cabreo cuando ves que a otras mesas les están rellenando constantemente y a uno ni caso… cuando el sumiller una de las veces nos rellena las copas, le indico que la rellena más y que este vino no tiene que estar tan frió, pero ni caso…de postre tarta rosita y un sorbete.
Todo bueno pero los detalles del servicio no me convencen .

el día de San Isidro estaba en Madrid y buscamos un restaurante para un grupo; como uno de los compañeros sabe que me gusta el buen yantar quiso sorprenderme, dado que yo no conocía este local.
La verdad es que me gustó un montón. Nos pusieron en un pequeño comedor que hay bajando unas escaleras a la dercha, dado que el principal estaba lleno. La decoración me pareció preciosa con todo un gran aparador de fruta y verdura, me recordó otro bello restaurante de Verona. NUestra mesa es zona de paso hacia una barra con un colección expectacular de copas y licores.
Menaje impecable.
Cenamos estupendamente, compartiendo de primeros una scolmenillas fantásticas, alcachofas estofadas, huevos rotos y unas zamburiñas que me dejaron impresionado (¿ospodéis creer que no las había probado en mi vida?.
Los segundos rayaron a gran altura: lasaña de bogavante, pixín, entrecó,...
Un variado de quesos asturianos y los frixuelos pusieron la nota de postre.
Carta de vinos fantástica y ademas sumiller,..., me hizo mucha iluzión y me dejé aconsejar pero la decepción vino después, él no trajo el vino, ni lo cató ni lo volví a ver en toda la cena. Eché en falta más atención por su parte.
Servicio profesional y muy amable. Enfriaron el vino sin problema.
En fin, pasé un rato muy bueno en un entorno excelente y con un producto de grandisima calidad. Unos GTs muy bien preparados pusieron un punto final de nota.
Claro que 100€ per cápita es mucho dinero...

  • No necesito más decoración...

  • Toma pescadito.

  • ¡Las zamburiñas!.

Hay numerosas descripciones de la decoración local, así que no me extiendo en este asunto, tan solo comentar que se ramifica de una forma muy curiosa a través del edificio.

El servicio es absolutamente profesional y muy bien aleccionado.

El ambiente es muy selecto, no podía ser de otra forma por su emplazamiento y precio.

Fuí acompañado por dos familiares que conocen bien la trayectoria profesional del joven empresario, y es sorprendente que desde hace unos diez años se mantiene incolumne y con éxito total en su actividad.

Sin la pasión previa y entorno que me puede sugestionar, el resultado de la cocina en la mesa es decepcionante.

Mi fabada me pareció muy vulgar. Probé las verdinas con bugre y me parecieron sabrosas, no por las verdinas, que me parecen insulsas, si no por el fuerte sabor que impregna el marisco al preparado. Raciones abundantes.

El solomillo no se salía.

La tabla de quesos para acabar las dos botellas de Predicador, fueron fallidas, por decir algo suave.

Este restaurante es la extensión de una oficina, una lujosa oficina.

Una experiencia.

Algo tiene para estar lleno hasta la bandera, porque barato no es.
Cena con reserva previa y malestar cuando llame para confirmar la hora.
Local bonito con toques clásicos. La mantelería, cristalería, vajilla y cubertería muy buena (cambio de cubiertos en cada plato).

Mientras miramos la carta, decidimos que queríamos cenar con varios platos a compartir.

Cenamos:

-Detalle de la casa: Una especie de crema asturiana que tenía un poco de fondo de Lacón
-Tartar de atún, simplemente EL MEJOR que he tomado, diferenciando de todos los locales asiáticos que he visitado. Trabajado con mucho mimo y lo más parecido a un Steak tartare
- Patatitas con huevo de codorniz y trufa. El plato con mucho sabor y mucha cantidad de trufa.
- Pulpo con salsa de mostaza dulce. Presentado con tomates cherry y con una base de aceite como con pesto.
- Postre, tarta de manzana muy finita y muy agradable. Lo malo es que se presenta con una bola de helado con pega nada.

De beber:
- Agua, 3,5€
- José Pariente F.B 30€ (subido NO...Lo siguiente)
- Café 2, 20€

La Rcp, no es competitiva. Pero para una vez vale la pena.
El precio es con todo incluido

Sábado 22 de Septiembre...Ensalada Paraguas, ridícula: fresas, con diversos tipos de lechuga, mozzarela y un vulgar vinagre de módena. Croquetas: absolutamente anodinas. Marmitako había que buscar el bonito y apenas lo encontré...Mediocre y calamarcitos a la sartén: absolutamente congelados y probablemente con un conservante que me produce alergia, con lo cual pasé todo el resto del día rascándome...

Vino por copas de Rueda. Mala temperatura y he olvidado hasta el nombre...

Te sirven perdonándote la vida...

Dos personas 120 €...

He ido bastantes veces y he ido constatando el deterioro...Así que no pienso volver.

Local de decoración clásica. Muy muy lleno. Cenamos 8 en un comedor privado, pero al pasar por el comedor las mesas parecen algo juntas.
Decoración de la mesa cuidada.
Comimos: croquetas de fabada correctas; espárragos rellenos de centolla interesantes, bacalao asado en su punto de cocción y unas albondigas de rabo de toro muy muy ricas. De postre a compartir, tarta fina de manzana con helado de chocolate blanco excelente y crema de arroz con leche algo decepcionante.
De vino tomamos un Clio 2007 ¡espectacular¡ y un Licinia 2008 que no dio la talla frente al Jumilla.
Servicio muy profesional, incluyendo los cuidados al vino.

Comida de trabajo para 4 personas. Estaba lleno hasta la bandera. El local es precioso y las mesas estan primorosamente preparadas. El servicio de camareras y sumiller es atento y constante excepto para rellenar las copas de vino. Pedimos un Belondrade&Lurton a 40 euros que se quedó un tercio de botella porque llegaron los segundos y pasamos al tieno ( REgajal a 25 €). Nos tuvieron con solo una copa de vino blanco todos los aperitivos.. Imperdonable que las 4 copas estuvieran vacias y no se percataran.
La comida bien presentada y buena calidad pero con fallos inadmisibles en un restaurante que pagas casi 100 euros por persona ( o mas.. no vi la nota).
Entrantes:
- croquetas de fabada: la masa era cemento armado
- Alcahofas en aceite: buenas
- anchoas: buenas
Segundos:
- Solomillo: bien sin mas
- Rodaballo: reducida racion que comentaron que estaba seco
- San Pedro: nos lo pusieron demasiado cocinado tambien y estaba sequisimo. La racion era mas abundante .

Quesos asturianos: nos pusieron 8 y recuerdo solo: afoga el pitu, laperal, cabrales.. Muy buenos pero tambien para que trajeran pan estuvimos esperando 10 minutos.
Cafes con tejas de almendra por cortesia de la casa. GT's de Schweppes servidos muy normalmente con Bulldog, GVine y Martin MIller. Tienen buen surtido de ginebras pero no se esmeran en la preparacion.

En resumen, para una comida de trabajo que no pagas tú esta bastante bien porque es selecto y la comida hay para todos los gustos. Creo que la fabada merece la pena pero creo recordar que el plato cuesta 22 euros..

a mi personalmente me gusto la decoración y la disposición de las mesas no me parece tan apretada como otros usuarios comentan.

en general, salvo algún caso que comento más adelnate, buena materia prima y bien tratada.

de primero compartimos los esparragos rellenos de centolla, buen sabor, bien cocinado, y la salsa no enmascara el verdadero sabor de verdura y marisco. Colmenillas rellenas de foie, exiquistas, pero cuidado con pedir este plato para una sola persona pues llena mucho. y oricios gratinados, realmente buenos.

de segundos, y de mejor a peor, merluza con salsa de oricios, cocinada en su punto, muy fresca y gran sabor, patatitas con trufa, realmente bueno, pero para mi es más un aperitivo o un entrante que un segundo plato, cocochas de merluza, poco hechas (casi crudas) y la salsa ayudaba a no encontrar el sabor de las cocochas. y lo que realmente nos defraudó, pedimos morillo de atún, y os aseguro que aquello no era morillo, era simplemente lomo de atún, todo el que haya probado el morillo sabe que es imposible encontrase nervios en esa parte del atún, pues bien, nos pusieron dos solomillos llenos de nervios de los que apenas se podían comer la mitad.
se lo comentamos al metre, ya que normalmente bajamos a cadíz todos los años a comer morillo, y le dijimos que eso no era morillo, no fué capaz de admitirlo, y le faltó salir corriendo y dejarnos con la palabra en la boca cuando le explicamos por que esa pieza no podía ser morillo.
postre torrija y mousse de higos, los dos buenos, pero sin sorpresas.
por otro lado, muy deficiente servicio del camarero, toda la noche con la sensación de que quería terminar rápido, lanzaba los panes de la cesta a los platos, cuando hacía cambio de cubiertos practicamente los tiraba en mitad del mantel, pedimos una segunda botella de CLIO, y se les olvidó traerla...
en resumidas cuentas, buena comida, carta apetecible, pero lagunas en un restaurante del que esperas mayor profesionalidad por el precio que se paga.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar