Restaurante Soong Dinasty en Valencia

Restaurante Soong Dinasty

28
Datos de Soong Dinasty
Precio Medio:
38 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
6.6 10
Entorno:
8.2 10
Calidad-precio:
5.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 26,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



28 Opiniones de Soong Dinasty

Ayer fui a cenar con mi mujer.
El local tiene una buena decoración y es agradable. El servicio aunque amable fue malo, ya que hasta tres veces les pedí una segunda copa de vino que no me servieron pero que me quisieron cobrar (aunque ante la queja no lo hicieron sin ningún problema).
En cuanto a la comida:
1. Dim sums: Muy buenos, pero pensaba que vendrían más de dos por cabeza.
2. Tempura: La tempura estaba buena, pero echamos en falta alguna salsa picante.
3. Pato laqueado (3 servicios):
- Consomé: Flojo, le faltaba mucho sabor y un poco de sal. Cómo diría Chicote le faltaba rock n' roll.
- Creps: Para mí el mejor plato de la noche.
- Carne salteada con verduras: Otro plato que le faltaba potencia. Correcto sin más.

Para beber una coca-cola y una copa de Marina Alta (3.5 €)
30€ pax caro para lo comido

Segunda visita a este restaurante, hermano pequeño de Zen, con el que comparte muchos elementos en común.
Vinimos con un cupón de sushi de una página web, que incluía un barco de sushi, sashimi i maki. Pedimos como entrante unos rollitos Soong, que hay que envolver en hojas de lechuga y mojar en salsa. No estuvieron mal.
El barco de madera de sushi tenía 40 piezas de distintos tamaños y sabores. No fue una gran elaboración, más bien mediocre, pero se podían comer perfectamente.
Pedimos una botella de María Casanova Gran Reserva, cava que maridó perfectamente, a 24€ sin IVA. Buenas copas y buen servicio.
Carta de vinos aceptable, con gran presencia de tintos, cosa que nunca entenderé en este tipo de restaurantes, precios más bien altos y siempre sin IVA.
En cuanto al local, muy agradable, con decoración oriental con predominio de madera y elementos minimalistas. Uno se siente a gusto de veras.
Por comentarios anteriores, parece que ha bajado la calidad. Los precios en carta no me parecieron baratos.
Servicio amabilísimo.

Hacía por lo menos un año que no visitaba el que fue todo un restaurante de cocina china de calidad. El Soong Dinasty es el hermano chino del restaurante Zen, centrándose en la gastronomía de la zona de Shangai. Cuidado en su decoración, con una carta de vinos más que interesante y antaño con un cuidado exquisito de los detalles, nos dejó esta vez algo más fríos.
Escogimos el menú degustación de 30€, a los que hay que añadirle el IVA (dichosa manía), por lo que se planta en 33 (uno que es de ciencias y hace rápido el 10%).
Empezamos con una especie de albóndiga de carne como detalle de la casa y seguimos con unos rollitos de primavera muy cuidados, tanto en el relleno como en la fritura, sin excesos de aceite.
Continuamos con unos langostinos fritos muy, muy ricos, con su punto justo de cocción tanto del langostino como de la pasta que lo recubre.
Ensalada de magret de pato de nuevo perfecto el pato y la ensalada bien presentada, aliñada y en armonía con la carne.
El sushi y el dim-sum llegaron a la vez y ambos dignos de recordar. Falta algo de originalidad en ambos casos, pues es el dim sum es exactamente el mismo que compramos para casa, bien el punto de cocción al vapor, pero poco más. Los nigiri de pez mantequilla salmón con el pescado y arroz de buena calidad, y los maki de atún y salmón también muy buenos, con el arroz en su punto y buena cantidad y calidad del pescado. Hasta aquí todo bien, pero la carne y el pescado del menú degustación dejan que desear...
Merluza con salsa agridulce. Merluza excesivamente hecha y rebozada, con ese recuerdo pueril del comedor del cole que ni la salsa puede arreglar.
Ternera den salsa japonesa, una especie de teriyaki bastante gustoso pero la ternera, escasa y de calidad media.
El postre tampoco está a la altura de un menú degustación de 33€, y más en los tiempos que corren. Un sorbete de mango con demasiados cristales que, pese a no estar malo, tampoco es nada del otro mundo. De todos modos, los asiáticos me han demostrado que los postres no es lo suyo, así que solo penalizo al carne y el pescado que no estuvieron a la altura.
La carta de vinos, como ya dije, bien cuidada y seleccionada, con copas de calidad y atentos a servir las copas de vino, aunque esa noche fue bastante fácil, puesto que cenamos solos en el restaurante.

Tardaré en volver y espero que las cosas se arreglen.

Tras una calurosa y agotadora partida de padel , decidimos ir a cenar . Agosto , muchos sitios cerrados por vacaciones , nos viene a la mente Soong . Llegamos y todo el restaurante para nosotros , nos ubicamos en zona fumadores , mesa para cuatro . Luz tenue , buena separación entre mesas y leve música ambiente . Climatización muy buena .
Servicio amable y con ganas de agradar . Pedimos entrantes para compartir : langostino crujiente y arroz frito yan zhou y también el de gambas , todo sabroso . De platos principales : rodaballo salteado , merluza con gambas y a mi ante la duda me dejan pedir medias raciones ( muy buena solución ) : media de rape rebozado con gambas y media de magret de pato con miel . Todos los pescados sabrosos ( el mas flojo el rape rebozado ) . De beber nos decantamos por un Hermanos Lurton ( blanco , rueda Verdejo ) . Buen coperio ( Spieguelau ) , servicio de vino muy justo .
De postre pruebo el sorbete de mango , muy refrescante y sabroso .
RCP buena , volveremos .

  • Sorbete de mango .

  • Langostinos crujientes .

Me ha costado ir a este local porque esta en una zona alejada de los lugares habituales de copas que te obliga a desplazarte en coche. Local bien ambientando con dos zonas diferentes para fumadores (más bonita) y no fumadores. Pedimos el menú degustación (32,10€ con iva), que te incluye una interesante selección de platos de cocina asiática con un nivel medio correcto (destacaría el dim sum), aunque alejado del listón de un Tastem o Manga sushi bar, por ejemplo. La carta de vinos está bastante bien para lo que es habitual en este tipo de locales en Valencia. Pedimos un albariño Fefiñanes 2007 (21,4€). Copas y servicio correcto. El té verde final me pareció pobre y no estaba al nivel del restaurante. Pero esto de ofrecer tés de baja calidad es un mal endémico de los restaurantes españoles.

Restaurante oriental ubicado al lado del clásico Zen (este último, por cierto, algo decadente). Ambiente agradable, luz tenue, buena separación de mesas, velita en la nuestra y la típica musiquilla de ambiente de los asiáticos.
Optamos por el menú degustación (30 € sin IVA), compuesto por seis platos, postre y té: dos minirollitos; ensalada de lechugas y cítricos (igualita a la del Zen); dos piezas de sushi; merluza agripicante (igualita a la del Zen); dos piezas de dimp-sung y codillo de cerdo (mi ración bastante más abundante que la de mi acompañante, por cierto). De postre, sorbete de mango. Pedimos té jazmín y té verde. Nos sacaron té jazmín y té rojo. La calidad, obviamente, muy superior a la de cualquier asiático al uso.
La carta de vinos carecía de añadas y, por el tipo de comida, sería preferible más presencia de blancos. Había erratas divertidas del tipo "Coronilla" por "Corolilla". Nos decantamos por un Riesling (20 €), única referencia foránea, que, aunque bueno, resultó bastante bastante afrutado. La camarera, pese a ello y a nuestras caras, no hizo gesto de cambiarlo y nosotros tampoco insistimos. Nos fue sirviendo de la cubitera durante la cena.

La comida más salada que he probado jamás y el servicio más lento sobre la faz de la tierra, y eso pese a que sólo había tres mesas ocupadas en todo el local. Pudo ser porque tuvimos la desgracia de coincidir con un "famosillo" por el que se desvivieron las dos camareras de manera patética, sirviéndole antes que a los demás pese a que habíamos llegado hacía más de una hora (de reloj), y dejando de lado al resto. Pero desde luego no es excusa. Además los platos estaban tremendamente salados. Algunos de ellos ya los habíamos probado y en esta ocasión estaban mucho peor, prácticamente incomestibles. Fue una experiencia penosa y no volveremos.

Lugar agradable, amplio, donde se puede hablar de cualquier cosa porque la separación de las mesas es estupenda y encima no se por qué, nunca está lleno. La decoración y la musica ambiental te envuelven y te predispone a pasar una buena noche. Pedimos el menú degustación que otros foreros ya han comentado y debo decir que es buenísimo y equilibrado, me sorprendió la calidad del sushi a pesar de no ser un Japonés. Pedimos Viña Esmeralda que nunca falla. El servicio fue excelente, los platos servidos al tiempo pero sin prisa y los camareros muy atentos sin molestar. Volveré.

Soong Dynasty mantiene un local elegante, íntimo, con separación de fumadores y no fumadores. Cambio de carta; ahora se presenta mucho más clásica, con menos riesgos. Optamos por el arroz frito con gambas (8,50€) correcto, verdura salteada con tofu (7,50€) muy buena, con un acertado punto de cocción, pollo macerado y rebozado con maiz (9,50€), seco, pero ideal como aperitivo y lubina al vapor (15,00€) muy correcta. Acompañamos con un Maria Casanovas (24,00€) que acompaña estupendamente a este tipo de comida. Cafés, copas de vino blanco y un gin tonic para finalizar (6,00€). Servicio atento y muy profesional. Buena RCP.

Dentro de los que podriamos encuadrar como restaurantes "asiáticos", este es, quizás, la mejor referencia. Se inaguró como un Chino a la sombra del éxito del Zen y pegado a este. Ultimamente ya se pueden desgustar otros platos de cocina asiática y esta última vez tomamos sushi y sashimi, correctos. Tomamos una sopa no recuerdo de que, muy rica, varios entrantes típicos de arroz, rollitos y terminamos con tallarines con ternera y soja. Todo muy bien en un ambiente agradable con mesas bien separadas en un lugar bien vestido y relajado.

La carta de vinos es mas que correcta teniendo en cuenta que estamos en un restaurante Chino. Servicio a mesa atento y a la temperatura adecuada. Esta vez tomamos un fantástico Dominio de la Vega Brut reserva especial, que acompañó perfectamente todos los platos.

El precio está algo por encima de los del perfil, pero el lugar y lo ofrecido lo merece. Recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar