Restaurante Viridiana en Madrid
  

Restaurante Viridiana

61
Datos de Viridiana
Precio Medio:
97 €
Valoración Media:
7.5 10
Servicio del vino:
7.6 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
6.7 10
Calidad-precio:
6.9 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Retiro
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 60,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos y Semana Santa.

Teléfono


61 Opiniones de Viridiana

Una nueva comida en Viridiana, la primera con nuestra peque de casi seis años. La última vez fue poco antes de estrenarnos como padres. Buenas noticias. Se sigue comiendo bien, muy bien, quizás el mejor sitio de los que cocozco en Madrid. Pero también hay algunas sombras, el servicio desigual que en algunos detalles no estuvo a la altura. Sobresalientes, como siempre, los aperitivos de la casa, las ensaladas del día, extraordinaria la de arenques marinados sobre rodajas de naranja, o un rissotto con setas y virutas de trufa blanca del que aún conservo su exquisito gusto, menos impactantes los canelones rellenos de pavo y foie con bechamel de queso de mahón. Las postres a la misma altura, aunque sólo lo tomé yo. Del servicio a destacar la voluntad y la facilidad para dividir todos los platos en medias raciones para poder compartirlos uno por uno con mi mujer, y la rapidez y adaptabilidad del menú al gusto de nuestra peque, que tomó una sabrosa merluza rebozada con croquetas. Debíeron de estar magníficas, porque no tuvimos oportunidad de probarlas. Los vinos un tanto hinchados de precio. Eché en falta un cierto asesoramiento a la hora de elegirlos. Regué la comida con un Viñas del Vero Gewürztraminer, del 2008, creo recordar. En cuanto al local, creo que necesita ya un lavado de cara.

En nuestra ultima visita al restaurante Antojo,le pedi a Cesar Rodriguez,que me aconsejara un restaurante,note que le puse en un compromiso,pero rapidamente su mujer Cristina,dijo:
mi restaurante favorito,aparte de Antojo claro esta es......Viridiana.
Como la verdad Antojo es un restaurante que nos encanta,y creo que coincidimos en gusto con la gente de Antojo,nos dispusimos a ir a Viridiana en nuestra siguiente salida.
Pues bien,la comida de gran calidad,el foie perfecto,la atencion que recibimos extraodinaria,y la carta de vinos extensisima,eso si un poco cara,pero muy buena.
Los postres un poco escasos,pero a su vez deliciosos.
En fin un muy buen restaurante al que sin duda volveremos

Despues de "sufrir" tantos menus caros de 10 euros, resulta curioso toparte con uno "barato" de 100. Creo que la experiencia (inversión en mi caso), merece la pena, oir/departir y sobre todo ver a Abraham desparramando sus conocimientos gastronomicos por el restaurante y cocinando al mismo tiempo (rallando queso en el plato delante del cliente)es un placer.
La comida soberbia, con algún plato memorable (alguien a conseguido por fin que me guste el cordero), menu degustación abundante a destacar el foie con copita de sauternes y el digestivo té moruno del final.
Carta de vinos amplia con multiples referencias extranjeras a precios algo inflados. Los vinos del menu degustación (tres, un chardonnay israeli, un rijoa tinto , y un Px), adecuados y a un precio aceptable. Servicio amable, cercano y respetuoso de los tempos.
En definitiva una muy grata experiencia gastronomica.

Fuimos a Viridiana dispuestos a confirmar la buena impresión que dicho restaurante nos causó en la primera vista. Sin embargo, nos llevamos una desagradable sorpresa. El servicio, como ya indiqué en mi anterior comentario, fue amable pero no de la calidad que se le presupone a un restaurante de este tipo. Asimismo, me reafirmo en mi comentario del entorno: local pequeño y con mesas muy juntas que hace que los comensales no tengan la independencia deseada.
No obstante lo anterior, la gran decepción vino del lado de la comida. No discutimos la calidad y ejecución del producto pero las cantidades fueron ridículas (especialmente en lo que a los entranes se refiere) y teniendo en cuenta los precios a los que las cobran esto resulta inaceptable. No puedes pagar 300 euros por comer e irte con hambre. Resalto esto último porque me da la impresión que últimamente se asocia la queja sobre la cantidad del plato a ser una especia de troglodita culinario. Nada más lejos de la realidad pero estoy harto de este tipo de cocinas que se escudan en su supuesta creatividad o exclusividad para privarte de la comida que estás pagando. Puede que no sea el caso de Abraham y simplemente tuve mala suerte ese día, pero desde luego esa fue la impresión que me dio. Poca variedad de postres y pasables.
La carta de vino impresionante aunque con precios muy elevados. Se dio la circunstancia que no disponían de la botella que pedí en primer lugar.
La rcp nefasta.

Para mí Abraham García siempre fue el gran olvidado. Creo van ya 6 veces y cada día me gusta más, sobre todo cuando sale a la sala y empieza a comentar cosas interesantísimas sobre el mundo de la restauración (cada día me doy más cuenta de lo duro que es).
El menú degustación que nos sirvió me pareció PERFECTO. Un menú largo que pudimos acabar, es decir, en cantidades bien medidas. Producto de gran calidad y siempre un cuidado por los puntos de cocción y las presentaciones de los platos. La carta de vinos es larga, mucho Rioja para lo que a mí me gusta ver, pero tampoco viene nada mal para cuando se va con clientes. Buen servicio del vino pero sin destacar.

Esta casa cada vez se supera tanto en comida como en Bebida, a destacar el gazpacho de freson y el lomo de buey, aunque yo soy un enamorado del pescado,espectacular los Huevos de corral sobre Mousse de Hongos y Trufas negras.
Pero si por algo hay que ir a esta casa es por su carta de vinos, increible no sabia que había tanto vino por todo el mundo.
A nosotros nos recomendó Antonio el maitre, un rioja Valsacro Dioro, de corte moderno y exquisito.
Por cierto casi todos los comentarios hablan de 100 Euros por pax y nosotros salimos a casi 180 €/pax, con postres y cafés.
ahhh se me olvidaba impresionante el aceite de oliva que tiene.

Aperitivos:
Gazpacho de fresón con arenques
Lomo con encurtidos.
Entrantes:
Ensaladas de vegetales frescos y con marisco a la parrilla
Setas de temporada, niscalos y boletus salteadas con jamón.
Segundos:
Tajime de pez san pedro con Kus Kus
Lomo de vaca con patatas asadas al horno y hongos
Postre:
Helado de yogurt griego con pedro Ximenez.
Vino:
San Román 2004.

Este fue el menú que tomamos en esta segunda visita a Viridiana y con el disfrutamos de una magnifica cena. El protagonista sin duda alguna el producto. Todo a una gran altura, pero las setas salteadas permanecerán mucho tiempo en mi memoria. El servicio mejor que la ultima vez a pesar de estar lleno el restaurante, pero los vinos altos de precios.

Primera visita a Viridiana y la verdad es que no decepcionó. Estamos ante uno de los grandes de la capital, pero la experiencia que resulta comer en Viridiana no tiene mucho que ver con la de comer en Zalacaín, Horcher o Santceloni (por citar algunos) por lo que no resulta comparable. Nos atendió Abraham quien nos estuvo explicando con todo lujo de detalles los platos fuera de carta. Explicación entretenida y amena.
La comida fue original y deliciosa.
La carta de vinos muy buena con precios caros.
El servicio atento y amable aunque quizás menos profesional de los que se presupone a un restaurante de esta categoría.
La rcp no es lo mejor, pero sí es correcta teniedo en cuenta la calidad de los platos. El restaurante es pequeño, por lo que la separación entre mesas no es la ideal. Aun así, resulta acogedor. Merece la pena probarlo.

Una de las referencias gastronómicas en la Capital, excepto el sitio que no hace honor a la cocina, es un lugar a visitar. Excelente el foie ahumado con copa de Sauternes, muy buenos los huevos rotos con trufa, excelente una sopa de coco. No obstante, al menos el día que fui, tanto la carne como el pescado dejaron mucho que desear. Buen servicio en los vinos, referncias muy originales. En este aspecto lo mejor dejrse aconsejar. Por otro lado, salvo para los muy comilones no recomiendo el menú degustación por sus pantagruélicas dimensiones.

Las opiniones sobre Viridiana son de necesaria reflexión y ante todo mucha calma. Tercera visita y sigo sintiendo algo de claustrofobia, ya se que el m2 en la zona de Retiro no está para alegrias; pero... Al margen de esto si vas a comer a Viridiana, solicita que esté Abraham. ¿Quién ha dicho que es una mosca cojonera? Es una enciclopedia, es un profesional y un artista, y si a un artista le das pie, ya sabes que terminarás filosofando y en tiempos de mediocres y advenedizos, esto se agradece. Además si citas, Abraham entra al trapo y si quieres intimidad, él se mantiene atento, correcto y a cierta distancia. La comida es una prolongación de su personalidad, creativa y de mercado, con una carta de vinos muy personal y con referencias italianas de Piemonte, Toscana y Lombardía sobre todo, y donde echamos en falta el Terra di Lavoro 2003 de la Campania (80% Aglianico y 20% Piedirosso). Servicio correcto. Déjate aconsejar y tú eliges las distancias. A destacar el foie de pato ahumado con copita de Sauternes, los frutos del mar sobre ensalada, el buey neocelandés a la parrilla y el lomo de Rodaballo gallego. PVP: 85 € sin IVA, ni vino.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar