A vueltas con las estrellas

1 respuesta
    #1
    Dani88

    A vueltas con las estrellas

    Buenas noches Veremer's! 

     

    Lo cierto es que hace unos años que me "aficioné" a esto del buen comer, a probar esas maravillas que veía por la TV y decir por mí mismo si realmente merece o no la pena pagar tales cantidades por comer/cenar en restaurante estrellado o no...

     

    Lo cierto es que a día de hoy he podido ir a diferentes restaurantes de Cataluña, 2 veces a Disfrutar (para mi el mejor), su nombre hace justicia a la experiencia. Celler de Can Roca y Dos Palillos y Lluerna.

    Pero hay que decir que he podido estar en otros no estrellados con un nivel más que bueno(otros no tanto) aunque sin llegar a esos niveles y también a precios más pagables. 

    Sirva ésto para dejar claro que NO tengo mucha idea sobre los criterios que siguen las grandes guías, pero me genera curiosidad la crítica hacia éstas, y si que es cierto que da la sensación de que para estrellar en tu cristal ese muñeco has de llevar cierta línea si eres un "Don Nadie" o ser un genio.

    Y me centro en 2 casos creo que conocidos para el público como lo son el cambio de estilo de Pepe Rodríguez en su Bohio llevándolo a un estilo más Michelin, cosa que en mi opinión es un error. Y luego el de Carlos Maldonado del cual se venía escuchando cierto run run, desde que reformó su Restaurante y lo transformó de nuevo en algo más al estilo de Michelin.

     

    También la revista The Best Restaurant "eliminó" a El celler de Can Roca y La Osteria Francescana de clasificación para llevarlos a una categoría superior, así como un Olimpo de los Dioses gastromicos dónde no existe competición.

     

    Soy consciente de que hay muchos intereses por medio, pero no obstante no acabo de entender la crítica y por qué se da. 

     

    #2
    Abreunvinito

    Re: A vueltas con las estrellas

    Yo creo que la guía Michelín con sus estrellas y sus otros premios (plato, bib gourmand, que son muy interesantes) tienen sus críticas como cualquier lista de premios, pero lo cierto es que los profesionales (casi todos) lo buscan y aspiran a estar en esas listas. Por algo será. También hay clientes que son coleccionistas de estrellas con lo que la pescadilla se muerde la cola: cliente, guía y chefs.

    En cuanto a la adjudicación de las estrellas pues aquí ya entran muchas cuestiones y sobre todo una que se olvida fácilmente y es que no deja de ser una guía de viajes y que por lo tanto para ella es más importante que haya una primera estrella en Guadalajara que una más en Barcelona, con lo que el nivel de exigencia no va a ser igual y además es más difícil destacar entre muchos candidatos en Barcelona y más fácil destacar entre muy pocos candidatos en Guadalajara, con lo que no es de extrañar que a veces nos sorprendan negativamente en una visita al restaurante estrella de Guadalajara y que al compararlo con el guay de la gran ciudad, no entendamos por qué la tiene uno y por qué no la tiene el otro.

    También hay un cierto castigo hacia la cocina, digamos clásica, en detrimento de la cocina creativa, quedándose a veces más en valorar la estética que el fondo.

    Y luego que para gustos, los colores.

    Saludos

    el mejor vino es el que se comparte www.abreunvinito.es @abreunvinito

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar