Restaurante Aguaviva en Lanzarote
  

Restaurante Aguaviva

6
Datos de Aguaviva
Precio Medio:
56 €
Valoración Media:
7.9 10
Servicio del vino:
8.3 10
Comida:
9.3 10
Entorno:
7.5 10
Calidad-precio:
6.7 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 50,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos noche y lunes

Teléfono


6 Opiniones de Aguaviva

Tras haber reservado con varios días de antelación, volvimos 6 meses después de nuestra ultima visita, y  como en cada ocasión que estamos en Lanzarote, al jardín secreto de Javier Bartomomé y Luis Tamargo , Chef y Jefe de sala respectivamente y copropietarios del restaurante Aguaviva, para compartir un pequeño momento de placer gastronómico.

No voy a describir nuevamente el restaurante, os recomiendo, para situaros mejor en el ambiente, si no lo habéis hecho ya, de leer mi comentario precedente (https://www.verema.com/restaurantes/65626-aguaviva-lanzarote/valoraciones/1486788-fue-gran-placer-visitar-nuevo-restaurante ) en el que explico en un resumen casi todo sobre el restaurante y su actualidad.

Fuimos a cenar el martes 05 de noviembre a las 20h y esa noche estuvimos, si no me equivoco, (hay diferentes comedores) solos. Escogimos la misma mesa en la que estuvimos en mayo. En la política actual del restaurante solo admiten, bajo reserva, 10 personas/día.

Tanto el servicio de sala como el del vino, como siempre, a cargo de Luis Tamargo, fueron muy buenos.

Mientras ojeábamos la carta y nos explicaba los platos del dia, nos ofrecieron un par de aperitivos :

Vasito de Gazpacho y Maridado de solomillo, ambos buenos.

Para compartir, comenzamos con :

Boletus confitados, y gambas de La Santa. Un clásico del Chef que ya hemos probado en otras ocasiones pero declinado en diferentes versiones.   Excelente preparación de gran sapidez y finura

Brocheta de langostinos y panceta ibérica con pasta fresca y ciruelas. Otra especialidad del Chef, un plato riquísimo, un clásico del restaurante,  buenos productos frescos muy  bien cocinados.

Seguimos con el mismo plato del día cada uno :

Abae  con salsa de erizos y arroz basmati. También llamado Abade  (Mycteroperca Fusca) . Pescado muy sabroso en su punto perfecto de cocción. Para disfrutar.

El pan que acompañó la parte salada de la cena fue bueno.

De postre compartimos un Mangotonic . El nombre lo dice todo. Excelente

Para beber tomamos una botella de agua mineral grande Vilas del Turbon y un vino blanco seco crianza Guiguan Malvasia volcanica seco criado sobre lias edicion limitada 2018 DO Lanzarote. Bodegas Guiguan (Tinajo) Cepajes 100% Malvasia volcanica. Nota de la bodega : " Nota de la bodega : Malvasia volcánica  proveniente del cultivo de zanjas característico de la zona de Tinajo-Lanzarote. Obtención del mosto a baja presiones y desfangados estático leve para preservar el carácter varietal. Inicia la fermentación en depósitos de Inox a bajas temperaturas para terminar el proceso en barricas de roble Americano. Después permanecerá en barricas durante 3 meses bajo la más  estricta metodología del battonage, embotellado y reposo en la botella antes de salir al mercado".  Es un vino mineral, fresco con buena acidez, untuoso, denso y largo en boca.  Acompañó perfectamente la cena.

Finalizamos con dos buenos cafés arábica y una invitación de chupitos, que solo tomé yo, de Jonny Walker.

La cuenta ascendió a 65,40 €/persona. Buena RCP. Como en nuestra ultima visita, durante toda la cena pudimos disfrutar de una agradable y enriquecedora  conversación con Luis Tamargo, sobre la evolución de su cocina y sobre los planes presentes y futuros del restaurante. Por lo que hablamos se sienten bien trabajando con el pequeño cupo de 10 comensales / día y ya no me pareció tan evidente como en la conversación que mantuvimos en mayo que vayan a jubilarse muy próximamente. Muy recomendable si visitáis Lanzarote, no olvidéis de reservar, para degustar una excelente cocina de autor y de mercado con productos frescos y de proximidad. Evidentemente, si cuando volvamos siguen en activo, volveremos a visitarles. Muy recomendable

  • Aperitivo : Gazpacho

  • Aperitivo : Maridado de solomillo

  • Boletus confitados, y gambas de La Santa

  • Brocheta de langostinos y panceta ibérica con pasta fresca y ciruelas

  • Abae con salsa de erizos y arroz basmati

  • Mangotonic

En nuestra primera noche en la isla de Lanzarote habíamos reservado mesa en uno de nuestros restaurantes favoritos, Aguaviva, una pequeña joya fuera de los circuitos turísticos, yo diría casi un restaurante para "iniciados" ubicado en el local actual desde el año 2001, aunque existente desde 1992 y poseedor de un plato Michelin y dos soles Repsol.

Antes de presentar nuestra cena, me permito  describir someramente de nuevo el restaurante, aunque ya lo hiciese en mis dos comentarios precedentes del 2011 y del 2015, con un casi "copiar-pegar" pues poco ha cambiado en las buenas sensaciones percibidas y en el saber hacer del restaurante en si mismo.

Aguaviva, se encuentra ubicado en una villa lujosa, decorada al estilo colonial, con muchísimo gusto y elegancia, muy "chic", en cuanto entras y eres recibido por Luis Tamargo, jefe de sala y copropietario, te sientes enseguida a gusto, como si estuvieses en tu propia casa. Al frente de la cocina está el Chef y copropietario Javier Bartolomé, que elabora una excelente cocina de autor y de mercado con productos frescos y de proximidad. Ambos son asturianos.

La carta es corta y viene acompañada de los platos del día que son cantados. El restaurante es grande pero solo dispone de 14 mesas, que están repartidas en diferentes salas y por supuesto muy bien separadas las unas de las otras. Las mesas son amplias y están muy bien vestidas, con sobre manteles blancos, la vajilla y los cubiertos son de calidad y las copas también. El servicio de sala y del vino llevado a cabo por Luis Tamargo es bueno, amable y muy profesional. La carta de vinos no es muy amplia pero están representadas varias denominaciones de origen de la isla y de España peninsular.

Mientras nos decidíamos para escoger los platos que íbamos a degustar, nos ofrecieron dos deliciosos aperitivos :

(Según las nuevas normas de Verema, las 6  primeras fotos de los platos destacados en negrilla, aparecerán, sin vínculos, en pie de página, el resto en el primer comentario)

Marinado de novillo, muy bueno y unas excelentes croquetas, cuyo contenido no recuerdo al publicar este comentario 13 días después, pero que encontré deliciosas y bien cocinadas, crujientes por fuera y melosas en su interior.

Como entrantes compartimos :

Atún marinado con caramelo de tomate y gelatina de limón y menta. Plato de temporada, especialidad del Chef, es el buen momento para degustar el atún rojo canario (Patudo como se le conoce en la isla). Plato perfectamente elaborado.  Muy bueno

Berenjenas nazaries.  Crujientes por fuera y melosas en su interior, rellenas de queso fresco. Un buen contraste dulce -salado. Un plato tradicional andalusí puesto al día por Javier Bartolomé en una versión muy personal. Excelente

Seguimos con :

Boletus confitados, gambitas plancha, puré de coliflor y almendras. Otra excelente preparación de gran sapidez y finura.

Brocheta de langostinos, ciruelas, y panceta ibérica con pasta fresca. Otra especialidad del Chef, un plato riquísimo, buenos productos bien cocinados y una pasta de 10.

El pan que acompañó la parte salada fue bueno.

Como postres tomamos :

Esfera de mousse de chocolate y mandarina. Riquisimo, una verdadera delicia.

Gin Tonic en plato. Un verdadero gin tonic, sólido. Un momento de placer.

Para beber tomamos una botella de agua Vilas del Turbon y una botella de malvasia volcánica Vulcano de Lanzarote seco 2018. Bodega Vulcano (Tias) La Geria. Cepajes 100% Malvasia volcanica. Vino joven, que para mantener su frescura y espíritu, entregan en varias fermentaciones a lo largo del año. Color amarillo pajizo, fresco, mineral y con una buena persistencia en boca. También lo producen en barrica pero no lo tenían en carta.

Finalizamos con 2 buenos cafés arábica y nos ofrecieron 2 copas de PX Barbadillo.

La cuenta ascendió 62,60 €/persona, Buena RCP.  Durante toda la cena pudimos disfrutar de una agradable y enriquecedora  conversación con Luis Tamargo, sobre la evolución de su cocina y sobre los planes presentes y futuros del restaurante. Supe que prevén, a medio plazo, jubilarse y cerrar el restaurante, mala noticia en si misma para los gastrónomos pero bien merecida para ellos. Ahora mismo, para poder "disfrutar" con lo que hacen y hacer también "disfrutar" al máximo a sus clientes solo aceptan reservas y en pequeño número. Esa noche solo fuimos cinco comensales, pero pienso que todos disfrutamos muchísimo y así nos lo corroboraron los tres situados en una mesa cercana a la nuestra con quien compartimos sala y conversación. Cuando nos marchábamos el Chef Javier Bartolomé nos estaba esperando en la puerta de la cocina para saludarnos y compartir una corta pero agradable conversación con nosotros, dándonos cita para el próximo mes de noviembre en que tenemos previsto volver de nuevo a la isla negra. Muy recomendable si visitáis Lanzarote y daos prisa si queréis conocer su cocina, antes de que se jubilen.

  • Marinado de novillo

  • Aperitivo : Croquetas

  • Atún marinado con caramelo de tomate y gelatina de limón y menta

  • Berenjenas nazaries

  • Boletus confitados, gambitas plancha, puré de coliflor y almendras

  • Brocheta de langostinos, ciruelas, y panceta ibérica con pasta fresca

No habíamos estado en este restaurante desde el año 2011. Teníamos muchas ganas de volver porque guardábamos un excelente recuerdo y como queríamos cerrar con un broche de oro nuestra estancia en la isla decidimos ir a cenar la ultima noche de esta.

El restaurante se encuentra situado en una zona totalmente fuera de los circuitos turísticos de la isla, a corta distancia de la playa de Guacimeta y del aeropuerto del mismo nombre. Para ir hay que quererlo. La primera vez que fuimos, estuve un poco obsesionado por su cercanía al aeropuerto y por el ruido producido por los aviones, ya que estuvimos justo al lado de una terraza y es por ese motivo que puntué el entorno "exterior" con un 4. En esta ocasión nos ubicaron en el interior del restaurante y la visión de este entorno ha sido totalmente distinta.

Aguaviva, se encuentra ubicado en una villa lujosa, decorada al estilo colonial, con muchísimo gusto y elegancia, muy "chic", en cuanto entras y eres recibido por Luis Tamargo, jefe de sala y copropietario, te sientes enseguida a gusto, como si estuvieses en tu propia casa. Al frente de la cocina está el Chef y copropietario Javier Bartolomé, que elabora una excelente cocina de autor y de mercado con productos frescos y de proximidad. Ambos son asturianos.

La carta es corta y viene acompañada de los platos del dia que son cantados. El restaurante es grande pero solo dispone de 14 mesas, que están repartidas en diferentes salas y por supuesto muy bien separadas las unas de las otras. Las mesas son amplias y están muy bien vestidas, con manteles blancos sobre rojos, la vajilla y los cubiertos son de calidad y las copas también. El servicio de sala es bueno, amable y muy profesional. El servicio del vino es bueno. La carta de vinos no es muy amplia pero están representadas varias denominaciones de origen de la isla y de España peninsular.

Mientras nos decidíamos para escoger los platos que íbamos a degustar, nos sirvieron un buen pan y nos ofrecieron tres deliciosos aperitivos :

Chips de Batata, Tortilla de patata y cebolla,Toast de Foie-gras,

Como entrante, compartimos uno de los platos ya tradicionales del restaurante :

Marinado de Lubina con caviar de oricios Que decir, sin palabras... Extraordinario.

Como platos principales tomamos :

MC, el pescado del dia Bocinegro(Pagrus Pagrus)cocinado a baja temperatura con guarnición que encontró mas que buenissssimo, perfectamente cocinado en su punto, fresquisimo y de buen tamaño. Imposible de acordarnos del detalle de la guarnición 10 dias después de la cena, ya que nos olvidamos de apuntarlo, mil excusas. Solo podemos decir que estaba muy buena.

Yo, unos Chipirones con papas bonitas Un plato de gran calidad, "Chapeau", había una buena ración pero se me hizo corta...

Como postres tomamos :

Mousse de queso Como en nuestra primera visita, me permito decir la misma frase que dije en el 2011, una mousse de "Plaisir des dieux". Me encantó
Bizcocho de frutos de la pasión Una maravilla, MC disfrutó como es debido.
Los postres son de lo mejorcito de la isla.

Para beber tomamos una botella de El Grifo Colección DO Lanzarote seco fermentado en barricas 2014Bodegas El Grifo, variedad 100% Malvasia Volcánica, vino fresco mineral y con volumen. Lo encontré como he encontrado durante toda mi estancia en Lanzarote, todos los malvasias volcanicos de la isla, excelente.

Finalizamos con 2 buenos cafés y nos ofrecieron 2 copas de moscatel lanzaroteño.

La cuenta ascendió 52,15 €/persona, Buena RCP. Al final de la cena mantuvimos una larga y amena conversación con Luis Tamargo, sobre la cocina que ellos elaboran y sobre la historia del restaurante, que fue muy interesante, no pudimos hacerlo con Javier porque estaba delante de los fogones. Esa noche solo estuvieron ocupadas dos mesas, pero Luis me explicó que en temporada baja y además en fin de semana aunque parezca paradoxal era normal. He olvidado de mencionar que aparecen en la guía Michelin y que tienen 2 soles Repsol. Tal vez el mejor restaurante de la isla...aunque un poco secreto. Animo a los lectores a descubrirlo si van a Lanzarote. Como le dije a Luis, en nuestra próxima visita a Lanzarote, que espero que sea pronto, volveremos... habiamos estado mucho tiempo sin hacerlo. Muy recomendable

Nadie diría que perdido en un pueblo se encuentra esta casa de comidas.
El entorno bastante cuidado, un sitio tranquilo y cuidado, para comer sin prisas (hijo musical muy agradable).

Carta de vinos corta, pero en cambio el servicio del vino es muy atento, algo que en las islas no abunda. Bebimos Juan Gil 12 meses como digo servido con el respeto y atención adecuado, en copas más que decentes. Por esta razón voy a puntuar muy alto el tema del vino, aunque como digo la carta no contiene muchas referencias.

Comimos un maravilloso carpaccio de solomillo, el cual te dejan elegir la salsa: cabrales, aceituna y otras dos. Elegimos aceituna, y se convirtió en una deliciosa mezcla. De segundos un lenguado relleno de setas, correcto, y unas ricas carrilleras ibéricas con salsa de vainilla (la vainilla no se notaba nada). De postre un coulant de chocolate para compartir, prescindible.

Una botella de agua, dos cervezas y dos cafés con hielo, 100 euros. Barato desde luego no es, pero el restaurante es el más formal por así decirlo que he visto en Lanzarote.

gran descubrimiento para nosotros en Lanzarote y un sitio para volver. Situado en una casa en Playa Honda, decoración rústico-clásica con la que se consigue un ambiente cálido y gran comodidad para el cliente.
Buen montaje de mesas. Serivicio en sala a cargo de Luis, perfecto, amables, profesionales y cercanos. Cocina a cargo de Javier con una sólida formación en cocina tradicional y con un conocimiento exquisito del producto y sus puntos de cocción.
Lo visitamos en dos ocasiones y comimos: croquetas de jamón ibérico -deliciosas-, chupito de crema de verduras -buenísimo-, marinado de lubina con caviar de oricios -sin palabras, con tostadas de pan de aceitunas....-, ensalada de pato -mezclum de lechugas con foie, confit y sésamo, fantástica-, pisto con huevos y jamón -delicioso e impecable...como el de mi madre-, taco de atún en salsa teriyaki -punto impecable y sabor fantástico-, bacalao confitado sobre tomate con tapenade de aceitunas negras -fantástico por la calidad del bacalao y por los sabores bien integrados del plato-, steak tartar -sin palabras con tostaditas al sésamo negro y vinagre....-. Otro cantar son los postres, milhojas de crema y manzana -el mejor hojaldre que he comido en mi vida...-, milhojas de crema de lmón y mango -más de lo mismo-, flan tibio de queso -similar a un suflé, delicioso-.
Carta de vinos con una buena selección y como siempre con las malvasías presentes, precio 1.5-2 x tienda. Estupendo sitio para tener como refernecia fuera del circuito turístico, imprescindible diría yo.

Página web: http://www.e-gestur.com/restauranteaguaviva/

He pasado 2 semanas en Lanzarote con mi esposa y hemos tenido la ocasión de conocer varios restaurantes, de los que quisiera destacar 6 : Aguaviva, Amura, Almacen de la Sal, Las Viñas, El Golfo y El Risco.
Este excelente restaurante de Playa Honda, escondido, fuera de los circuitos turisticos y situado muy cerca de las pistas del aeropuerto de Guasimeta, es para mi uno de los mejores restaurantes de Lanzarote. Decoración elegante, cuidado montaje y servicio muy profesional.
Su único punto débil, a pesar de su buena insonorización es que de cuando en cuando tienes la impresión de que un avión se te puede a caer encima.
La carta es muy escueta, apenas 3 o 4 platos por serie y los platos del dia, pero la calidad del producto y la elaboración en cocina es de una gran calidad. Se me olvidó de preguntar el nombre del Chef ( lo haré la próxima vez que vuelva a Lanzarote)
Nos ofrecieron el aperitivo, muy bueno.
Seguimos con un marinado de lubina y otro de solomillo - Buenisimos.
De segundos, mi esposa tomó un bacalao con tapenada que estaba delicioso y yo, un cherne con salsa de erizos también delicioso. Acompañamos la cena con un Grifo Colección (15,50€).
Los postres son excepcionales, sin ninguna comparación con los otros restaurantes de la isla. Mi esposa tomó una mousse de queso que fué "Plaisir des dieux" y yo un Gin Tonic en plato que estaba buenisimo. Acabamos con 2 excelentes cafés Colombia y Arábica, acompañados con 2 chupitos obsequio de la casa. La cuenta ascendió a 118,45 €, un poco caro en relación con los otros restaurantes de la isla, pero vale la pena. Volveremos, a pesar de los aviones.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar