Restaurante Kabuki Restaurante Kabuki Carmona - Comedor

Restaurante Kabuki

24
Datos de Kabuki
Precio Medio:
86 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
6.1 10
Comida:
8.8 10
Entorno:
6.2 10
Calidad-precio:
6.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Tetuán
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Japonesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 60,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


24 Opiniones de Kabuki

Reserva en Kabuki de Presidente Carmona el Viernes pasado para darnos un homenaje ictiófago (y de lo que cayera) en este presunto templo del buen comer y de la fusión otrora rompedora... muchas ganas y buenas sensaciones en general, os comento la experiencia:

Local y ambiente: la parcela más deficiente sin lugar a dudas; local pequeño, austero en el peor sentido de la palabra -paredes desnudas de aspecto cutroso, mesas ínfimas, sin mantelería y juntas hasta el límite- y ruidoso hasta lo molesto. El público por la treintena y de corte pijo e, insisto, francamente alborotador. En una futura visita y viendo lo visto, posiblemente optemos por la opción de comer en la barra de Sushi.

Servicio: buen número de camareros (4 + las 3 personas de la barra) para dar servicio a unas 15 mesas y la maitre atendiendo a todo trapo y aun así, se percibe demasiada premura y distracción en ciertos detalles (12 minutos para que alguien se dirija a nosotros ya sentados y tomen nota de los aperitivos, otros 10 para las cartas...). En cualquier caso, más luces que sombras, sobre todo por la gran amabilidad y caracter didáctico de cada una de las personas que nos atendió esa noche.

Comida:
Aperitivo:
- Ensalada de alga wakame y sesamo; textura crujiente, aliño suave de aceite, vinagre y semillas de sésamo tostadas, todo ello servido en buena cantidad en platillo plano... correcta pero francamente anodina, para abrir boca sin más. Un 5,5.

Entrantes:
- Usuzukuri de Toro y Pan con Tomate (28,55 euros): 12 porciones de corte perfecto de un toro sublime, con la infiltración justa de grasa, una textura firme pero untuosa y rico a rabiar. La combinación con el pan crujiente, el tomate triturado y el toque justo de aceite de oliva hicieron de este plato una de las cumbres de la noche. Genial. Un 10.

- Sunomomo Moriawase (9,50 euros): ensalada de alga wakame con un punzante aliño de vinagre y soja que se sirve con 4 cortes de pulpo, algo de chicharro marinado y 3 piezas de vieira fileteada. El pescado excelso: pulpo terso y de gran sabor, vieira dulce y perfecta de textura y el chicharro marinado levemente, con un pronunciado y suculento gusto marino. Lo peor, la ensalada en si: el exceso de vinagre anulaba en demasía el sutil sabor de los pescados. Un 7.

Principales:
Los nigiris y Futomaki seleccionados fueron los siguientes:

- Nigiri de gamba dulce (2 piezas 6,50 euros): arroz poco compactado aunque bien cocinado coronado por una pizca de wasabi y tres excelsas gambitas blancas crudas. De nuevo el género sublime. Un 9.

- Nigiri de huevo de codorniz y paté de trufa (2 piezas 7,60 euros): un clásico de esta casa. Rico, rico, rico. Pelín aceitoso (quedó algo de residuo en el plato) pero para comerse 10. Un 9,5.

- Nigiri de Hamburguesa de Wagyu (2 piezas 7,85 euros): el que menos me dijo de todos, rico pero ramplón (al margen de la gran calidad de la carne). Un 7.

- Nigiri Toro flambeado con mostaza de Dijon (2 piezas 9,90 euros): visto lo visto, había que pedir algo más de Toro y la elección de nuevo fue un acierto. Un buen corte de atún pasado por el soplete brevemente y aliñado lo justo con mostaza de Dijon. Delicioso. Un 9,5.

- Futomaki de cangrejo frito y huevo hilado(8 cortes 20,35 euros): el patinazo de la noche: arroz que se desmorona envolviendo un cangrejo frito incómodo de comer -con una fina cáscara- acompañado de un huevo hilado que no nos acaba de encajar en el global... un 6.

Postre:
- Texturas de chocolate (13,10 euros): el afamado postre de chocolate de Oriol Balaguer no decepcionó; tarta de chocolate + mousse de chocolate + arena de cacao + crujiente oblea, en delicada y magníficamente presentada com posición. Muy bueno y apropiado como colofón. Un 8,5.

Hasta aquí la comida: acompañamos el festín con un martini rojo y una birra con limón de aperitivos (5 y 4,40 euros respectivamente, Sake Taisetsu (16,50 euros los 300ml), un orujo blanco (5 euros) y agua (que no cobraron). Aparte, invitación de una copita de sake espumoso a Bea -buen detalle, carajo-.

El total pagado 136,40 euros, una buena RCP en mi opinión dada la excelencia del género y el nivel de las preparaciones degustadas; en definitiva, y aunque la sensación por el local no fuera la mejor, recomendaría Kabuki Presidente Carmona sin dudar.

En las inmediaciones del Bernabéu se encuentra la pequeña sucursal del KABUKI, restaurante dirigido por el reconocido restaurador Ricardo Sanz.

El local es pequeño, con escaso espacio entre las mesas (inexistente realmente), en noche de viernes todas las mesas completas (más la terraza). La decoración es la típica decoración “neutra” de los restaurantes japoneses modernos, sin que aparentemente te sientas en un restaurante Estrella Michelin, para nada.

La dirección de sala es exquisita, los tiempos de espera si bien son muy altos, respecto de otros restaurantes japoneses de la capital, la espera merece la pena.

El servicio de vino es muy correcto, para poner un ejemplo, por error nos iban a servir un vino blanco de ALGUERIA (Ribeira Sacra) cuando teníamos en mente la modalidad de vino tinto. Para el primero nos sirvieron copas típicas para vino blanco, una vez informamos del error, no fue necesario solicitar copas adecuadas para vino tinto, directamente nos retiraron las primeras por copas más adecuadas a la uva tinta. El precio de la carta de vinos lo considero alto.

El orden de los platos fue elegido por la Jefa de sala, circunstancia que permitió un disfrute de los platos más adecuado.

Como platos principales:

- Sashimi de besugo con trufa: Espectacular tanto en su presentación como en su resultado. De diez.
- Tartar de toro con angulas: Precio de locura para un resultado digno de probar.
Como sushi:
- Ikura: De los mejores probados en Madrid, sin estar inflado de arroz.
- Nigiri andaluz: Toro flambeado con salmorejo y jamón, muy bueno pero el sabor del salmorejo se come el magnífico toro.
- Vieria flambeada: Excelente.
- Nigiri de sardina. Único sushi de la noche al que nos aconsejaron acompañar con salsa de soja. Muy rico.
Ante la excelente calidad del producto, nos dejamos aconsejar para alargar la noche:
- Nigiri de toro tamari. Toro flambeado con un pequeño toque de mostaza. Delicioso.
- Steak tartar. Solo puede ser calificado como espectacular. MUY BUENO.

Excelente experiencia que debe ser probada por todos los amantes de la comida japonesa, hasta la fecha, es con diferencia el mejor restaurante japonés al que he acudido en la capital, sin haber estado en MYLLAMA CASTELLANA y KABUKI WELLINGTON, a un nivel SUPREMO de propuestas degustadas en Tokio.

Como información adicional, es posible pedir a domicilio.
Conclusión: Repetiremos, iremos al KABUKI WELLINGTON y no podemos más que poner de manifiesto nuestra más absoluta satisfacción por la visita realizada.

Hacía unos 3 años que no íbamos y después de intentarlo varias veces, anoche pudimos retornar a uno de los supuestos mejores japoneses de Madrid (y de España) y con “macarrón”!

Y?... Pues indiferencia y mediocridad a partes iguales, ahí vamos:

Fusión Sí: Es para lo que merecen la pena (de la factura :)) los Kabuki, la posibilidad de probar platos/combinaciones nuevas y únicas se les reconoce y es digno de aplaudir visto desde el prisma de la investigación y la especialización culinaria de la ciudad, además no dudo que esas preparaciones en muchos casos estén deliciosas

Japonés NO: Ahora eso sí, si lo que quieres es comida japonesa existen en Madrid sitios no ya decentes sino que han sobrepasado hace ya tiempo a KabukiPc en esos menesteres, recién terminado de comer en KabukiPc caes en la cuenta el grandísimo trabajo que esta haciendo por ejemplo Hiroshi Kobayashi en MiyamaCastellana, o la gente de Ginza(cortes)

HiperCaro SÍ: Se aprecia ese aire elitista en la clientela, “nosotros lo valemos”, supongo que a esa gente les parecerá que un precio de 12,90€ para un postre (Texturas de chocolate) es un precio justo, incluso te dirán “joder, es que está buenísimo!, calidad precio adecuada”
Pero para nosotros la calidad/precio en preparaciones japonesas de kabuki es baja, de lo peor que nos hemos encontrado, y un postre de 13€ es caro lo mires por donde lo mires, de la misma forma que tener un peor “toro” (con hebras y nervios) que MiyamaCastellana por ejemplo y cobrarlo casi 1€ más caro es increíble!
Ésto del precio lo vemos relacionado con su aspecto fusión, es como cuando vas a ElCorteIngles y en ese mismo establecimiento te puedes comprar una botella de agua… o un chaleco para cazar jabalíes, esas ‘posibilidades’ hay que pagarlas: como aquí puedes comer mantequilla con trufa y toro con pan tumaca pues el toro ‘normal’ te lo pongo más caro… el caso es que tanto las fusiones como las preparaciones japonesas están por las nubes!

Estrellita NO: Cuando llegas con expectativas altas a un sitio renombrado, TODO cuenta… más que nada porque al final TODO te lo cobran! :) ¿Cómo es posible que llegue una botella de cerveza vacía a los postres? ¿Por qué el camarero me quiere servir el agua en un vaso que lleva toda la noche boca abajo en la mesa en contacto directo con la mesa sin mantel ni nada? (que esto me lo hagan en ‘Insitu’ vale! Pero coño que estamos en Kabuki!) ¿Cómo es posible que para muchos el mejor toro de Madrid tenga hebras y nervios incomibles?

Además notamos algunos nigiris “poco nobles”, no tratados en exceso, no seleccionados, no solo pasó con el “toro”, la anguila era un trozaco basto, poco limpio… y en la tempura las gambas flojas, la típica textura blandurria de cuando el aceite no está suficientemente fuerte ¿? Era curioso porque luego una 3ª gamba sí que estaba algo más crujiente ¿aceite más ‘entonado’ 1min después?

…y ya en otro plano: ¿como puede ser que para el garito mas mierda de Londres puedas reservar por su web y para uno de los pocos michelín que tenemos en Madrid ni siquiera tengas una puñetera WEB donde ver la carta? ¿Por qué no abren los sábado a medio día para la gente que no es rica/famosa/empresaria o que vive en los alrededores de Madrid?

WEB: a 15/5/2012 Sin Web!!! ¿?

Qué pedimos?

-- Tempura moriawase 21,50
Visual adecuado: translucida, pero textura blandurria que desentona con el buen sabor del producto (gamba), unos 9 o 10 trozos

-- Niguiris de Toro 9,70 Unagui 6,90 Mantequilla con trufa 7,40 Wagyu cebolla y tomate 7,80 Salmón flambeado 6,30 y 1 pieza de Huevo codorniz con trufa 4,45

El matequillatrufa increíble y riquísimo, lo mejor de la noche, la miniburguer bien pero ¿en serio es wagyu? (trozos algo duros), Olivia me dice que el huevo de codorniz muy bueno pero para su gusto algo descompensado el sabor hacia la trufa, salmón bueno (en la media) pero llega frío a la mesa (como todos los calientes) y más si comes en al terraza

-- Negi toro maki 9,80
Makis de toro con cebollino, en la media, clásico que siempre pedimos sobre todo por Olivia que es muy makinera

-- Costillas de Wagyu 27,15
Realmente exquisito el wagyu, lo mejor de la noche

-- Postre: Texturas de chocolate 12,85
Postre de chocolates muy rico… y sobrepreciado

-- Bebidas: 2botellas de agua: 7,15 2Kirin: 8,65

Precio Total: 129,62

Conclusión: Unas costillas Wagyu y un par de niguiris de mantequilla+trufa no son suficientes, en nuestra humilde opinión, para justificar esos precios ni esa fama, pero claro, al final se justifican porque la gente que tiene mucha pasta tiene que comer en algún sitio! :)
Hemos visto un local realmente en la media que muchos en Madrid ya han superado, en comparación, alucino como Viavelez, Sacha, Lua o Sudestada, así a bote pronto, no tienen estrellita pero ¿Quién entiende a esos franceses?
Si no fuera por el atrevimiento de su chef con sus fusiones sería un 2 estrellas claro para ese nivel de precios y fama

Nota 6,5

Después de estar en Sushiwakka o en Sushi99, una piensa que cualquier japonés se le puede quedar pequeño, pero no ha sido así con Kabuki. Precioso local, lleno y con buen ambiente.

Quisimos probar varias cosas y optamos por las sugerencias del cocinero:

- ostras
- usuzukuri de trufa
- tartar de toro y angulas
- usuzukuri de vieira
- nigiris de toro, de carabinero, huevo de codorniz, pez mantequilla, anguila, hamburguesa de kobe y alguno más.
- costillar de kobe (Dudo que sea kobe porque en Japón donde sí probe la ternera Kobe, dicen que tienen prohibida la exportación de esta denominación)
- texturas de chocolate
- helado y gelatina de yuzu

Todo estupendo, buen género y abundante acompañado de un Ossian que maridó estupendamente.

Buena RCP y un sitio recomendable y a tener en cuenta para darse un buen homenaje nipón.

El Real Madrid jugaba un partido de Champions en el Bernabeú contra el Lyon y nosotros aprovechamos, a muy pocos metros del estadio, para darnos un festival de una de mis pasiones favoritas: la cocina japonesa. El Kabuki era una gran asignatura pendiente (curiosamente el primero que me lo recomendó, hace ya muchos años, fue Mariano Garcia) y por fin podia comer allí.

El entorno es bastante sencillo y austero para la calidad de la comida ofrecida. En cambio, la carta de vinos es amplia y seleccionada con mucho criterio. Se nota que está detrás el maestro Juancho Asenjo. Optamos por pedir un Christmann riesling 2007 (30,50€). Elegimos un menú degustación que fuera propuesto por el cocinero. Esto es lo que nos sacaron, con indicación de algunos precios:

Sopa miso (5,34€)

Navajas Yuzu (15€)

Usuzukuri de vieiras (12,15€)
Usuzukuri de papa mojo (14,82€)

Tartar de toro (20,16€)

Nigiri chicharro
Nigiri de pez mantequilla con trufa
Nigiri de huevo de codorniz
Nigiri de toro tamari
Nigiri de anguila
Niguiri o.b.mogimi
2 piezas de gamba roja
Nigiri steak

La materia prima es sensacional y la ejecución técnica muy buena. Una cocina de producto fresquísimo, como corresponde, y una auténtica gozada. Todo un festival de sensaciones.

Como remate, pedí un té verde Sencha, flojito. En los restaurantes japoneses de este nivel deben cuidar más el apartado de los tés, es una lástima que se cuide tan poco este aspecto en España.

Por lo demás, excelente experiencia aunque los precios son un poco altos.

He tenido la suerte de cenar dos veces en Kabuki, me encantó!!! Mario, su chef, maravilloso; se dió cuenta de que no le sacaba el ojo de encima a sus manos mientras elaboraba sus platos y tuvo la consideración de hacerlo más despacio para que pudiese apreciar con todo detalle la manipulación.

Tomamos las vieiras (me encantan cocinadas de manera tradicional) pero, su plato fue sencillamente espectacular.
Que decir de las hamburguesitas de kobe, ... en fin; que a todo el que le guste la comida japonesa y que le mimen en un restaurante, debería visitar Kabuki.

Me han gustado todos los niguiris en especial el de pez mantequilla con trufa.La vieria espectacular y los postres muy buenos: torrija y cremoso de yuzu. Un detalle feo ha sido que abrieran otra botella de agua en el postre sin consultar.

Para 2 personas:
Ostras: 2 japonesas y 2 francesas. Condimentadas con una salsa que potenciaba su sabor. Muy buenas
Sashimi: Medio de Salmón y medio de Toro (Ventresca de atún). Muy bueno en cantidad y calidad
Makis de Salmón: 6 mini piezas. Justito
2 Nigiri de huevas de salmón: Rico
2 Nigiri de steack tartar: Arroz crujiente y carne de buey Wanyu. Muy bueno y original
2 Nigiri de pez mantequilla con pate de trufa blanca. Muy bueno
1 tempura mixta de verduras y langostinos. Normalita y un poco cara.
1 Postre de Oriol Balaguer. 7 texturas de chocolate. Bueno

Vino: Weingut Robert Weil Riesling. Un poco ácido para nuestro gusto. 31€. Elegiré otro la próxima vez.

Trato agradable y servicio rápido y eficiente.

Entorno agradable con mesas pequeñas y demaiado juntas.

Precio total para 2 personas: 153,76 €

Poco que decir de este magnifico restaurante japones.
Materia prima excelente, grandes elaboraciones. Para la comida todo son elogios.

Dirigido por Mario Payán, destaca por encima de todo sus maravillosos niguiris.
De toro, mero, gamba blanca, carabinero, ostra, erizo, tartar de kobe, pez mantequilla, etc.
Acompañados de un futomaki de anguila, cualquier elaboracion con toro. Nos encontramos ante una comidad impagable.

Como en la mayoria de los japoneses el servicio del vino pasa desapercibido.

Buena direccion de sala y servicio atento.

Fuimos a cenar y nos dejamos poner por ellos y disfutamos mucho, buena calidad y buena tecnica. Trato correcto informal. Local agradable (muy juntas las mesas) precio alto pero correcto. Nos gusto bastante

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar