Restaurante L'Alfabega en Valencia

Restaurante L'Alfabega

Datos de L'Alfabega
Precio Medio:
25 €
Valoración Media:
5.4 10
Servicio del vino:
4.5 10
Comida:
5.8 10
Entorno:
5.4 10
Calidad-precio:
6.1 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: L'Eixample
Dirección: Conde Altea 30
Código postal: 46005
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 10,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos y lunes

Teléfono


29 Opiniones de L'Alfabega

L'Alfábega me hace sentir viejo. Porque ya no me conformo con esa despreocupada jovialidad propia de los años mozos, en los que basta con la ilusión de lo bueno para disfrutar de una experiencia sensorial. En este momento demando también calidad en la materia prima, un buen vino, y un servicio profesional.
L'Alfabega es ese local que promete pero no llega de momento a alcanzar las expectativas de lo prometido. Se respira un ambiente fresco y juvenil, tanto en la estética como en el servicio, atento pero poco profesional.
El carpaccio de tomate totalmente insípido, la témpura de verduras vulgar, la carrillada de buey y setas EXCELENTE. La calidad de este plato es la causante de que mi valoración no sea tan baja como se merece el resto de los aspectos evaluados.
La relación calidad-precio no es buena, pues de tres platos y dos cervezas me cobraron 60€, lo cual no tiuene nada de fresco y juvenil.

Mediodía entre semana, menú (primero, segundo, postre, pan) 12,90 + bebida + IVA. Servicio normal, sí, ni impecable, ni dejado. Local bastante agradable, mantelería, cubertería y cristalería, bien también. A lo que importa: compartimos los platos de tres menús, con lo que probé 8 platos (3 primeros, 3 segundos y 2 postres: todo lo que tenían disponible). Sinceramente, estaba casi todo cojonudo. Por comentar algunos: una morcilla de Burgos con un toque extrañamente oriental sobresaliente, unos mejillones al vapor con buey de mar, perfectos. Un salmón con puré de patatas y salsa de frutos del bosque como hacía tiempo que no probaba en Valencia (fuera del Manga Sushi Bar). Un wok de pollo con unas verduritas en su punto justo. Un sorbete de sandía que sabía a sandía de verdad. ¡Y bien! Más flojas las endivias con queso de cabra, aún así buenas, y la típica tarta de manzana llena-estómagos. De hecho, cantidad de la comida casi excesiva.

A falta de probar de noche el degustación, mi veredicto es: cocina sin estridencias, sin lo que se suele entender por toques de autor, pero muy bien resuelta, y con detalles que, al menos, a mí me pillaron por sorpresa. Supongo que porque tenía las expectativas bajas.

Ah, y tiran muy bien la cerveza.

Veo por los comentarios anteriores, de hace 3 años, que no ha habido ninguna evolución. Restaurante excesivamente sencillo. Producto normalito, puntos de cocción poco acertados (atún seco, foie helado,..). El servicio cordial pero excesivamente apresurado (al menos el día de mi visita). Carta de vinos muy sencillita, con un servicio deficiente (botella abierta y plantada en la mesa sin más). Copas deficientes. Le salva el precio, pero un buen precio no lo es todo. Me pareció que faltaba más mimo por los detalles

Local tradicional con toques modernos en la decoración. Muy bueno el menú degustación aunque como dijo el camarero es "sorpresa", basado en la carta. Muy completo. Vino por copas coto de arcis. Con bebida a menos de 30 euros por persona. Interesante los cortes visuales con cortinas que dan intimidad a las mesas.Servicio ágil pero relajado y atento.

He estado varias veces en este restaurante,he probado su carta y su menú del día.Para mi gusto, creo que podrían esforzarse un poco más.Producto barato, que no malo, con poca y muy básica elaboración, eso sí, a precios baratos.Mejor RCP en carta que en menú del día, demasiado básico para lo que vale.El servicio es correcto y eficaz, sin florituras ni elementos sobrantes.

Restaurante acogedor, donde se ofrece una cocina mediterranea con ciertos toques creativos.
Se puede comer a la carta a muy buenos precios (los platos no superan los 14€) o con menú degustación a 24,5€. Optamos por éste último, formado por aperitivo, 3 entradas para compartir, pescado, carne y postre. Un menú bastante regular, en el que se cuida la elaboración y la presentación, pero en el que aunque no encontré ningún plato destacable. La comida la valoraría en 3.5, pero por las limitaciones en el sistema de puntuación, y teniendo en cuenta la excelente relación calidad-precio, redondeo a 4
El servicio es amable y rápido, muy rápido, los platos llegaron a la mesa sin apenas pausa.
Carta de vinos correcta y copas mejorables.
En mi opinión, una de las mejores opciones de la zona.

Visitado viernes mediodía. Me decidí por el menú. Muy corto (tan solo dos opciones para el primero y otras dos para el segundo). De primero, mousse de berenjena, muy correcto. De segundo, dorada a la espalda con salsa de almendras sobre un fondo de pasta (un pelín dura para mi gusto). También, muy, muy correcto. Sería de agradecer que cuidaran la inclusión de algún postre casero en el menú de mediodía, ya que la sóla presencia de fruta natural queda bastante pobre. También tendrían que cuidar algún detalle de mantelería (picos por el suelo, los colores pecan de aburridos...). Creo que volveré para probar la recomendación de la casa, el rissoto con foie, así como la carta de vinos. Eso sí, precios muy ajustados, y en general, un ambiente muy agradable.

Local sencillo y acogedor, distancia entre mesas adecuada y muy buena música.
Cocina mediterránea, sencilla, sin demasiadas complicaciones. Sin ser mala, no destacaría ningún plato, ninguna elaboración brillante.
La bodega no está mal, escueta pero bien elegida, tienen armario de conservación pero las copas podrían mejorar.

Repito, sin ser un mal restaurante, es monótono e insulso.

Esencialmente se trata de un restaurante de cocina mediterranea que apunta maneras, a pesar de que tampoco puede competir entre los grandes dada cierta irregularidad. Algunos platos son acertados mientras que otros muestran alguna carecia mas o menos notable, lo que provoca que el itinerario elegido (1º, 2º y postre) determine en exceso la satisfacción del comensal. En cualquier caso sus precios son moderados, por lo que tampoco se puede exigir más.
La carta de vinos es mejorable, al igual que su servicio, peca de conservadora.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar