UBE de ubérrima. Albariza centenaria 2013

Vino UBE de ubérrima. Albariza centenaria 2013

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,8
Calidad-precio:
6,3

Bodega: UBE
D.O./Zona: V.T. Cádiz
País: España
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 11,00%
Varietales: 73 % palomino fino 16% palomino de jerez 11% palomino pelusón
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción

Varietales: 73 % palomino fino 16% palomino de jerez 11% palomino pelusón

4 Opiniones de UBE de ubérrima. Albariza centenaria

Dorado pálido brillante.
No muy intenso en nariz destacando especialmente la parte mineral sobre la frutal, mostrándose siempre con franqueza. Notas de flor seca, frutas más bien maduras, un fondo herbáceo como de heno, frutos secos, un toque cítrico y un claro tamiz mineral, un vino que expresa muy bien el alma de la albariza.
En boca es seco y amplio, no son vinos que destaquen por su acidez y la frescura hay que buscarla en la sapidez que siempre otorga la carga calcárea en el final, donde resulta amargo y muy bien balanceado con toques de frutos secos y ese recuerdo mineral y salino. Buena persistencia.
Un blanco que parte de tres tipos de palomino de viñas viejas y que sin duda es un perfecto transmisor de esos suelos de albariza, son vinos con mucha personalidad y que no serán del agrado de todo el mundo pero desde luego que aportan un grado de diferenciación que siempre se agradece. Unos 18 euros, recomendable.

Es un vino grande en la copa, amplio, con un rico aroma de finos tostados bien hilvanados con la fruta. Hay frutos secos como la avellana, notas cremosas, una delicada sensación floral y una fruta blanca empapada en albariza y manzanilla seca. Recuerda inevitablemente a la crianza oxidativa, sin tenerla...

En boca tiene un tacto untuoso, jugoso y seco a la par de salino, notas cítricas y un alcohol poderoso aun siendo solo 11 grados. Salen manzanas y avellanas, es un vino que gusta, llena y se bebe con gracia, satisface. Tiene una acidez tan integrada y natural que desaparece por momentos, es sedoso, con cuerpo, muy complejo y a la par alegre, todo un descubrimiento.

El ganador de la cata 251 de la Penya La Verema. Color pajizo dorado muy brillante. La nariz es intensa, con unas curiosas notas de champiñón fresco laminado, matices cítricos, sensaciones maduras, notas que recuerdan a los vinos de crianza biológica, algo de mango y un fondo de especias exóticas (curry). En boca entra bien, pasa cremoso, con buenos amargos, bien de acidez, bastante salino, largo y con notable profundidad. Un vino con raíces que habla de su tierra y de su historia...

Vino muy evocador. Me trasporta al sur. Su aspecto es amarillo pálido con reflejos verdosos. El movimiento en copa algo graso. Nariz muy atractiva y compleja. Evocadora de un paisaje andaluz. Toques de rosa, manzana, toques cítricos, hueso de aceituna verde, mineralidad salina. Ataque en boca cálido, sedoso, glicérico y fresco a la vez, acidez bien marcada que lo mantiene erguido, con buen porte, la madera acompaña a los frutos secos y termina de darle complejidad. Engancha con su acidez que vuelve al final de boca acompañada por nobles e integrados toques amargos, la salinidad. Retronasal expresiva que envuelve y llena la boca . Tiene cuerpo, estructura y complejidad.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar