Restaurante Ur-Gatza en Bilbao

Restaurante Ur-Gatza

Datos de Ur-Gatza
Precio Medio:
47 €
Valoración Media:
7.5 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
6.3 10
Calidad-precio:
8.8 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Vizcaya/Bizkaia
Localidad: Bilbao
Dirección: Alameda Recalde 11
Código postal: 48005
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 26,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos, cenas los Jueves, Viernes y Sábados

Teléfono


9 Opiniones de Ur-Gatza

Hacia muchísimo tiempo que no visitaba el local del incombustible Igor , siempre me ha dado bien de comer , pero por unas cosas o por otras y algunas de ellas poco o nada tenían que ver con la gastronomía , el caso es que hacia casi dos años que no me pasaba por su casa.

El local ya descrito sigue igual, la persona que nos atendió, Carles , es un fichaje nuevo, que espero que le dure mucho a Igor , pues es un profesional , ameno y que marca muy bien los tiempos , hasta la fecha , el mejor servicio del ur-gatza , para mi y creo que de Carles es también el culpable de que tenga una carta de vinos no muy extensa pero si bien representada , vamos que me gusta mas que en otras ocasiones .

Sobre lo gastronomico, sigo sin entender porque no se conoce a este cocinero, que se ha codeado y a compartido aprendizaje con los mejores y mas mediáticos cocineros de Vizcaya, quiero decir que los que le conocemos sabemos que es un gran chef, eso si siempre limitado por circunstancias ajenas a lo gastronomico , siempre pendiente de aguantar el tirón y subsistir y llevar a delante su proyecto , que es su local , del que es propietario y claro no es lo mismo tener padrinos o trabajar para otros .

Sigue haciendo el milagro de los peces y los panes con sus menús económicos de alta cocina, me encantaría verle crear un menú en el que no tuviese que andar pendiente de los costes, hay veríamos toda la magia de Igor, pues las muestras son patentes.

Escogimos el menú largo, que vale lo mismo o parecido que hace años 41€+iva.

Empezamos con dos aperitivos, un rico gazpacho de remolacha, puesto en taza, el único pero es que no me gusto la vajilla en este caso, pero estaba muy rico y como no unas ricas croquetas en esta ocasión de rabo, también muy ricas.

De entrante la siempre rica ensalada de atún, solo que ahora el marina el atún, con agua de mar y aceite con ajos y le queda muy suave, lo acompaña con una ensalada triturada de tomates confitados que le aportan el contraste al plato, ya que están muy sabrosos y casan muy bien con la suavidad del atún.

Salteado de hongos con emulsión de huevos con cebolla, servido en copita, los hongos muy sabrosos, es un cocinero que busca siempre el contraste, los hongos estabas muy sabrosos y la espuma de huevo, muy suave, pero también muy rica, de hecho pedí un poco mas.

A continuación no obsequio con otro aperitivo nuevo, escalibado de berenjena, riquísimo y acompañado de pan cristal y rosbif por encima, como le comente, yo con la escalibada y el pan me conformaba, el rosbif no me supo a na.

A continuación, para mi el mejor plato de la velada, guiso de trigeros con kokotxas, sobre una veloute de cúrcuma, si probabas solo la salsa picaba un pelin , pero si te lo metías todo en la boca , la intensidad era la justa , la precisa , hacia tiempo que no me sorprendía con un plato tan sencillo , en cuanto a productos.

Después de este plato, nos volvió a obsequiar con un lomo de merluza asado con tomate confitado y veloute de mar, muy rico ya había probado antes este plato con espárragos blancos, muy bien ejecutado.

Para acabar con una carrillera estofada, todo sabor, potencia, dedicación, tiempo, todo lo tenía.

Antes del dulce propiamente dicho, te sacan un poco de queso, conté, payoyo y rey silos con pimentón, acompañado de una compota de manzana con aceite de oliva, de hay que parezca mayonesa, original.

Acabamos con un cremoso de mandarina, galleta bretona y un poco de kefir, buen broche a la velada.

Resumiendo, lo que entra en el menú, dos aperitivos, dos entrantes, dos principales, quesito y postre, por 41€ + iva muy, pero que muy bien.

Para beber me fui a por un tinto, Pies Negros de artuke, tenían también vinos de la bodega de Tobía, para mi de los mejores riojas a 17,60+ iva, también buen precio.

Menú infantil para Uxue, arroz con tomate, croquetas y postre por 10€, también bien.

Y un gin-tonic de ruffles, me deje aconsejar por Carles y no fallo.

En resumen un chef y sus circunstancias.

Permitirme una licencia mi valoración de la comida es por esta velada y también por lo que podría ser , por lo que se ve y se palpa pero que esta atrapado en sus circunstancias .

Hacía varios años que no estaba en este restaurante. Quizás los tiempos difíciles en los que vivimos no le han permitido desarrollarse todo lo que esperaba. Local sencillo, trato amable y cordial, carta de vinos cortita pero compensada y servicio del mismo correcto. Ofrecen al menos dos menús ( uno de 21 y otro de 41 + IVA), dónde con acierto pero sn deslumbrar se muestra una cocina elaborada, pensada no inventada, a precios asequibles. Yo salí contento, st pensado en una buena RCP. Quizás esperaba alguna novedad, alguna sorpresa, algo nuevo aportado que lo hicera distinto y eso no lo encontré, pero la ejecución de los platos, su presentación, el deseo de agradar al cliente y satisfacerlo, sí

Buscaba para una cena con mi pareja un restaurante que no conociera en Bilbao y di con este a través de Verema, donde su comida tiene muy buenas críticas que confirmó un artículo de David de Jorge (http://blog.daviddejorge.com/2011/07/25/ur-gatza/), al parecer un entusiasta de este comedor. Para empezar el local me pareció muy agradable, cierto es que minimalista pero para nada frío sino más bien sobrio y al mismo tiempo acogedor (con una agradable música, suficiente espacio pese a su pequeño tamaño y bien equipado en cuanto a vajillas, cristalería, etc.). De la comida poco pueda añadir a lo dicho por Oscar: estupendo el producto y las combinaciones de sabores. Optamos por el menú hiri, de 28 euros, que es practicamente igual al descrito en el anterior comentario de Oscar. Destacaría la merluza con espárrago (increible, para mi alta cocina) y la carrillera, un plato más tradicional y predecible pero ejecutado con maestría. Pan de primera división, café solo pasable. El servicio excelente, amable y discreto, ajustado, todo servido con una perfecta cadencia y por supuesto sin escatimar en cubiertos y platos.La carta de vinos corta pero bien escogida (Sierra de Cantabria Cuvee 2008 a 22,50). Como queda dicho en otros comentarios, la RCP imbatible: al final, con cafés y bebidas (no copas) unos 45 euros por barba (con un vino más modesto se baja fácilmente de los 40). Termino con dos observaciones. Uno: ¿qué debe hacer un restaurante para tener éxito de público? Por mi experiencia y por lo leído y oído siempre hay pocas mesas ocupadas en el Ur-Gatza y no acabo de entenderlo si tenemos en cuenta que se ofrece a precio chollo una velada gastronómica de nivel. Grima me da pensar en los 65 euros que pagué hace poco en Casa Rufo, donde la gente se da de tortas por encontrar mesa... Dos (y quizás esto explique lo anterior): el Ur-Gatza ha hecho una apuesta a la vez cómoda y arriesgada pues solo ofrece menús degustación (el pasado viernes dos, uno de 28 y otro de 40, ambos la verdad muy muy parecidos). Esto facilita las cosas en cocina y garantiza la calidad de las elaboraciones y productos que se sirven, pero al mismo tiempo puede reatraer al comensal, que ve muy limitadas sus opciones de elección. Es casi una política de comedor escolar: te sientas y comes lo que ese día toca, que por cierto apenas cambia a lo largo del tiempo a juzgar por lo leido aquí y en otros foros, con lo cual ni tan siquiera te aseguras la reiteración del cliente habitual. En definitiva, un sitio peculiar pero muy recomendable, al que desde luego yo volvería (teniendo en cuenta esa limitación que comento). Ojalá les vaya bien y acaben triunfando en estos tiempos tan difíciles, en los que precisamente más se debería apreciar el ajuste de precios.

Tras hablar varias veces , con Igor , el chef del Ur-gatza , para ir a su casa a comer , y convencerme para que esperase , pues todavía no había grandes cambios en su cocina , cosa que es de agradecer y me parece que muy profesional , me presente sin mas , en el Ur-Gatza , este sábado , la verdad es que fue un poco a la aventura , pero dadas las cosas , no había problema de mesas , la cosa esta muy suave , me imagino que como en todos los lados .

Igor sigue con unos precios de menú, llamaría anti-crisis, aunque lleva años con estos precios, y por supuesto refiriéndome a una cocina de producto y de autor, con estos apellidos, cuarenta y un euros, son asequibles, como digo por la cocina que hace.

Empezamos con una crema de hongos, templadita y rica, y las croquetas de solomillo, ambas cosas como aperitivos, esta vez nos gustaron mucho las croquetas, anteriormente estaban bien también, será por el tiempo que ha pasado o por lo que sea, nos gustaron mas.

A continuación unas anchoas del cantábrico marinadas en vinagre de txakoli, suaves, y muy ricas, da gusto ver la tersura y el brillo que tienen.

Vieira con papada ibérica, cúrcuma y setas simeji , otro plato de alta cocina y al tamaño que son nuestras vieiras ,como me han comentado.

Salteado de hongos con alcachofas, un obsequio de Igor , pues no estaban en el menú , me encatan los boletus y las alcachofas , maravillosos plato.

Merluza asada con espárragos veloute de mar, que sabrosa la merluza y que espárragos mas tersos y sin un hilo , se agradece aunque sea como acompañamiento que el espárrago este asi.

Para finalizar con una carrillera estofada magnifica y mi mujer con manitas de cerdo, también muy ricas.

Yo me comí una pequeña selección de quesos , a mi mujer no le gustan , y para finalizar membrillo de frutos rojos con helado de frambuesas , plato fresco , y agradable , con la típica arena de galleta , ahí os dejo la foto.

La carta de vino , justa , pero con varias D.O , yo me tome un jose pariente sauvignon blanc ,por 14,50+iva , por cierto me encanto.

Gin-tonic de bulldog , 7€+iva , muy buen precio.

Como comento una experiencia de alta cocina a un muy buen precio, tiene otro menú mas económico, y desde siempre, vamos que no se suma a la moda bistrot o como se diga, siempre a tenido unos precios muy buenos y una buena cocina.

Para mi niña , un arroz con tomate y un buen helado por 10€+iva , otra cosa que agradezco , que no te claven por un arroz .

  • refrescante postre

  • rica merluza

  • las vieiras

Saludos,a tenido que cambiar de nombre,por coincidir con otro sitio de pintxos de Bilbao, también a cambiado la persona que dirige la sala y se encarga de los vinos,y tengo que decir que es un cambio para mejor,cuidado la otra persona no tenia ninguna pega,esta chica,Belen es mas extrovertida,y eso en mi caso me agrada,ademas se la ve muy puesta en el mundillo de la restuaracion ,ademas Igor esta introduciendo aunque poco a poco nuevos y esplendidos platos,a mi el local nunca me ha disgustado,no lo encuentro frió,me gusta la combinación negro -blanco ,y creo que esta decorado moderno y sobrio,respecto al menú degustacion ,recordar que sigue manteniendo el mas que honroso precio de 39€,eso no ha cambiado ,si su composición,y según Igor,tiene que cambiar mas,de vino me tome una botella de krel,ribera del duero,y mi gin-tonic,todo muy bien,la merluza y el cordero de pasto, increíbles sobre todo la merluza.
Ensalada de Bonito ahumado
Arroz de txipirón y carpaccio de pulpo
Salteado de hongos con alcachofas naturales
Merluza con kokotxas al pil pil
Cordero de pasto con cous cous y berenjena
Cremoso de avella con galleta y espuma de cacao

He comido 2 veces en este restaurante y la primera vez me gustó mucho, comimos un menú degustación por 39 euros y me sorprendió la relación calidad - precio, hoy hemos comido un menú de 22 € y hemos alucinado con la calidad de la comida.
Si que es verdad que el local es un poco frío pero el servicio ha sido muy bueno, la camarera ha sido muy agradable, y la comida a la altura de los mejores restaurantes de Bilbao.

ya es la tercera vez que visito este restaurante,aunque ya conocía a igor,cuando estaba en el casco viejo,a mi el sitio me gusta,siempre tiene la musica baja,pero yo nunca he escuchado la conversación de los demás,y eso que la ultima vez estebamos solo tres mesas,respecto a la comida encuentro que el menu degustacion de 39€,que consiste en dos aperitivos, croqueta de solomillo y gazpacho de cereaza,luego dos entrantes,una ensalada de bonito que ahúman en bermeo,espectacular el bonito ,otro entrante de risoto de calamar con carpacio de pulpo,increible de sabroso,su carne ,su pescado y dos postres,me parece de los mejores menús calidad -precio que conozco,ademas de buen producto y cada vez mejor elavoracion ,solo comparable al restaurante Jauregibarria en amorebieta, recomendaría los dos a cualquiera

No me voy a extender mucho en mi comentario porque en el anterior describe muy bien el restaurante. He estado un par de veces y el balance es el siguiente: se come un menu del día precio-calidad estupendo. La calidad de las materias primas y su tratamiento es muy bueno. El menú es muy equilibrado, sienta muy bien. Nada de sentirte pesado después de la comida. la única pega que le encuentro y creo que influirá en su futuro es el ambiente tan frío que tiene dado el pequeño tamaño del comedor. O ponen música o algo similar o es desargradable estar comiendo y no poder hablar normal porque el resto de los comensales te oyen todo lo que dices. Le falta ambiente y calidez. Me gustaría volver , pero pienso en ese ambiente frío y me hace cuestionarme la vuelta.

Este restaurante ofrece condiciones para covertirse en un buen restaurante, con una cocina avanzada, precios razonables, ambiente luminoso, minimalista y acogedor, bajo la batuta de un cocinero con talento y joven. Sin embargo, y quizás porque lleva poco tiempo de rodaje , tiene que asentarse en varios aspectos y consolidarse, comenzando por la cocina , pasando por la carta de vinos y terminando por el servicio. Como decía, se trata de un local, limpio, blanco , luminoso, cómodo, moderno , pero sin excesos, acogedor y suficientemente amplio. En ocasiones se trasladan a la sala, olores de la cocina.Disposición en mesa, sencilla, sin lujos, pero correcta. Vajilla Villeroy- Boch.Servicio amable, atento, servicial, con ganas y respetuoso con el cliente( (tb con los que son capaces de rechazar vinos con prepotencia, que no conocen, por malos-picados, cuando en absoluto lo están). Falta no obstante experiencia , conocimiento exhaustivo de ambas cartas y de todo lo que contiene cada plato. La cocina a precios razonables es buena, roza en ocasiones lo muy bueno (y en otras como en el postre de membrillo lo alcanza), pero le falta cierta consistencia y st gustosidad para resultar excelente. Denota talento y posibilidades, pero falta algo...., en mi opinión claro y opinión de un día. La carta de vinos es corta, pero interesante, equilibrada, con posibilidades y a precios muy ajustados, pero hay referencias que deberían modificar y pensar más, ya que según las ideas que parecen haber tenido para confeccionarla( económica, variada y de calidad) se puede mejorar ostensiblemente. En cualquier caso, recomendable este restaurante bilbaino, con potencial evidente para mejorar, dentro de la franja que ocupa.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar