Restaurante Casa el tio David en Alfafara

Restaurante Casa el tio David

32
Datos de Casa el tio David
Precio Medio:
71 €
Valoración Media:
8.4 10
Servicio del vino:
8.9 10
Comida:
8.6 10
Entorno:
7.9 10
Calidad-precio:
8.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Valenciana, Creativa - de Autor, Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 47,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Martes y primera quincena julio

Teléfono


32 Opiniones de Casa el tio David

Me recomendó un amigo este restaurante que fué hace unos meses y salió encantado, y allí que nos fuimos mi mujer yo.

Nada más llegar, David hace que sientes como en tu casa. Es un tío agradable, profesional, que ama su trabajo. Es una delicia encontrar profesionales así, en cualquier profesión.
Despúes de ver la carta nos decidimos por:
-Helado de aceite de oliva.
-Coca de sardina, Pericana, y Crema de cangrejo. Con pastas.
-Crep de butifarra.
-Caldo de la abuela.
-1 ración de cochinillo confitado a la segoviana.
-1 ración de paletilla de cordero.
Acompañamos esta comida con un merlot-merlot 2001 de Enate, rico, rico.
Al final cuadramos el vino con un surtido de 14 quesos de todo tipo, que nos explicó David.
Finalizamos la comida con un gin-tonic de Geranium.

Salimos del local a las 6 de la tarde, porque hicimos sobremesa con David, que terminó por enseñarme la bodega de vinos (fantásticas referencias)

Volveremos en invierno para probar la olleta, que ahora no tenían en carta.

Este restaurante, del que ya oí hablar el mes pasado, y que en estos meses, tras trabar contacto con amigos del grupo gastronómico de Ibi tuve ocasión de visitarlo en dos ocasiones, os puede dejar, amigos, ojopláticos.
La calidad del servicio es notabilísima, y David, gerente y responsable del servicio de mesas, se deja la piel para que los que visitan su local queden altamente satisfechos. Si tenéis cualquier duda sobre cualquier plato o sobre los vinos, él podrá facilitaros toda la información.
La especialidad de la casa son los quesos, no dejéis de pedirlos como pre-postre.
La carta de vinos es soberbia y recibió recientemente, como ya sabéis un importante premio. Buen servicio del vino. Dejaos aconsejar.
La calidad de platos y menú es destacadísima. La cocina está a un excelente nivel.
Aquí os paso la ristra de platos y vinos que disfrutamos en la visita que le realizamos hace un par de meses unos amigos del grupo de cata Mediterráneo (12 comensales)
-Helado de Aceite de oliva Alfafarenca sobre fondo de hierbaluisa.
-Coca con trompetas de los muertos y cebolla caramelizada con tomillo.
-Pericana de la Serra Mariola.
-Bolets de Xop con Parmeggiano Reggiano.
-Pulpo con dos cocciones con pure de pimientos del piquillo.
-Olleta de Blat Picat.
-Bacalao sobre lecho de calabaza confitado, con ajoaceite y sal de olivas negras trufadas.
-Paletilla de Cordero horneada con romero y miel.
-Prepostre: Tabla de Quesos:Parmegiano regiano 36 meses,Belmonte curado con Manteca,Cathare, Comtte extra viejo, Torta del Casar, Majonero con Pimenton ,
Reblochon, San Felicien ,Crotten de Chavignol, Vacherin mont d'or, Langres, Dela peral, Fourme d'Ambert, Roquefort.
-Pequeña degustacion: Helado de Queso fresco con jalea de menbrillo, Delicia de Calabaza, Crema de Castañas con galleta de almendra fileteada, Batido de yogur griego con turron de jijona y helado de arrop y tallaetes.
El precio del menu sin bebida y sin quesos son 37€ iva incluido.
los vinos que bebimos fue:
Para los bolets:Maximim Grünhauser Hervenberg Kabinet 2003.este os invite, es un vino que vendo por copas a 4€ bot. entera 21€
Para el pulpo:Trico 2007 23€
para la Olleta:Clos Nelin 04 27€
para el Bacalao:Petalos del Bierzo 07 22€
para el Cordero: Ferret Bobet 05 37€
para los quesos: Rebenhof 2003 Ürziger Würzgarten Riesling Auslese 30 €; Disznoko Tokaji Aszu 2004 32€
Champagne:Claude Cazals Blanc de Blancs 42€ (a éste invité yo por Aniversario de Boda :-))
En definitiva, aseguraros de que disfrutamos de una gran comida en uno de los mejores restaurantes de la Comunidad Valenciana.

¿Qué es lo que nos hace ir a un restaurante?, ¿las críticas oídas, el haber conocido en una cata a su propietario, el saber de sus gustos sobre determinado campo?.
Llegar hasta Alfafara es una sorpresa. Pensar que un local de estas carateristicas sigue manteniendose abierto una gran noticia para la restauración.
La tradición en la mesa, el entorno geográfico y sabroso puesto en el plato con respeto.
Desde un humilde aceite de la zona, pasando por una pericana, unas diminutas setas de chopo con crema de cangrejos, una olleta memorable o un buen cordero, Plato memorable de quesos para terminar, de amplio espectro y maduración espectacular. Todo habla de parsimonia y de amor.
Importante carta de vinos y alguna joyas a precios más que interesantes.
Largísima jornada con esta pareja propietaria de infinito amor hacia la profesión. Un festival que además tenia hallazgos tan intereantes como los pequeños panes caseros. Un buen ejemplo donde comprobar que la tradición es absolutamente moderna y reconfortante. gracias y felcidades, pareja.

Fantástico descubrimiento de un pequeño restaurante que mima los sentidos y el placer de los clientes de la mano de David.
Busca poner sobre la mesa los sabores y los guisos típicos de la zona.
Fuimos recomendados por unos amigos y, sin duda que repetiremos. Disfrutamos de un menú degustación.
Para empezar, como aperitivo de la casa, una “coca” de harina con trompetillas de la muerte y un helado de aceite de oliva. El helado, espectacular, con el sabor típico del aceite recién exprimido de la almácera.
Continuamos con una pericana, para terminar la cerveza de aperitivo. La pericana correcta, aunque quizás algo blanda y con exceso de aceite.
Nos sirven después unas trompetillas salteadas con queso parmesano reggiano. Exquisito. Las acompañamos con una copa de vino blanco riesling.
A continuación, nos preparan un guiso de pulpitos con patatitas. Rico, pero para mí, el plato más flojo. Exceso de hierbas aromáticas (tomillo /romero) sin moler que incomodan un poco a la hora de comerlo.
Nos descorcha en este momento David un vino que nos recomienda. Blanco, por petición de mi mujer, y con el que seguiremos el resto de la comida. Un Viña Tondonia. Un vino extraño que francamente maridaba de maravilla con alguno de los platos. Quizá algo caro…
A continuación, el plato estrella. Olleta de blat picat. Bueno de verdad. Un guiso de cuchara de los de antaño que recordaba sabores ya olvidados.
Después vino un rodaballo plancha con crema de pistachos. Muy rico. Y para terminar, cordero al horno. Tierno y jugoso. Bien hecho.
Para los postres, incluídos en el menú degustación, Davis te ofrece de nuevo la carta. Buena cata de postres.
A destacar, la extensa carta de vinos y licores que presenta. y

Por ponerle algún "pero", la cantidad de tiempo que tardaron desde que pedimos la cuenta hasta que nos la trajeron. Así como que generalmente éramos nosotros quienes nos debíamos servir el vino. Aunque son detalles que se le perdonan por el mimo y la dedicación con la que David cuida a sus clientes y cómo explica cada uno de los platos que presenta.

Sin duda un restaurante al que volveremos

Pues eso, yo era el que acompañaba a Polen y señora, lo cierto es que corroboro todo lo que ha comentado Alex, el entorno es idílico, el restaurante fantástico (ya casi me he olvidado de las guindillas), el servicio muy bueno, quizás es que a los amigos no les exigimos tanto, valoramos otras cosas….

Quizás no es el mejor restaurante de España, tampoco pretende serlo, quizás no tiene una comida espectacular en las elaboraciones y presentaciones, tampoco es su estilo, ofrecen una variedad de platos típicos de la zona de una muy alta calidad.

En cuanto a David y familia, que decir, me he quedado sorprendido de su cercanía y amabilidad en todos los aspectos. Comentar que la comida se inició sobre las 3 de la tarde y que abandonamos el restaurante pasadas las 11 de la noche, creo que dice que aparte de que somos unos pesados, describe un poco el buen ambiente que allí se respiró.

Muchas veces se comentan y se dan altas valoraciones a restaurantes muy fríos, sin ese encanto, es cierto que es importante la calidad de la materia prima, la vajilla, el servicio correcto y todas las cosas que queramos, pero para mí, en ese aspecto, es un restaurante de 10.

David, vete preparando la bodega, que no tardaré en volver a verte y te prometo que la próxima vez no dirás eso de “son flojetes, bebieron mucha agua, dijeron que estaban cansados del puente y que les apetecía más pasear, ver el PAISAJE, entre montañas como HEIDI…”

Tal y como he comentado contestando al Sr. Calculador en el mensaje anterior, estuvimos comiendo el dia 6/12/09 mi mujer, otro forero y yo.
Lo primero que nos llamó la atención (excepto a mi, que ya conocía el Restaurante), era la ubicación, es una zona muy bonita, perfecta para pasar un fin de semana por allí. EL Restaurante tiene un aire muy cálido...
Tuvimos la gran suerte de dejarnos llevar por David; él y su mujer guiaron nuestro menú. Cada plato era explicado a la perfección, al igual que el por qué de cada uno de ellos.
Disfrutamos de un menú en el que destacaba la presencia d setas; excelentes sabores y puntos de elaboracion... Todo ello muy bien maridado con distintos tipos de vino.
Tomamos unas kokotxas, un salmonete y paletilla de cordero muy, muy tierna. Después disfrutamos de una gran tabla de quesos de pasta cruda, los cuales fueron explicados con la gran pasión que envuelve a David en este negocio.
Uno de los platos que mas nos sorprendieron fué una especie de helado de hierbaluisa regado con un aceite de la zona.....excelente.
Los vinos que disfrutamos fueron:
Kabinet de Clüsserath-Weiler 07 y Fino Machanudo bota n 15 para empezar.
seguimos con el Idig 05 de Christmann; le siguio un Chocolate Block 07 de Sudafrica,es el vino mas mediatico de Sudafrica; continuamos con Tokaji 5 Puttonyos de Dereszla 03,00;Peter Jackob Kuhn 03 su Spatlese. despues continuamos con otros dulces un Eiswein Jungblut oberemmeler Rosemberg 1999 y Vino santo 1998 de cantina Teblino de Trentino.
nos relajamos y fuimos a ver la bodega. bebimos un Ay Brice de Bouzzy pinor noir;seguimos con un Clos Sain Jean 06 Chateanuf-du-Pape y acabamos con el Pagos viejos 2000.

Para finalizar, en dos palabras:
un sitio para pasar muy buenos momentos, disfrutar con la comida y con una muy buena carta de vinos...

Gracias a toda la familia por hacernos disfrutar tanto

Ayer por casualidad un amigo me llevo a comer al rstaurante casa David , cual fue mi impresion al entrar al local , bueno un local de pueblo , una cosa k estara medio bien .
cuando de reprente me ponen un helado de aceite k cosa mas buena y asi sucesivamente con todos los demas pLatos , una oyeta ummmmmmmmmmmm buenisima , los vinos todos buenisimos , la verdad k me kede sorprendida de encontrar un pedazo restaurante en un pueblecico asi ni de coña me iba yo a imaginar que iba a comer tan tan tan bien , y los quesos cual de todos estaba mejor , tengo que felicitar a su dueño David por haber conseguido una cocina de la zona tan diferente y tan buena , felicidades cocinera , hacen un buen equipo y mi valoracion de calidad precio y servicio es de un 9.99 asi la proxima vez termianaran de seducirme con sus platos . enhorabuena.

Gran sorpresa encontrar en un pueblo de 400 habitantes alrededor de la sierra de Mariola un restaurante como este. El alma mater es David Navarro, un joven sumiller apasionado por el vino, los destilados, los quesos y todo lo que rodea al mundo gastronómico en general. La cocina es la de la tierra, bien elaborada por su mujer. Pedimos unos entrantes (ensaladilla marinera, caprichos de atún, milhojas de queso) y luego un segundo plato de pescado (espuma de rodaballo, cocotxas de merluza, salmonete planchado con trufa). La carta de vinos es amplia y está especialmente bien representada en vinos no españoles. Los Champagnes que se ofrecen, por ejemplo, son una gozada. David nos recomendó un Ribeiro que habia descubierto hace poco por Galicia muy interesante (16€). Además nos invitó a maridar con un fino El Maestro Sierra o manzanilla La Gitana la ensaladilla. Cristaleria adecuada con copas Spigelau.
En los postres es donde aparece la artilleria pesada: magnífico surtido de quesos (te hace una selección diferente en función del vino que estás tomando) y rueda de chocolates del mundo, que te explica con toda profusión de detalles. Permite ofrecer muchos vinos dulces por copas. Nosotros optamos por un Niepoort LBV 2001 (4,78€ la copa). Buenos cafés e infusiones.
Y ya para rematar, la colección que tiene en los armarios a la vista de whiskies, cognac, armagnac, etc. es simplemente impresionante. Nosotros optamos por un par de excelentes Gin-tonics (8€ cada uno), cada uno de ellos preparado de forma diferente y con diferentes ginebras secas y poco aromáticas (Junipera y Hendricks). Cuando se hacen las cosas con pasión es más secundario donde se tenga el restaurante. Seguirá teniendo una clientela fiel de amantes de los vinos, destilados, quesos y gastronomía de la zona. Volveré seguro.

Estuvimos comiendo Domingo a medio día. Comimos Perricana autentica, Croquetas de 4 sabores, Ensaladilla de pescado y atún en conservas (orza, escabeche y se me ha olvidado). Cada uno su plato fuerte y terminamos con una selección espectacular de quesos de leche cruda.
Quiero destacarlo, porque me parece impresionante ir a un restaurante de pueblo y poder disfrutar de una selección de 12 quesos diferentes entre ellos Franceses como Reblochon, Roquefort, Croutin de Chevignol, Italiano como Parmesano Regiano, Pecorino Romano y Ingleses como Stilton (2 variades). Sevido a temperatura correcta y guarniciones adecuadas de la zona.
Tiene buena carta de vinos con selección Internacional. Copas y servicio a 100% correcto.
Me parece que David es un gran, gran profesional que trabaja correcto en técnicas de servicio y se le nota su passión por lo que esta haciendo.
También tiene aprox. 100 Whiskeys, pero no tomamos.

Entrantes entre 5-8€, segundas de 12-15€ y el queso no lo sé. Tomamos un Riesling Aleman Spätlese trocken a 23€.
Seguro que volveré en otoño invierno para probar mas cosas y terminaré con queso!

La carta está compuesta por aproximadamente unos 15 aperitivos-entrantes, cinco elaboraciones de pescado y otras tantas de carne, el apartado de postres es amplio y de elaboraciones creativas. La vajilla y cubertería son de buena calidad. El servicio es atento y dispuesto.

La carta de vinos es amplia, espectacular, organizada por tipos y por DO’s, o indicaciones geográficas. Ofrece una muy amplia y escogida selección de vinos dulces por copas. Los vinos se conservan en cava climatizada. La cristalería Spiegelau. El servicio del vino es más que correcto, tan sólo con algunas faltas para convertirlo en perfecto (envinado y relleno).

Tomamos: refrescos, cervezas, con unos aperitivos (detalle de la casa): frutos secos variados y una curiosa elaboración de galletas de lentejas y garbanzos. Compartimos cuatro entrantes: popurrí de albóndigas variadas, revuelto de sobrasada, trigueros y mojama, bolets de xop con queso y milhojas de queso de cabra con anchoas y coquetes fregides. De platos principales: un rabo de toro y dos paletillas de cordero muy buenas. Bebimos agua mineral y un estupendo Estrecho 2003 de Enrique Mendoza. Llegamos a probar hasta tres postres distintos cada uno, petit fours y una verbena de vinos dulces estupendos: mistela de Josefina Piñol, MR, Casta Diva, Vi de Gel Gramona, Vinos dulces alemanes…. En definitiva un festival. Todo ello por 171 euros para tres comensales. Recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar