Restaurante L'Alfabega en Valencia

Restaurante L'Alfabega

Datos de L'Alfabega
Precio Medio:
25 €
Valoración Media:
5.4 10
Servicio del vino:
4.5 10
Comida:
5.8 10
Entorno:
5.4 10
Calidad-precio:
6.1 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: L'Eixample
Dirección: Conde Altea 30
Código postal: 46005
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 10,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos y lunes

Teléfono


29 Opiniones de L'Alfabega

Fui a cenar con unos clientes y no voy a volver. La cocina es correcta, sin pretensiones, pero el servicio es una calamidad. En primer lugar, y a pesar de ir con reserva, nos sentaron en la peor de las cuatro o cinco mesas que tiene en el pasillo: la de al lado de la cocina. Imagino que primó su comodidad, no la nuestra. Era Martes y al abandonar el restaurante hacia las 23:00 sólo había entrado una pareja después de nosotros.
Pedimos el menú degustación y la camarera (que como vivo en la zona me han informado que es también encargada) nos dijo que eran muchos platos y llenaba bastante. A continuación, y sin haberle pedido su opinión, intentó convencernos de coger otro menú. Esto me causó cierta desconfianza, pues es bien raro que en el propio restaurante te desaconsejen este tipo de menú. Al preguntarle sobre el vino que entraba en el menú nos dijo: blanco, rosado o tinto. Nuestros intentos por obtener algo mas información no fueron más allá de la procedencia. Nos sirvió la botella abierta y empezada. De acuedo que entraba una copa por comensal ( éramos cuatro), pero fue un acto un poco rudo.
Cuando íbamos a empezar a cenar, uno de mis cliente no puede porque le faltaban los cubiertos. Esperamos un poco, pero a pesar de que sólo había dos mesas la encargada estuvo ausente la mayor parte del tiempo del comedor. Así que tuve que sacar mi cabeza por la cocina y reclamarlos. Obtuvimos los cubiertos, pero ni rastro de una disculpa. El servicio fue muy "desganado", ella estaba con mala cara y teníamos que preguntar si queríamos obtener alguna explicación sobre algún plato. Además, por poco nos quedamos sin postres! Fue necesario recordarle que estaban incluidos en el menú degustacion.
El café se nos sirvió "en plan boda". Es decir con el postre. Yo que soy muy cafetera y me gusta saborearlo (tiene buen café) me retiró la taza sin haber acabado. Reconozco que esto último nos provocó bastante risa. En realidad, todavía me la produce. Lo mas ridículo e incomprensible fue que al pagar no me devolvió el cambio de un euro y algo... En resumen: no se si esta señorita no tenia el día, si es que estaba ayudando en la cocina, o simplemente no es una buena profesional. Por lo que a mi se refiere, fui pensando que quedaría bien con mis clientes y confiada por los comentarios que leí en varias webs, así com la propia pagina web de Alfabega, dónde citan amigos y conocidos algunos restaurantes de renombre en Valencia (Riff, El ángel azul, Seu Xerea, Sangonereta, Albacar). Mi experiencia fue decepcionante. No sé que debe pasar el día que tengan el restaurante lleno. Un restaurante debería cuidar hasta el ultimo detalle, y por descontado el servicio y sus clientes.

Hace un par de jueves fuimos a cenar a este restaurante por recomendación de un amigo (que con amigos como éste... no hacen falta enemigos). La verdad es que nos sorpendió bastante que un jueves y con casi todos los restaurantes de Cánovas hasta la bandera estuviésemos solos en el local. Pedimos el menú Alfàbega para dos y nos encontramos con lo siguiente (adjunto traducción):

Sorbito de crema de “napicol” al curry. Vamos, puré de chirivías. Muy gracioso porque todos sabemos lo preciado de este manjar y su precio de mercado. ¿en serio cuela en un menú de 30 euritos por persona?
Ensalada de queso de la Sierra de Espadán con costrones de pan y vinagreta de tomates secos con pebrella. Ensalada novedosa donde las haya vamos. Lo que cualquiera puede encontrar en Mercadona sólo que a precio de El Corte Inglés, sección gourmet.
Terrina de foie con dulce de pétalos de rosa. Hubiera estado bien si la camarera no hubiese tenido tanta prisa por ventilarse la única mesa que había y nos hubiese dejado sin nuestra media tarrina. Arriba la profesionalidad del sector hostelero valenciano!
Espuma de alcachofas con su crujiente y virutas de jamón. Jamón que podría haber pasado por mojama si no llego a leerlo en el menú.

Segundos, optamos por:
Solomillo de ternera con cebolla caramelizada tierra de setas y jugo de carne al tomillo.
Magret de pato con cous-cous de parmesano y puré de melocotón y jenjibre
Para ser honestos, lo único justificable de todo el menú y el motivo de que no le de un 0 "patatero" a este restaurante que se queda corto en servicio y largo en relación calidad – precio.

Un postrecito y el vino que, como siempre cuatriplica su precio de venta en bodega o supermercado. Será el descorche, que va caro.

Todo por 70 euritos "de nada" y una camarera "encantadora" que nos dijo que no podíamos tomar café porque justo tenían la máquina estropeada (vaya, que justet... o sea que nos dejamos 35€/ persona y no nos podemos ni tomar un cortadito. Me encanta). Si fuera mi restaurante (y el de todos los con los que he consultado el tema) y con lo que cobran por menú movería Roma con Santiago por dar un café a mis clientes.
Una pena!

Cena de sábado, teniamos reserva para dos personas a las 22:45 h. Nos acomodaron en una mesa cerquita de la entrada, el espacio, en esta primera parte del restaurante correcto sín más, situación un tanto arrinconada. Óptamos por el menú Basílicum que se componía de lo siguiente:

entrantes a compartir:
Salmorejo, bien.
Ensalada de pipas y queso con vinagreta de membrillo, ensalada sencilla, correcta.
Hummus de garrofón con aceite de ajo, jamón y rosquilletas, hummus de sabor suave, bueno.
Morcilla con salpicón de lentejas a la naranja, simplemente correcto.
El pan y rosquilletas que acompañaban tanto el salmorejo como el hummus muy mejorables.

Los entrantes no estaban mal pero la salida de los platos fue excesivamente rápida, sin control en los tiempos, con lo que al final se convirtió en una acumulación de platos en la mesa que impedía poder dedicarle el tiempo adecuado a cada entrante, llegaron a coincidir hasta tres de los entrantes.

Como plato elegí los pastelitos crujientes de pescado y marisco con brotes frescos, más que pastelitos eran una especie de rollitos de primavera rellenos de pescado y marisco indeterminado (únicamente se distinguian las gambitas), no me gustó el sabor. El plato se acompañaba con arroz tipo rissoto poco destacado y algo pesado, comí sólo la mitad del plato.

Postre
Delicias de galleta con helado de café y caramelo de cerol, creo que lo más bueno de la cena.

Como pedimos el menú basílicum completo nos dieron a elegir entre cuatro vinos tintos, pedimos un ribera del duero, Auzau roble, flojito y falto de un poco de frio.

Para finalizar un café americano.

El menú basílicum tiene un precio de 19,90 + iva, si lo pides completo (aperitivos, agua, vino y café) 25 + iva, es decir 27 €. En nuestro caso fue el menú con el vino y un café, me quedé con la duda de saber que son los “aperitivos” y que me ofrecieran agua.

En resumen, si bien la comida no está mal (aunque el menú basílicum me pareció en general flojito) la mala gestión de tiempos a la hora de servir los platos generaron una acumulación que en nada favorecía la degustación tranquila y relajada de la comida. A mi parecer debería mejorar la atención y el mimo en el servicio para evitar que la experiencia gastronómica se reduzca a un amontonamiento de comida sin más.

Primera visita,ni lo conocia ni recordaba haber leido ningun comentario sobre el. Entramos de casualidad, en una zona saturada de restaurantes.

Quede gratamente sorprendido por la calidad de la cocina.Nos ofrecieron el menu a mediodia, el cual tiene una muy buena RCP.

Aperitivo,cortesia de la casa, de salmorejo con unas tostadas de pan.Muy rico.

Como entrantes, probamos "unes coquetes", venian a ser como la tipica coca valenciana de toda la vida de tomate, en forma de 2 mini pizzas, iba servida con un poco de rucula,parmesano y aceite.

En mi caso, elegí una mousse de alcachofa que llevaba crujiente de jamon y alcachofas en otra textura. Los 2 entrantes muy buenos.

Como plato principal tomamos los dos un excelente arroz del señoret. Muy buen sabor y producto,muchisima cantidad.Lo que me llamo la atención fue que de la bonita fuente donde nos lo sirvieron podiamos haber comido el doble de personas. En nuestro caso eramos dos y yo repeti todo por lo menos 3 veces. Lo mejor de la comida sin duda!!

Los postres tambien muy buenos.Uno era una base de una postre de vainilla, con un frutos rojos y nata.Y el otro era un bizcocho de platano sobre una salsa de chocolate blanco.

No tomamos vino,ni hojeamos la carta, que ibamos con prisa,y teniamos que trabajar despues de la comida.El precio es con una cerveza y 2 aguas.

Local de decoración correcta aunque en el rincón donde estabamos era poco atractivo. Pedimos el menú domingo (que anuncian en la web y en la carta a 16,90€ pero cobraron a 18,25€). Son tres entrantes, plato principal y un postre.

De primer entrante un buen salmorejo para untar en tostas (duras).
Luego una buena ensalada de la huerta, fresca.
A continuación, unas patatas asadas para mojar en all-i-oli o tomate frito. Estaban demasiado hechas y para mi gusto sobraba como plato por el exceso de comida que supone el menú.

Como plato principal un excelente arroz meloso de pollo, boletus y verduras, sabrosísimo y con una muy generosa ración, del que repetí tres veces. Muy conseguido y justificó la visita por sí solo.

Finalmente, de postre, un bol de fruta variada y preparada, que ya llevamos demasiados excesos navideños. Café solo bueno.

Un local con una buena cocina mediterránea de mercado y una buena alternativa a tener en cuenta en la zona de Canovas.

Cena para dos en un lugar agradable. Decoración moderna pero sin estridencias. Buena separación entre mesas. Todo muy correcto.

Como bienvenida nos sirvieron un salmorejo que estaba estupendo. El pan deja bastante que desear. A continuación pedimos una ensalada de queso de oveja del Alto Palancia, muchos ingredientes pero sin personalidad.

Como plato fuerte, un entrecot de buey con patatas a lo pobre. Fantástico! Lo sirven trinchado sobre una cama de patata, tierno y de sabor intenso. Encima llevaba unas tiras muy finas de yuca frita. Mi acompañante escogió una dorada con pasta fresca y verduras, muy bueno. Las presentación y la cantidad de los platos, excelente.

De postre compartimos un brownie de chocolate, creo recordar que lo llaman Tarta Marieta. Correcto.

Para beber 2 aguas. De aperitivo un vermouth Perucchi, servido con un hielo y rodaja de limón.

El precio total, 72 euros. Me llama la atención los casi 2 euros por cada servicio de pan, cuando es bastante bastante flojo.

Velada agradable. Casi todo estupendo, aunque algunos detalles por mejorar.

Almuerzo. Menú del medidía. Entrantes muy buenos. Los segundos muy correctos y bien cocinados. Los postres fallaron, aunque yo tengo el problema de que si no hay choocolate, no hay postre.

Sobre el local no puedo añadir nada que cambie las buenas definiciones que se han dado en los dos anteriores comentarios. Decoración sencilla, con influencia moderna, con tonos claros, sin nada que destaque, más que la barra que está en el medio de la sala y que no se que función tiene exactamente.
Ibamos con el menú de Valencia Cuina Oberta, por lo que no puedo opinar de la carta.
La de vinos efectivamente es escueta, pero encontrécosas interesante, por poco usuales. Pedí Barranc de l'Infern. Ya lo había probado y me siguió gustando.
Tomamos ensalada con queso de cabra, hummus de garrofón y tiras de calamar con habitas de entradas. De platos principaels pedimos solomillo de cerdocon setas y arroz del senyoret.
De postres fruta del tiempo, pastel de chocolate crujiente y bizcocho de almendra con helado de orchata. Todo bastante correcto, destacaría el arroz.
Creo que es un restaurante que necesita replantarse la cocina y saber a donde quiere ir. Si decide quedarse en uno más del montón o dar un paso adelante.
La relación calidad precio en este caso no es significativa ya que el menú era de Valencia Cuina Oberta con precio fijo.

http://www.ojoalplato.com/archives/2616

  • arroz del senyoret

  • calamares con habitas

  • hummus de garrofón

Local de decoración moderna, algo aséptico pero bien resuelto. Dos copas de vino blanco Sequiot servidos en copas Rona (2,70€) mientras ojeábamos una corta carta, que presenta diversas alternativas de menús. Optamos por el menú Basilicum (19,90€), consistente en 4 entrantes para compartir (sin opciones), un plato pricipal y un postre (a elegir entre dos opciones cada uno de ellos). Los entrantes sencillos pero abundantes y con buena materia prima: salmorejo, carpaccio de champiñones con queso, ensalada con frutos secos y humus con jamón. Pan que debería mejorar. De plato principal optamos por un salteado de rape con gambas y fettuccini, demasiado hecho pero sabroso. De postre queso con frutos rojos, correcto. Carta de vinos confeccionada con criterio económico, predominando vinos de la zona. Mestizaje (17,50€), servido en copas Rona. Café correcto (1,80€). Servicio mejorable.

Acudimos para probar un menú de tapas que junto con otro a 19 euros publicitan en la entrada del local. El local mantiene los tonos sencillos, blancos, que conocía de mi anterior visita. Es un local limpio y bien iluminado.
En cuanto al menú de tapas (15 euros que no incluyen bebidas ni IVA), este se compone de moje de Albacete, surtido de ibéricos (estas dos tapas lo más discreto de la cena), bolitas de bacalao con allioli, calamares con habitas, cazuela de huevos con patatas a lo pobre (la patata en nuestro caso estaba algo dura)y jamón, y brochetas morunas con salsa romescu. A partir de las croquetitas de bacalao, el nivel de la cena fue subiendo.
De vino pedimos un Finca Antigua, servido a la temperatura correcta, pero las copas (no me gustaron) las llenaban demasiado. A mejorar el pan. La atención es correcta y amable en todo momento.
Se trata, en definitiva, de una buena opción a un precio competitivo, aunque creo que tendrían que pulir algunos detalles.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar