Restaurante Sargantana en Valencia
  

Restaurante Sargantana

40
Datos de Sargantana
Precio Medio:
32 €
Valoración Media:
6.4 10
Servicio del vino:
6.9 10
Comida:
6.4 10
Entorno:
5.9 10
Calidad-precio:
7.1 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: La Saïdia
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 18,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Sargantana

40 Opiniones de Sargantana

Como os comente he vuelto a comer con una amiga en Sargantana y hemos disfrutado del siguiente menu:

Entrantes individuales: ( Todos buenísimos )
Tartar de llisa y salmon con puré de cebolla y polvo de mandarina
Parmentier de boletus con rebollones y aceite de tartufo.
Daditos de morcilla crujiente sobre judía blanca y vinagreta de mostaza.

De plato elegimos arroz meloso de conejo, bachoqueta y garrofon, un arroz típico valenciano, también muy bueno.

y de fin de fiesta nos pusieron un helado de chocolate con brownie de algarroba y petaceta de chocolate.

El trato es estupendo y referente a calidad - precio muy aconsejable.

Estuve comiendo hace dos semanas y seguro que volvere muy a menudo, el local es muy acogedor y el trato fenomenal, nos explicaron el menu y nos parecio muy interesantes, hay 3 menus que su plato principal es el arroz y se diferencian en las tapas individuales que cada uno quiera, si pides arroz una tapa y postre te cuesta 10euros, si pides dos tapas 12 euros, si pides 3 tapas 15 euros , ademas si solo quieres un menu de tapas tienes 6 tapas individuales por 18 euros.

Nosotros nos decidimos por el menu de arroz y tres tapas por 15euros, pedimos lo siguiente

-Arroz de sepia, algas y tinta
-Taboule palestino con citricos y salsa de yogurt al oregano
-Mejillon escabechado con verduritas y cebollino.
-Redondo de pollo con sesamo y salsa de boletus.
-Negron, sorbete de albahaca con miel, gele de bacardi y azucar aereo con polvo de limon de postre.

El arroz estaba buenisimo y el postre tengo que decir que estaba espectacular.

nos comentaron que cambian las tapas cada 15 dias para probar tapas diferentes cada vez, lo que me gusta es que al ser tapas individuales cada persona puede elegir lo que realmente le apetezca, en fin volvere pronto

Pues resulta que después de muuucho tiempo, quedamos cuatro amigas para comer. ¿Dónde?¿Sabéis que Sargantana ha cambiado de dueño y ahora lo lleva Pelegrí el de Chiva?. ¿No? Lo abrieron el martes....Pues allá que nos vamos:
El local es el mismo, aunque como hacía mucho tiempo que no había ido, tampoco puedo explicar los cambios que ha habido últimamente. Es muy acogedor, pequeño y con buena separación entre las mesas.
Como llego la primera, pido un vino blanco y lo acompañan con unas aceitunas con jengibre y pimentón buenísimas y con un toque muy original. Llegan las demás y sale Pelegrí y nos explica la filosofía del local: Varios menús, tres con arroz ( 1, 2 ó tres tapas más el arroz como plato principal), y otro de tapas. Como es la primera vez que vamos, nos decidimos por el de tapas,que fueron:
-Salpicón de dorada con mejillón, gamba y aire de tomate: suave y muy agradable
-Parmentier de patata y boniato con gelée de café, soja y juanola. Lo que más me gustó
-Escabeche de montaña con gel de clavo y laurel.
- Sardina en tempura con tomate seco, queso y orégano.
- Huevo escalfado con chorizo, patata confitada y espárrago triguero.
-carrillada estofada ( se deshacía en la boca, muy tierna) con cuscús de verdura.
-2 postres: torrija y una crema de chocolate muy suave
... y el menú de tapas sin bebida: ¡18 euros IVA incluído!
No puedo hablar de vinos, porque tomamos un blanco valenciano que no conocía. Buen servicio y copas aceptables, y agua, café, té...

A la entrada está la zona de bodega, no muy grande pero llamativa por estar a la vista. Me comenta que aunque tiene vinos de precios elevados, la filosofía del local es hacer algo más asequible ( pero me promete traer algún Champagne). El menú de tapas se modifica cada 15 días.Tapas bien presentadas y con cantidad justa.

En resumen, un lugar agradable con una comida bien trabajada y resuelta con una relación calidad/ precio muy ajustada. Para volver cuando buscamos algo informal ( aunque dice que también con antelación también se pueden añadir platos del restaurante de Chiva. Personal muy atento y simpático, con muchas ganas de agradar y muy cercanos

Como el domingo nos temblaban las piernas y nos caian las ojeras decidimos reponernos en casa de JuanRa.
Como las neuronas estaban en huelga optamos por el menu degustación (entrante frio, entrante caliente, pescado, carne y postre 27,75€).
El menú consistio en ensalada de crudites (donde destacamos y mojamos el aceite)
Calamares en su tinta sobre base de falsa catalana al foie (el más bonito y con buen sabor)
Bacalao con salsa de ajos y miel (muy buena combinación de salsa)
Brascada de presa iberica (muy buen sabor y muy buena presencia, aunque perdio el factor sorpresa pq ya lo habíamos tomado)
Para beber tomamos cerveza Riu Rau muy rica y en vino nos recomendaron unas botellas de un proyecto de vinos Naturales de Montilla (Cordoba), nos quedamos con Cerro encinas Syrah & Monastrell q acompaño muy bien la comida.
Luego el postre, el cafe y unos vinos dulces.

Bien situado, junto al río y cerca de Ciutat Vella, se encuentra este local que aunque algo pequeño (12 mesas), está bien ambientado con decoración moderna relajante y que resulta agradable cuando no hay grupos ruidosos.

Cocina no excesivamente sofisticada pero bien trabajada de corte mediterráneo y a destacar el cuidado que tienen con celiacos, vegetarianos y gente de dieta.

Así que yo recuerde:

-Arroz de sepia y gambas: buena cocción aunque faltaba algo de intensidad en el sabor.

-Rulos de Walter (o algo así): verduras con pasta, plato curioso.

-Solomillo Ibérico: muy buena pieza, buena materia prima.

-Canelones de carrillada y boletus: muy conseguido y rico.

La carta de vinos tiene una buena selección de vinos de la tierra pero en otras D.O. podría ser más amplia, creo que por ejemplo en la selección de blancos faltan más Ruedas.

De postre hubo una gelatina de moscatel con sorbete de mandarina que resultó algo descompensado, se notaba más el amargor de la fruta sobre el dulce del moscatel.Mejorable.

También semifrío de praliné, muy rico y además es verdad que no estaba muy frío que se agradece en estas fechas.

A destacar el trato atento y en definitiva un destino para pasar un buen rato.

nos invitaron a cenar unos amigos y bueno como decia nada especial, el ambiente discreto y por decir acogedor, pero la comida estuvo flojita
tomamos un menu con ensalada de Crudités con queso, una terrina de manitas con parmesano y wok de verduras, unos nos pedimos de plato principal el lenguado muy flojito y otros los huevos rotos, bueno eso si que gusto pero muy simple tambien, como mis amigos pagaron...., pero yo no volveria porque la comida no me sorprendio, espero que mejore

Restaurante agradable con una única sala bien diseñada y decorada.
Optamos por el menú degustación para cenar (27,75€):
- Aperitivo: papas caseras, con poco sabor y aceitosas.
- Terrina de manitas con parmesano y rúcola.
- Revuelto cremoso de setas y frutos secos. El revuelto, una espuma de huevo, sobre las setas, insulsas, y los frutos secos. El plato ganó al añadir sal maldon.
- Bacalao con crema de ajos y miel. Lomo de bacalao sobre una salsa suave de ajo con un toque muy agradable de la miel. El mejor plato de la noche.
- Solomillo ibérico. Carne presentada con dos salsas. Al pedirla poco hecha salió algo falta de temperatura. Ambos solomillos pecaron de fibrosos, una lástima.
- De postre, tres piezas de dulce a compartir. Una, con sabor a melón; otra, una interpretación de queso con miel; la tercera, tres chocolates con unas curiosas bolitas que estallan en la boca.
Bebimos una botella de Dido '08, servida en copas Riedel.
Mantelería de tela y servilletas de papel. Comedor bien decorado, como se ha dicho, pero expuesto a la vista de los transeúntes, con un cristal diáfano y sin cortina. Personalmente, no me gusta estar a la vista.
Pan -que no pedimos- y servicio, 1,60€ por persona.
Servicio amable.

Esa fue la cara que se nos quedó a todos cuando el 28 cenamos el grupo de catas en el restaurante Sarganta, una pena y eso que la cata estuvo muy bien preparada con copas y teníamos toda la sala para nosotros al ser lunes. Tal vez la decepción sea más por este motivo.

El precio es sin vino solo 1 agua cada 4 personas. Todos los entrantes al centro y un plato 2º a compartir. La gente se quedó con hambre y con una sensación muy agria (vamos cabreados)...

El menú será el denominado Drac que es el siguiente:
- Entradas a compartir
Ensalada de Crudités con Queso de Cabra
Terrina de Manitas con Rúcula y Parmesano
Wok de verduras y maiz al Curry
- Plato principal a elegir
Huevos Rotos con Panceta ó Lenguado al Limón.

- Surtido de postres

Nada estaba malo pero la cantidad y la calidad no la vimos correspondida con el precio pagado. Y los segundos eran deficientes. La panceta reseca y el ¿lenguado? también...

El problema es que vimos que o molestábamos o no les interesábamos como clientes pues hubo salida de tono del dueño al pedir café y tampoco se ofreció ningún detalle, ni por parte de la casa ni pagándolo nosotros.

Según el grupo la peor RCP de todas las cenas celebradas... y van unas cuantas...

http://vinsimes.blogspot.com/2011/04/cata-de-vinos-ciegas-en-sargantana-y.html

Me encanta cenar en la sargantana. Cada vez que voy es un festín de sabores. El trato es inmejorable, el servicio muy profesional y te hacen sentir importante.
Además ahora es divertido porque los jueves hacen espectaculo de magia, cantantes....es sorpresa siempre.
Tendrían que haber mas lugares como este.

Aprovechamos la iniciativa Valencia Cuina Oberta para acercarnos a este local que queríamos probar por el trato que tienen con el tema de la enfermedad celíaca y para pasar un día en familia.
El domingo a mediodía nos acercamos con 35º en Valencia. Recepción más que amable y trato durante toda la comida muy familiar sin dejar de lado la profesionalidad. Nada más llegar, al ver que vamos con nuestra hija de 2 añitos recién cumplidos, nos cambian de mesa para que estemos más cómodos, le preparan una crema fría de chocolate blanco con fresa y nos acercan un juego de construcción para que esté distraída. Servicio muy atento no sólo en lo que respecta al trato con la comida.
Pedimos dos Alhambra reserva especial 1925 y el menú consiste en:
- Salmorejo con jamón ibérico (fresquito y muy sabroso), me fastidió un poco ya que mi mujer me dijo que le gustaba más que el que yo hago…
- Calamar de playa con salsa de soja y coco que sustituía al anunciado Chipirones con catalana de foie, que tenía ganas de probar, de todas maneras me gustó.
- Kebab de presa ibérica con pan de pita y cous-cous (sabroso)
- Semifrío de de requesón de cabra con caramelo
Las raciones eran justas, lo que se agradeció con el calor que caía, no te quedabas con hambre pero tampoco saciado.
Además de la cerveza tomamos vino por copas:
- Angosto 2008, Moscatel, verdejo y sauvignon blanco, vino de Ontinyent, que gustó.
- Tresantos crianza de tempranillo de Zamora, con marcado sabor a roble, también gustó.
Café solo del tiempo.

Agradable velada y excelente trato por parte de Juan Ramón y la gente que trabaja en Sargantana.
Un saludo y nos vemos pronto.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar