Restaurante Araguaney en Burjassot

Restaurante Araguaney

Datos de Araguaney
Precio Medio:
55 €
Valoración Media:
6.7 10
Servicio del vino:
6.4 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
5.7 10
Calidad-precio:
6.1 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Burjassot
Dirección: Rubert y Villo, 12
Código postal: 46100
Tipo de cocina: Asador
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 35,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos

Teléfono


72 Opiniones de Araguaney

Tras unas cuantas visitas de cocina creativa, se enciende la reserva de un buen homenaje carnívoro. Cuando pìensas en carnes, en el podium casi todo el mundo pone a este local. Además hacia ya años de la anterior visita, con lo que dicho y hecho.

Tres para comer en la misma mesa, nadie en las demás mesas. Carta de comidas limitada a unos entrantes: ensalada (amplia y bien conocida) y espárragos y pimientos a la brasa más las clásicas opciones de jamón, lomo y queso; solo se sale de lo esperado ostras y foie. De principal, por supuesto carnes: chuletones de mamet, ternera y vaca (ésta solo posible para dos personas) y lo mismo en versión solomillo para las 3 carnes y en el caso de los solomillos para compartir entre dos personas, lo que dificulta las opciones. Dos postres tan solo, y un curioso apartado de repostería líquida que trata de unos vinos dulces donde sí hay notable variedad.

La carta de vinos hay más que suficiente en variedad de DOs, y escalones de precio, y me parece que ha mejorado en cantidad sobre lo que recordaba, manteniendo una importante presencia de vinos tintos clásicos, pero algunas incirporaciones novedosas. Tomamos un Tomás Postigo 2015 confiando en que llegara hasta el final como así fué. El servicio muy mejorado sobre tiempos pasados.: bien abierta en mesa, decantado y un buen primer servicio para luego cada uno a su aire con algún esporádico rellenado, a pesar de que no había muchas cosas que hacer en la sala.

Compartimos de forma amigable:

. espárragos verdes a la brasa: amplia ración, bien hechos, gran tamaño. Un poco de aciete servido en un plato (¿?) con una cuchara, que dicen que es de picual monovarietal y aunque no vemos ni la botella, por los amargos sí lo parece; nunca me habían servido así el aceite. Un buen pan permitió "mojar en el plato".

. jamón cortado a mano, buena ración, algo seco. Un par de patas de cerdo sobre la barra que se van quedando con una textura algo menos jugosa de lo deseable.

. chuletón de ternera: muy buena pieza, perfecta de sabor, mantenida caliente, buen punto de fuego. Muy recomendable.

. chuletón de vaca (x2): buena ración, de lo mejor que he probado en carne. Perfecta, tierna, sabrosa, perfecta de punto de brasa. Muy, muy recomendable.

. de postre compartimos un correcto helado de higos y una tarta casera prescindible.

Unos buenos cafés para terminar sin extras ofrecidos. La sensación final es de que comimos una carne excepcional, que el producto se paga y que no hay mucha gente dispuesta a pagar esos precios. Para los viejos conocedores del sitio, el ambiente hostil de la sala pasó al recuerdo, muy afortunadamente.

Tiempo sin ir y mantiene la calidad de carnes de siempre. Si te gusta la carne, alguna vez debes de comer aquí.
El local se mantiene sin cambios, salvo una mejora de trato notable con los clientes por el mismo personal de antaño y que es muy de agradecer.
Comida para tres con la enorme y variada ensalada de inicio: tomate, aguacate (poco), lechuga rizada, rucula, apio, canónigos y endivias. Más que suficiente mientras se va haciendo la carne, cada una al punto recomendado.

Optamos por la mejor opcion: una de cada. Empezamos por el Mamet lechal de carne blanca; muy buena, más sabrosa de lo que se espera de una lechal. A continuacion una de ternera rosada jugosa y en su punto. Para acabar un buen chuleton de carne roja de vaca vieja: un digno final para la degustación de carnes compartida.

De postre tarta de queso con arandanos y chocolate con naranja. Esta no es su guerra.

Para beber aparte de agua, un Valtosca 2010, un shiraz aún duro; con los postres un agradable Moscato (Cantina Alice Bel Colle Moscato d'Asti). Unos cafés para terminar.

Desconozco precio final, pero comentario de la misma linea de siempre.

Tenia mucha curiosidad en visitar Araguaney como buen carnívoro que soy, y la verdad es que mis expectativas se han visto mas que satisfechas y absolutamente cumplidas.
Me gusta que un restaurante asi no este en el centro de Valencia sino que en un pueblo como Burjassot, al final parece que si no estas en el centro eres caca y aqui se demuestra que no.
Al lio. De primero ensaladita, frondosa y abundante, esparragos trigueros plancha, en su punto de crujientes y sabrosos y jamoncito iberico, extraordinaria pinta que tenia solo de verlo y extraordinario sabor en el gaznate.
Tras esto decir que la dueña nos asesoró estupendamente sobre los distintos tipo de carne a pedir, dependiendo del saque de cada uno y sobre todo del pàrticular gusto que cada uno tiene sobre la carne, de mas blanca a mas roja y de mas hecha a menos.
Estupendos consejos que se trasladaron a la mesa con con el punto exacto de cantidad y de tipo de carne para cada uno de los 6 paladares que alli eramos. Todas ellas de una textura, sabor y color extraordinarios, simplemente espectacular...algo dificil de encontrar...sin ninguna duda volvere..ya lo creo que volvere.

Realmente extraordinario este restaurante.

Una vez al mes suelo ir con mi marido a cenar carne, por que además de carne no hay mucho... aunque ¿a que va uno a Araguaney? a comer la mejor carne! Y vaya que la hay, impresionante.

De entrantes solemos tomar queso manchego, jamón ibérico (muy bueno) y un lomo ibérico que no es de este planeta, sin duda lo recomiendo.

Nos gusta la carne roja, por lo que solemos pedir chuletón de vaca roja, aunque a veces pedimos solomillo si nos lo ofrecen. Si el chuletón es impresionante, el solomillo roza el 11.

Una sola vez comimos buey, y nos encantó. No se realmente si para pagar lo que nos costó (90 euros/persona) pero lo cierto es que salimos contentos, como siempre.

Los postres caseros, la tarta de chocolate espectacular, y el helado de calabaza buenísimo y muy original.

El trato cada vez mejor, anteriormente atendía una señora que era un poco seca, correcta pero seca, pero ahora atiende una chica joven que es un auténtico encanto.

De precio suele costarnos 45-50 euros/persona, y salimos siempre con una sonrisa y ganas de volver.

Sin lugar a dudas si quieres comer un buen trozo de carne en Valencia tienes que venir a este restaurante, hacía tiempo que no venía por aquí y no ha cambiado nada, eso me gusta porque saben lo que hacen y no pretenden nada más.

Empezamos la comida con jamón al corte y una ensalada, la ensalada muy simple pero bueno es lo que pasa en la mayoría de sitios, continuamos con 2 de buey que aunque éramos solo tres personas no dejamos casi ni el hueso, que manera de preparar la carne!!!!
De postre tomamos tarta de queso, de chocolate y yo helado de calabaza, muy muy logrado el helado.
Para beber empezamos con cervezas y acabamos con Les Alcuses, nada nuevo en este vino, más que conocido.

Lo dicho si quieres carne en Valencia este es el sitio.

Día lluvioso, comida tardía no les hizo demasiada gracia esperar al ùltimo comensal.
La carne excelente.

Como cada año, acudimos por estas fechas para hacernos un homenaje al Araguaney. Como siempre la calidad excelente. Fueros dos mamets, una rubia y cuatro de buey, que por un momento parecia que estaba el animal entero sobre el plato. Para empezar la ensalada, excelente, un poco de queso y un poco de jamón al corte que se podria mejorar. De postre, degustacion de postres caseros. Empezamos con cerveza y seguimos con un magnun pago de los capellanes y para teminar uno de mis favoritos, Peñon de Ifach de Mendoza.Despues de los postres nos permitimos el lujo de abrir un pedro ximenez Espinosa. Ahi es nada (60 E) Seguro que volvemos el próximo año.

A los carnívoros en Valencia siempre se nos recomienda este lugar. Y por fin acudimos un grupo de 7 personas dispuestas a catar esa carne tan nombrada.
Tomamos una ensalada, todo materia prima excelente y abundante, y unos espárragos trigueros al grill, con un sabor a leña maravilloso. Lástima que el tamaño de los mismos dejase un poco que desear.

Luego nos lanzamos a la carne: novillo blanco de primero y finalizando con chuletón.

La carne blanca estaba deliciosa. El buey, muy bueno, pero algo escaso para el precio del mismo.
Todo hecho en su punto, ni más ni menos. Abstenerse los que no soporten la sangre. A los carnívoros no nos importa.

la carta es escasa, pero excelente. El que acude a este local sabe a lo que va.

Los postres, caseros, son buenos.

la carta de vinos es extensa. Se ve conocimiento en la selección, y los precios un pelín subidos, como todo en la carta de este local.

Bebimos emilio moro magnum.

En mi opinión, no engaña. La carta es toda una declaración de intenciones. Sólo pediría reflexionar en el precio , o en el pesaje de los chuletones.

Me encantó el comentario de "chuletón de venado y algunas veces buey". Como muchos sabemos, son menos de 2000 las reses de buey que existen en este país, por lo que en la mayoría de los sitios donde se vende buey, realmente no lo es. Aquí no se pretende engañar a nadie.

en fin, volveré, porque quiero una segunda opinión, aunque me decanto por algún otro asador en la ciudad.

Tal y como esta el patio es dificil tener la sala llena un jueves noche, y ayer Araguaney la tuvo.
Y es que creo que el secreto de este buen restaurante reside en ser fiel a sus principios, un materia prima excelente y una elaboracion sin igual.

Tomamos un plato de jamon iberico cortado a mano y otro de queso, muy buenos.

Para mi acompañante una pieza de mamet y para mi una de buey.

Creo que a Dario se le fue la mano a la hora de cortarla (estando en mesa es facilmente reconocible los hachazos de Dario junto a las brasas), pues la pieza pesaba cerca de 1 kilo y me costo sudor y lagrimas terminarla.....estaba esquisita, creo que por encima del mamet.

La carta de vinos a variado desde la ultima vez que fui, Maria es bastante inquieta y renueva a su gusto muy acertadamente, tomamos un Lalama 2006, anteriormente unas cervezas.

El postre (al que yo no llege ni de coña), se pidio mi acompañante una tarta de queso elaborada tambien por Dario, que segun parace esta muy rica.

A lo que si llege fue al GT de Tanqueray TEN para finalizar una estupenda estancia en Araguaney.

Me propusieron ir a Aragüaney, me encanta la carne y acepto. Como siempre, voy a ver qué opinan los de verema y entonces encuentro el comentario de las lonchas finas de carne! oh! Llego al restaurante, me preguntan cómo me gusta la carne, digo que poco hecha y zas! me encuentro un tremendo trozo de carne de unos tres dedos de alto en el que me explican que hay una parte de solomillo y otra de lomo separados por un hueso. La carne estaba de muerte, a mí me encantó, tierna, sabrisísima, jugosa, hummmm. La acompañamos de una ensalada sencilla y con más vinagre del que me gusta pero bien. Hay bastantes referencias de vino ( muchos de los más conocidos y habituales), tomamos casa de la ermita de petit verdot.
Desde luego no hay muchas cosas para elegir de primeros o postres pero la carne está de vicio. No roí el hueso para no parecer un perro.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar