Vino Weinrieder Eiswine Riesling Schneiderberg 2003: Tiene una planta excepcional y un destacable equilibrio.


Amarillo brillante de aspecto denso y con destellos ambarinos. Tiene una nariz intensa, muy bien definida, con profundidad y volumen. Aparecen notas de piel de naranja escarchada, ciertos recuerdos a fruta tropical, un toque de petróleo, notas de miel y limón y dulces recuerdos a flores blancas (jazmín, azahar,...). En boca tiene muy buena entrada, resulta untuoso, con una excelente acidez que se equilibra con el dulzor, un toque amargoso, amplio y sabroso. Tiene notable estructura. Tiene una planta excepcional y un destacable equilibrio.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar