Restaurante El Tap i altres terres

Restaurante El Tap i altres terres

24
Datos de El Tap i altres terres
Precio Medio:
24 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
7.5 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
6.0 10
Calidad-precio:
8.2 10
Fotos:
 

Reservar en restaurante El Tap i altres terres

País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 12,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

El Tap i altres terres El Tap i altres terres en Valencia Pescaditos en tempura con aceite de trufa y huevo poché Restaurante en Valencia Tartar de salmón y aguacate con jenjibre Restaurante El Tap i altres terres Pulpo con salsa de yogur, queso feta y patata morada El Tap i altres terres Ensalada de Pollo a l'Ast El Tap i altres terres en Valencia Restaurante en Valencia El Tap i Altres Terres Restaurante El Tap i altres terres El Tap i Altres Terres El Tap i altres terres El Tap i Altres Terres El Tap i altres terres en Valencia El Tap i Altres Terres Restaurante en Valencia El Tap i Altres Terres Restaurante El Tap i altres terres El Tap i Altres Terres El Tap i altres terres El Tap i Altres Terres El Tap i altres terres en Valencia El Tap i Altres Terres

24 Opiniones de El Tap i altres terres

Aunque el local ha cambiado de dueños la propuesta de la carta, decoracion y trato es muy parecido, incluso manteniendo platos de la anterior carta. Lo único que eché en falta es mas variedad de vinos por copas.

Cena para 2, tomamos 4 platos para compartir:

-Ensalada de bacalao muy rica y cumplidora.
-Croquetón ibérico: 2 uds , croqueta de gran tamaño y muy buen sabor y textura, gran croqueta.
- Lasaña de sardina ahumada con purrusalda y requesón casero: me dejo un poco indiferente la sardina estaba buena pero la presentacion un poco fea, dejada caer sobre unas verduras y sobre una lámina de pasta un tanto sosa.
- Pluma ibércia: excelente carne, el mejor plato, excelente sabor.

De beber 3 cervezas y una copa tinto Les Cousins Priorat + 2 cafés y servicio de pan.

Sigue siendo recomendable.

Tenía ganas a este sitio y no defraudó. Buscábamos un sitio para cenar por el centro en plan informal, pero que no fuese las típicas tapas de sepia, bravas y similares, sino algo más elaborado, disfrutando de un buen vino. El Tap fue la elección y salimos más que satisfechos.

Local pequeño, pero acogedor y excelente atención al lado de las Torres de Serranos. Pedimos todo para compartir (2 personas):

*Ración de lasaña de sardina marinada. (5 €). Una especie de lasaña hecha con capas patatas y verduras pochadas, sardina ahúmada con su inconfundible sabor y coronado con un poco de requesón. Nos gustó mucho.

*Steak tartar. (9 €). No es el mejor que he tomado (tengo muy cercano el que tome en El Padre hace unas semanas), pero más que digno, teniendo en cuenta el precio.

*Coca con longaniza y habitas baby. (6 €). Quizás fue la elección que menos me entusiasmó. Pocas habas y un exceso de salsa de tomate, aún así estaba rico de sabor.

*Canelón de confit de pato con salsa de setas y parmesano (9 €). Abundantes y jugosos canelones (sirven 3). Lo que más me gustó de la noche.

Cenamos más que a gusto y no pedimos postre, fuimos directos a los cafés.

Acompañamos la cena con un tinto de del Loira que nos recomendaron, fresco y frutal, pero con la estructura que le da la Cabernet Franc. Nos gustó mucho: “Chinon Les Graves 2011” de Béatrice et Pascal Lambert (19,50 €). Tienen una carta interesante para disfrutar de buen vino, sin estridencias innecesarias.

Absolutamente recomendable. Por 51,50 € cenamos muy bien.

 La S.O.P es un grupo de buenos amigos Sumilleres de la Octava Promoción, (lamentablemente la última, se termino el dinero para la formación...) elegimos el Tap por su buen trato al vino, quizas no es el local ideal para un grupo de 13 ruidosos comensales, pero sin duda es una buena opciones para juntarse un grupo de amantes del vino, y si ademas es Domingo noche creo que de las mejores.

  Nos pusimos en manos de Michele para que nos preparase un menú a su gusto acompañado de los vinos que considerase oportunos y esto fue lo que nos preparo:

  Mientras que se formaba el grupo tomamos cañas y Fino Fernando de Castilla.

-Ensalada de pollo de corral con tirabeques y tomates secos. Hacía tiempo que no tomaba tirabeques en la ensalada, estaban muy buenos, (detalle a destacar buen aceite y varios tipos de vinagres para darle cada uno su punto).

-Ensalada de tomate valenciano con ventresca anchoa boquerón y mojama Este plato no falla en verano, me gusto la combinación con las Piperras, (esas guidillas Vascas).

Julian Pilon Viogner 2011 colinas del Ródano Buen comienzo, pero ataco Murphy con su TCA en una de las 2 botellas, al no tener una tercera fresca tuvimos que esperar unos minutos a que la enfriasen.

-Pulpo a la llama con puré de pimentón de la vera. Otro que no fallas.

-Cocas de sardina ahumada y verduras asadas. Este no solo no fallas, tampoco te cansarias nunca de comer.

-Cocas de longaniza de hierbas tomatito y habitas.

Gratias Rosé Bobal  Alborea (Albacete) 2012. Quería probar la nueva añada y no me defraudo. Un vino sencillo que se sale de las golosinas de algunos Bobales. Un trabajo serio del equipo de 3G.

-Cecina de Astorga Cuando la cubrias de buen aceite...Ufff!!!

-Steak tartar con mostaza verde de Dijón. Otro clasico bien resuelto.

Guimaro 2012 Mencía Ribeira Sacra Vino con caracter atlantico, fresco, con buena acidez y marcada personalidad, a unos les gusto mucho y a otros nada, yo estaba en el primer grupo.

-Costilla con salsa barbacoa casera y chucrut. Buenas, crocantis y con un punto dulce agradable, el chucrut es lo unico que aburri en Alsacia, pero este no estaba muy potente.

 Domaine la Milliere 2011 Viñas Viejas Cote du Rhone Villages Basicamente Garnacha, un vino más serio, con más matices.

Postres:

Cheesecake de dulce de leche
-Brownie de chocolate y helado de baileys
-Falso tatin de manzana e higos con helado de canela 


Lux Brut Nature D.O. Cava Cortesia de la amiga Amanda y sus treinta y tantas primaveras.

Ademas nos saco una botella en decantador de un Cabernet Franc del Loira Bio dinámico, estas rarezas que empiezan con aromas de sidra y caras raras y terminas enamorado perdido...

RESUMIENDO.

Tapas clasicas bien resueltas, buenos vinos, con algunas rarezas que siempre se agradecen. Cambios de copa con cada vino (a pesar de que insistimos que no era necesario en todos). Buenos tiempos entre platos y buena cordinación vinos-tapas. Buen servicio y EXCELENTE COMPAÑIA.


Segunda visita y mucho mas encantado que la primera. Nos atiende Miquelle, amable, nos enseña la carta y nos canta otros platos fuera de ella. Nos decidimos por los siguientes, todos para compartir:

Ensalada de tomate.- Peazo tomate, uno entero, presentado así, como suena. Una vez eliminado el corazón, se le ponen por encima pimientos, ventresca, anchoa de generoso tamaño, boquerones, jamón y seguro que algo se olvida. Ah, y por supuesto un excelente aceite de AOVE.

Carpaccio de langostinos.- Que bueno, no solo por el carpaccio en si, lo acompañaba el tallo del eneldo (no lo había comido nunca así), crujiente al masticar, unas cucharadas de sucedáneo de caviar y finalmente regado con aceite con unas gotas de limón.

Tartar de salmón.- Aunque bueno fue el que menos nos entusiasmó de los platos, sabor soso, demasiado protagonismo de la cebolla.

Pulpo con patatas.- Excelente el conjunto.

De beber, nos recomendaron un binner les saveurs 2012, un vino blanco de La Alsacia muy rico a muy buen precio (17,00€)

Me gusta El Tap, me gusta todo, el trato, su comida y sobre todo la predisposición de agradar.

Después de muchos años, es divertido, enriquecedor y muy satisfactorio reencontrarse con gente que has compartido tu adolescencia y parte de la juventud.

Tantas anécdotas compartidas, tantas experiencias y de repente ,zas...Llegan ellas, la prole, el trabajo y cada uno pace por su lado...¡normal, es la vida!....

Pero un día , en una comida de tres, nace la idea de intentar fijar una fecha y llega ese día y acudimos once de trece :)))).

Grupo grande,presupuesto moderado ,para q no fuera un handicap para nadie , al lio...

Donde??? Después de barajar varias opciones, elegimos esta porque era lo que mas se ajustaba, excepto en lo un poco ajustados. , Pero esto ya estaba claro y no nos juntamos para una experiencia gastronómica, sino para compartir un rato juntos... Pero es que los fumadores empedernidos, viendo las apretutas , se hubieran podido poner , en un sito accesible al pasillo y no entiendo la manía de interrumpir la cena con tres cigarros, lo siento...:((((

Cenamos platos a compartir por dos motivos, para evitar la interminable y desesperante escena de los camareros intentando tomar la comanda y por la practicidad, claro que estos detalles, si has cocinado poco, no vaes en la cuenta:))))

Platos a compartir, yo ni los recuerdo, todos buenos, se me quedo en la memoria el postre delicioso y el pan superlativo, todos lo comentamos en la cena...

Vino tinto por favor, y Miquelle nos saca un digno rioja alavesa ,Sierra Cantabria y de vino blanco ,el nieva verdejo con copa riedel .

Estupenda cena, el local algo corto, para un grupo tan numeroso ,pero, he cenado con dos parejas y he cenado de ensueño.

Miquelle es un hostelero que toca muchos palos y todos bien, el primero la atención , es un gran profesional, sincero , cercano , agradable y culto.

Tiene un coperio de un nivel de restaurante muy superior, al igual que su corta pero estupendisima selección de referencias y su imbatible margen por botella.

Tiene vinos por copas, en un local de veinte euros..., hay pocos en Valencia con esas características o al menos que me conste...

Cervezas , ginebras...No se puede pedir mas en ese nivel de precios, al menos yo conozco pocos así...

En resumen, todo se ve, según el color del cristal en que se mire...

Y lo de la invitación a las copas, prefiero no comentarlo :((((, muchos de vosotros , ya conocéis mi opinión al respecto :((( y no me parece oportuno ,comentarlo aquí y ahora.

Salu2

Cenamos hace unos días un grupo de amigos y estos fueron los resultados:
Excesivamente apretados. Incómodo
Acordamos previamente un menú cerrado, pero una vez allí nos sirvieron todos platos al centro alegando falta de espacio en la mesa (no es de extrañar dado lo apretados que estábamos).
La comida bastante escasa para el precio acordado y teniendo en cuenta que éramos un grupo numeroso.
El trato muy cordial a pesar de todo.

Cena para 11 personas, no paso a detallar el local ni menaje ya que se ha descrito muchas veces, lo que si he de decir que para tapear informalmente, barato, de calidad y original es un sitio perfecto.

Menú preestablecido el que incluía:

- Ensalada de gambas y ensalada de pollo de corral ( 1 cada 3 personas), nos gustó más la de pollo, correctas ensaladas.

- Tátar de salmón ( 1 plato cada 3 personas), muy rico.

- Lasaña de sardinas ( 1 plato cada 3 peronas), para mí el plato de la noche, con queso y verduras, muy muy rica.

- Coca de longaniza ( 1 cada 2 personas), mas que longaniza parecía blanqut, contundente y bueno.

- Canelón de confit de pato, 1 por persona, plato que también gustó bastante.

- Postres caseros variados, brownie, helados y unos estupendos alfajores.

Raciones generosas y nos quedamos muy bien.

Dentro del menú entraba 1 botella de vino cada 3 personas, balco nieva verdejo y sierra cantabria seleccion especial tinto.

Fuera de menú pedimos una botella de un rico roble de ribera duero llamado convento oreja.

Pan, agua y café incluido.

Servicio muy amable y cercano.

Para todo lo que incluye el menú lo veo muy bien de precio , lo dicho excelnte lugar para tapear diferente.

Anoche acudí con un amigo a este restaurante situado en el casco antiguo de Valencia. El local en si es relativamente acogedor, pequeño con el espacio muy aprovechado, son tiempos de crisis y hay que sacar el máximo partido al mínimo espacio.

No había nadie, pero íbamos con la idea de cenar allí, así que entramos, Edu nos acomodó, nos ofreció un aperitivo (aceitunitas) y nos entregó las cartas.

Elegimos todos los platos para compartir, siendo nuestra comanda la siguiente:

Pulpo a la llama con puré de patata a la gallega y aceite de tomate seco.- Mas que un puré era parmentier, de excelente sabor, con un toque ligeramente picante debido al pimentón picante de la vera (de ahí el color rojizo de la patata). Sobre la patata unos trocitos de pulpo, cebollino y tomate seco. Fue el mejor plato de todos.

Bacalao confitado con muselina gratinada.- Muy bueno también, el bacalao llegó un poco frío, quizás a que el emplatado fue sobre una cama de humus fría. En general, buena combinación de sabores.

Carrillera guisada con puré de apio, setas y judías bobby.- Dos buenos trozos de carrillera, bien guisada sobre el puré. También muy buena.

POSTRES:

Cheesecake con dulce de leche y frutos rojos.- Irresistible, el cheesecake en forma de puré sobre una base de galleta. Que sabor, que textura, yo que no soy mucho de dulces casi me da algo de lo bueno que estaba.

Tatín de manzana con helado de canela.- Manzana asada servida entre láminas de hojaldre, con azucar glasé espolvoreado y dos bolas de helado de canela. El helado lo mejor, la manzana un poco seca.

De beber tomamos Les Crestes, un vino joven del Priorat, mezcla de garnacha, syrah y cariñena, servido en copas Riedel. El servicio es dar a catar y servir. Temperatura perfecta.

Estuvimos perfectamente atendidos, no podía ser de otra manera al estar solos. Salimos contentos por lo comido, el servicio y la relación calidad precio.

Con lo descrito, el pan y una botella de agua, la cuenta ascendió a 60,50 €. Nos obsequiaron con un par de mistelas.

Segunda visita a este restaurante que, sinceramente, nos ha gustado mucho. Al entrar se nota la pasión por los vinos que tiene el propietario, Michelle. Gran cantidad de botellas por todo el local y un armario climatizado de muy buen tamaño y bien surtido. El local es relativamente pequeño pero acogedor y funcional. Dispone de una notable variedad de vinos por copas lo cual se agradece. Nuestra experiencia en las dos ocasiones ha sido muy satisfactoria. Comentaré brevemente lo que tomamos en esta ocasión.
- 1/2 de cecina de León (7€): Exquisita. Acompañada de unos gajos de tomate seco.
- Tartar de salmón y aguacate con jenjibre (8,5€) . Salmón crudo marinado (la mayor parte del tartar) junto con verduras crudas (pepinillo, zanahoria...) y por encima una crema de aguacate. Muy bueno, sobretodo si gusta el pescado crudo.
- Pulpo con salsa de yogur, queso feta y patata morada (8,5€) . Excelente. El pulpo tierno y con muy buen sabor y que aunque pueda sorprender combina muy bien con la salsa de yogur. A destacar el queso feta que acompaña el plato. Por ponerle un punto negativo, un poco escaso de cantidad.
- Pescaditos en tempura con aceite de trufa y huevo poché (6€). Nos quedamos con ganas de probarlo la otra ocasión. No defraudó en absoluto. Sabrosa la combinación del pescadito con el huevo y el aceite de trufa.
- Parmentier de pato con verduritas (9€). Para mi es el más común y el menos destacable de todos los que probamos. Aun así, bueno.

En la anterior visita probamos otros platos del que destacaremos la negrita con garbanzos sobre caldo de pimiento moderadamente picante (6€). En cuanto a la bebida los precios de las copas de vino oscilan entre 2.5-3.7€ y el agua 2.5€ (botella 1L)
Este local es una muy buena opción para comer por la zona. El servicio es muy amable y cordial tanto por parte del propietario como por los empleados.

Anoche descubrimos este interesante restaurante en pleno Barrio del Carmen. Los comentarios anteriores hacen justicia a este restaurante con platos muy cuidados y deliciosos.
Lástima que el comedor estuviera vacío, y solo hubiera un par de mesas ocupadas en la terraza.
Eramos cuatro para cenar y por sugerencia del jefe de sala hicimos toda la comanda para compartir: tomate valenciano, cecina de león, pescaditos con huevo frito, lasaña de sardinas, secreto ibérico y carrillera. Todos excelentes. Raciones abundantes, tanto como para que con cuatro platos hubiéramos podido cenar. Tanta comida nos impidió poder degustar los postres, que dejamos para la próxima visita.
La cena estuvo acompañada por un Shiraz de Enrique Mendoza.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar