Restaurante La Sirena en Petrel
  

Restaurante La Sirena

23
Datos de La Sirena
Precio Medio:
60 €
Valoración Media:
7.2 10
Servicio del vino:
6.8 10
Comida:
8.1 10
Entorno:
6.7 10
Calidad-precio:
6.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 38,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingos noche, lunes y 4 semanas agosto

Teléfono

Restaurante La Sirena La Sirena La Sirena en Petrel

23 Opiniones de La Sirena

Nueva visita y van.... Para beber un Gramona Imperial en su punto exacto de temperatura. Muy agradable y según uno de los comensales con notas de regaliz.
De entrantes:
Calamares a la andaluza: como siempre perfectos. Un calamar fresquísimo y gustoso cortado en anillas y con un fino rebozado que no oculta el sabor a mar del calamar.
Cocochas de merluza al pil-pil: buenas pero tal vez sosas, le faltaba un punto de sal
Rollitos de gambas y sepia: Un cierto toque "japonés". Muy suave y agradable.
De principal:
Fideua: Fideo con un magnifico sabor al fondo de pescado. Esta vez perfecto en su punto de sal (otras veces lo hemos encontrado un pelín salado). Acompañado de una pieza por cabeza de cigala mediana-grande, langostino grande, almeja y pequeños trozos de pescado y calamar. Todo fresquísimo y muy sabroso. Realmente delicioso. Lo único es su precio 20 euros por cabeza (pero creo que lo vale)
No tomamos postre porque dos de los comensales pudimos repetir y la parte femenina se "lleno" con su plato.
Café y un par de GT preparados por Paco. Suaves y refrescantes.
Como siempre, La Sirena, una garantía de no fallar.

VISITADO EL: 21/03/2015
COCINA: Alicantina con toques innovadores
PRECIO: €€€ (menos de 35€ por persona sin bebidas)
Si se piden mariscos es fácil superar este precio
AMBIENTE: Familiar de gente de la zona que salen en fin de semana a disfrutar de una buena comida.
WEB: http://lasirena.net/
LOCALIDAD: Petrer
TELÉFONO: 965 37 17 18
DIRECCIÓN: Av. de Madrid, 14

Entrantes:
─ Mejillones valencianos en escabeche (1 x 12€). 9/10. Excelentes, con una vinagreta muy suave y un toque dulce, lo mejor de la comida. Aquí puedes ver una receta que hice yo aunque no llego a a la altura de estos!
─ Degustación de aliolis (menú). 9/10. Muy sorprendentes, suaves y con mucho sabor.
─ Bocaditos de merluza (menú). 7/10. No son originales pero muy ricas.
─ Revuelto de verduras (menú). 6/10. Nada sorprendente.
─ Ensalada de magret de pato (menú). 7/10. El queso de cabra que llevaba era excelente.

Principales:
─ Atún en costra de especias (menú). 7/10. Buen producto y bien elaborado, lo que se espera de un local de eta categoría. Men gustaron mucho las verduritas.
─ Arroz a banda con gambitas (menú). 8/10. Muy bueno, entre lo mejor de la comida, quizás la ración podía haber sido un poco más generosa.

Postres:
─ Profiteroles (menú). 7/10. No si si el profiterol era industrial pero el chocolate era muy bueno lo que hacia que el plato en conjunto estuviera igualmente bien.
─ Sorbete de limón (menú). -/10. No lo probé pero se quejaron de la acidez del mismo.

─ La nota de esta comida fue de 33€ por persona sin incluir las bebidas (vino, agua, cafés, cervezas, refrescos, copas…).

*** Puedes dejar tu puntuación sobre este restaurante en: http://goo.gl/VcT0o8 ***

Video: https://youtu.be/0Xl5YXy-0FY

Local en Petrer (ex Petrel) de muchos años de recorrido y que cuando eramos ricos tenía muchos clientes de poderío (tema construcción, juguetería y calzado) para comer un marisco difícil de encontrar por esa zona alejada de la costa y en un pueblecito interior de la provincia de Alicante.

Una barra al entrar con las neveras de marisco a la vista hacen pensar en buenas opciones. Algún evento (comunión, bautizo..) mantienen al local con clientela para casi llenar las muchas mesas disponibles.

Sala con mesas separadas, buena mantelería, copas, cubertería. Servicio profesional, aunque algo reticente a cambiar cubiertos (aunque no para cambiar los platos).

Carta de vinos más que amplia, con bastante variedad y opciones, recompuesta con añadidos a lápiz y alguna falta que sueles acertar. Falló el riesling (vins del Comtat) de la primera opción y nos fuimos a un local Tarima y aunque eramos tres, hizo falta completar con un cava Gran Reserva 2008 de Agustí Torelló. Un servicio muy bueno que rara vez hizo necesario autoservirse.
También una grande de agua Mondariz y una pequeña con gas.
Unas buenas aceitunas y un pan en finas cortadas y muy tostado (casi de cristal) permitió degustar 3 ali olis: de aceituna, de albahaca y de frutos rojos bastante originales y agradables.

La carta de comidas también tiene muchas opciones de carta y de menús. Un menú gourmet con entrantes, merluza y carrillera por 42€, un menú degustación que añade al anterior un marmol de marisco y salmonete con dos postres extras por 60€.

Decidimos optar por el menú Mediterráneo para probar el arroz, y reforzarlo con:
. ostras (2 por personas) francesas, de tamaño medio (bien para la época).
. ensaladilla hecha con merluza: original y muy sabrosa. Un plato clásico en la casa.
Con buen criterio nos aconsejaron no añadir nada más.

Ya en el menú:
. bocaditos de merluza crujientes y ali oli de limón: bien rebozados, pequeño tamaño, sabroso y buena compañía con el nuevo ali oli (todo sea por lo saludable del ajo, aunque no pueda saludar a nadie hasta mañana).
. chipirones salteados con verduras y germinados de soja con sobrasada. Ésta última costaba de encontrar pero en su justa medida para no apoderarse del sabor de todo.
. ensalada de tomate raf con salazones y ahumados y vinagreta de frutos secos. Muy refrescante.
. atún en costra de especias acompañado de hortalizas y emulsión de apio. Otra especialidad de la casa y aunque la ración es pequeña (es un entrante) muy buen pescado, bueno y escaso punto de plancha y matizado por esa costra de especias que tampoco mata el buen sabor del atún que se mantiene de protagonista.

De principal: arroz a banda con gambitas. Amplia ración aunque el primer servicio en plato fue cortito para poder repetir luego; buen punto de arroz, fondo correcto y suficientes tropezones.

Para postre opción de profiteroles con chocolate: básicos. La otra el sorbete de limon servido en copa con dos barquillos y hoja de menta; lo menos elaborado de todo el servicio, aunque bueno de sabor.

Dos cafés para coger fuerzas para la carretera y regresar

Buen emplatado y presentaciones en los platos. Buen producto. Buen servicio y rápido. Mereció la pena salirse de la autovía y buscarlo.

Era un restaurante al que hacía tiempo que teníamos pensado ir, y, al final, nos decepcionó bastante. Para empezar pedimos el Chardonnay de Enrique Mendoza, y al preguntar si era el que está pasado por barrica, tienen que ir a preguntar a no sé quien, y al final acaban sacando la botella para que yo mismo lo mire. Después, consultando por otro vino con Sauvignon Blanc, nos dice que es un vino seco, cuando, después de abierto, comprobamos que és fruta madura en cantidad, y, al comentárselo al camarero, nos sale por la tangente y no vuelve a hablar del vino...
Respecto a la comida, pedimos un menu denominado Gourmet, que en lineas generales no estuvo mal. Trio de "allioli" con pan cristal, que, desde mi punto de vista pierde la gracia del "cristal" al servirlo en palitos, bocaditos de merluza rebozada, magníficos, lo mejor sin lugar a dudas, salteado de chipirones con verduras, con las verduras pasadas de punto... dados de atun, también muy buenos, y un arroz a banda, que estando correcto,aunque subido de punto de sal, como casi todos los platos, por si sólo no justifíca la visita ni el precio,47 € p.p. que en los tiempos que corren, considero excesivos. El postre, una copa de chocolate con crema de café muy bueno.

Nos gusta mucho este sitio, y además lo que nos gusta realmente es comer en la barra, con lo que obliga a ir temprano si quieres coger sitio.Tienen un montón de tapas originales y el camarero que nos atiende (casi siempre el mismo)siempre te orienta muy bien, acerca de qué pedir; esta vez tocó (para 3 personas):
-4 warsteiner (cerveza...eso sí a 2 eur c.u.),
-1 trina,
-1 agua,
-12 quisquillas cocidas,
-1 bola de ensaladilla rusa,
-2 boquerones rellenos de espinacas,
-1 perita de bacalao,
-1 pladur de caramelo y foie,
-1 cuenco (pa probarlo) de cardo y albondigas de bacalao,
-1 taco de atún en costra sobre base verduras,
-3 patatas salvajes,
-arroz caldoso marinero "expectacularmente" rico (para 2...que comimos los 3 y repetimos),
-2 brochetas de solomillo (mientras las esperábamos éstas, nos ponen,cortesia de la casa, unas alcachofas nat.rebozadas)...
-1 botella de vino blanco Los Bermejos Malvasía 100%Seco(Lanzarote)
Postre:
-1 brownie de cacahuete y pistacho...todo buenísimooooo...RCP.Muy buena; era mi santo y además cuando se come así, merece la pena, pero como ya he dicho, mejor en la barra que sentados en el comedor, en todos los sentidos.
Salu2 desde Murcia.

Llevamos mucho tiempo queriendo ir, aunque vivimos a 30 km. y la impresión ha sido NEGATIVA, fria - mas bien nula acogida- varias mesas vacias, sientense donde quiera, más de quince m. para servir un pequeño
aperitivo.Excesiva carta de vinos, pero hasta la quinta elección no tuvé éxito, no habia o no estaba frio.
Las materias, en general, de primera calidad sobre todo el marisco, servicio distante y muy lento, el servicio de mesa muy flojo, vajilla
y cuberteria podian ser de IKEA sin problemas. Las variedades de pan se
terminaron en el segundo plato
en definitiva nada recomendable para el prestigio que se le supone
al establecimiento

Buen producto y buena elaboración. El servicio también bueno aunque un poco lento en cuanto se llenaron la mesas, con excepción del maitre, poco amable con los forasteros. La barra es realmente espectacular pero el comedor parece sacado de los años cincuenta; y las mesas están demasiado juntas. El precio no es desorbitado.

Nuestra experiencia en este restaurante fue muy satisfactoria en cuanto a producto pero la cocina elaborada no nos convencio mucho. No obstante disfrutamos bastante, ya que el servicio en fue bueno.

Nueva visita. Esta vez para probar el menú degustación, formado por 11 platos a 58€ (que incluye el IVA y el café) y que muestra la vertiente más creativa de este restaurante.
Después de la correspondiente degustación de aliolis (limón, tomate y avellana) empezó el desfile de platos:

-Canaíllas con aguaturma y crema de limón
-Cebiche de caballa a la pimienta verde con rabanitos y germinado de brocoli
-Navaja al vapor con agridulces de dátiles y miel de azahar
-Cocochas de merluza al pil-pil de romero
-Vieira asada con ligero escabeche de manzana y hierbas de jardín
-Raviolis de langostinos y violetas con jalea de rosas
-Atún en costra de especias, ensalada de frutas y mostaza de wasabi
-Lomitos de salmonete, arena de patata y aceitunas, gel de tomillo comino
-Compacto de rabo de ternera en su jugo
-Helado de enebro
-Capricho de chocolate de Tanzania

Destacaría los raviolis de langostinos y violetas, una combinación realmente espectacular y el primer postre, un insólito helado de enebro, tan original como refrescante.
Un menú ligero, muy mediterráneo en el que el claro protagonista era el pescado y el marisco y en el que la mayoría de los platos se mezclaban dulce y salado en su justa medida, para darle un toque original y diferente. Por ponerle algún pero, en algún plato nos dio la impresión de que el producto podría haber sido de mejor calidad.
Carta de vinos amplia, con precios para todos los bolsillos, buenas copas y servicio en el que te tienes que servir tú el vino directamente de la cubitera.
De visita imprescindible, sobre todo para los amantes del pescado y del marisco

Comida el viernes 13 con gente de la empresa en este magnífico restaurante, que si ha hecho de su barra un punto de referencia, (han mejorado estéticamante alguna de sus presentaciones) su menú degustación, probado ese día, merece toda una alabanza con mayúsculas.
Vieira con vinagreta de verduras y azafrán, para abrir boca, aunque en mesa habían puesto tres tipos de alioli(limón, avellana y roquefort) para picotear mientras llegaba la comida, con un pan de cristal crujiente.
Menú largo,con maravillas como la hijada de atún melosa, o las alcachofas con foie, o el salmonete. Gran diferencia entre los platos salados y los platos dulces. Cosa que sorprendió a la mesa, pues mientras que la parte salada era de una sabrosura y conjunción tremenda, los platos dulces, un souflé de chocoalte en platito de cuscús, con su tapadera y todo, y un heladito, con un crujiente de azúcar, todo muy bonito pero que ni por asomo llegaba a igualar la parte salada.
Vinos esupendos, un riesling de breandaeuer (seguro que no se escribe así) y un tinto de Ribera (¿arboleda?) lleno de sabor y esplendido.
Servicio muy atento, algo distante, aunque con notas de humor en algún momento de la comida.
Un restaurante entre los cinco fundamentales en la provincia de Alicante (El poblet, Monastrell,La cuina d´avall y la finca)
Precio mas que justo, 80€, con cafés y vinos dulces.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar