Restaurante K-anròs en Alcasser
  

Restaurante K-anròs

9
Datos de K-anròs
Precio Medio:
28 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
6.8 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
7.2 10
Calidad-precio:
9.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 18,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante K-anròs Arroz de pato, setas y alcachofas K-anròs marisco conocido como mosquito K-anròs en Alcasser Arroz de vaca vieja Restaurante en Alcasser Arroz de ventresca de atún con pimiento a la llama. Restaurante K-anròs Mejillones en escabeche con verduras encurtidas K-anròs Pastisset de foie y boniato confitado K-anròs en Alcasser Arroz meloso de rabo de toro y setas Restaurante en Alcasser Pastisset de foie y boniato caramelizado. Restaurante K-anròs Piña caramelizada con crema de mango y helado de coco y lima. K-anròs Natillas espumosas con chocolate, helado de canela y galleta. K-anròs en Alcasser Bacalao confitado con trinchado de patata y caldo de espinacas Restaurante en Alcasser Natillas espumosas con chocolate y galleta Restaurante K-anròs Coca d'esgarraet con sardina marinada y cremoso de queso K-anròs Detalle de la casa

9 Opiniones de K-anròs

Un local con varias y buenas puntuaciones en Verema de usuarios con criterio, suele ser acierto seguro y más si sus crónicas conllevan el deseo de repetir. Así que debe merecer la pena el desplazamiento aún yendo solo.

Local que transmite elegancia con mesas bien vestidas, adecuada separación, buenas copas y cubiertos y vajilla. Hay algo de madera y acorchados que intentan paliar parte del ruido ambiental de un local lleno en su comedor de la entrada (hay otro que no ví) y en general parecen clientes habituales en su mayoría, por la forma del trato. En la entrada está la barra de bar (cafés, cervezas..) y ángulo para pasar al comedor. El ir de single me coloca en la primera mesa de la entrada (la peor) pero es lo que toca; algo de música ambiental y colores blancos y madera más un bonito ventilador y plantas artificiales dan un aspecto cálido con confortables sillas/silloncitos de dos diseños y colores diferentes. Tiene una mesa redonda para 4/5 muy interesante aprovechando la entrada lateralizada, siendo el resto de la sala conformada por mesas alargadas de 4 y de 6 separadas por el pasillo central, dejando al fondo la cocina y, creo, el segundo comedor.

El servicio en sala es joven y eficaz, buena explicación de los platos a buen ritmo de salida de cocina. No me ofrecen carta de vinos (quizás por ir sólo), y bajo petición de vino por copas, me ofrecen un blanco que no recuerdo y después al pedir tinto, trajeron Adriano 2016, ambos cumplidores aunque no hubo más opciones propuestas y llama la atención que sí se ofrecían marcas diferentes en el tema de botellines de cervezas. Ambas copas de vino servidas en mesa de forma correcta y a buena temperatura. El agua es de Viladrau aunque no tomé.

Los viernes (¡por fin es viernes!) tienen un menú especial "Directo al grano", a medio día (con arroz) y "Menú por ellas" en la noche (sin opción de arroz) interesante y a buen precio (16 y 22€ sin bebidas) que cambia cada semana y anunciado previamente en su web. Al tener la reserva hecha para el menú de viernes, no ví carta pero se puede consultar por internet y merece la pena aunque los arroces solo se sirven a medio día; también ofrecen opción de ajustarse a un menú de grupo. Se trata de una cocina fundamentada en ideas de platos clásicos pero con versiones actualizadas en el planteamiento y en los  ingredientes.

Este viernes había:

. 3 aperitivos: fueron una cuchara con salpicón, un mosquito (ese marisco con aires de cigalita con patas largas) frito y una espuma de tomate. Cumplen bien.

. mejillones con curry verde: una ración correta de unos pequeños mejillones en una muy buena salsa con el punto de curry perfecto para gustar a todos. Resultón.

. bacalao con espuma de pisto: buen bacalao y punto de salado y cocción para posterior rebozado para témpura hecha con complemento de tinta de calamar con una espuma como de romescu sobre una base ligera de cebolla pochada. Bueno e interesante.

. paella de puchero con pelotas, garbanzos, blanquet y morcilla: servida en paella, se trara de un arroz con buena base de caldo de carne, perfecto punto de cocción del arroz y con los ingredientes propios del cocido en amplia ración, verduras incluidas, y puesto todo en el último momento (a modo decorativo), previa cocción anterior. La ración es buena pero además esta vez me benefició ser single. Muy recomendable.

. crema de calabaza con mistela y helado de yogurt: buena mezcla de ingredientes con un punto de dulce que no satura, aunque la densidad de la crema te hace pensar lo contrario.

Remate con un cremaet bien hecho. No hubo opción de sobremesa por falta de quorum. La comida merecería algo más que el 7 y se compensará en la relacion calidad/precio. Me recuerda la añorada cocina de Gadhus con su toque creativo y su punto de bacalao. También salgo con ganas de volver.

  • marisco conocido como mosquito

Aprovechando un finde en la "terreta" volví a este restaurante sorprendente de Alcàsser y además coincidía con las Jornadas Gastronómicas del Arroz, por lo que lo suyo era el menú degustación (22 €), más bebidas.

Dicho menú consistía en:

APERITIVOS

* Negiri de anguila teriyaki (como gana el negiri con anguila de L'Albufera).

* Falafel de arroz con verduras y tzatziki.

* Ortiguillas con emulsión de arroz negro.

ENTRANTES

* Papel de arroz con sardina marinada, queso, aguacate y tomate seco (explosión de sabores en boca).

* Salteado de pollo a la brasa con basmati y curry.

PESCADO

* Arroz de ventresca de atún con pimiento asado a la llama (muy sabroso).

CARNE

* Arroz de vaca vieja (sabor potente con buena carne)

POSTRE

* Capuccino de avellana con espuma de arroz con leche (riquísimo).

* Bebida: Cervezas Turia y Cava Nodus Requena.

Buena materia prima, perfecta ejecución de los arroces y lugar con encanto, con el servicio amable de sus propietarios.

No entiendo como no hay más visitas y comentarios de los foreros de Verema. Cuando vuelvo a la "terreta" intento ir a este templo del arroz en L'Horta Sud.... ALCÀSSER.

  • Arroz de vaca vieja

  • Arroz de ventresca de atún con pimiento a la llama.

Como valenciano, residente fuera por razones laborales, me asombra lo poco conocido de este restaurante del Horta Sud, en la localidad de Alcàsser, de ahí los pocos comentarios en varias web de gastronomía, y más cuando las tapas son excelentes, y como no los arroces. 

En esta ocasión, tomamos:

* Mejillones en escabeche con verduras encurtidas (sugerencia del local en ese día).

* Pastisset de foie y boniato confitado (siempre hay que pedirlo, un bocado exquisito).

* Arroz meloso de rabo de toro y setas (contundente, con todo el sabor de la carne).

* Calabaza, yogurt, mistela y tierra de pastisset (excelente combinación de sabores y texturas).

* Cerveza: Turia especial.

* Vino D. O. Requena - Alvarez Nölting

Hasta mi próxima visita a la "terreta". Vuelvo con "mono" de arroces, y este local no defrauda.

  • Mejillones en escabeche con verduras encurtidas

  • Pastisset de foie y boniato confitado

  • Arroz meloso de rabo de toro y setas

Nueva visita a este local afamado por sus arroces. En esta ocasión cena, y por lo tanto desconocíamos la carta nocturna, que luego no defraudó.

Cenamos con platos a compartir:

* Pastisset de foie y boniato confitado (uno por pax. aunque están para pedir media docena).
* Sepia de playa con jugo de ajo y perejil y polvo de sésamo.
* Costilla de cerdo a baja temperatura , pure de calabaza y aceitunas encurtidas.
* Timbal de atún marinado, con aguacate y huevas de trucha.
* Pulpo con papada de cerdo, puré de nabo y trufa.

Postres:

* Piña caramelizada con crema de mango y helado de coco y lima.
* Natillas espumosas con chocolate, helado de canela y crujiente de galleta.

Bebida: Agua y cervezas.

Si buena es la carta de arroces, buenísima la cocina de la carta nocturna, y muy buenos los postres.

Toda una referencia en l'Horta Sud.

  • Pastisset de foie y boniato caramelizado.

  • Piña caramelizada con crema de mango y helado de coco y lima.

  • Natillas espumosas con chocolate, helado de canela y galleta.

Hay que actualizar los comentarios de restaurantes para así tener una visión más real de lo que podemos encontrar. Por eso repito comentario sobre este restaurante al que habré acudido ya unas cuatro veces.

En esta ocasión fuimos a mediodía y nos decantamos por el menú que, por 14€, ofrece una buena muestra de la cocina de este local apartado de la capital. La decoración se mantiene pero a mediodía se nota más la densidad de mesas, muchas de ellas de gran tamaño por lo que imagino que habrá mucha comida de trabajadores, más siendo viernes que apetece despedir la semana con algo especial.

Coca d'esgarraet con sardina marinada y cremoso de queso, vaya plato sencillo pero vaya cosa rica. Se nota buen producto y, a pesar de la sencillez, una buena forma de empezar el menú.

Bacalao confitado con trinchado de patata y caldo de espinacas. Bacalao sólo correcto de calidad, pero entiendo que un menú de coste reducido tampoco puede contar con producto de calidad extra. Eso sí, se le saca muy buen partido al pescado, ese caldo esa patata hacen un buen juego.

Arroz de pato con setas y alcachofas y atención que aquí no es una arroz de ración, como cabría esperar en un menú así. Se presenta la paella y se deja al medio, un arroz con buen fondo, poderoso, perfecto de cocción y de apenas medio dedo de grosor.

De postre unas natillas un tanto personales, con un espuma de natillas y un punto de chocolate a la que no les falta un toque canela y la galleta, porque unas natillas no son natillas si no llevan galleta maría (he dicho).

Completamos el menú con una Sebirán Tardana 2015 y un Bermejo Malvasía Volcánica 2015 de Lanzarote que casaron perfectamente con todos los platos.

Servicio atento aún a pesar de estar el restaurante hasta los topes, amable y eficiente.

Estar en Alcàsser y no visitarlo es pecado mortal.

Guiados por los comentarios de Verema, todos ellos de hace más de 4 años, nos aventuramos a ir a este restaurante...¡Sorpresa!

Local perfectamente decorado, con Aire Acondicionado (necesario en este verano de golpe de calor), servicio rápido y atento y mejor comida.

Los entrantes fueron "pastisset" de boniato y foie, ensalada de tomate en cuarentena con queso y sardina marinada.

De plato principal: Paella de pato y verduras (muy sabrosa).

Postre: Natillas de la casa con helado.

Bebida: Cervezas, agua y vino D.O. Valles de Benavente - Mitus Reserva (Tempranillo - Cabernet Sauvignon).

Un restaurante muy recomendable, con buenos arroces y entrantes, en el oasis de l'Horta Sud.

Descripción del Restaurante:luminoso, decocarión moderna, buena distribución de mesas, cistaleria schott, vajilla y cuberteria buenas.
Comida:como casi siempre comimos a base de entrantes.
-Aperitivo de la casa, que consiste en degustación de gazpazo andaluz, croqueta y servido en una cuchara gelatina de mermelada de tomate con un troza de boquerón.(bueno)
-Croquetas caseras (3), de jamón, espinacas y de pollo. (3'50€).
-Tosta de queso de cabra, berenjena con mermelada de pimiento rojo. (7'50€). (Acertada combinación)
-Estic tartar (12€), abundante plato, lo sirven con pan cortado fino tostado al horno y con un chorrito de aceite. Te preguntan si lo quieres picante o no, en nuestro caso nada de picante, porque se hecha a perder el sabor. (Muy bueno)
-Terrina de foie con caramelo, con mermeladas de petalos de rosa, tomate y manzana (10'50€). La sirven en 4 cuadrados lo que facilita su comida y en vez de pan lo sirven con rebanaditas de coca dulce. (Bueno, pero está mejor con el pan del Estic tartar).
-Habas con ajos tiernos, blanquet y morcilla (8€).Este plato no lo valoro porque ya estábamos llenos, y no lo degustamos como se merecia.
Bebida: vino, Aranleòn solo (16'75€) D.O. Utiel-Requena. (buen vino).
Infusión (1'20€).
Pan (1'10€).
Servicio de camareros, eficiente.

Grata sorpresa el haber visitado éste local que no conocia, justo al lado de la población donde resido y coincido con la opinión de Dani, en cuanto al esfuerzo que representa el montar un restaurante en ésta línea alejado de la capital, aunque lo más complicado será el esfuerzo por mantenerlo vivo en las circunstancias actuales, si bien considero un acierto alternar la cocina mediterránea, moderna y creativa con buenas materias primas, buena elaboración y con una excelente presentación, con un estilo totalmente diferente enfocado igualmente como pizzeria para otro tipo de público con disparidad de poder adquisitivo. Seguramente ésta combinación le ayude a superar con éxito la época de vacas flacas.

El local no es excesivamente grande, con lo cual se puede y debe ofrecer un buen servicio, de moderna decoración y acogedor. La separación entre mesas es bastante justa para aprovechar al máximo el espacio, disponiendo de comedor privado. Las mesas ofrecen una buena imagen y presentación, siendo muy correcta la cristaleria, vajilla y cuberteria, cambiando constantemente el servicio en función de los platos.

En nuestro caso eramos 11 comensales, y los entrantes para compartir consistieron en revuelto de boletus micuit (10,18 €); tosta de queso de cabra con mermelada de pimiento (6,94 €); anchos del cantábrico, con tomate, queso fresco y aceite de oliva (2,55 € unidad); almejas con salsa verde (10,65 €). Lógicamente pedimos varios platos de cada y cubrieron sobradamente las espectativas...ni un pero.

Como platos más consistentes, confit de pato (10,65 €) y codillo en su jugo (11,81 €), ambos muy sabrosos y de buena textura; bacalao con salsa de piquillo (12,04 €), gustoso por la salsa y de buenas láminas aunque pecaba de desalado; solomillo ibérico (11,57 €), tierno, sabroso y de buena textura; huevo escalfado con patatas y jamón (7,87 €), éste es un plato fácil de elaborar y sin embargo fue el único que falló, el huevo estaba a medio hacer y las patatas demasiado hechas; dorada a la espalda (10,65 €), en su punto, fresco, buena textura y excelente presentación.

La bodega es bastante ajustada, para mi gusto me quedo en correcta, aunque suficiente teniendo en cuenta la ubicación del local, con especial relevancia los vinos de la comunidad valenciana. Fallan algunos vinos de la carta. Tomamos Beryna 2006 (14,35 €); 2 botellas de Casa Balaguer 2005 (16,90 €) y Finca Terrerazo 2006 (27,55 €). Las copas para el vino correctas. Inicialmente refrescos, agua, etc..

A los postres, todos ellos de elaboración casera y con resultado de fantásticos, se llegó bastante justo; creps con chocolate (4,17 €); tarta de queso con frutos rojos (3,70 €) y sorbete de limón con cava (3,24 €).

Todo el personal correctamente uniformado, muy amable, atento y con ganas de agradar y hacerte sentir comodo. Buen servicio.

Sin duda volveremos.

Toda una sorpresa saber que aun hay gente que busca la calidad y trabaja con esmero. Máximo esfuerzo cuando se monta un restaurante de calidad en un pueblo apartado de la capital y sin un atractivo turístico evidente.
Por todo ello nada más entrar en este restaurante parece que cambias de dimensión. En un comedor cuidado, de mesas bien vestidas y copas de buena apariencia, encuentras un personal agradable y cercano con ganas de contentarte en todo momento, sin por ello inmiscuirse en la mesa más de lo debido.
Habíamos encargado un arròs del senyoret y un arroz de verduras, ambos muy buenos, si bien el primero quedó algo falto del consabido marisco pelado. No obstante el sabor era muy bueno y la textura del arroz en su punto.
De entrantes pedimos una especie de timbal con setas, ajos tiernos y huevo, coronado por unas lascas de foie fresco a la plancha... Muy buena la combinación, presentación y sabor del plato, al igual que los huevos con trufa de verano y sobrasada de Ibiza, que estaban sencillamente perfectos.
La bodega es algo predecible, con especial relevancia de los vinos de la zona, pero sorprende la presencia de espumosos y champagnes y las referencias de blancos, pese a que la sección de tintos sigue teniendo demasiado peso para una cocina mediterránea que tanto agradece los vinos blancos y espumosos. Copas de correcta calidad y servicio del vino correcto. Se nos sirvió siempre que se pudo aunque más de una vez tuvimos que echar mano de la cubitera nosotros mismo, algo que, personalmente, no me molesta en absoluto.

En resumidas cuentas, que volveré a probar otros arroces en invierno por que me parece que es un lugar digno de ser visitado, sobre todo si tras los cafés y algunos postres la cuenta asciende a unos 24€.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar