Restaurante Can Jubany en Calldetenes
  

Restaurante Can Jubany

30
Datos de Can Jubany
Precio Medio:
104 €
Valoración Media:
7.7 10
Servicio del vino:
7.3 10
Comida:
8.3 10
Entorno:
7.9 10
Calidad-precio:
7.1 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor, Catalana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 70,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes y martes

Teléfono

Restaurante Can Jubany Diferentes texturas de chocolate con sorbete de frutos rojos Can Jubany Nuestra versión de la Piña Colada Can Jubany en Calldetenes Liebre la Royale con pera y remolacha Restaurante en Calldetenes Salteado de setas con huevo frito de nuestro corral y panceta. Restaurante Can Jubany Sopa de alcachofas con buñuelos de bacalao y chicharrones de jamón ibérico Can Jubany Oliva Arbequina hecha en casa Can Jubany en Calldetenes Arroz de sepietas con gambas de Palamós Restaurante en Calldetenes Homenaje al cerdo Restaurante Can Jubany Huerto en la mesa Can Jubany Canelón de pagès con setas de temporada (realmente excelso). Can Jubany en Calldetenes Merluza cocida a baja temperatura, con jamón ibérico y gnocchi de calabaza. Muy buena!! Restaurante en Calldetenes Coca con frutos del bosque y foie. Excelente. Restaurante Can Jubany Minuta

30 Opiniones de Can Jubany

En esta ocasión éramos cuatro parejas y habíamos reservado la mesa de la cocina donde además de disfrutar del menú de la memoria, disfrutamos del concierto ofrecido por el equipo de cocineros de Nandu, la mesa de la cocina está ubicada en la zona fría donde se preparan los aperitivos y los postres.

Anna nos acompañó a la mesa y nos detalló los platos que conforman el menú de la memoria y que no voy a repetir puesto que coincide totalmente con el que tomó Joan Thomas en su última visita a excepción del salteado de setas con huevo frito que fué sustituido por el canelón de pollo de corral con trufa, y como a mi mujer no le gusta la liebre, ofreció cambiarselo por rodaballo a la plancha con caldo de  bullabesa. Nos invitó a que interactuáramos con los cocineros y nos levantáramos tantas veces como quisiéramos para observar de cerca su trabajo, la mesa no dista más de dos metros de sus zonas de trabajo, la zona donde se preparan los platos calientes queda algo más alejada y no se tiene plena visión de la misma.

Mesas muy bien vestida con mantel largo, loza y cuberteria de muy buena calidad, copas Riedel. El servicio muy atento y profesional dado que uno de los comensales es de habla inglesa, la camarera le hizo particularmente la explicación de cada uno de los platos.

Excelente el pan elaborado por una panaderia de la cercana localidad de Santa Eulalia de Riuprimer

Nandu Jubany vino en un par de ocasiones interesándose por como se iba desarrollando el menú, pudimos comentar brevemente su inminente marcha a Perú para participar en el rally París Dakar.

Decidimos tomar cava con los aperitivos y vino blanco con el resto de platos, con estas premisas Marta nos aconsejó un Gramona Imperial Magnum gran reserva brut 2013 y a la petición de un Xarel-lo nos aconsejó el Blanc Tradició 2015, Can Feixes D.O.Penedés con un cupaje del 15% de malvasia de Sitges, al no disponer de botella magnum, tomamos dos botellas. Muy bueno el servicio del vino atento en todo momento al relleno de las copas.

La caja sorpresa de los petit fours acompañó los cafés, cortados e infusiones.

Indiscutiblemente uno de los mejores estrellados donde el producto de proximidad es tratado con el máximo respeto y el producto más humilde se convierte en manjar

El sábado 25 de noviembre, tras haber reservado con 2 meses de antelación, nos dirigimos al restaurante Can Jubany de Calldetenes, donde nos esperaban a las 21h.

No voy a describir nuevamente el restaurante pues ya lo hice en mi ultima visita del 2015  (https://www.verema.com/restaurantes/589-can-jubany-calldetenes/valoraciones/1292322-no-pudimos-cenar-que-habiamos-previsto-fue-sensacional) y prácticamente nada ha cambiado desde entonces.

Tras depositar los abrigos en el guardarropa, nos acompañaron a nuestra mesa, situada en el primer piso en una acogedora salita con dos mesas mas. Una vez instalados, Anna Orte, esposa de Nando Jubany y directora de sala, vino a presentarnos la carta y los 3 menús que podían ofrecernos. El restaurante estaba lleno hasta los topes. Mesas grandes, muy bien vestidas, muy bien separadas las unas de las otras, con bonitos manteles largos hasta el suelo y excelente vajilla y cubertería y como es de suponer, en un estrellado Michelin y con tres soles Repsol, con buenas copas Riedel. El servicio de sala fue bueno, está muy presente, pero es muy discreto, es amable y muy profesional, aunque esta vez dentro del equipo que se ocupaba de nuestro comedor, había un par de camareros a los que les faltaba, a mi parecer, un poco mas de rodaje ( presentación de platos recitados de memoria robotizada, como si se tratase de la tabla de multiplicar...)  El  Servicio del vino en nuestro comedor estuvo a cargo de la sumiller Marta de la Rosa. La Carta de vinos es muy importante y tras ojearla rápidamente pedí ayuda a la sumiller, quien en función de mis preferencias me aconsejo distintos vinos para acompañar los platos elegidos.

Optamos por el menú degustación mas corto "La Memòria".

Voy a pasar pues a detallar nuestro menú, compuesto de cinco aperitivos, cuatro platos y dos postres (Cinco fotos de los aperitivos por imponderables técnicos de Verema aparecerán en el primer comentario)

Aperitivos :

Mantega de castanya feta a casa amb pa de briox.  Mantequilla de castaña hecha en casa con pan de brioche.

Merengue de gintònic amb grosella. Merengue de gin-tonic con grosella.

L'hort portat a taula i la nostra somalla. El huerto en la mesa, (zanahorias y remolacha )y nuestro fuet, con el que también nos sirvieron un excelente pan que iba a acompañar toda la cena

Crema de blat de moro, polsim de foie i tòfona. Crema de maiz con foie y trufa.

Oliva Arbequina feta a casa Oliva Arbequina hecha en casa

Buenos aperitivos. Si solo tuviera que escoger dos, destacaría la calidad de las zanahorias del huerto en la mesa, excelentes ( Nando Jubany posee su propio huerto ) y las Olivas Arbequinas , made in Jubany, de sabor muy intenso, deliciosas.

Platos :

Sopa de carxofa amb bunyols de bacallà i greixonets Sopa de alcachofas con buñuelos de bacalao y chicharrones de jamón ibérico.  Rica y consistente.

Saltejat de bolets amb ou ferrat del nostre galliner i cansalada Salteado de setas con huevo frito de nuestro corral y panceta. Excelente pero también muy consistente

Arròs sec d'espardenyes amb brou d'escamarlans. Arroz seco de espardenyes (cohombros de mar) con caldo de cigalas.. Servido en la paella en medio de la mesa para comer directamente en ésta, con una capa fina de arroz (1 dedo aprox. de espesor) en su punto perfecto de cocción con un buen "socarrat" y un intensísimo sabor a cigalas. A mi me encantó, casi me comí la paella entera, pues MC la encontró muy rica como degustación, pero demasiado intensa en sabor para su gusto y no me quedó mas remedio que ayudarle. (Lo siento no hice la foto)

Llebre a la Royal amb peres i remolatxa Liebre la Royale con pera y remolacha. Muy potente.

Postres :

La nostra versió de la pinya colada Nuestra versión de la Piña Colada. Excelente postre, muy bien elaborado, y muy refrescante que ayudó a digerir la parte salada.

Diferents textures de xocolata amb sorbet de fruits vermells Diferentes texturas de chocolate con sorbete de frutos rojos. Una delicia para los amantes del chocolate y muy ligero.

Menú muy poco equilibrado, pesado, difícil de digerir, el conjunto de platos salados demasiado potentes. Por este motivo y no por la elaboración y la calidad de la cocina, que es excelente, le corresponderia una nota algo inferior a la otorgada, pero el sistema de puntuacion de Verema no permite afinar el resultado.

Para beber tomamos agua mineral a discreción ( 2,84 €/persona) y una botella de vino blanco crianza  Gran Autòcton 2015, Vi de la terra Baix Penedès.  Autòcton Celler . Cepajes : Xarel-lo, Xarel-lo vermell, Macabeu y Malvasia de Sitges. Viñas muy viejas de la Finca Mas Vilella. Fermentado en barricas de roble francés de 300-400 l y en ánforas de barro, donde reposa durante 8 meses. Muy elegante con mucho volumen y frescor, es largo y frutal. Nos gustó.

Finalizamos con dos buenos cafés y la siempre espectacular serie de petits fours, muy apetitosos y originales, presentados en una especie de caja mágica, de la que tu eliges los que quieres y te los colocan en un soporte. La verdad es que como estábamos al limite de la indigestión, no tomamos demasiados (vease foto en el primer comentario) pero estaban muy buenos.

La cuenta ascendió a 97,27 €/persona. Buena RCP. Nandu Jubany y su esposa vinieron a saludarnos al final de la cena y mantuvimos con ellos una corta pero agradable conversación. Que decir de la cocina de Nando Jubany, que no se haya dicho ya... lo resumiría diciendo que es una cocina auténtica, de producto de proximidad, de gran tecnicidad... una excelente cocina moderna de autor que toma sus raíces en la mas pura tradición de la cocina catalana.

Volveremos, pero, cuando lo decidamos será al mediodía y seguramente para comer a la carta, a menos que de aqui a nuestra proxima visita sus menús degustación hayan cambiado y sean menos contundentes. Recomendable.

  • Diferentes texturas de chocolate con sorbete de frutos rojos

  • Nuestra versión de la Piña Colada

  • Liebre la Royale con pera y remolacha

  • Salteado de setas con huevo frito de nuestro corral y panceta.

  • Sopa de alcachofas con buñuelos de bacalao y chicharrones de jamón ibérico

  • Oliva Arbequina hecha en casa

Efectivamente, a finales de abril, reservamos una mesa para la noche del 23 de mayo, para celebrar el cumpleaños de MC con la idea de tomar el menú degustación "El Gran Festín" , pero cosas que pasan, justo antes de llegar al restaurante MC empezó a encontrarse mal, con problemas digestivos y aunque optamos por mantener nuestra reserva decidimos cenar a la carta, teniendo cuidado en la elección de los platos.

El restaurante, situado en una bonita masía cerca de Calldetenes, ha cambiado mucho desde nuestra ultima visita en el 2007, lo primero que ves ahora desde el jardín cuando llegas, una vez has aparcado el coche, es una gran cocina tras unas enormes cristaleras y cuando te acercas un poco, ves que posee una mesa para recibir comensales.
Hemos encontrado el restaurante ahora mucho mas moderno y funcional. Cuando entras te encuentras frente a una nueva recepción y al lado de ella con un pequeño salón, donde esperas que te vengan a buscar para acompañarte a tu mesa en el primer piso, y una pequeña terraza exterior. El edificio es mas amplio que antes, con diversos tipos de comedores diferentes, han combinado la rusticidad de la masía con una decoración con muebles contemporáneos de diseño. Predominan los colores claros, tanto en las paredes de obra como en los muros de piedra y el resultado final obtenido, a mi parecer, es muy bueno... te sientes en seguida muy a gusto.
No puedo dar mas detalles de las diferentes salas y salones porque lo vi todo de pasada, puesto que nos acompañaron directamente a la mesa que nos habían asignado, situada en un pequeño y acogedor comedor en el que habían solo 2 mesas mas. Las mesas son grandes y están muy bien vestidas, muy bien separadas las unas de las otras, con bonitos manteles largos hasta el suelo y excelente vajilla y cubertería y como es de suponer en un estrellado, con buenas copas.
Una vez instalados, Anna Orte, esposa de Nando Jubany y directora de sala, vino a presentarnos los 3 menús que podían ofrecernos. Al comentarle MC su estado..., enseguida nos propuso la carta e incluso nos comentó que si yo, quería tomar un menú degustación, en un caso asi, podrían servirlo sin ninguna objeción... decliné el ofrecimiento y cenamos los dos a la carta.
El servicio de sala es muy bueno, está muy presente, pero muy discretamente, es amable y muy profesional, nuestro comedor estaba a cargo de Alba Vila. El Servicio del vino solo puedo juzgarlo parcialmente, pues tomé vino por copas, aunque la sumiller, Isabelle Moren, compatriota nuestra, nos dio toda la información que le solicitamos y en función de mis preferencias me aconsejo los vinos para acompañar los platos elegidos.

Mientras esperábamos los platos solicitados de la carta, nos trajeron dos aperitivos muy originales:

Un Homenaje al cerdo presentado en una especie de pequeño bastidor coronado por la cabeza de un cerdo hecho en alambre, que contenía 2 mini "llonganisses" elaboradas por ellos, dos crujientes de careta de cerdo y dos cornetes de espuma de panceta. Todo estaba muy bueno, como era un poco fuerte para MC, tuve que hacer el sacrificio de comérmelo todo... excepto una "llonganissa" que MC se llevó en el bolso.(ver foto)
El Huerto en la mesa presentado en una maceta, como si de un mini huerto se tratara, en la que habían zanahorias y remolachas plantadas en una tierra comestible, que por cierto estaba muy buena, y con dos guijarros que también se comían, a base de queso azul y ciruelas. Un acercamiento al campo que nos rodeaba, versión Nandu Jubany, muy bueno y divertido. MC también participó, pues poco a poco iba encontrándose algo mejor.(ver foto)

Como entrantes tomamos lo siguiente :

Guisantes del huerto con su vaina a la brasa con panceta y butifarra negra MC lo encontró delicioso. Puro producto de gran calidad muy bien cocinado. Cocina tradicional reinventada.(ver foto en comentario 1)

Arroz de sepietas con gambas de Palamós Me lo pasé bomba, una paella para mi solo... y que además me aconsejaron comer directamente dentro del recipiente, sin pasar por el plato, como en Valencia, me dijeron... Suculento, un plato para recordar, y las gambas... sin comentarios(Ver foto)

De segundo siguieron :

Textura de alcachofa con cigalas A MC que adora las alcachofas y las cigalas(es su marisco preferido) le encantó. Perfecto maridaje. Puro producto, cocinado al punto, para disfrutar.(Ver foto en comentario 1 )

"Espardenyes"con panceta y puré de coliflor Mamma mía, nunca había comido una montaña asi de "espardenyes", mas de 10 ejemplares. Ni que decir tiene que estaban riquísimas y que disfruté de lo lindo. Los que las conocen bien saben lo que se siente delante de unas buenas "espardenyes". Debajo de la montañita había un buen trozo de panceta que se maridaba perfectamente con los equinodermos y a ambos lados, un crujiente de panceta. Un excelente mar y montaña firmado Nandu Jubany.(Ver foto en comentario 1)

El pan, artesanal de un solo tipo que acompañó los platos, era muy bueno, venia de una panadería de un pueblo cercano.

De postre, como MC, se encontraba ya mejor, decidió tomar Nuestra versión de fresas con nata, sorbete de limón y menta No acabó de convencerla, pues esperaba encontrar fresas (Ver foto en comentario 1)y lo que encontró sobre todo fueron helados, que no es precisamente uno de sus productos favoritos. Era un plato muy festivo pero que no correspondía a lo que esperaba. Propusieron cambiárselo por lo que quisiese de la carta, pero prefirió no jugar a la ruleta rusa visto aun su estado de salud...

Para beber, ambos tomamos 2 botellas de agua servidas en jarra y yo, además, tomé aconsejado por la sumiller, con mi primer plato una copa de ToKaji 2011 Dry Formint Bodegas Disznoko, Hungria, variedad de uvas 100% Formint, me pareció, fresco, ligeramente afrutado, mineral y persistente en boca, era la primera vez que degustaba un tokaji no dulce y me gustó. Con el segundo, una copa de DO Somontano - Chardonnay Crianza 2011 fermentado en barrica de roble Bodegas Enate, cepaje 100% Chardonnay. Me pareció largo en boca, denso, fresco y equilibrado. Ambos me gustaron y cumplieron perfectamente su función.

Finalizamos con dos buenos cafés y una espectacular serie de petits fours presentados en una especie de caja mágica, de la que tu eliges los que quieres y te los colocan en un soporte que imita un poco a la dicha caja (Ver fotos en comentario 1).

La cuenta ascendió a 92,15 €/persona. Buena RCP. Nandu Jubany y su esposa vinieron a saludarnos al final de la cena y mantuvimos con ellos una agradable conversación. Nos mostraron su agradecimiento por habernos desplazado desde Montpellier para celebrar el cumpleaños de MC y nos transmitieron su deseo de que si decidíamos volver a visitarles pudiésemos disfrutar totalmente de su cocina. Posteriormente lo hizo la sumiller, con quien también hablamos un buen momento. Nos explicó, que para ir a comer un sábado al mediodia (la próxima vez, a la vista de las buenas porciones de los platos de los menús, no será por la noche) la reserva debe de hacerse con 2 meses de antelación. Isabelle Moren permaneció un buen momento conversando con nosotros y al marcharnos nos acompañó hasta la misma puerta del restaurante.
Pasamos una velada que, ciertamente podía haber sido mejor pero no a causa de la cocina del Chef Nando Jubany, que nos encantó, si no del no muy buen estado de salud de MC, que no mejoró totalmente hasta al dia siguiente.
Como incluso en esta situación un poco anormal, apreciamos mucho su cocina, nos dijimos que íbamos a volver, pero no para comer a la carta si no para degustar, ya sea el Gran Festin o los menús de temporada de las setas o de la trufa.
Volveremos pues a degustar esta cocina tradicional catalana reinventada y puesta al dia por el Chef Nando Jubany y su equipo en cuanto tengamos una nueva ocasión y desde luego recomendamos visitar este restaurante.

  • Arroz de sepietas con gambas de Palamós

  • Homenaje al cerdo

  • Huerto en la mesa

Eso es, Nando Jubany es auténtico con su cocina, con los productos, sin disfraces, no hace falta elaborar platos rebuscados y que al final no sabes lo que estas comiendo. Nando rehuye las "mariconadas" y ofrece una cocina fresca y actual.
Nos ubicaron en un comedor con solo tres mesas con una decoración minimalista y pintado con un agradable color cálido
Nos decantamos por el menú de la memoria que como indica son los clásicos de su restaurante y que son la herencia y el patrimonio de su familia.
Como entrantes , el homenaje al cerdo con un mini fuet de elaboración propia, crujiente de careta de cerdo y cucurucho de espuma de panceta. El huerto llevado a la mesa con una sorprendente presentación dentro de una maceta con tierra comestible no recuerdo de como nos dijeron que estaba elaborada, con zanahoria, remolacha y una imitación de piedras elaboradas con queso azul y ciruela. Butifarra trufada con judias del ganxet.
Seguimos con sopa de alcachofas con buñuelos de bacalao y chicharrones de jamón ibérico.
Canelón trufado de rustido de pollo de payés
Arrós seco de "espardenyes" con caldo de cigalas
Terrina de royal de liebre con pera al calvados, y como a mi mujer la liebre no es de su devoción se lo cambiaron por careta de atún con emulsión de escabeche y con verduritas.
Dos postres, el primero cítricos con texturas, el segundo una particular versión de clásico pijama
Exquisito pan totalmente artesanal como no podía ser de otra manera elaborado en la vecina localidad de Santa Eulàlia de Riuprimer.
Acompañamos el menú con cava Oriol Rossell Brut Nature servido por las camareras atentas en todo momento de la evolución del líquido en las copas.
Una botella de agua que vaciaron en una jarra y atentas a su reposición
Sorprendente presentación para elegir los petit fours.
Tres cafés
Servicio joven, atento y profesional.
Mantelería, loza y cristalería de buena calidad como corresponde a un restaurante de esta categoría.
A la salida pudimos departir un momento con Nando Jubany y su esposa con buena sintonía

Era la cuarta ocasión que visitamos Can Jubany pero esta vez optamos por el menú degustación (en las anteriores, el menú de temporada fue excelente). Pues bien, seguimos siendo fans de Nando Jubany y su equipo. Menú degustación extenso, variado y acertado, combinando platos con foie, arroces de espardenyes, dashi de gambas, becada, etc, etc, y uno de los postres más sorprendentes y geniales que he comido jamás "Anem a buscar tòfones" (no lo detallo pues perdería la magia si vais a probarlo). En fin, todo excelente con un servicio de sala realmente extraordinario dirigido por la esposa de Nando.
Un detalle, el último plato nos lo cambiaron a última hora y fue Nando Jubany en persona quien nos lo propuso......... y acertó.

Precio incluyendo 2 botellas de Finca Malaveïna (D:O: Empordà) excente.

Primera visita a este ya clásico restaurante de nuestra gastronomía. Masía de interiores maravillosos, muy bien diseñados, que cuidan hasta el último detalle. Comimos en un cómodo comedor de cuatro mesas en línea (domingo, lleno). Ofrecen dos menús degustación, a parte de carta, y nos decantamos por el más amplio (97,50€), del que destacan el canelón de pollo, el arroz de espardenyes y el dashi de gambas de Palamós. Acabas realmente lleno. Carta de vinos amplísima y excelente servicio. Nos encantó.

Restaurant acollidor amb un servei excel·lent i un entorn magnífic.
Menú de temporada:
Aperitiu:
Mini fuets, fets a casa, molt bons.
Pastanaga i remolatxa amb maionesa de mostassa antiga i julivert, bo.
Coca de vidre amb pernil ibèric i pinyons, bo.
Globus de formatge blau de Centelles, sorprenent l'elaboració, tot i que en boca dona una sensació estranya.
Gaspatxo de cirera clarificat amb sardina i aire d'oli d'oliva, agradable.
Menú:
Coca de full amb foie i poma caramel·litzada, esclat de sensacions en boca.
Caneló de pollastre de pagès rostit amb ceps a la crema, excel·lent, em portà records d'infantesa.
Arròs sec d'espardenyes i brou d'escamarlans, el plat estrella del restaurant, i ho ratifico.
Lluç al vapor suau amb gnocchi de carbassa, pernil cruixent i suero de parmesà, combinació ideal, sorprenen els gnocchis.
Postres:
Evolució e la pinya colada, ideal per després del dinar boníssim.
Postres de xocolata i cafè, sinfonia de xocolates, bo.
Celler:
Finca l'Argatà - DO Montsant

antes de nada decir ,que de los estrellados es el que mas he visitado,que es el que empece a saborear la cocina de autor o como se le llame,y tambien fue el que hizo la boda de mi hijo.

el menu fue identico al anterior por lo tanto no voy a mencionarlo otra vez ,aunque con un plato mas que eran guisantes a la brasa en su baina,
bien en lineas generales,pero como peros diria que 3 platos con guisantes me cansaron,la pelota de queso azul no es que estuviera mal pero era poco agradable en boca,el plato de las gambas es espectacular a la vista pero el sabor de la gamba pierde,el atun era muy fino y quedo demasiado hecho,los demas platos ningun comentario negativo,en los postres la representacion del huevo y el gallinero no deja de ser un huevo de pascua pero en azucar para que se blanco metido en un monton de algodon de azucar tipo feria que por ser el ultimo plato muy enfalagoso
mesas ,servicio etc todo muy bien
el vino que pedi fue Gresa Expressio expectacular,el fallo fue que al pedir la 4 botella se les habia terminado y acabe con un cava rosado Raventos l,hereu de nit tambien exquisito. el otro fallo para mi es que me dejo probar la primera botella pero las otras 2 ya las servia en la copa sin probar,y a mi siempre coincidia con el final de botella y me dejaba la copa con sedimentos

resumiendo buen restaurante ,seguro que seguire visitandolo,pero como siempre digo todo es mejorable . para ti FERRAN

Dos años desde el ultimo comentario me parecen muchos para este magnifico restaurante.
Menu degustacion largo:
Aperitivos:

Mini fuets caseros (buenos)
Remolacha y zanahoria con mayonesa de mostaza y perejil (bueno)
Panecillo con panceta curada (muy bueno)
Globo de queso azul de Centelles (Hay que probarlo)
Crema de guisantes con sardina marinada con soja y esparragos blancos (excelente sabor)
Platos:

Coca de hojaldre con foie y manzana caramelizada (un pecado)
Dashi de gamba de Palamós con verduras frescas (quizas el plato de menos sabor, pero original en su presentacion echo al momento)
Guisantes del Maresme con panceta y butifarra negra (excelente)
Huevos revueltos con murgoles, ajos tiernos, jamón iberico y patatas souflé (no hay palabras, rico rico)
Canelón de pollo de payes rústido con murgoles a la crema (seguimos para mejor)
Arroz seco d'espardenyes y caldo de escamarlanes (excelente)
Ventresca de atún con contrastes y sal de bacalo (otra delicia)
Colomí rustido con trinxat, jugo de remolacha y su canape (muy bueno)
Postres:

Selección de quesos catalanes (a elegir entre muchos, exclentes
Evolución de la piña colada (refrescante y buen sabor)
Recreación del huevo de gallina (algo diferente y muy bueno)
Bodega:

Raventos Blanco Gran Reserva Magnum-Cava
Chateau Violet Lamothe- A.O.C. Sauternes
Domaine Jarnet- A.O.C Côtes du Rhone
Odysseus Pedro Ximenez- D.O.C Priorat
Somiatruites D.O. Penedés
Riu del Trio Infernal D.O.C. Priorat
Barzen Riesling Auslese- Mosel

Es un mas que correcto Maridage con 1 cava 4 blancos 1 negro y 1 dulce, todos con su buen sabor.

Un solo tipo de pan (casero cien por cien)

El servicio muy atento, sin agobiar y sin un solo fallo (es de agradecer)

Finalmente fuí a Can Jubany. Hacía tiempo que quería ir y nunca encontraba el momento y eso que lo tengo cerquita de casa. Escogimos el menú de temporada.
De los entrantes destacaría los crujientes de morro de cerdo frito con sal gorda y una especie de gin helado con nitrógeno líquido. También llevaron unas air baguette de jamón Joselito con caviar de aceite de oliva y una sopa de manzana ácida con queso. Estaban buenos.
A continuación empezaron los platos del menú:
Coca de hojaldre con foie y manzana caramelizada: delicioso aunque con un exceso en el caramelizado.
Canelón de pollo asado trufado: muy bueno pero me hubiera gustado más con más sabor de trufa.
Merluza cocida a baja temperatura con gnocchis de calabaza y jamón ibérico: los gnocchis resultaron geniales.
Cochinillo asado crujiente con chutney de piña, mango y pera: correcto. Luego vino un plato de naranja, yogur, gelée de miel y sorbete de mandarina y el plato de postre que era texturas de chocolate negro y café més los petit fours.
Me gustó la variedad de panes.
Copas Riedel y una Schott-Zwiesel.
No me gustó: la insistencia en poner agua y el calor de los focos del techo y que no te impriman el menú con los vinos que has tomado y el detalle de los aperitivos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar