Restaurante Palo Cortado en Madrid
  

Restaurante Palo Cortado

11
Datos de Palo Cortado
Precio Medio:
36 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
9.0 10
Comida:
6.6 10
Entorno:
7.4 10
Calidad-precio:
7.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: Andaluza
Vino por copas:
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



11 Opiniones de Palo Cortado

Oferta de vinos de Jerez de las mejores fuera de Andalucía, gastronomía soprendentemente buena y atención inmejorable. Estuvimos un grupo de amigos, algunos de los cuales son maestros en vinos de Jerez y quedaron, como siempre, satisfechos. La mayoría conocía el lugar.

Empezamos con una ensaladilla rusa muy rica servida con dos alcaparrones que le daban un sabor armónico seguida de una ensalada frio-caliente con una base de tomate y aguacate y una corona de puntillas muy fritas. Después de la ensaladilla, el contraste resultó inicialmente extraño, pero la ligereza del tomate hizo que nos cayera muy bien. De segundo tomamos atún de almadraba muy bueno decorado divinamente con unas flores azules, cuyo gusto y textura combinaban admirablemente con el pescado, y una pluma de ternera francamente espectacular. El acompañamiento, un puré de boniato con vinagre de tomillo, estaba de maravilla y quedamos encantados.

Los postres (deliciosa la torrija no frita) los acompañamos de Pedro Ximenez y Crema en lo que resultó una armonización exquisita y acabamos con un descafeinado muy rico y una entrañable charla con Paqui.

Un diez.

Antes de su traslado al barrio de Salamanca acudimos a conocer el sueño de todo amante (y aprendiz) de vinos generosos en Madrid, el restaurante PALO CORTADO, así como del inmenso (y generoso) trabajo de Paqui al frente de sala y de la elección de vinos durante toda la velada, incluida explicación detallada de las diferentes propuestas. Probamos:

• Manzanilla Gabriela de Viña Las Cañas – Pago Balbaina de San Lucar de Barrameda
• Fino Tradición de Bodegas Tradición
• Oloroso Sangre y Trabajadero
• Palo Cortado en rama Cruz Vieja
• Palo Cortado Regente

Todos excelentes. Con un servicio y atención de 10.

Para acompañar, disfrutamos de unas excelentes y cremosas “croquetas de puchero”; de dos diferentes “Tortillitas de camarones”, más gordas de la habitual (eso si, perfectas en la cocción), un correcto “jamón de bellota” (cortada como Dios manda); sinceramente de las mejores que he probado nunca; “Berenjena con miel de caña y salmorejo”, una propuesta que no me acabo de convencer; y como principal una excelente “Pluma ibérica laqueada con pare de boniato”. Para rematar “Quesos de Cádiz”.

Lugar de obligada visita en la capital, se echará de menos el local tradicional en pleno centro de Madrid, pero acudiremos encantados al nuevo local a disfrutar de la experiencia de los vinos generosos, con buena comida y mejor servicio.

Una experiencia inolvidable rodeado de manzanillas finos amontillados olorosos... buena comida y gente fantástica gracias David era un anfitrión digno de una taberna de este nivel

Un generoso, por favor. Eso es lo que hay que pedir cuando se entra por la puerta de esta taberna madrileña. El problema (¡¡bendito problema!!) para el novel en estos vinos es... ¿qué generoso? Finos, manzanillas, olorosos, amontillados, palos cortado... en gran cantidad y calidad. Una carta arrolladora y abrumadora. ¡Qué nervios...! ¿Qué elijo...? Si a mi me surge esta duda... pobre del que no tenga claro a lo que va. Comida cuidada, de buena calidad y bien elaborada. Creo que es un cumplido decir que la cocina acompaña, con elegancia y saber, a los vinos.

Comida para dos que iniciamos con un aperitivo, de parte de la casa, a base de unos suaves mejillones en escabeche y unos muy gruesos y tersos boquerones en vinagre. Disfrutamos de unas estupendas tortillitas de camarones (para mi las mejores de Madrid y en mi top 3 detrás de las de El Faro en Cádiz y las de Casa Balbino en Sanlúcar). Un bienmesabe de correctísima fritura, sin gota de aceite sobrante, bien crujiente por fuera y tierno en su interior. Unos chipirones dos texturas, frescos y muy gustosos, con un buen punto de plancha. Cerramos la comida con un rabo de toro deshuesado, sobre una loncha de berenjena y con un crujiente espolvoreado por encima que parecía ser un "torrezno", pero del bovino donante del rabo. Rico y fácil de comer.
Mi mujer remató la faena con un pionono y yo con un café.
Para "aclarar" la garganta:
.- 2 copas de manzanilla La Cigarrera, fresca, joven, alegre
.- 2 copas de manzanila pasada en rama Barbiana, adulta, elegante, digna. Clásico vino que nunca falla. Nunca debería faltar en la bodega.
.- 1 copa de palo cortado Almacenista de Lustau
.- 1 copa de palo cortado Bertola. Aquí mi mujer y yo no nos pusimos de acuerdo... a mi me gustaba más en nariz el Bertola y en boca el Almacenista y a ella, justo al revés. Eso es la magia de estos vinos.
.- 1 copa de Nectar de González Byass con el café, de parte de la casa.

Una grata experiencia. Sin duda volveremos. La próxima a disfrutar de la pequeña barra, en modo vino-tapa. Recomendable sin duda alguna.

Después de 15 meses, volvemos para seguir disfrutando de su oferta de vinos generosos. Nada ha cambiado. El servicio sigue siendo muy, pero que muy atento y desenfadado.

Nos sentamos en un par de taburetes junto a una mesita alta al lado de la barra, a pesar de que el comedor estaba prácticamente vacío (madre mía, siendo sábado noche y casi vacío).

Buena cestita de pan con regañás y picos que no cobraron esa noche (no sé si por descuido o no)

Cena-tapeo para 2 personas:

- Ración de "papas aliñás" con melva: No son las patatas aliñás que nos gustan; se trata de unas patatas algo "revenías" esa noche (textura harinosa) con una vinagreta por encima. Menos mal que los generosos filetes de melva en aceite mantuvieron el tipo.

- Ración de bienmesabe: Popular ración de cazón en adobo. Aunque los taquitos de pescado estaban algo blandos para nuestro gusto, el adobo y la fritura estaban perfectas.

- Ración de croquetas de la abuela Lali: Cinco unidades con el interior muy cremoso y con sabor intenso a los restos de matanza del cocido.

- Tiramisur: Una varsión gaditana del tiramisú italiano donde se sustituye el licor de amaretto por oloroso. Bien de sabor pero le faltó algo de cremosidad.

Y en cuanto a vinos, lo suyo es dedicarse a los generosos y esa noche tomamos:

- Dos copas de palo cortado: Península de Lustau

- Cuatro copas de palo cortado: Dos Cortados de Williams & Humbert

Las copas esta vez a buena temperatura y servidas con generosidad.

Con la cuenta, nos ofrecieron como atención de la casa dos PX Néctar de Gonzélez Byass.

Precio total: aprox. 65€ (inc. IVA y las seis copas de vino).

Nota: El precio por persona indicado es lo que estimo que costaría compartir entre dos tres raciones y un postre en este local con IVA y pan incluido y sin bebidas

Taberna sin pretensiones que se muestra tal cual es, destila honestidad y cercanía. Pero tras esta sencillez se esconde un tesoro, su fantástica carta de vinos generosos ¡por copas! Buena y amplia selección de todos los vinos de Jerez que hace que puedas probar verdaderas joyas a muy buen precio. Además esta oferta te permite hacer comparativas muy interesantes, pues permite probar diferentes vinos que, hayas probado o no, puedes enfrentar y probar.
Cocina andaluza con evidentes guiños a la zona de Cádiz que redondea la oferta gastronómica. Tomamos, como mero acompañamiento a los vinos, que es a lo que íbamos:

Tortillas de camarón.
Cazón en adobo.
Mollejas al oloroso.
Calamares.

Lo mejor, repito, la enorme oferta de vinos de la que dimos muy buena cuenta: Manzanilla AB, Fino Coquinero, Aurora y Amontillado Jalifa y Palo Cortado Obispo Gascón. La nota discordante, un Roger Coulon que nos sirvió para rebajar lo bebido.

Muy recomendable.

Poco más que añadir a los comentarios anteriores. Excelente lugar para deleitarse con los vinos generosos andaluces, muchísimos de ellos además se pueden disfrutar por copas lo cual aumenta las posibilidades, tanto de probar más cosas como de bebérselas (es complicado beberse una botella entera de amontillado u oloroso).

Además para el que no quiera o no le apetezcan vinos generosos tienen otros vinos también interesantes como Zárate Albariño o Viña Tondonia blanco (sorpredente encontrarse en Madrid este vino por copas y además a un precio bastante equilibrado:4 euros).

Para comer raciones sencillas pero sabrosas, algunas clásicas como el bienmesabe y otras más curiosas como una ensalada que comimos: tomate, aguacate, vinagreta de tinta de calamar y puntillas. Todo un acierto la combinación.

Trato excelente y bastante conocimiento. Además nos invitaron a una copa de Maestro Sierra PX.

Hay que volver.

Cena en esta bonita taberna en una de las zonas mas bonitas a la par de antiguas de la capi.Bien engalanada con tonos cálidos de ladrillo visto y maderas.
Mires por donde mires se te deleita la mente ya que anda todo forrado de multitud de botellas de generoso.
Es impresionante ver esa grandiosa carta de generosos y sin parar en eso la muy buena posibilidad de pedir todo por copas.
Aquí se viene a beber lo que se tiene que beber aunque sí no apetece,la carta no se cierra en banda y tienes también una oferta que sin ser inmensa si esta bien seleccionada en blancos,espumosos y tintos.
Empezamos abriendo boca con unas copas de Fino Coquinero y Manzanilla Pasada Barbiana que fueron bien con unos ricos Palos de Berenjena con px y azúcar moreno.

Continuamos con una rica fritura de Bienmesabe que empujo un poderoso Amontillado NPU y un equilibrado Amontillado Viña AB.

Seguimos con una tabla de chacinas de la sierra de Cádiz de buena calidad.Sorprendente la butifarra de hígado.
Para esta tabla Oloroso Sangre y Trabajadero más Palo Cortado Monteagudo que limpiaban la grasita como el mejor.

Rematamos la faena con una selección de quesos de la Sierra de Grazalema.Muy ricos.
Acompañamos este capítulo lácteo con un Médium de Elite y un Cream Solera 1847.

Ya andábamos de retirada,cuando Paqui nos ofreció para terminar dos Palos Cortado de Bodegas Lagar Blanco de Montilla.Complejos,salinos y muy adictivos.

Sin duda un sitio que tenía que haberse inventado antes.Una apuesta por la calidad y la pasión.
Habrá que volver en breve.

No será ésta la última visita a esta nueva taberna para seguir disfrutando de su excelente oferta de vinos generosos, acompañando alguna ración de su corta pero atractiva oferta de especialidades andaluzas. Nosotros nos quedamos sentados en un par de taburetes de la barra pues en principio solo íbamos de paso a tomar un par de vinos, aunque al final terminamos cenando, eso sí, muy informalmente.

Servicio muy atento por parte de dos camareros muy simpáticos.

Compartimos para dos:

- Cuatro bombas (conservas Beki): Una reinvención de los encurtidos pinchados en un palillo. Unas aceitunas gordal de buen tamaño rellenas de bonito en aceite junto a una tira de pimiento morrón y una guindilla dulce. Muy ricas aunque quizás le echamos en falta algo más de vinagre.

- Ración de carne mechada y chicharrones: Mucho mejor la carné mechada que los chicharrones al estilo de la bahía, bastante diferentes a los que solemos tomar en los madriles. Ambas aliñadas con un chorrito de aceite.

- Tabla de butifarras y morcillas gaditanas: No sabría con cuál quedarme. Realmente ricas cada una de las cuatro "pruebas", de grosor medio y presentadas sobre una tabla de pizarra, aunque destacaron la morcilla gaditana y el salchichón de Puerto Real.

- Piononos de Santa Fe: Dos tradicionales pastelillos granadinos que pusieron un buen colofón a la visita.

Carta muy ambiciosa en cuanto a vinos generosos, tanto por copas como por botellas. Una delicia para los que nos gusta este mundo. Tampoco desmerece su oferta de vinos tranquilos. Para disfrutar de esas viandas, pedimos cuatro copas de palo cortado Regente (Bodegas Sánchez Romate) y otras dos de un aún mejor palo cortado: Dos Cortados (Williams & Humbert). Se sirvieron en buenas copas (no catavinos) aunque un pelín subiditos de temperatura para mi gusto.

Precio total: 61€ (inc. IVA, pan a 1€ por persona y las seis copas de vino).

Nota: El precio por persona indicado es lo que estimo que costaría compartir entre dos unos encurtidos, un par de raciones y un postre en este local con IVA y pan incluido y sin bebidas.

Pequeño local situado en uno de los barrios con más encanto de la capital y en plena zona turística, de decoración rústica y sencilla y atmósfera agradable, mesas pequeñas pero no excesivamente juntas y ambiente tabernario clásico. Sábado a mediodía y solo dos mesas ocupadas, nos situamos en una mesa de cuatro y estamos muy cómodos. Al frente del local está Paqui, una compañera del mundo del vino que se ha lanzado a la hostelería con una propuesta que esperamos que triunfe, pues resulta única en su concepción.

Precisamente en esta semana comenzaba a trabajar el cocinero, así que la carta de platos consistía en raciones sin mucha complicación pero con buen producto al fin y al cabo, con las que conseguimos montarnos un menú de lo más apañadito:

Ensalada de tomate y ventresca (11€)
Croquetas variadas (9€)
Tabla de morcillas y butifarra gaditanas (12€)

  • Chicharrones y Carne Mechada

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar