Restaurante Cau Faluga en Manlleu
  

Restaurante Cau Faluga

7
Datos de Cau Faluga
Precio Medio:
46 €
Valoración Media:
8.6 10
Servicio del vino:
9.0 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
9.1 10
Calidad-precio:
7.6 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor, Catalana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Cau Faluga Cau Faluga Cau Faluga en Manlleu Restaurante en Manlleu Restaurante Cau Faluga Buñuelo de chocolate negro con ganache de chocolate blanco y helado de avellanas sobre crumble de cacao  y almendras Cau Faluga Crêpe suzette ( Caramelo caliente de naranja) con helado de vainilla Cau Faluga en Manlleu Steak tartar de filete de ternera de la Moreta al Calvados, acompañado de un buen pan tostado Restaurante en Manlleu Raviolis de txangurro de  buey de mar con su "suquet" Restaurante Cau Faluga Verduras del huerto salteadas con gambas Cau Faluga Crema de topinambur con butifarra negra, panceta cocinada a baja temperatura y asada y huevo de corral Cau Faluga en Manlleu Mil hojas de crema de especias. Restaurante en Manlleu Huevos escalfados con garbanzos y tocino fresco. Restaurante Cau Faluga Crema de calabaza con queso de cabra.

7 Opiniones de Cau Faluga

Comida impresionante, servicio exquisito y un espacio más que agradable en un entorno con historia.

Cuando el pasado mes de julio  leí el comentario de "Soc de Sitges", me dije que cuando se presentase la oportunidad iría a visitar este restaurante y como este  pasado fin de semana bajamos a Vic para ir a cenar a Can Jubany, no lo dude ni un segundo y el viernes 24 de noviembre a las 21h reservé mesa en Cau Faluga, en la que fue la casa familiar de la familia Rusiñol y del celebre pintor Santiago Rusiñol, perfectamente restaurada (2007-2010) tal como Enric Clarassó y el mismo Santiago Rusiñol la diseñaron y construyeron en el año 1893.

Poco mas voy a comentar sobre la magnificencia de la Colonia Rusiñol, ahora museo textil en honor a su historia, de sus hermosos jardines y de la casa modernista que alberga el restaurante, pues todo o casi ha sido ya dicho en los anteriores comentarios. Nos situaron en el comedor principal de la casa (ver foto en el primer comentario), perfectamente descrito por Soc de Sitges.

Las mesas están bien separadas las unas de las otras, bien vestidas, buena mantelería, vajilla y cubertería. Buen servicio de sala llevado a cabo por Jacint Soler, hombre orquesta y alma mater del restaurante. Su esposa Xaro Lopez estaba ausente esa noche. El servicio del vino también efectuado por Jacint fue bueno, las copas son Schott y tienen una importante y bien nutrida bodega bien reflejada en su carta. 

Esa noche el restaurante estaba vacío, fuimos los únicos clientes. Jacint Soler, con quien tuvimos la oportunidad de dialogar largo y tendido durante toda la cena sobre la historia del restaurante y de su entorno y de la manera de ver su su cocina. Nos dijo que al mediodía el restaurante generalmente se llena pero que por las noches es casi una misión imposible.

Nos propusieron dos menús y la carta. Como la noche siguiente íbamos a tomar un menú degustación, nos dijimos que lo mejor seria cenar a la carta.

Primeramente, nos sirvieron unos aperitivos, que son facturados a 3,90 €/persona y en cuyo precio también está incluido el servicio del pan, por cierto muy bueno, de la panadería Bonblat de Manlleu.

Xips d'iuca i moniato. Chips de yuca y boniato

Crema de carbassa. Crema de calabaza

Pa de panses i anous amb sal volcànica negra de Hawai. Pan de pasas y nueces con sal volcanica negra de Hawai

Buena entrada en ambiente.

Como primeros tomamos :

Crema de nyàmeres amb botifarra negra, cansalada cuita a baixa temperatura i rostida i ou de pagès Crema de topinambur con butifarra negra, panceta cocinada a baja temperatura y asada y huevo de corral . MC la encontró muy buena, pero tal vez hubiera estado aun mejor con un poco mas de aderezo.

Verdures de l'hort saltejades amb gambes Verduras del huerto salteadas con gambas . Muy buen plato .

De segundos elegimos

Raviolis de txangurro de bou de mar amb el seu suquet Raviolis de txangurro de  buey de mar con su "suquet". Excelente, pero MC también encontró que le faltaba un poco mas de alegria.

Steak tartar de filet de vedella de la Moreta al Calvados   Steak tartar de filete de ternera de la Moreta al Calvados, acompañado de un buen pan tostado. Preparado in situ, y mas o menos aderezado, según el gusto del comensal. En mi caso fue bien consistente. La Moreta es el nombre de un productor local, que me dijo que se encontraba justo al lado del restaurante. Excelente steak.

De postres pedimos

Crêpe suzette (caramel calent de taronja) amb gelat de vainilla Crêpe suzette ( Caramelo caliente de naranja) con helado de vainilla. Preparada in situ. MC la encontró muy buena.

Bunyol de xocolata negra amb ganache de xocolata blanca i gelat d'avellanes sobre crumble de cacao i atmelles Buñuelo de chocolate negro con ganache de chocolate blanco y helado de avellanas sobre crumble de cacao  y almendras.  Un verdadero disfrute.

Para beber tomamos una botella pequeña de agua con gas Vichy catalan y una botella de vino blanco crianza ecológico, que me propuso Jacint, segun las características del vino que le solicité. Agaliu 2015 DO Costers del Segre. Celler L'Olivera , Cepajes 100% Macabeu. El vino fermenta en barricas de roble americanas y francesas y la crianza se efectúa sobre sus lías durante 4 meses con battonage semanal. Es de aspecto brillante, en boca es seco, fresco, suave, sabroson, con buena acidez y notas de madera. Nos gustó.

Finalizamos con dos buenos cafés, invitación de la casa y unos petits fours.

La cuenta ascendió a 74,80 €/persona. RCP correcta. Buena cocina tradicional puesta al día a base de productos frescos de proximidad,  bien elaborada y en un entorno muy agradable. Ostenta un plato en la guia Michelin. Cuando tengamos la oportunidad de volver por la Cataluña Central, volveremos seguramente, al mediodía para probar uno de sus dos menús degustación y al mismo tiempo ver la evolución de la carta. Recomendable si se está por la zona.

  • Buñuelo de chocolate negro con ganache de chocolate blanco y helado de avellanas sobre crumble de cacao y almendras

  • Crêpe suzette ( Caramelo caliente de naranja) con helado de vainilla

  • Steak tartar de filete de ternera de la Moreta al Calvados, acompañado de un buen pan tostado

  • Raviolis de txangurro de buey de mar con su "suquet"

  • Verduras del huerto salteadas con gambas

  • Crema de topinambur con butifarra negra, panceta cocinada a baja temperatura y asada y huevo de corral

Las antiguas colonias eran fábricas de hilatura construidas a lo largo del río Ter para aprovechar los recursos hídricos del mismo, alejadas de los núcleos de población donde el propietario de la fábrica construía viviendas para los obreros, iglesia, escuela, economato y una gran torre donde vivía con su familia, la colonia Rusiñol es una de las más pequeñas y cercanas a una población.
Uno de los hermanos Rusiñol, Santiago dejó el negocio fabril al cuidado de sus hermanos y el se dedicó a la pintura y la literatura viajando y con largas estancias en París, Sitges donde fundó el Museu Cau Ferrat y Aranjuez donde murió en 1931, famosas son sus pinturas de los reales sitios de Aranjuez y La Granja. Juntamente con Ramón Casas i Enric Claramunt fueron los máximos exponentes de la escuela modernista. Participaba activamente en tertulias literarias y bohemias en el famoso restaurante y aún en activo els 4 Gats de Barcelona.
Después de muchos años de abandono y saqueo de la colonia se recuperó y procedió a su restauración.
En la planta baja de la torre hace aproximadamente seis años se instaló procedente de Santpedor el matrimonio formado por Jacint Soler y Xaro López donde con esmero y pasión ofrecen su delicada cocina con varias opciones de menú y carta, disponen además de una excelente bodega.
La sala del restaurante está ubicada en el salón principal de la vivienda, la preside una gran y escultural chimenea. El mobiliario clásico sobrio y elegante, muy buena mantelería así como la vajilla, cuberteria y cristaleria, buena separación entre las mesas, de las paredes cuelgan antiguas fotografias con distintas vistas de la colonia.
Jardines muy bien cuidados y excelente entorno

De entre las varias opciones de menú nos decidimos por el de 32 € consistente en cuatro primeros en formato degustación, un segundo y un postre, incluye el agua.
Aperitivo chips de yuca
Los primeros fueron tomate tipo "cor de bou", bacalao, albahaca y salmorejo.
Judías tiernas, rebozuelos y trufa de verano.
Revuelto de butifarra negra con escalibada.
Tallarines de pasta fresca con crema de foie y trufa.
Los segundos Corvina de Costa con patatas y escalonias con caldo vegetal y entraña de ternera a la brasa acompañada de trinxat de Cerdanya.
Los postres brownie de chocolate con avellanas y crema de cacao y crema de chocolate blanco con helado de almendra tostada.
Acompañamos la comida con un poco de agua y cava Reserva 3 de Albet i Noya, buen servicio y atención al relleno de las copas.
Menú muy bien estructurado y muy buena relación calidad precio
Dos cortos y buenos cafés acompañados de petit fours.
Buen servicio acorde con la categoría del local, profesional, cercano y agradable, a la salida Jacint nos explicó brevemente la història de esta colònia y de la família Rusiñol.
Precios acordes al tipo de cocina que se ofrece y al entorno donde se ubica el restaurante.

Volvimos a este maravilloso restaurante después de nacer el pequeño Hugo y antes de volver al trabajo.
Fuimos 7 personas a probar el menú semanal y fue un rotundo éxito.
Antes de empezar, unas chips de yuca, boniato y cortezas de arroz negro y un poco de aceite con pan de pasas y nueces con sal rosa del himalaia y sal volcánica negra de hawai...el pan enamoró a todos los comensales...hay que conocer a esa panadería de Manlleu.
Los primeros eran ensalada de queso con verduras de la huerta...por una vez había más queso que verde y un queso tremendo, trinchado de patata y col con panceta, muy bueno, revuelto de bacalao con garbanzos...riquísimo y pasta fresca con crema de cava y gambitas, simplemente espectácular.
De segundos tomamos suquet de "rogenc" (parecido al salmonete)...perfectamente limpiado y rico, merluza de palagre con espárragos verdes, escalopines de ternera y mi plato que fué conejo con butifarra negra sin trabajo...simplemente delicioso.
Por recomendación de Jacint, tomamos un negro del Priorat que maridaba perfectamente con las carnes blancas...Riu 2008, vino creado por el trio infernal...fué una perfecta elección.
Los postres los dividimos en dos tandas...los postres de menu y mi capicho...destacar el helado de caipirinha y el pastel de pasta de full con crema de avellana...buenisimos los dos.
Mi capicho fué pedir creppes souzettes para todos ya que en la anterior visita nos encantó. Jacint nos preparó un creppe para cada uno con helado de vainilla...disfrutamos como niños!!!!
Quiero dar las gracias a Jacint y a su equipo por el trato, atento y familiar y que como detalle, nos invitó a los creppes para celebrar el nacimiento de Hugo. Gracias.
Por nosotros, seguiremos visitándolo y recomendándolo durante mucho tiempo.

Poco antes de que naciera el peque, nos dicidimos dar una ultima escapada y nos dirigimos a este restaurante vienda las críticas recibidas.
La experiencia fué immejorable.

Los aperitivos fueron un sopa fria de melon y pan de pasas con aceite con sales negras y blancas...ese pan estaba delicioso.
Para elegir el vino...que mejor que Jacin te acompañe a la bodega. Esos detalles son los que para mi hacen grande un restaurante. Siguiendo sus consejos, tomamos un Murallius 2008, bodega pequeña muy exigente y con poca producción.
De primeros elegimos los rollitos crujientes de verduras con salsa de cebolla y una fideua negra con marisco sugerencia de Jacint espectacular.
De segundos, dos solomillos con salsa de ceps. Mi mujer pidio más salsa y no quedaba. Cual fué la sorpresa cuando le traen una salsera con salsa de trufas negras...un detallazo.
De postres, siguiendo de nuevo las recomendaciones del jefe de sala Jacint, tomamos los creppes souzetes, los cuales el mismo te prepara delante...sin duda uno de los mejores postres que he probado. Lo sirvió con una copa de Melante.

Como toque final, nos propuesieron conocer a Abel (jefe de cocina) y visitar la cocina, cosa que por supuesto hicimos.

Gran restaurante con trato cercano y atento...tanto que al final de ese rico pan nos regalaron una barra y el Melante y los cafes fueron gentileza de esta gran casa.

Ánimo en vuestro proyecto actual y en futuros que nos contásteis.

Tal y como ha descrito magnificamente Jeronimo en su nota anterior , el restaurante ocupa lo que era una antigua casa señorial de una fabrica textil del princpio del Siglo XX. Fué restaurada en practicamente su totalidad en base a las fotografías que existían en el ayuntamiento de Manlleu. Y la verdad es que la restauración fué magnifica .
Rodeado de unos jardines muy bien cuidados , entrada majestuosa , destacando la escalera que existe cuando atraviesas el hall , a la izquierda. En el mismo hall dispone de un reservado. Decoración clasica , presidiendo la sala una preciosa chimenea, mesas amplias , con cuberteria , vajilla, cristaleria de nivel alto y manteleria de muy alto nivel. Mesas amplias con muy buena separación entre ellas. El general , cuando te sientas y te envuelve la atmosfera creada , la sensación es la de un restaurante de lujo acogedor.
Comimos menu a 25 euros:
.- Ravilos rellenos de alcachofa y jamón , con salsa de foe. la cocción de la pasta perfecta. El relleno algo falto de sabor y la salsa de foe muy ligera, quizás demasiado ligera.
.- Entrecotte a la brasa: Muy buen punto de cocción y sabor alto en la carne. Creo que no estaba bien cortada , lo que favoreció la existencia de nervios en algunas partes del mismo.

De postre Helado de Avellana : Exquisito. Cremoso con mucho sabor. Tan bueno estaba que tomé dos.

Servicio de sala desbordado. El local estba practicamente lleno y , según parece , existieron bajas de ultima hora tanto en cocina como en sala , las cuales no pudieron ser cubiertas por falta de tiempo. Y esa circunstancia se notó. Se notó tanto en el servicio como en la coina. A favor de ellos , su simpatía, su cercania, sus ganas de agradar y el interés en intentar multiplicarse para ofrecer lo mejor al cliente.
Carta de vinos muy buena. Estudiada, pensada y meditada. Hay originalidad mezclada con toques clasicos , pero , lo que no se puede negar es que hay trasfondo e interes en el vino.
Excelente café y muy buen pan clasico.
Creo que cualquier notra que ponga a la comida no sería representativa de lo que puede ser este restaurante. Me niego a creer que , detrás de una inversion tan alta y con tanto gusto , el restaurante dé , en condiciones normales , el nivel que yo probé. Me niego a pensar que detrás de la pasión del maitre hablando de sus proyectos, de sus ilusiones y de sus esperanzas , el nivel normal sea el que probé.
Considero que por marco, por inversión, por base profesional, por anhelo de agradar , este restaurante es, debe de ser mucho mejor. La sensación que trasmite desde que entras con el coche por la verja y ves la majestosidad y la decadencia en el buen sentido de la fabrica textil, es de un lugar donde el tiempo se ha detenido y te invita a aun viaje hacia atrás en el tiempo. Si mezclamos todo esto, lo agitamos y le damos tiempo, estoy plenamente convencido de que este local tiene potencial para ser un restaurante excepcional.
La proxima vez espero que no hayan bajas y tener una vision más objetiva de la realidad
El precio es sin vinos

Antes de nada expresar mi gratitud al amigo Javier, que me recomendó este restaurante.

  • Dentro del recinto de una antigua colonia textil catalana que fue propiedad de la familia Rusiñol, el restaurante “Cau Faluga” está ubicado en la que fue residencia del genial pintor catalán, un edificio premodernista de tres pisos, “la torre del amo”, como eran conocidas popularmente las residencias de los propietarios en las colonias textiles de Catalunya.

  • Web: http://www.caufaluga.com/
        Interesante web, donde no tan solo podemos encontrar una amplia información de los diferentes menús y carta de especialidades y vinos (todo ello con sus precios), sino la historia de la colonia y la reconstrucción de la casa señorial o “torre del amo”. Recomiendo su lectura.

  • Facilidad para aparcar:
        Sin problemas, disponen de parking dentro del recinto de la colonia.

  • Situación y Entorno exterior:
        La situación propiamente dicha, a mi particularmente me pilla un poco a trasmano, pero el entorno es precioso y la sensación que se siente al entrar en la antigua colonia es la de estar respirando la reciente historia industrial de Cataluña.

  • Entorno interior y Servicio de mesa:
        Gran salón comedor presidido por una escultural chimenea, amplias mesas y una más que correcta separación entre ellas, mantelería elegante rematada con cristalería Schott, todo ello como la vajilla y cubertería, dignas de triestrellado.

  • Trato del personal:
        Agradable, atento y muy profesional, llegamos pronto y Jacint, uno de los dos propietarios, (de nuevo la formula, hermano en la cocina (Abel) y hermano en la sala (Jacint), funciona perfectamente) tuvo la amabilidad de contarnos con pelos y señales la historia de la colonia.

  • Especialidades:
        Tradicional catalana con toques de autor.

  • Claridad carta:
        Clara, disponen de varios menús y una amplia carta de especialidades.

  • Platos probados y precio:
        Dos personas, nos decantamos por el menú de la semana de 25,10 €.-

  • Snacks:
        Chips de Yuca i de Arroz negro (impresionante el de arroz negro)

  • Platos del menú:
        Uno de, Crema de calabaza con queso de cabra.
        Uno de, Huevos escalfados con garbanzos y tocino fresco (un plato que me sorprendió, original y exquisito)
        Uno de, Costilla de ternera guisada.
        Uno de, Secreto de cerdo ibérico a la brasa.

  • Y de postre:
        Dos de, Mil hojas de crema de especias. (Una nueva sorpresa, tan espectacular por la presentación como por su sabor)

  • Bebidas:
        Cava de la casa, “Can Codina” y agua.
        2,50 €.- Un café.
        2,90 €.- Un café con leche.

  • Pan:
        Pan muy bueno, un tema que pocos restaurantes cuidan.

  • Cuenta:
        55,80 €.- Dos personas (Clara y sin sorpresas).

  • Relación calidad precio:
        Teniendo en cuenta el precio del menú, el entorno y la calidad de los platos, un sobresaliente sin ningún género de dudas.

  • Recomendable:
        Al 100 x 100.

  • Comentario:
        Todos sabemos el problemilla que tenemos en Verema para ajustar las valoraciones, el caso es que he estado debatiendo conmigo mismo con bajar un poco la puntuación, más que nada para no llegar al 10 ya que es un restaurante de muy reciente apertura, pero para ello tenía que castigar bien el entorno que creo que no es el caso. La comida…. ¡Dios, como estaban los huevos con garbanzos!!!.... y ese entorno y esos huevos por 25€, ¿cómo le voy a rebajar la nota, a la relación calidad/precio?

        Pedí si tenían botellas de ½ de cava, y Jacint me ofreció el cava de la casa a copas, mi intención era pagarlo, pero ahora al repasar la factura veo que me lo han incluido en el precio del menú, cosa que le agradezco.

        Sin duda un restaurante que recomiendo y al que a pesar de estar un poco alejado de mi zona de influencia, volveré.

    • Mil hojas de crema de especias.

    • Huevos escalfados con garbanzos y tocino fresco.

    • Crema de calabaza con queso de cabra.

    Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
    Cerrar