Restaurante Surtopía en Madrid
  

Restaurante Surtopía

17
Datos de Surtopía
Precio Medio:
49 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
7.8 10
Comida:
7.7 10
Entorno:
6.6 10
Calidad-precio:
7.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Barrio de Salamanca
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Andaluza
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 31,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos, lunes noche y martes noche.

Teléfono

Restaurante Surtopía Tarta fina de tres manzanas Surtopía Arroz con leche en texturas Surtopía en Madrid Cachetes de rape con salsa verde amontillada Restaurante en Madrid Cherna a la roteña Restaurante Surtopía Potaje de alubias con venado y oloroso viejo Surtopía Menudo de locos Surtopía en Madrid Cheesecake con frutos rojos al moscatel Restaurante en Madrid Carrillera de cerdo con jardinera de verduritas Restaurante Surtopía Rape en escabeche templado de vainas y cebolla roja Surtopía Calamares, boletus y trufa Surtopía en Madrid Croqueta de ventresca de corvina Restaurante en Madrid Ensaladilla con langostinos y caballa

17 Opiniones de Surtopía

Bien. Pero. Sensaciones encontradas. ¿Cómo de sur es el sur? ¿Cuánto sur hay en el sur? Me falta sur. ¿Me falta sur?

¿Sabéis eso de que los restaurantes japos o los chinos que hay en Madrid tienen una cocina tamizada y adaptada a nuestro gusto? Pues esa sensación tenía. Cocina para el gusto madrileño. Para no ofender paladares. Siento que me falta sur en este sur. El sur, por otro lado, tiene una cocina diversa y amplia; me falta sur.

Bien. Pero.

Servicio majo y que se esfuerza por agradar y hacerte sentir cómodo. Atento en todo momento.

Amos al turrón. Carta con cosas apetecibles, pero ya en harina, pues degustación largo denominado Bajo Guía. Reviso la carta de vinos. Pues oooooooye, tienen un montón de cosas apetecibles a precios pagables.

De aperitiveo un promisorio Bloody Mary / Gazpacho con mojama de atún y unas aceitunas extra-gordales aliñadas; riquérrimas.

Escribiré de memoria que yo eso de los desgloses lo dejo para las facturas. Agradable tartar de alistao con piriñaca (yo lo llamo así).  Muy rico el plato de gambas chiuatas sobre yema de huevo. ¡Mojé pan!

Por cierto, el pan. De masa madre hecho por ellos. Está rico. También un par de pequeños brioches. De aceitunas negras uno y perejil el otro. También ricos.

Sigo. Tortillita de camarones. Bien. Vale. Pero. Ventresca de alistao al ajillo; con el problema de que los ajos se habían ido de punto y todos sabemos qué ocurre con su sabor. Bien el róbalo con navajas.

Hubo más platos, sí. Pero.

Postre rico: mousse de chocolate con frutos rojos (el chocolate como campeón emérito de los postres) y también muy ricas las fruslerías (¡mmñññaaa! ¡petit-fours a moi!) con el té final (estoy mayor, ¡con lo que yo he sido en eso de tomar café!)

Vino. Bien. Pero. Por un lado los vinos escogidos en el maridaje me resultaban un poco así, como quedarse a media salida. Sencillos. El más destacable para mi gusto fue una suerte de ¿oloroso? ¿amontillado? con PX en el postre y que embotella para ellos Sánchez Ayala. Me recordaba al amoroso de Maestro Sierra. También tenía su cosa la manzanilla pasada, pero le precedió el fino Camborio que era pelín más potente que esta y se quedó un poco eclipsada por ello.

Algo, en el asunto del vino, que no entiendo. De principio indican que se va a utilizar la misma copa para todo. Copas hay de sobra, que el lugar no estaba lleno. No lo entendí.

En suma, se come bien, pero.

Ahora sí, el desglose pecuniario. El menú 45 EUR, el maridaje 16 EUR, agua (y me hinché de agua que la calor tiene estas cosas) 2,8 EUR, el pan 2,9 EUR y el té verde 2,1 EUR.

Fecha de visita: 16/03/2018

Cena 4 pax.

Precio por persona: 92 euros.

Comida 9.

Entorno: 7,5

Rcp: 6,5

Servicio: 8

Servicio del vino: 9,5

Lo mejor: La urta, el róbalo y sobre todo la selección de generosos.

Lo peor: Ningún defecto, pero las raciones un poco pequeñas.

Viernes por la noche con aforo completo. Sala del fondo, un poco más fea que la sala principal, pero agradable igualmente. Mesas bien vestidas, buena distancia entre ellas y vajilla moderna y bonita. La idea es darnos un homenaje de comida, pero especialmente para disfrutar de la magnífica carta de vinos generosos. A estas alturas de comentarios es bien sabido que la carta de generosos es magnífica, con una grandísima selección por copas, pero también es muy destacable la selección de champagne (entre una y otra, como para quedarse a vivir en el restaurante).

Nos apetecía probar el mayor número de platos posibles, así que entre medias raciones y enteras, el maitre nos elaboró el siguiente menú degustación:

  • Ensaladilla de gambas con mahonesa escabechada y croutons.
  • Carne mechada ibérica con emulsión de mostaza y encurtidos.
  • Carpaccio de gamba roja con helado de ajoblanco y caviar de yuzu.
  • Tortillitas de camarones.
  • Verduritas de temporada con jugo ahumado de su cocción
  • Pez Lima-Limón marinado en cítricos y oloroso
  • Urta confitada en aceite de roteña, espinacas, ajo y pimentón
  • Róbalo al pil pil verde de amontillado y navajas aliñadas.

 

Todos los platos a un magnífico nivel destacando especialmente el róbalo y la urta, que eran sencillamente espectaculares.

 

Postres:

  • Fruta de temporada.
  • Tarta fina de manzana con mantequilla, macadamia y Pedro Ximénez.
  • Merengue con fresas, rosas y pimienta.

La tarta de manzana buenísima y el resto buenos.

Si la comida fue buena, la bebida fue sencillamente espectacular, el maitre nos hizo un maridaje por copas adaptado a los platos y resultó perfecto: Manzanilla Velo de Flor (una de las mejores que recuerdo haber probado nunca), fino viejísimo capataz solera de la casa de Alvear (¿es este el que Juancho define como fino que va para amontillado?), oloroso Villapanes de Hidalgo, Amontillado viejo Argüeso, cream Tradición VOS y medium 11540, éste último cortesía de la casa. Magníficos todos.

El servicio amabilísimo, pero sin incomodar. Destacando el maitre/sumiller que nos elaboró tanto el menú como el maridaje y tanto con uno como con el otro, triunfó por todo lo alto.

El único pero que se le podría poner es que las raciones no son muy grandes y si uno es comilón, como lo somos nosotros, eso se paga y más si se quiere hacer un maridaje de altura. Se puede resumir como que fue un gran homenaje culinario y vinícola a un precio también grande, pero, en mi opinión, proporcionado al disfrute. También hay que tener en cuenta que solo de bebidas fueron unos 25 euros por cabeza, pero no dejan de ser 90 eurazos por persona.

Disfrutamos una barbaridad y cuando la cartera se recupere volveremos seguro!

Cambio de cartas, donde se plasman las ilusiones y las ganas de hacer crecer este restaurante, al que algunos, que conocemos y visitamos desde su apertura, tenemos como referente de la cocina andaluza en la capital. Pero no la cocina andaluza tradicional, para ese tipo de cocina existen otros lugares, no, la cocina andaluza de autor, esa cocina que sin perder sus raíces culinarias, es adaptada a los gustos actuales, aumentando así su proyección.

Hablaba de cambios en las cartas, en plural, no solo la dedicada al comercio, también la dedicada al bebercio, que solo contempla vinos andaluces y que junto con su oferta de generosos, manzanillas y un largo etcétera, hacen de este lugar el estar considerado como el mejor escaparate de la oferta vinícola andaluza, en la capital.

Ademas de un Blanco de Blancos de Barbadillo, vino elaborado con uvas verdejo, moscato y sauvignon blanc, vino que lleva poco tiempo en el mercado y que tuvimos ocasión de conocer este verano pasado, hemos podido catar las dos últimos incorporaciones a la serie de jereces 11540, una manzanilla en rama y un medium sweet, muy buenos en ambos casos.

En lo que atañe al aspecto de comercio, se ha concretado en:

- Mantequilla colorá, croquetas de corvina al amontillado y bloody sherry, a modo de aperitivo, y marcando un bien comienzo.

- 1/2 Makis de papas aliñás con ventresca de pez espada. Original imitación de un clásico maki, con su alga que envuelve el conjunto, un interior con una soberbia patata aliñada cuyo sabor recuerda al sur, y el remate de la ventresca que le aporta frescura.

- 1/2 Sardina marinada en fino, tartar de tomate y gelatina de espinacas. Estéticamente, habla muy bien, pero a nivel de sabor mejora las presentaciones de otras épocas.

- 1/2 Salpicón de pochas tiernas con ventresca de corvina. Su versión de un salpicón, con un buen producto y un AOVE es difícil fallar. Muy bueno.

- Chipirón de costa sin tocar, puré encebollado. Hermosos ejemplares apenas marcados a la plancha, tiernos, acompañados con un puré tibio que hacen un conjunto con un agradable sabor.

- Corvina de caña con pil pil de manzanilla y alcauciles. Platazo. Buen producto, generosa ración, pil pil construido con la gelatina del bicho y la manzanilla que deja su huella.

- Mandarina, yuzu, lima, maracuya y gelatina de oloroso. Postre muy refrescante que limpia bien la boca. Agradable.

- Café irlandés (café, caramelo, whisky y queso) Buen cierre, original por la aportación del queso que le da cuerpo. Para los amantes del destilado, seria deseable una mayor presencia del mismo, se aprecia muy escasamente.

Petits fours y cafés con hielo ponen el punto final a esta visita que nos permite apreciar un salto hacia delante, lo cual, ademas de alegrarnos, nos motiva aun mas a volver.

Nueva visita, en esta ocasión, además de lo grato que nos resulta visitar este lugar, se juntas otros razones:

- Cambio en la carta, varios platos dedicados al atún rojo de Barbate.

- Cambio radical en su carta de vinos, tanto en blancos, en rosados, como en tintos, toda su oferta se ciñe a vinos de origen andaluz. Buena oportunidad de conocer vinos de aquellas procedencia, es una zona bastante desconocida que en los últimos años están haciendo un buen trabajo.

Para esta visita, nos hemos decantado por un plurivarietal almeriense, el Flor de Indalia, coupage 2015. Vino muy agradable, con buenas sensaciones en boca.

- 1/2 Espuma de anchoa, sobre cogollos de lechuga y tomate raf. Buen comienzo.

- 1/2 Empanadillas de atún a la roteña. Empanadillas caseras, finas y con relleno, aunque algo escaso, muy sabroso.

- 1/2 Atún ahumado con piriñaca de manzana. Buen ahumado e interesante contraste de sabores.

- 1/2 Papas aliñás con ventresca y alga nori. Original y sorprendente. Con una presentación en la linea de los makis japoneses; interior constituido por una crema de patata aliñada muy sabrosa, coronada por unas laminas de ventresca de atún con un poco de pipirrana y exterior con una fina capa de alga nori. Muy buena propuesta.

- Atún rojo en escabeche de palo cortado con puré de zanahorias aliñás. Platazo, presencia en boca del palo cortado, perfecto punto del atún.

- Atún rojo confitado en manteca colorá y naranjitas chinas. Otro de los platos donde los contrastes de sabores sirven para realzar un plato.

- Lemon pie. Interesante versión de la archiconocida lemon pie.

Cafés con hielo y sendas copas de Eva cream y la Cilla, ponen punto final a esta nueva y satisfactoria visita.

Cambios en la carta y celebracion (este mes) de su cuarto aniversario, son las "excusas" para volver por este lugar, y no hemos debido de ser los unicos con ese pensamiento, pues hoy no cabia nadie mas en todos sus espacios.

Directamente cuento mis impresiones acerca de los platos nuevos catados.

- Menudo de locos (garbanzos, boletus y chocos), guisado con la tinta del choco. Guiso inspirado en las cocina tradicional andaluza, tierno y muy sabroso, Conocía las fabes con calamares en su tinta, que ofrece Casa Consuelo (Asturias) para deleite de su clientela, pero no la versión con garbanzos y boletus. Plato muy pintón que abre la posibilidad de introducirlo en el recetario personal.

- Potaje de alubias marrones con venado y oloroso viejo. Otra novedad en la carta. Plato sabroso, mas potente de sabor que el anterior, muy bien ligado, muy equilibrado.

- Cherna a la roteña (su version 2016). ¿En que se diferencia esta nueva y personal versión? En la base se integra un salmorejo y un pure de patatas violetas y se acompaña de unas espinacas. Interesante version.

- Cachetes de rape crujiente (a estilo cajun), con salsa verde de amontillado. Destacaria la salsa, suave y muy fina, la introduccion de las especies del estilo cajun, sin decir que no sea apropiada, no me parece una combinacion redonda.

- Arroz con leche en texturas (clasico, espuma y helado). Gran postre, muy de mi estilo, tres texturas bien ejecutadas y adornadas con arroz inflado.

- Tarta fina de tres manzanas. Una vuelta de tuerca de uno de sus postres mas conocidos. Se sustituye las clasicas rodajas, por tres presentaciones: rodaja, compota y helado, cada una de un tipo de manzana diferente.

En definitiva, buenas novedades en carta que junto a la cara de dos nuevas referencias que no conocía, un sauvignon blanc granadino (Salvaje) con un sabor diferente y potente (15 grados) y un vino dulce malagueño realizado con uva shyrak (Morosanto) bastante agradable, suponen una tan grata experiencia como muchas de las precedentes.

Muchas visitas desde su apertura, unas veces en pareja y otras veces en compañía de otras personas. Pues bien, de todas las visitas realizadas, creo que hoy, he podido disfrutar de una de las experiencias gastronómicas mas completas y redondas, lo cual, refuerza mi idea de que este es un sitio con una cocina mas que notable. Podrá tener sus días mas o menos inspirados, pero de su calidad, no me cabe ninguna duda.

No hace muchas fechas, nuevamente visitó este lugar, Armando Guerra de la Taberna del Gerrita, lugar archiconocido de Sanlucar, para presentar nuevos vinos de la zona, acompañando su degustación, - modalidad cata a ciegas -, con un menú, creado expresamente para ese evento. Por circunstancias, no pude asistir a ninguna de las jornadas, pero como uno es inquieto, tenia curiosidad por probar alguno de los platos y caldos presentados. Con ese interés, nos hemos acercado a ver si había suerte, y efectivamente, la hubo.

Nos hemos regalado con uno de los vinos que mas interés despertó entre los asistentes: un Tosca Cerrada de uva palomino fino del 2014. Envejecido siete meses en barricas de roble francés que antes contuvieron manzanilla. Espléndido. Nos ha encantado.

Ademas de los entretenimientos, - hoy tocaba unas patatas fritas especiadas y unas aceitunas -, el aperitivo previo era un Bloody Sherry, cuya particularidad radica en la sustitución del vodka por fino.

- Ensaladilla con langostinos y caballa. Muy muy buena. Sabor a bichos, mas que intenso.

- Croquetas de ventresca de corvina al toque de amontillado. Impresionantes, casi sin harina, semiliquidas, regusto a licor, ...., deliciosas. Para repetir.

- Calamares, boletus y trufa. Platazo, intenso de sabores y a la vez equilibrado.

- Carrillera de cerdo, con jardinera de verduritas. Buen plato, tierna y jugosa.

- Rape en escabeche templado de vainas y cebolla roja. Otro platazo, rape en su punto, escabeche suave, con acidez controlada. Para mojar pan y dejar el plato limpio.

- Texturas de turrón y mantecado. Postre interesante para los amantes del chocolate y los dulces navideños. Para el resto, no esta mal.

- Cheesecake con frutos rojos al moscatel. Otro de los excelentes postres a los que nos tiene acostumbrado Jose, postre para repetir.

Cafés con hielo, trufitas de chocolate, copichuelas y conversación distendida con el chef, ponen punto final a esta nueva experiencia.

SURTOPIA, de Jose Calleja, ofrece comida tipica andaluza moderna y de calidad en pleno barrio de Salamanca, servicio atento y agradable para un pequeño local moderno y con gusto.

Carta de vinos interesante y no muy extensa, nos decantamos el granadino GUINDALERA de Bodegas Calvente, vino tinto de las variedades Tempranillo, Syrah, Cabernet y Merlot con 12 a 14 meses de crianza, cultivado en la falda sur de Sierra Nevada a casi 1.000 metros de altura (21 euros). Muy interesante y potente de sabor.

De entre las propuestas de carta, con un 30% de descuento (El Tenedor), destacan las famosas y reconocidas “tortillitas de camarones (plaza del cabildo)”, realmente excepcionales en cuanto a preparación y elaboración, y la posibilidad de tomar medias raciones como por ejemplo el “cazón en adobo moruno de comino y pimentón” y las “sardinas enlatadas en vinagre de jerez”. El primero con muy producto no triunfo, en cambio las sardinas son un ingenio en cuanto elaboración, técnica y presentación.

Como plato principal, y ante la imposibilidad de pedir el “pescado del día en amarillo con almejas y chicharros” me decantaté por una sorprendente y sobresaliente “hamburguesa ibérica, papas fritas y cebolla roja”, muy bien de punto.

De postres, “tarta de manzana el olivo”, correcta, y el postre de chocolate “la perdición de Ambrosio”, que realmente era para perderse…, muy bueno.

En líneas generales restaurante muy interesante, posibilidad de disfrutar de la comida con ofertas de Internet con un servicio y atención muy interesante.

¡Nos alegra que Jose Calleja esté completamente consolidado! Desde que lo visitamos hace ya años en Rivas por primera vez quedamos prendados de sus tortillitas (jeje) y de su forma de traernos muchas de las recetas sanluqueñas

En un mercado (barrio Salamanca) bastante jodido donde la competencia es bestial y donde justamente en el rango de los 50€ se pueden encontrar múltiples ofertas a las que acudir... Surtopia sigue cada vez mejor, cada vez mas lleno (completo en nuestra visita y con una mesa grande en el saloncito del fondo) y con una progresión inigualable

Nuestra reciente visita, al contrario de la de otros compañeros que nos han precedido, ha seguido el guion previsto y todo ha estado al nivel y cantidades recordadas, nos encanta una buena fritura así que pudimos disfrutar a base de bien con un cazón adobado perfectamente frito, unos rejos sabrosos y unas tortillitas de camarones como siempre inigualables en todo Madrid (ni Taberna Gaditana ni leches!)

Después, un arroz marinero, como casi siempre que nos vemos con Jose, en esta ocasión con ventresca de atún y gambas, con un buenísimo fondo aunque con cierta irregularidad en la cocción de algunos granos, muy buen plato de todas formas

Y después como plato central para tomar la medida a la nueva temporada del atún, el mejor plato de la comida sin duda, el tartar de atún rojo con aliño de salpicón gaditano, Jose Calleja avisa que es un tartar que no pica, es decir no lleva wasabi ni otros picantes, pero ¿y?, simplemente una materia prima excepcional y el típico salpicón andaluz sirven para componer un plato totalmente delicioso, con sabores nítidos

Genial como siempre su tradicional tarta de manzana...

Además el servicio estuvo muy bien, nos tocó una chica (se llamaba Ruth pero se nos olvidó preguntarle su apellido) diligente y elegante, este aspecto ha mejorado bastante respecto al comienzo, pensamos

Todo ello acompañado con manzanilla por copas de sus extensísima carta (¿existe otra carta comparable en Madrid?) donde TODO se puede pedir a copas

Podéis ver fotos de todo esto aquí:
https://www.flickr.com/photos/[email protected]/sets/72157645531457533/

Comida en SURTOPIA. Local lleno y doblando mesas. Pedimos las croquetas de pringá y unas tortillitas de camarones, como siempre riquísimas. De segundo lomo de ternera retinta con patatas panadera y cherna (una especie de mero) asada con una emulsión de guisantes y boletus, de postre una ración de queso payoyo a compartir. Para beber un godello fresquito. Desde nuestra última visita hace unos 9 meses, nos ha dado la sensación que las raciones han menguado, sobre todo los segundos platos. El lomo de retinta eran 4 trocitos que no creo que pesaran ni 100 gramos sobre una base de patata panadera (18 €) y la cherna tenía dos bocados (19 €), también el postre de queso nos pareció muy escaso, seis cuñitas muy finas, apenas una tapa (8 €). Eso sí, el servicio amabilísimo. Nos tomó nota el propio José Calleja, que se interesó varias veces sobre cómo iba la cosa. En un primer momento nos sentaron en el comedor del fondo, muy estrecho y un poco agobiante, pero nos cambiaron en cuanto se quedó libre una mesa en el comedor principal, mucho más agradable. En conclusión, todo muy rico y muy buena materia prima, pero mejor que no vayas con mucha hambre.

Cena de cuatro colegas de toda la vida. No voy a describir el local ni su carta porque apenas ha habido cambios desde la última visita. Si que debo añadir que el local estaba completamente lleno. Algún que otro descuido durante el servicio, aunque siempre atentos.

Manteca colorá muy cremosa y unas aceitunas aliñadas en el centro de la mesa al sentarnos. Pan de dos tipos: blanco y con tomate. No sé, pero cobrar 2.50€ en este apartado y teniendo en cuenta los “detalles” de la casa, me parece excesivo.

Cena para cuatro personas:

Entrantes a compartir:

- Sardinas marinadas en vinagre de Jerez y pipirrana: Por unanimidad, el plato estrella de la cena. Simplemente espectaculares.

- Salmorejo de pimientos, patatas aliñadas y ventresca: Vale el comentario de mi anterior visita, aunque en esta ocasión añadieron unas lascas de ventresca de atún y unas patatitas que no aportan nada.

- Croquetas Cremosas De Pringá De Puchero Andaluz: También gustaron por la potencia de su sabor. Bajo mi punto de vista, la masa demasiado fluida.

- Tortillitas De Camarones Plaza Del Cabildo (1 unidad): Poca masa, generosas con los pequeños crustáceos y sin grasa. Muy buenas. A 2.50€ la unidad.

Y los segundos:

- Lomitos De Corvina En Escabeche De Cebolla Roja Y Ajetes: Me comentaron que bien.

- Chipirones Braseados Con Vainas Tiernas De Temporada: Unos chipirones que parece que gustaron pero bastante escasa la ración.

- Lomo De Vaca Retinta Reposado Con Papas De Tortilla: Cuatro filetitos marcados por fuera y poco hechos por dentro. Me comentaron que muy bien.

- Cherna asada con trompetas de la muerte y espuma de chícharos: Este fue el plato por el que me decidí pero no llegó a entusiasmarme: lomo de pescado pasado de punto y con una espuma de guisantes (chícharos) bastante anodina. Lo de las trompetas de la muerte, casi testimonial. Ya por último, ración escasa, como norma habitual en todos los segundos.

- Piononos Granadinos Emborrachados En Moscatel: Dos piononos típicos de Santa Fe (Granada) que no llegaron a gustarme tanto como otras veces; los recuerdo más jugosos y algo más dulzones aunque nunca empalagosos. Lo de emborrachados en moscatel no sé a que viene porque el moscatel pasó inadvertido.

- Queso Curado De Cabra Payoya y Oveja Grazalemeña: Unas cuñas de queso de cabra y otras de oveja sin más historia.

Sin detalles en la sobremesa.

En esta ocasión, José Calleja ni tomó nota ni se interesó por cómo había ido la cena.

Sin cambios en el servicio del vino. Nos decantamos por unas manzanillas Aurora en Rama (no se puede decir que sean generosos en el servicio) y por un par de botellas de Taberner 2007 que gustó mucho (26€ + IVA); todo perfecto de temperatura y en copas adecuadas. Sigo pensando que aunque su carta es la referencia en Madrid en cuanto a vinos finos y manzanillas, debería ampliarse para incluir blancos de otras regiones españolas y cavas.

Precio total: 216.17€ (inc. IVA, cubierto a 2.50€, dos botellas de agua de medio litro a 2.40€, seis manzanillas a 5.90€ por copa, dos botellas de vino, un orujo, un patxarán y un café). Este precio es después de aplicar un 15% de descuento por hacer la reserva a través de su página web.

Nota: El precio por persona indicado es lo que estimo que costaría comer en este local con IVA y servicio incluidos y sin bebidas.

Ver más restaurantes en Barrio de Salamanca

Andaluza   1

Asiática   4

Asturiana   1

Castellana   2

Catalana   1

China   1

Creativa - de Autor   6

De mercado   13

Francesa   2

Gallega   1

Hindú   1

Italiana   1

Japonesa   3

Manchega   1

Marisquería   1

Marroquí   1

Mediterránea   5

Mexicana   1

Peruana   1

Tailandesa   1

Tradicional   11

Vasca   5

Novedades de Verema

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar