Piu Tierra Savia Ánfora El Espantador de Pájaros 2018

Vino Piu Tierra Savia Ánfora El Espantador de Pájaros 2018

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
92
Puntuación Media:
8,4
Calidad-precio:
4,0

Bodega: Tierra Savia
D.O./Zona: Sin D.O
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: Tempranillo
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Viñedos ecológicos ubicados en Cazalla de la Sierra, dentro del Parque Natural de la Sierra Morena de Sevilla. Cepas en secano estricto, situadas a 700 metros sobre el nivel del mar. Edad: 20 años. Suelo: Laderas con suelo arcilloso donde predomina la pizarra roja. Cosecha: Vendimia manual realizada en la segunda quincena de septiembre. Vinificación: Fermentación con maceración sobre hollejos durante un mes en el ánfora. Envejecimiento: Crianza durante 10 meses en el mismo ánfora, sobre su lías, bajo un leve velo de flor.

Varietales: Tempranillo

2 Opiniones de Piu Tierra Savia Ánfora El Espantador de Pájaros

Color rojo picota de capa baja y lágrimas densas, persistentes y eternas.

Es de un aroma sincero, claro y bien definido. Es de unas maneras sensibles y algo tiernas, donde en inicio la fruta roja toma el protagonismo en forma de cerezas, moras y endrinas. El conjunto se envuelve de unas agradables notas vegetales y de una fruta madura, casi en compota, delicada y tímida, tramada sobre un fondo especiado, pimienta, junto con un aire terroso, arcilla y monte bajo, regaliz rojo y resina, savia.

En boca es liviano, tierno y fresco, el tanino se agarra y le da consistencia. La acidez es tan fina y está tan integrada, que puede parecer que pasa desapercibida, en realidad, equilibra el alcohol dulce. Su labor casi no se nota, sin embargo lo dice todo en silencio, trago a trago, trabaja y arma el contenido y la esencia de este vino. Paso ligero, grácil, casi fugaz pero con sentido y con estilo natural. Un vino para agradar, rico, jugoso y frutal, trama de terruño, amable y sereno. 

El tema Too Much to Ask de Moonchild va como anillo al dedo. En realidad el disco entero. 

 

Botella borgoña con etiquetado moderno pero, a la vez, austero y con poca información.

Cápsula plástica estilo lacre. Corcho natural de buena calidad, buena anchura y longitud razonable casi nada bañado en vino rojo granate muy claro por el interior. Huele bien.

Sacado de vinoteca a 14ºC y servido en copa burdeos Schott Szwiesel.

Visual

Cereza con tonos rubí oscuro, ribete transparente con destellos entre granates y azules, limpio, opaco (no muy filtrado) y con buena lágrima, fina y de lenta caída.

Presentación buena y visual también bastante correcta para un vino de 2 años. (8,7)

Nariz

De buena intensidad a fruta roja ácida, notas florales y abundantes notas herbáceas y vegetales (como de raspón), levemente minerales y, sobre todo, terrosas.

Gana con la aireación pues, de inicio, está algo reducido.

Me ha gustado sin ser mi estilo de vino. (8)

Boca

Ataque frutal, muy seco, de buena acidez, fresco, densidad media-baja, volumen más bien ligero, cuerpo medio-bajo y estructura más bien delgada.

El paso por boca es algo agresivo inicialmente pero con la aireación se redondea (y bastante rápido, en 20-30 minutos) y con un punto vegetal-terroso.

El final es de longitud media-corta con fruta roja levemente amargosa, abundantes herbáceos, ese punto floral, levemente mineral, vegetal y a tierra que lo redondea bien aunque no sea mucho mi estilo de vino. (8,3).

Vino con crianza en ánforas muy de moda ahora mismo con el rollo naturi-ecológico y donde buscan la pureza de la fruta prescindiendo de la barrica de roble. 

Como curiosidad y como vino ligero y fresco de diario (o de momentos con temperaturas cálidas) está bien aunque, sinceramente, no es el estilo de vino que precisamente más me gusta y emociona.

Su PVP ronda los 16€. RCP floja EMHO (lo veo caro para la satisfacción que me ofrece).

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar