Picea 650 2004
Vino Picea 650 2004
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
13,50%
Varietales:
95% tempranillo y 5% mazuelo
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.31
/
97
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,4
Opiniones de Picea 650
OPINIONES
5

Hace más de un año que no he vuelto a catar un vino de los que emocionan, un vino con enormes sensaciones que lo expresan a través de su fase olfativa y gustativa.

Desde un inicio empieza el festival de aromas frutales -mora, ciruela- con apuntes de pan de higo, siempre acompañado por una exquisita puesta de largo de sus barricas, nobles y de calidad. Taninos maduros y una hermosa textura, nos hacen más que disfrutar...

Raíces de clausura, clara vocación fronteriza e innegables alusiones medievales: VIÑEDOS DEL TERNERO. Su singularidad queda vivamente reflejada en este tinto diseñado y elaborado según la peculiaridad del entorno.

Una Bodega que deposita su confianza en unos viñedos que surgen de la nada, entre castaños y pinsapos; nadie diría que está allí.
En cuanto llegas, te sumerges en su ambiente, su propio mundo. Te atrapa. No existe nada más. Es el tiempo del vino y la vid.
Se revela todo “de una vez”. Se regresa obligado. Un gran desconocido, que no busca más que ser descubierto.

Y esto sencillamente es mi única intención, mostrar lo descubierto en este vino que hace unos años desde AkataVinos se anunció su grandeza y que hoy día gracias a los 90 de Parker, 93 de Simple Wines (Moscú, Oro en Mónaco 2009), 92 de Wine & Spirits, y 98 de Mario_Cavaradossi han confirmado su calidad. Ahora lo descubrimos para taninotanino vinos inteligentes.

Cuidada y personal presentación que encierra un tinto Riojano con Alma de Ribera, un vino que muestra la pausa y soledad de sus viñedos a 650 metros.

Visual que nos desvela y prepara para su disfrute, picota amoratado denso y cubierto con ribete aún de ligeras tonalidades violáceos que expresan su juventud. Sus aromas lo sitúan en las alturas, entre los más grandes. Explosión frutal que se muestra como un río de enorme caudal, cargado de complejidad, acidez, estructura y volumen junto a unos taninos poderosos maduros y dulces. La fruta negra vestido en tarro de confituras, nos recuerda a una fría noche de invierno donde el aroma de castañas asados nos sugieren irremediablemente su compra/em>, bien arropado por especias dulces y notas cítricas de cardamomo y cilantro, junto apuntes de cafetales que concuerdan con su leve amargor final. Una añada que romperá barreras en Viñedos del Ternero.

Botella 7068. Gracias a APacheco por descubrirme este vino y por su apuesta, al final como simpre llevabas razón...

El vino parte con una excelente presentación, con una botella de hombros anchos, de tonalidades sencillas, blancas y grises, que le dan elegancia al continente. Además, la botella viene enclaustrada en una preciosa caja, a modo de primoroso cofre con las mismas tintas, anagramas e imaginería de la botella. La picea, esa conífera de la familia de las pináceas, tan apreciada en la fabricación de violines y guitarras, se convierte en el emblema referencial de la bodega y de este impresionante vino riojano sin parangón. Corcho de muy alta calidad, flexible, de buena longitud, fino y poco poroso, del que aparece solo maculado con tonalidades casi negras, tras el descorche, su plano inferior.

El vino presenta una visual de tonos granate, de capa medida-alta, con algo más de extracción antociánica que otros referentes en la zona. Menisco degradado. De lágrima muy fina, no tintada. A pesar de no ser muy luminoso, tiene esas tonalidades tranquilas, reposadas, que recuerdan a un paisaje de otoño y que invitan a la contemplación sosegada.

En nariz, es todo un espectáculo. Emocionante, desde que uno se asoma con delicadeza a la inmensidad de su paisaje, lleno de frutas rojas bien maduras, de cerezas picotas negras y jugosas, refrescantes y dulces, envueltas en sugerentes notas especiadas, de vainillas y especias muy sutiles, casi pinceladas, respetuosas en todo momento con la esencia más primaria que proviene del viñedo. Unos balsámicos envolventes surgen en todo momento para dar volumen e intensidad al vino, para transportar con frescura el abanico de aromas, complejo y profundo, que emana de la copa. A la fruta roja bien madura, siempre en primer plano, se unen notas de naranja confitada, de cítricos muy maduros. Recuerdos de hierbas aromáticas, de tallo de espliego, de regaliz, de flores de monte mediterráneo. Muy fino, sutil, elegante, extraordinariamente equilibrado y armonioso. En evolución, la maderas se atreven con notitas algo más tostadas, de azúcar quemado, pero siempre guardando las formas de una excelente fruta que destaca sobremanera en la complejidad, primorosa, del conjunto. Y todo ello, con el plus añadido de resultar un vino respetuoso con la tipicidad: desde el primer momento hay evidencias más que notables de su origen, de su terruño riojano, identificables sin duda en unas notas de cerezas y finos cueros que delatan, para nuestro disfrute, su procedencia.

En boca, destaca de nuevo por su finura, su elegancia. Frutal, con notas francas de cerezas maduras y frescas. Los taninos están completamente limados y afinados: le dan estructura y algo de volumen al vino, pero haciéndolo a la vez ligero en el paso, suave, fino, sedoso como un guante, elegante una vez más. Equilibrado. Exquisitamente minieral, con esas notas salinas que lo hacen tan interesante y le sirven de contrapunto afinado a una cierta golosidad que lo hace muy apetecible. De longitud media, deja recuerdos especiados y frutales. La retronasal reproduce todas la sensaciones de la nariz, en un derroche de aromas finos y profundos de los que cuesta trabajo desprenderse.

Está en un momento excepcional. Lo que en estos momentos me he encontrado en la botella se me antoja difícilmente superable. No puedo aventurar su evolución futura. Quién puede saberlo... Sólo puedo decir que, ahora mismo, es más que una delicia.

En definitiva, uno de esos pocos ejemplos de vinos de los que uno puede decir, a ciencia cierta, que emocionan. La emoción es una experiencia subjetiva, personal e intransferible, tan primitiva que resulta difícil de esconder, falsear, o vestir con disfraces artificiales. Este vino, este Picea 650, ha conseguido lo que muy pocos vinos, emocionarme y transmitirme infinitas sensaciones y recuerdos. Qué más se le puede pedir a un vino. Quizás las palabras, aunque he escrito muchas, sobraban todas.

Visual cereza picota muy intenso con ribete de tonos granatosos,excelente color.Lágrima de media densidad.En nariz destaca su profundidad,aromas de fruta negra madura,especiado(canela,vainilla),notas tostadas perfectamante ensambladas,café aromático.En boca es graso,casi masticable,sin aristas y con estupendo final donde las notas torrefactadas hacen su especial aparición.
Sorprendente este Picea 650 al que habrá que seguir su evolución en sucesivas añadas.El que tenga alguna botella podrá guardarla un tiempo ya que a mi parecer tiene bastantes connotaciones de guarda.

En copa presentó color cereza picota de capa alta con borde granate oscuro y se mostró denso, diciéndonos que el verano toca a su fin y llega una gran época de tintos.
En nariz denota ligeros ahumados, buenos tostados. Presencia de chocolate negro y de moras y de ciruelas maduras acompañadas de vainilla y un claro torrefacto casi caramelo de toffe, e incluso de fondo un ligero especiado. Gran nariz.
En boca los taninos están integrados, con buenos tostados de la madera, se muestra cremoso, largo, denso, sabroso y la fruta madura está presente de nuevo pero más comedida que en nariz. Con el tiempo surgen cerezas.
La nariz me recordó al viñedo, me llevó a otros tiempos en los que tenía más contacto con la naturaleza, y con los minutos sumó notas cremosas e incluso algún lácteo a las comentadas anteriormente.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar