Nunca es tarde si la dicha es buena

11 respuestas
    #1
    Gemma Peyro

    Nunca es tarde si la dicha es buena

    "Nunca es tarde si la dicha es buena" Dice el refranero español. La otra noche abrí un vino, La Nieta 2011, a mí sencillamente me encantó. Creo que más que por el vino en sí fue el motivo por el que lo abrí. He leído que algunos foreros también han probado esta añada y entre ellos coincidían en que percibían aromas distintos o no "tan buenos" como en otras botellas y/o añadas. Pese a eso, el vino sigue teniendo su público, claro, porque el vino está muy bien hecho.

    Lo bueno de que ocurran estas cosas (diferentes opiniones) me deja cada vez más claro lo importante que es cómo se siente uno cuando prueba un vino ya que los sentimientos y el estado de ánimo entran de lleno en la cata del vino. Y amigos, ya no se es tan imparcial. La objetividad pierde fuerza. Me encanta catar (siempre a ciegas) y aprender pero esto es otro cantar. Me recuerda a que Jordi Melendo siempre dice que el mejor champangne que ha tomado fue uno que bebió a los pies de una cepa mientras conmemoraba algo muy personal. "¿Era el mejor champagne del mundo le pregunté?"  "¿Qué champagne era?" Él dijo: "Eso es lo de menos, no era un gran champagne pero para mí, sin duda, lo fue". 

    ¿No os ha pasado esto nunca? ¿Qué vinos habéis tomado que os han hecho vibrar y, sin embargo, no eran grandísimas añadas? Esos vinos/esos momentos no se olvidan fácilmente.  

    #3
    Swinsword
    en respuesta a Gemma Peyro

    Re: Nunca es tarde si la dicha es buena

    Ver mensaje de Gemma Peyro

    Como no sé si la añada era grande o no, me disculpo de antemano, pero vibré con un 12 Volts 2012, la primera vez que probaba un vino de Mallorca.

    Aún recuerdo que fue el que me impulsó a escribir en Verema, estando mi mujer embarazada.

     

    Un saludo!

    Una barrica de vino puede realizar más milagros que una iglesia llena de santos

    #4
    Josep_Gallego
    en respuesta a Gemma Peyro

    Re: Nunca es tarde si la dicha es buena

    Ver mensaje de Gemma Peyro

    De todos modos hay vinos que aunque la añada no sea muy buena garantizan placer, aunque como bien dices hay ocasiones en las que todo sabe fantástico. Recuerdo tras un tratamiento médico hace algunos años haber estado diez días sin poder probar el vino. Es difícil de explicar la felicidad que me produjo, cuando por fin pude volver a tomarlo, la primera copa de una botella de Baltasar Gracian, una buena garnacha de Calatayud que siempre me gustó pero que aquel día pareció ser el mejor vino del mundo. 

    #5
    Swinsword
    en respuesta a Josep_Gallego

    Re: Nunca es tarde si la dicha es buena

    Ver mensaje de Josep_Gallego

    Es que cuando llevas un tiempo que no bebes vino "por imposición", esa primera copa, si es de un vino "amable" como ese Baltasar Gracián, sabe al sudor de Dios. Como cuando no puedes comer jamón, que a mi mujer después del embarazo, volvió a probarlo de una paletilla normalita que teníamos y me dijo que ni bellota ni nada, que ese era el mejor jamón del mundo, jajajajaja.

    Una barrica de vino puede realizar más milagros que una iglesia llena de santos

    #10
    Tomas Elías González
    en respuesta a Swinsword

    Re: Nunca es tarde si la dicha es buena

    Ver mensaje de Swinsword

    Vaya que sí.

    Me encantan sus historias.

    Yo recuerdo algunos vinos memorables, aunque ya siquiera sé sus nombres. El último que tomé, sin ir más lejos, antes de volver a mi tierra, con los amigos que hice acá, y que pensé que ya no volvería a ver en la vida toda.

    Y que cosas tiene la vida, años después regresé a esta tierra y me encontré con todos. Y el vino me supo a vida otra vez.

    Saludos, amigos.

    Tomás Elías González Benítez.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar