Entrevista a Lluís Llach sobre el mundo del vino

9 respuestas
    #2
    Mayol
    en respuesta a Cresfontes

    Re: Entrevista a Lluís Llach sobre el mundo del vino

    Ver mensaje de Cresfontes

    Hola,

    En la web de Vinos de España (Wines from Spain) del ICEX, se publicó una entrevista en el año 2006, que todavía daba conciertos y anunciaba su retirada para dedicarse a su bodega:

    http://www.winesfromspain.com/icex/cda/controller/pageGen/0,3346,1559872_6763343_6784500_523920,00.html

    Esta entrevista fue realizada por Luis García Hidalgo y Yolanda Serrano, en Madrid en el hotel donde se alojaba.

    Un saludo.
    Mayol

    #6
    Germans Ibor
    en respuesta a Vconan

    Re: Entrevista a Lluís Llach sobre el mundo del vino

    Ver mensaje de Vconan

    Vall-Llach: el agua que tumbó la tortilla en Porrera

    Entrevista a Lluís Llach, Porrera 05-02-08

    Lluis Llach nos recibió con una sonrisa ancha y sincera. ¿Dónde quiere hacer la entrevista?, Nos preguntó. Casi no nos dio tiempo de contestar. -Anda, ayúdame a cargar unas sillas en el coche, haremos la entrevista al "tros (pedazo)", así veréis las viñas de cerca. Subimos por un camino estrecho y empinado, casi huyendo del mundo, charlando y mirando el paisaje árido. Y allí en medio del camino, buscados de montañas y cepas pequeñas pegadas al suelo, plantamos las sillas y empezó la conversación.

    •Hay quien desconfía, hay quien desconoce qué ha pasado en el Priorat en los últimos años. ¿Como ha llegado a la situación actual?
    Muchos piensan lo contrario, pero esta ha sido siempre una región de gran calidad vinícola, incluso desde los siglos XVIII y XIX. Al llegar la filoxera se perdieron las bodegas, el campesino empezó a hacer mosto con Garnacha y Cariñena para dar cuerpo y volumen a los grandes vinos europeos, perdiéndose la cultura de hacer vino. Al inicio de los años 90 con los cuatro de Gratallops, comienza el cambio en el Priorat, pidiendo al campesino unos niveles de calidad altos. Con la modestia que sea necesaria pienso que Josep Lluis Pérez, Enric Costa y yo, con nuestra empresa Cims de Porrera y la Cooperativa de Porrera, procuramos que los beneficios del vino llegaran al campesino. De 40 pts, en tres o cuatro años llegamos a 600 pts el kilo. Sólo se pidió a cambio que se tuvieran en cuenta axiomas de calidad imprescindibles para asegurar el futuro de la DO.

    •Parece difícil ...
    Pídele a un payés, después de un año trepando por estos costeros, que cuando llegue el momento de la vendimia lance uva, es un acto de sadismo. Además, aquí pasar de 800 gr por cepa ya es un escándalo. Pero al llegar el momento del pago extraordinario de la uva, se pudo empezar a hacer creer que si el Priorat quiere tener un lugar en el mundo, será sólo bajo la condición de la calidad.

    •¿Y se ha logrado del todo a estas alturas?
    Casi del todo. Lo más importante era que el triunfo del Priorat llegara a prioratinos, y las ganancias por los agricultores se multiplicaron por doce. Además el Priorat tiene ahora un lugar importante y reconocido en el mundo del vino.

    •¿Y a vosotros que os ha hecho el vino?
    Con todo el respeto por la gente, muy buena, que hay en la bodega y la que ha pasado en estos 10 años, por nuestra mentalidad nuestro enólogo principal se llama Priorat, ya que hemos hecho siempre un vino de territorio.

    •¿Cómo fué que viniste a parar aquí?
    Desde los 5 años yo venía todos los tiempos de vacaciones aquí. Mi padre era ampurdanés, mi madre de Porrera, tenía una casa solariega y siempre venía con ella. Por una serie de circunstancias me la dejó a mí.

    •¿Y ha sido por eso que viniste a hacer vino en el Priorat?
    No, el Celler Vall Llach sale de un aguacero.

    •¿???¡!
    Es así, qué quieres que te diga! Yo vine aquí para relajarme, acababa de hacer "Un pont de mar blava (Un puente de mar azul)", con Miquel Martí y Poli su mujer que me acompañan siempre, y en aquellos momentos tenía un problema de salud; venía a encontrar serenidad, soledad y reflexión. Veíamos que a pesar de llevar el Priorat 60 años en una depresión absoluta, la gente no se iba, que adoraban todo aquello, inclinaban bien el cuerpo para subir estas montañas, y se quedaban aún sabiendo que pegaban su vida dentro de una gestión de pobreza, quizás como esta viña que lleva cien años haciendo lo mismo, era de Carmen Bargalló, que venía caminando una hora y media desde el pueblo cada día. Cuando de grande ya no podía subir la ladera iba por el camino hasta arriba y bajaba arrastrando el culo y parándose al lado de cada cepa para podarlo. Por eso Porrera era diferente: desestructuración social, orográfica, la soledad de los pueblos, el abandono del poder ... Y claro, vengo aquí, me instalo, y que bien que estoy, que bien que estoy ... Y un día San Pedro mea se inunda todo, Octubre del 94! Y mientras el ayuntamiento intentaba ver el alcance del desastre, hicimos la sede social en café Antiguo del pueblo y desde allí nos organizábamos para hacer las cosas del día a día ... Nos sentíamos unidos para rehacer el término destrozado, tanto que vino voluntariado internacional a ayudarnos.

    •¿El vino fue una de las formas de colaborar?
    Bueno, los 350-400 que estábamos, yo era el único que no dependía de la tierra, ni del pueblo, tenía medios para moverme, invité la prensa, conciertos ... Y además hice memoria de dos amigos campesinos que no ejercían, y les dije de empezar aquí con la viña, por qué con ello ayudábamos más aún, abríamos otra fuente de ingresos. Plantamos 4000 cepas en una finca que se llama La Pecera, y me apasioné más por la aventura humana que por el vino: para el que yo todavía era abstemio. Un año después hicimos el Celler Vall Llach, nos encontramos con un potencial inmenso, y la prensa de fuera nos puso muy bien, también el Señor Parker. Vinieron importadores y dijeron que el Vall-Llach, por menos de 4500 pts no lo podían vender. Al final no hay secretos, si las cosas se hacen bien, detrás de un gran vino está la tierra, y el Priorat es excepcional, tanto que da al vino una personalidad única, tanto que nos ha permitido desmentir muchos que decían que éramos una moda.

    •¿Y esto se hace con Garnacha y Cariñena?
    Y syrah y merlot y cabernet, que son muy diferentes pasados por esta tierra. Y si no te dejas llevar por la prisa, este valle en verano es más fresco por la marinada, y esto nos retrasa la maduración quince días y la hace más completa.

    •¿Qué tipo de cultivo hacéis aquí?
    El clima, muy solado pero frío y seco en invierno, hace una limpieza de poluciones importante: podríamos decir que hacemos una agricultura casi ecológica. Aquí abonamos muy poco, cuando llueve el agua corre cuesta abajo mientras la viña chupan todo lo que pueden, el aire corre entre las cepas y los mantiene secos y limpios. Además, la viña es un poco sado-maso, no quiere que le ayuden sino que la azoten, y cuando peor lo pasa menos produce pero mejor, por lo que las condiciones del Priorat son perfectos para ella.

    •Cambiando de tema, ¿qué opinas de que del vino tranquilo que se consume en Cataluña sólo un 30% sea catalán?
    Catalunya siempre ha sufrido una falta de autoestima crónica hacia su propia creatividad. Y aunque ahora nos podría ayudar con este fenómeno, el Celler Vall-Llach rehuimos la etiqueta de vino de artista, el motivo es que debe poder defenderse por sí mismo. Estoy orgulloso de la reacción del mercado exterior, un 35% va a Estados Unidos, otro 30-35% en Alemania, Italia, Suiza y Austria, un 10% va a parar a otros países. Un 20-25% es lo que queda por el estado español, pero sólo un 10% se queda en Cataluña. Y todo ello, en Barcelona se vende un 4 o 5%, y ello teniendo un distribuidor que cree, no me preguntes por qué. Vienen periodistas de Madrid, de Valencia, de Alemania ... de Barcelona sois casi los primeros que venís. Mientras en Barcelona decían que éramos una moda, el resto del mundo nos venía a conocer. No lo entiendo, por qué podrían haber subido al carro y crecer al mismo tiempo y en todas partes con el vino del Priorat.

    •Quizá porque todavía piensan en el vino de garrafa de 200 pesetas litro de hace 30 años ...
    Hombre, no puede ser, por qué son profesionales que lo conocen perfectamente y algunos de ellos tienen intereses, incluso.
    •¿Se podría hacer algo a los medios para que se valore más el Priorat en Cataluña?
    No. Este pensamiento forma parte de nuestra "pequeña cultura - pequeña", a parte de muchas otras cosas que no vienen al caso ahora.

    •¿Se ha perdido el hábito de beber vino también?
    Quizás. Pero en Cataluña es grande el esfuerzo por producir calidad con respeto y honestidad dentro de un amplio abanico económico, por ejemplo el vino que hacen al Montsant que es fantástico. Es posible que nos hayamos animado demasiado, que el mercado tenga que hacer una regulación, etc ... Esto es otra cuestión, pero hay respeto por el trabajo cuando está bien hecho.

    •Lo que dices parece tener una coherencia incluso un poco trascendente ...
    Bueno, mi gran placer es trabajar para aunar todos los factores con rigor, incluso el azar, pero estando seguros de que nosotros lo hacemos lo mejor posible para producir la mejor expresión de cada añada. Si lo hemos podido hacer por qué somos cantantes y notarios, no lo sé, pero lo hemos hecho ... Consideramos el Vall-Llach un objeto de degustación por sí mismo. Es la niña mimada de la casa, donde ponemos lo mejor de cada proceso que interviene en su elaboración; lo hacemos con uvas de las viñas más viejas, propiedades de la bodega, con productividades ridículas. El Idus viene de las mejores cepas viejas de los campesinos que nos lo llevan cada año. La mezcla, casi el mismo, pero fijaos cómo el vino que hacemos con la mejor calidad de la uva propia vale el doble que el vino que hacemos con uva excelente de viticultores de nuestra confianza, el rigor en la calidad se transporta el rendimiento económico, porque que crea un valor añadido muy apreciado. Que el Celler Vall-Llach esté considerado como uno de los mejores del Priorat - me parece que ya lo podemos decir – se explica por qué no tenemos ningún secreto, porque somos las recetas de la abuela: si haces lo que se debe de hacer, el Priorat saldrá dentro de cada botella.

    Salut!

    #8
    Mayol

    Re: Entrevista a Lluís Llach sobre el mundo del vino

    Lo dicho, la primera entrevista se publicó en Wines from Spain en 2006:

    Lluís Llach, un artista fascinado por el vino
    02/12/2006

    “Al catar pienso en una orquesta sinfónica y los vinos del Priorat son las violas y violoncelos, los tonos medios-bajos”
    El cantautor catalán Lluís Llach ha anunciado que después de 40 años sobre los escenarios se retira. Quiere administrar de otra manera la siguiente etapa de su vida.
    A lo que no piensa renunciar, por el momento, es a su bodega, situada en Porrera, en plena comarca del Priorat y a sus vinos: ‘Vall Llach’, ‘Idus’ y ‘Embruix’. “Estoy fascinado precisamente por la aventura humana que hay en el vino, me topé con un mundo que cambió mi planificación vital”, afirma el cantante de Verges.
    Lluís Llach llegó a Porrera, a comienzos de los años noventa. Su madre era de allí y a su muerte le dejó una casa y unas tierras. Su objetivo era descansar, observar el mundo desde la serenidad y componer. Nada más lejos de la realidad “nunca he trabajado tanto como desde que llegué a Porrera”, afirma Llach que se encontró con una zona muy deprimida y decidió poner su granito de arena. “Sabía lo que estaba pasando en ese momento en Gratallops, en donde René Barbier, Josep Lluís Pérez, Álvaro Palacios y Carles Pastrana intentaban hacer una nueva línea de vinos a partir del cultivo tradicional pero aplicando nuevas tecnologías; sabía también que aquella era una comarca vinícola desde tiempos de los romanos, así que planté 4.000 cepas”.
    Así fue como Lluís Llach, un abstemio ampurdanés, comenzó su aventura vitivinícola en el Priorat. “Yo no bebía porque no le encontraba el gusto, la gracia, pero cuando empecé a catar fui descubriendo todo lo que hay ahí, y que eso de los terciopelos y demás era verdad”. En aquel momento fue cuando convenció a su amigo Enric Costa, notario de profesión, para que entrara en el proyecto, y a principios de los años 90 crearon Celler Vall Llach.
    Ambos venían de mundos ajenos al vino, pero esta situación, más que una traba supuso un desafío que se convirtió en una obsesión por la calidad y el cuidado exhaustivo. “Nuestra llegada desde el exterior nos ha permitido un rigor poco usual. Si lo hacíamos, queríamos hacerlo bien. Si hay que tirar un porcentaje de uva, se tira y, sobre todo, hay que observar y dejar que la tierra hable”, explica Llach convencido de que la zona de el Priorat debe destacar por la calidad de sus vinos, ya que no cuenta con cantidad.
    Celler Vall LLach tiene en propiedad una selección de fincas viejas, los llamados “trossos”, viñas de entre 60 y 90 años de las variedades Cariñena y Garnacha, que complementa con uva comprada entre las fincas escogidas por su calidad entre las más antiguas y famosas del término de Porrera y Torroja. Por otro lado, con la finalidad de perfilar aún más la complejidad de sus vinos, la bodega plantó en los años noventa un conjunto de fincas con las variedades Merlot, Cabernet Sauvignon y Syrah.
    Con estos mostos, la bodega elabora tres etiquetas distintas. ‘Vall Llach’ es un vino profundo y estructurado con armonía y un carácter que seduce y sorprende. Es un vino para una degustación serena, para saborearlo con placer. Por su parte, ‘Idus’ sorprende por sus tonos minerales, que le aportan las viejas Cariñenas de los “trossos”, equilibrado con el ensamblaje con otras variedades como Merlot, Syrah y Cabernet Sauvignon. Es, según LLach, el más Priorat, “un vino hecho como siempre se ha trabajado aquí”, en el que se entremezclan el esfuerzo del cultivo durísimo y el goce de unos resultados únicos. Por último, ‘Embruix’ se elabora mayoritariamente a partir del mosto de las plantaciones jóvenes (6, 7 y 8 años), aunque es un vino capaz de complejidades gustativas y olfativas potentes.
    “Con el vino de El Priorat uno puede enamorarse o disgustarse. Es un vino que necesita cierta atención y comprensión, pero esto es lo que le hace grande, aunque, evidentemente, estás fuera de las modas, pero a cambio gozas de una cierta exclusividad”, revela Llach que es quien decide personalmente la fecha de comienzo de la vendimia.
    Este mimo que pone Lluís Llach en sus vinos parece estar convenciendo a los críticos internacionales ya que Vall Llach 2001 ha sido considerado en la última Wine Experience, organizada por la revista Wine Spectator, como una de las diez superestrellas españolas.
    Por último, Lluís Llach nos desvela su método a la hora de catar sus vinos. “Como cada maestrillo…yo al catar pienso en una orquesta sinfónica, y lo que destaco de los vinos del Priorat son las violas y violoncelos, los tonos medio-bajos que se notan debajo del diafragma”.

    Un saludo.
    Mayol

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar