Reichsgraf von Kesselstatt Schazhofberguer Kabinett 2002

Vino Reichsgraf von Kesselstatt Schazhofberguer Kabinett 2002

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
8,9
Calidad-precio:
8,5

Bodega: Reichsgraf von Kesselstatt
D.O./Zona: Mosel
País: Alemania
Tipo de vino: Blanco
Graduación (vol): 8,00%
Varietales: Rielsing
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Varietales: Rielsing

6 Opiniones de Reichsgraf von Kesselstatt Schazhofberguer Kabinett

Amarillo verdoso con carbónico.
Aroma potente, cítricos, limón y flores.
Boca consistente, se nota carbónico, ligeramente amargo, muy expresivo muy cítrico y floral, redondo y equilibrado con gran persistencia. Un final muy largo.

Cada vez está mejor, gran vino.

Dorado limpio y brillante.
En nariz es intenso, petrolea un poco en el inicio pero va cambiando con el aire y abriendo en flor seca, frutas blancas maduras, un cierto fondo mineral y de especias, cítricos en confitura y balsámicos. Buen balance entre juventud y madurez.
En boca es limpio y ligero, mantiene una fresca acidez y resulta siempre equilibrado, porque igualmente nos transmite su carácter ligeramente graso. Vino muy sabroso y de final largo y persistente, que nos deja recuerdos de piel cítrica, frutas de hueso y tonos minerales. Se bebe peligrosamente bien.
Un magnífico Kabinett que a sus casi 10 años se encuentra en un perfecto momento de forma, siendo un vino a partes fresco y a partes maduro, no quizá para guardar 10 años más pero sí muy disfrutable ahora. Uno de esos vinos de los que resulta imposible cansarse. Unos 20 euros, magnífica RCP.

Amarillo muy clarito.

Este vino de un enorme pago con 6 añitos ya se muestra disfrutable aunque quizás algo tímido. Aireado en decantador durante algo más de media hora quizás hubiera necesitado algo más.

Cítricos, albaricoque y fondo de hidrocarburos.

Acidez muy buena y dulzor leve pero gustoso.

Amarillo pajizo, al decantarlo parecía tener restos de carbonico, aunque luego en boca no se lo noté.
Buena nariz, que comienza con ese olor a gasolina tan característico de esta viña, poco a poco asoman notas de pomelo y florales, siempre manteniendo una firme mineralidad.
En boca muy rico, buen equilibrio entre la acidez y el azucar residual, mineral y cítrico, ideal para estas noches de verano. Buen final suficientemente largo.
Por cierto, maridaje muy bueno con unos arenques ahumados.

Ya sé que acudir a una gasolinera cuesta casi un riñón a los precios que oscilan los carburantes hoy en día, pero a aquellos que les gusten los aromas de hidrocarburos tienen una buena opción en este Mosela. Al inicio es la principal característica del vino, luego evoluciona a narices más cítricas y minerales, florales, no la noto apabullante en intensidad pero es gustosa. En boca el vino está sabroso, con buena acidez y con un toque ligeramente herbáceo en el paso medio elegante. Deja sensaciones minerales, que combinadas con ese toque cítrico y levemente floral hace que el conjunto que queda es tremendamente delicioso como para liquidarte la botella. Lástima que no hubiera más. Y encima, si necesidad de ir a la estación de servicio más cercana. Bien rico.

Amarillo vivo
Aroma espectacular, pizarra, polvos talco, jengibre, goma de borrar, todo con gran mineralidad.
Cuerpo ligero, redondo y proporcionado, muy equilibrado, alta acidez, expresividad tremenda, voluminoso. Espectacular.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar