Restaurante El Llagut en Tarragona

Restaurante El Llagut

Datos de El Llagut
Precio Medio:
28 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
5.9 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
7.4 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Tarragona
Localidad: Tarragona
Dirección: C/ Nazaret 10 / Plaça del Rei
Código postal: 43006
Tipo de cocina: De mercado, Catalana, Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 22,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


8 Opiniones de El Llagut

Y ya van unas cuantas, cuando queremos comer un buen arroz no dudamos en desplazarnos hasta Tarragona donde hay dos referentes El Barquet y El Llagut ambos restaurantes  ofrecen una gran variedad de arroces, el restaurante ya está suficientemente descrito en comentarios anterriores.

Compartirmos los primeros, boquerones fritos y mejillones al vapor, fresquísimos los boquerones y mejillones del Delta del Ebre al vapor con el justo punto de cocción conservando así su potente sabor, la duda llegó al decidir qué arroz pedíamos puesto que casi todos los habíamos comido en ocasiones anteriores, Astrid con la simpatía que la caracteriza nos aconsejó el de sardinas ante nuestra extrañeza dijo que nos sorprenderia y nos explicó como lo hacen,  cuando el arroz está casi en su punto se cubre de sardinas abiertas y desespinadas y la cocción de las mismas se efectúa con el último golpe de horno que precisa el arroz, el resultado fué espectacular nunca nos hubiéramos imaginado el resultado de la combinación de arroz y sardinas. "Chapeau" por Astrid que nunca nos ha defraudado tanto en la elección de los platos como en la de los vinos de los que es una buena conocedora.

El vino elegido fué una garnacha blanca ecológica Naturalis Mer elaborada por Celler Batea adscrito a la D.O. Terra Alta, el servicio consistió en descorche, cata y primer servicio.

De postres su clásico sorbete de mojito con un buen añadido de ron y un coulant "comme il faut".

Dos cafés para rematar la comida, lástima que utilizan el café de cápsula.

Muy buena relación calidad precio máxime teniendo en cuenta la calidad del producto en que basan su cocina, volveremos en cuanto estemos por Tarragona.

 

  • Arroz de srdinas

Hacía casi tres años que no escribía sobre este restaurante a pesar de haber ido en varias ocasiones comiendo tanto el menú de diario como a la carta. El Llagut se ha convertido en un referente de los arroces en Tarragona, este pequeño restaurante hace pleno todos los dias y ya se tiene que reservar con varios dias de antelación si se quiere comer en la sala, en la terraza por lo menos al mediodía no reservan mesa.
Los días de diario ofrecen un menú por 14 € incluyendo agua y postre en el que siempre hay un arrroz como segundo plato.
Compartimos unos mejillones y pescadito frito, en esta ocasión fueron boquerones, el arroz servido en caldero de hierro era de cangrejos de playa que aportan un intenso sabor, éstos juntamente con un buen fondo de pescado fueron los causantes de conseguir un excelente arroz. Como siempre la cocción fué acertada.
Acompañamos la comida con un vino de la cercana población d'Els Guiamets en la comarca del Priorat, Rosa la Guapa y que no está acogido a ninguna D.O garnacha blanca y muscat de Alejandria hacen de él un vino elegante, fresco, un poco afrutado, el relleno de las copas ocasionalmente si un camarero estaba cercano a nuestra mesa.
De postre profiteroles con chocolate caliente y sorbete de mojito con un buen añadido de dicho licor.
Dos cafés.
A destacar el detalle que tuvo Astrid al no cobrarnos los cafés, nos los cambió por el agua que incluye el menú y que no tomamos.

Pequeño restaurante con aires de taberna marinera ubicado en la "Part Alta" adherido al movimiento Km 0 Slow Food. En la carta ofrece una buena variedad de arroces Dispone de terraza en la plaza del Rei que debe ser muy agradable en las noches de verano. Astrid, una de las propietarias del local nos propuso el menú del dia y no lo dudamos ni un momento, compartimos unos entremeses de pescado que llevaban muy bien presentados en una bandeja: escaixada de bacalao, canaillas, gambó y anchoas, resultó algo pobre en cantidad y una generosa ración de mejillones del delta del l'Ebre hechos simplemente al vapor con lo que se aprecia perfectamente el sabor de este molusco. Seguimos con arroz de cigalas del tamaño de las de saltear, buena cantidad de las mismas y un muy buen sabor y punto de cocción del arroz.
Los postres incluídos en el menú: profiteroles con chocolate y sorbete de mojito.
Maridó perfectamente con la comida una garnacha blanca 100% de la DO Terra Alta.
Dos cafés.
Servicio agradable y cordial, repetiremos
Restaurante recomendable en la Part Alta.

Llegamos de casualidad, como turistas improvisados y lo que vimos a través de la ventana y detalle del exterior del local nos hizo decidir por ese restaurante de los muchos de la plaza.

Entorno agradable, rústico, limpio, de pequeña capacidad pero cómodo pues las mesas no están apretadas.
Me llamó la atención la cantidad de indicadores en la carta "KM0", los cuales hacían referencia al producto local del plato, acompañados de aceite y vino local, tarragona.

Las tapas, entrantes, acabaron siendo raciones muy correctas y el arroz seco con calamares, excelente.
Los arroces de las mesas de al lado tambien (con sardinas y otro con galeras) tambien estaban muy buenos a juzgar por los comentarios de los comensales de las mesas.

La atención de la responsable del local, de origen Alemana, muy agradable. Realmente preocupada por hacer que tuviesemos una gran experiencia, que se acabó cumpliendo.

Vivimos lejos, pero ahora tenemos una buena excusa para ir a Tarragona.

Petit local a la plaça del Rei, a la part alta de Tarragona. Decoració rústica. Cuina marinera de Km. 0 amb absolut predomini del peix, fins al punt que el dia que vàrem anar no hi havia ni un sol plat de carn a la carta. Ambient distès i familiar. Hagués agraït una mica més de llum. Parament escàs amb tovallons de paper i sense canvi de coberts. Servei atent i acurat. Donat que no era gaire ple, gaudírem d'una taula prou ampla. Donat que ens digueren que la carta no estava actualitzada, vàrem triar un vi de les referències que trobàrem a un ampoller proper a la taula. Sortosament, tastàrem la darrera ampolla de Els Bassots 2008 (crec recordar que costà vint i escaig euros), servida en copes prou bones i a bona temperatura. Tot i això, vaig donar una ullada a la carta i viu que predominaven els blancs, especialment catalans.

El menú de 23 euros consistí en:
- Ostra rissada del Delta (de l'Ebre) aromatitzada amb llimona i mel - Absolutament deliciosa. Excel.lent conjunció de sabors.
- Verat fumat amb magrana i poma sobre escarola, salsa de cibulet - M'apunto el contrast del fumat del verat amb la frescor dolcenca de la magrana i la poma, junt amb el punt amargant de l'escarola.
- Bombó cruixent de guatlla amb bolets i un toc oriental - Només puc dir que em va saber a poc.
- Calamarcets de platja saltejats amb rossinyols - Molt gustosos. Bon mar i muntanya.
- Caneló de pularda de la Mª Grau amb salsa de ceps - Deliciós, amb un sabor finíssim.
- Arròs masqueta amb romesco i cloïsses - Donada la meva afició als gustos intensos, em costa dir que el fons era massa fort. Però sí que el vaig trobar un pèl massa penetrant.
- Pera "Bella Helena" - versió de les conegudes postres, preparada per a ser gaudida sense haver de fer servir el ganivet. Molt bona.

Per a beure, aigua i una ampolla de Els Bassots 2008.

El que menys m'agradà amb diferència, la fideuà que menjaren els nens. Si no l'hagués tastat, és molt probable que la nota del menjar hagués estat un 10.

Para mí es una maravilla; los entrantes están buenísimos y muy bien tratados, excepcional producto, se nota la calidad y la frescura. Los segundos son para chuparse los dedos (hacen unas calderetas que ya querrían hacer muchos otros...) y los arroces están de vicio, tienen un toque personal que no se encuentra en otros sitios. Los postres son sencillamente geniales y el lugar, la plaza donde está ubicado, el servicio y la filosofía del restaurante es la idónea para lo que se ofrece. La carta de vinos, como es lógico y debería ser una norma básica de cualquier sitio que se precie, está basada en vinos de la tierra (es de bobos pedirse un Ribeiro en Tarragona y más en un sitio que ofrece una filosofía muy concreta, que me perdone quien se ofenda) y hay más de 40 referencias en carta y otras tantas novedades que van apareciendo y que amablemente te ofrecen, advirtiendo del precio para evitar sorpresas. Recomendado no, recomendadísimo; cualquiera que quiera pasear por el magnífico casco antiguo de Tarragona y culminar su paseo con una visita al Llagut no se arrepentirá.

L'¡Arrós mariner és un veritable èxit, no opino el mateix del fideujat. Molt correctes i original els punxencs. Carta de vins apostant per la terra.

Restaurante situado en la parte alta de Tarragona que se autodenomina Taberna Marinera, con cierta fama por el arroz, pero sin rastro de calidad.
Las mesas en la terraza son pequeñas. Nos sentamos y pedimos la carta de vino. Tan solo de nominaciones de la procincia de Tarragona, y Penedes representado tan solo por el Cava. Nos decantamos por un Sauvignon Blanc de Clos Montblanc que tardaron casi un cuarto de hora en traer. Creo que una taberna marinera ha de tener mucha más variedad de vinos blancos y no solo los potentes de la Terra Alta, Conca, Montsant o Priorat. Le pido unas copas de vino, las que habia ya puestas no sirven ni para agua, y se me queda mirando el camarero con una cara como diciendo "pero este tio está ciego o no ve que ya estan en la mesa". Total que le pedimos 1 copa más para 4 personas que bebien tambien agua y tardaron casi un cuarto de hora en traerla. A la hora de pedir nos decantamos por unas almejas a la marinera y unas gambitas. Calidad de las almejas justa pero correcta. Las gambas, congeladas, cero patatero. En el centro de la mesa hay como una especie de "cubo-cubitera-maceta" oxidada por dentro que se supone es para echar la concha de las almejas y cosas así. De segundo nos decantamos por sus famosos arroces, uno de cangrejos de roca y otro arrosejat. Los dos sabian igual, es decir a nada. Los cangrejos ridiculos y sin sabor. Era como comer un arroz blanco con salsa de "algo" de bote que no sabia a nada. Postres un variado que tienen en la carta, correcto (fue lo mejor de la cena), aunque se lo volvieron a olvidar y tardaron 20 minutos casi. Servicio del vino inexistente, critaleria inexistente, profesionalidad de los camareros inexistente (no confundir con voluntad), manteleria y menaje un uno y medio pelado. Todo esto unido a la escasa extension de mesa e incomodidad de sillas, así como al bullicio de gente que hay en la plaza donde las terrazas de los restaurante se juntan, harán que no vuelva ni loco.
No se la fama que tiene el Llagut con los arroces, que alguien me la explique.
Para arroces en Tarragona me quedo con el Restaurant el Barquet en la calle gasometro y el Resturant Manolo en el Serrallo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar