Restaurante Sudestada (ACTUALMENTE CERRADO) en Madrid
  

Restaurante Sudestada (ACTUALMENTE CERRADO)

26
Datos de Sudestada (ACTUALMENTE CERRADO)
Precio Medio:
56 €
Valoración Media:
6.5 10
Servicio del vino:
6.4 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
4.8 10
Calidad-precio:
6.7 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Chamberí
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Asiática, Tailandesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 45,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingo

Teléfono

Restaurante Sudestada (ACTUALMENTE CERRADO) Sudestada (ACTUALMENTE CERRADO) Sudestada (ACTUALMENTE CERRADO) en Madrid

26 Opiniones de Sudestada (ACTUALMENTE CERRADO)

Muchas ganas tenía de visitar este restaurante, al que todos nombran como precursor del boom de la cocina con influencias del sudeste asiático.

Martes víspera de festivo en Madrid y sala a 1/3 de capacidad.

Pedimos:
- Kimchi: Bueno pero no lo veo como plato

- Nems Nº6 (creo que este era el nº): Correctos pero nada especial

- Shuiyiao: Igual que los nems. Masa muy gruesa para mi gusto

- Picanha: Nos dicen que está madurada más de cien días y cocinada 9 horas a baja temperatura. Rica de sabor pero carne que se nos hace difícil de masticar. No entiendo nada
- Curry de corvina: Soy de buena tolerancia al picante y este pica MUCHO. Pescado medio seco.
- Postre de Banana: Muy rico postre con cosas interesantes como un granizado de pomelo.
- Postre de Piña: Otro muy rico postre con elementos como pepino en almibar, piña, eneldo, sorbete de ciruelas. Ingredientes que funcionan muy bien juntos
- Postre de chocolate: Nada destacable

Un aperitivo de un caldo/sopa miso con mejillón fué de lo más rico de la comida junto con 2 de los 3 postres.

La verdad es que esperaba encontrarme en la parte salada la misma imaginación y buena ejecución que en los dos postres.

Me cuesta entender que una carne madurada cien dias y cocinada 9 horas, la presenten casi cruda (no tengo problemas con la carne cruda) y cueste masticarla (venía fileteada).

Tampoco entiendo que me cambien de vez en cuando los cubiertos pero no me cambien los palillos, a pesar de ser de los malos.

El servicio de sala, aunque correcto, un poco "perdonavidas".

Puede ser un mal dia (o no). En cualquier caso, no voy a volver para comprobarlo. Tengo la sensación de que igual cuando empezaron, eran novedosos y tal, pero hoy en dia en la capital hay varios locales que, en mi opinión, hacen este tipo de cocina bastante mejor y por la mitad de precio

Acudimos, por fin, a uno de los emblemas de la nueva cocina madrileña, SUDESTADA, restaurante que ofrece propuestas y sabores con variedad de especias, jengibre, cilantro, menta, albahaca…, que me recuerdan ofertas de otras ciudades más cosmopolitas (London, NY,…), novedad que no puede pasar desaparecida en la creciente oferta gastronómica de la capital. Decoración peculiar y distinta, que puede gustar o no, mesas sin intimidad para local algo ruidoso, por suerte nos tocó la mejor mesa en la esquina del local.

No dejamos de desaprovechar la ocasión de empezar por otra de las aventuras en los que están involucrados los chefs Estanis Carenzo y Pablo Giudice la magnífica y ya consolidada cerveza LA VIRGEN.

Por supuesto nos descantamos por el menú degustación: Carta Blanca en 9 pasos (55€), como aperitivo una deliciosa y apetecible “sopa de miso con mejillón”.

La aparición de excelsos platos durante las siguientes dos horas es constante y contundente, tal vez para un menú largo resulta excesiva la cantidad de bocados que contienen y muy cortos los tiempos entre plato y plato. Para acompañar nos decantamos por un sorpréndete vino tinto de Albariño, de BODEGAS ZARATE, en concreto CAIÑO TINTO, una uva (caiño tinto) de las 3 variedades tintas autóctonas del Val do Salnés, variedad de brotación y maduración tardía, que produce vinos frutales de graduación media y acidez elevada. Sorprendente y buena sin duda.

El menú comienza con unos cuatro magníficos “dumplings con ibérico de bellota y manitas de cerdo”, masa perfecta (de trigo BIO) con un muy sabroso contenido. Un muy buen comienzo que precede a uno de las estrellas de la noche “NEM número 3”, papel de arroz vietnamita (frito), relleno de ibérico, butifarra negra y angula de monte, la combinación se acompaña al gusto con lechuga, hierbabuena, rúcula, albahaca y cilantro. Disfrute máximo, sin más utensilios que las manos. Muy bueno.

Continuamos con la “ensalada de oreja” (mas cerdo), una brillante elaboración de finas láminas de oreja de cerdo con coliflor tostada, rabano sandia, vinagreta de jerez, muy curioso e interesante; y con las “samosas de lechal”, empanadillas de masa de trigo elaboradas en forma triangular relleno de curry de mollejas (el interior extremadamente caliente), en paralelo ensalada de hierbas y maracuyá. Refrescante ensalada que acompaña la magnífica empanadilla.

Una doble propuesta para continuar, corvina en hojas de banana, excelente, y la “Codorniz Tandoori”, con raita de limones marinados, chutney de vino y chile ancho, remolacha asada y pepino preparado, otra excelente combinación que se moja en salsa de “jeow de chile ancho y tomates”, y para finalizar “curry verde con albóndigas maceradas”, fantástica la carne de vaca para un plato con exceso de especies.

El menú finaliza con la elección de uno de los postres o de las infusiones, nos decantamos por una infusión de “jazmin” y por té negro de “Dian Hong Golden Tips”, interesantes.

Fama y reconocimiento perfectamente justificado, SUDESTADA no deja indiferente, para modernas propuestas culinarias que fusionan propuestas asiáticas con productos ibéricos con todo tipo de especias.

La teoría de los mercados eficientes es fascinante... aunque para mi es un camelo del que cada día muchos nos aprovechamos muchos :), tanto en mercado financieros como en otros mercados más inelásticos, si "sabes" puedes aprovecharte de ciertas ineficiencias para ganar mucho dinero, aunque en realidad ninguna de estas ganancias proporcionan tanta satisfacción al cuerpo como las ineficiencias que se pueden encontrar en los "mercados gastronómicos"!!

Porque en Madrid, podemos encontrarnos algunas de estas ineficiencias que, pensamos, son realmente oro en paño, únicas, que hay que aprovechar (reventar diría algún amigo jeje) y que pueden desaparecer dentro de poco tiempo... Así por ejemplo, VIAVELEZ podría ser una de esas ineficiencias, con una cocina que podría rayar la estrella michelín, hay que aprovecharse que para algunos tiene un comedor "incomodo" y no lo petan, y así poder comer allí como diox y pagar apenas 50 y pocos euros.... Igual pasa en LAREDO donde el cochinillo que nos comimos hace no mucho allí tenía un mejor punto y estaba más equilibrado que el probado en COQUE hace unos meses donde este plato paso sin pena ni gloria por la mesa...

Hay ineficiencias en Japoneses, donde MIYAMA CASTELLANA tiene una materia prima igual o más TOP que ciertos fusión como KABUKI_PC, y además con un descuento de un 15% respecto al estrellado (y con postres caseros a la mitad de precio que los industriales pre-cocidos a precio de diamante de KABUKI_PC)

Pero la ineficiencia que más nos gusta de Madrid es SUDESTADA, un sitio que con la estrella michelín que todos le reconocemos valdría 15-20€ más por persona (el precio medio ahora podría ser 60€) y que si estuviera en Londres o Paris te saldría a 25-30€ más por persona como de nuevo todos reconocemos... y seguramente que a Londres iría mucha más gente de Madrid a comer de la que va ahora mismo al local de Ponzano! ¿Donde va a parar alardear del mega ultimo asiático guay Londinense? :D

Pues sí, SUDESTADA tiene una comida de estrella michelín, y si estuviera en sitios mas "chulis" como Londres, NY, Singapour... en vez de en Madrid, esta gente ya serían unos totems de la gastronómica mundial.... pero no, están en Madrid, ¡y esas ineficiencias hay que aprovecharlas!, la calidad precio aquí es brutal

Esta ultima visita, con Diego Guerrero al lado, me daban ganas, además de por lo juntitas que siempre están las mesas en SUDESTADA , de soltar un comentario en plan "Hola Diego ! ¿Cuando empiezas con lo tuyo?!" Pero Olivia no me dejaba!... ¡aguafiestas!

Y el menú, centrado en CARRASCO, acojonante, en este caso: Dumplings con ibérico de bellota y manitas de cerdo, NEMs de butifarra negra e ibérico de bellota, Pollo Caserío, Arroz de anguila y yema, secreto ibérico con fideos y Curry verde de albóndigas de vaca, SUBLIME helado de café en el postre

Charla al final con la chica que parece la jefa de Sala, ¿Francine puede ser que se llamaba?? Fallo al no apuntar su nombre y apellido porque fue muy amable en toda la comida, sobre todo recibiendo nuestros comentarios acerca de lo apresurados de las salidas de los últimos platos (el secreto llegó cuando estábamos terminando el pollo de caserío, y el curry cuando aun no habíamos empezado el secreto) y también sobre la poca intensidad en este caso del curry verde, hace unos meses el curry de chicharro lo recordábamos más picante, comentamos... en cualquier caso el curry verde de albóndigas estaba para rebañar

La Jefa de sala también nos avisa (suponemos que alguno de Ustedes ya lo han comentado por aquí) que en poco tiempo podremos disfrutar de un nuevo local de Pablo y Estanis, centrados esta vez en la Pizza, con influencias Argentinas, Italianas, Brasileñas... con un horno de leña impresionante para tal efecto que piensan aprovechar en horas intermedias del día para hacer dulces

http://www.flickr.com/photos/[email protected]/sets/72157642109210045/

DexterMorgan & OliviaDunham

La aventura panasiática de dos argentinos, Estanis y Pablo es el restaurante Sudestada. Un viaje por las cocinas de Vietnam, Singapur, Thailandia. Jueves noche, se acerca el final de este 2012. Sala completamente llena, capacidad aproximada de algo menos de cincuenta cubiertos. Sala con un decoración que me ha parecido entre nórdica y norteamericana vintage, combinando madera y cristal.

Carta extensa. Me comentan que la mayoría de os comensales se tiran por el menú degustación para no pensar demasiado. Está demostrado que a los restaurantes la mayoría de las veces uno va a relajarse, a pasarlo bien. Hablamos con Pablo y él se encarga de establecernos un menú. Comenzamos bien, buena atención y percepción de los diferentes tipos de cliente.

Un pequeño aperitivo de sopa de miso con mejillón, y arrancamos con un rollito vietnamita frito. Se presenta por separado el rollito relleno de carne, y el resto de ingredientes: lechuga, brotes de soja, hierbabuena. Entrante por antonomasia de la cocina vietnamita que se suele hervir bien frito ó en crudo con pasta de arroz, éste último suele ir relleno de verduras únicamente. Sabroso, delicada fritura. Comienzo callejero.

De Vietnam a Singapur con unos dumplings caseros rellenos de cerdo sobre soja dulce. Se recomiendan comer de un bocado ya que el relleno contiene jugo del guiso. Pasta fresca, delicada, suave con una gran textura que facilita la ingestión. Entremes oriental perfectamente ejecutado. Se puede repetir.

A continuación me sorprenden con una ensalada de algas y lengua de cerdo. Por una parte alga wakame , piñones, hierbabuena, cebollino; por otra la lengua que se presenta como un fiambre. Tratada a baja temperatura, cocinada durante mucho tiempo, y luego cortada a cuchillo. Predomina el sabor suave a mar con toques dulces del alga wakame en el plato con algunas pinceladas saladas de la lengua. Un dueto japo-ibérico donde lo japo resalta.

Estos primeros entrantes han sido regados con una Manzanilla, exactamente la Bota número 30. Estaríamos maridando con el equipo Navazos (la Bota) durante toda la cena.

Después de este trío de entrantes, pasamos al primer principal bajo la recomendación de Pablo. Una carne madurada cortada en estilo picanha. La composición se completa con dos morteros. EL primero de ellos se finaliza en la mesa y está compuesto de sal ahumada, panela (azúcar refinada), lima kéfir, jengibre y zumo de lima. Acidez. EL segundo consiste en unos trozos de berenjena a la plancha con una salsa espesa de piñones. Dulzor. Se degusta la carne, primeramente sola y luego mojando en las dos salsas, primero en la ácida y luego en la dulce. Morteros que van en pareja, que solo tienen sentido si están juntos. Secuencia de gustos, comenzando por matices ácidos, para pasar a los dulces y finalizar en los cárnicos. Además del buen punto de la carne, destaca la salsa de piñones. Un conjunto atrevido que construye un viaje secuencial de sensaciones sápidas diferentes con un resultado bastante satisfactorio. Se acompañó con un fino de la Bota, en este caso el número 27.

Finalizaríamos con un curry rojo de corvina que también se desarrolla como un conjunto secuencial; en ese ámbito me recordó a DiverXO, pero claro con una presentación menos espectacular, y puede que algo menos de armonía en la totalidad de la composición. Pero centrémonos en este curry.Por una parte en el curry rojo de corvina, existen notas picantes, y ácidas provocadas por la presencia del tamarindo. Se acompaña de una sopa de leche de coco con trompetas de los muertos, tendón de vaca, chalota. En mesa, también dejan limón asado y ajíes rojos para que uno mismo pueda nivelar su gusto ideal de ácidos y dulces. Notas fundamentalmente picantes y dulces, que presentan cierta sutileza cuando se “pesca” con la cuchara una de las setas.

La idea en la degustación del plato consiste en tomar la corvina, para añadirle arroz que actúa como reductor de la potencia del curry, y luego cucharada de sopa. Resulta una degustación compleja, una montaña rusa de sensaciones más contundentes que sutiles. Cambios drásticos de percepciones en boca. Un viaje sápido no adaptado a todos los paladares. Tengo que reconocer que estas composiciones me cuesta a veces disfrutarlas plenamente, quizás por esas impresiones extremas de sabores. Acompañamos con un amontillado de la Bota número 37.

Como conclusión entrantes más adaptados al paladar patrio. Destacando la sutileza de los dumplings de carne de cerdo. Los platos principales son atrevidas líneas sinuosas de sensaciones de sabores muy diferentes que tratan de compensarse entre sí. Creemos que este estado se alcanza más en la pareja de las salsas que acompañan la picanha. Servicio muy atento, cordial, y con gran conversación para un comensal solitario. Nos avanza que para Enero (2013) quitarán la carta y habrá tres menús según el número de platos. De esa forma podrán incorporar más productos de temporada, y nuevos platos asegurándose que el público los pide. Pablo también nos contó su aventura con la Cerveza LA Virgen de la cual ya están produciendo 8000 litros/mes.

Seguiremos atentos a Sudestada, a Chifa y a Cervezas la Virgen. Argentinos emprendiendo.

Para ver fotos de los platos, y seguir comentando http://www.complicidadgastronomica.es/2012/12/sudestada-montana-rusa-de-sensaciones/

El sudeste asiatico en Madrid, pero cobrado a precio de Nueva York.La decoración del restaurante es de chino de barrio,(vasos de ikea incluidos).Optamos por el menú degustación. La comida a grandes rasgos fue notable, pero no hubo ningún plato maravilloso(ni mucho menos).Los postres flojisimos(y me quedo corto).Los cocteles correctos, pero un tanto subidos de alcohol.El servico en general "apañao". Yo no repetire, pero para gustos...

Cualquier gastrónomo que se precie debería visitar este sitio, hemos disfrutado como enanos y eso que la primera impresión fue muy negativa e incomoda: Sudestada es un grandísimo restaurante y esa Cocina no debería permitirse el tener mesas tan juntas donde prácticamente comes junto a la mesa contigua, impresión nefasta respecto a este tema, es que no hay ni 10cm entre algunas mesas!!, resultaba ridículo, de hecho al intentar colocarnos la chica junto a otras mesas ya sentadas para “poder comer todos juntos” :) nos hemos negado y le hemos comentado amablemente: “¿No podrías ofrecernos otros sitio con un poco mas de espacio?” Y nos ha colocado en otro sitio que estaba un poco menos congestionado aunque a otros 10cm teníamos otra mesa de 2 que al final no se ha llenado… a estos restaurantes se va a disfrutar con todos los sentidos y este tema jode bastante la experiencia, mal empezábamos…

Pero luego ha empezado a llegar el menú degustación a la mesa y nos hemos tenido que rendir a esta propuesta delicada, al juego de fusiones, a los múltiples ingredientes, al toque maestro tan difícil de conseguir y a una grandísima cocina… dos horas y 20min después hemos terminado con una sonrisa de oreja a oreja y ya se nos había olvidado lo de las mesas y todo jejeje, hasta Olivia que suele ser más de bacalao y chuletón ha alucinado…

Hemos optado por el menú degustación para aproximarnos a lo que ofrece Sudestada tal y como comentabais por aquí, ha subido a 42€ (os dejo la carta actualizada, han subido muchos platos), pero nosotros al menos hemos salido rodando y somos comilones (hay dos servicios de arroz y al final se nota en el saciado), pensamos que el menú es muy adecuado porque si quisieras pedirte lo mismo que te ponen en el menú saldrías a 35-40 euros más en cuenta (entra en el menú un postre por persona a elegir de la carta de postres, los platos del menú son exactamente iguales en cantidades a los que te ponen si pides por carta: comprensibles las malas críticas tamaño/precio), lo que pasa es que parece que no rotan mucho el menú (NemCua, Samosas, Dumplings y Carrillera no fallan), lógico, porque si rotaran nadie pediría fuera de menú…

Ejecución perfecta de los tiempos por parte del servicio en nuestro caso, la camarera rubia que nos ha atendido ha sido muy amable, local ruidoso cuando se llena (hoy estaba prácticamente lleno) y sobrio, sencillo, manteles de tela que es de agradecer

Muy parecido a AsianaND, aunque, en nuestra opinión, un punto por encima en comida y un punto por debajo en local y espacio entre mesas

Otro apunte: puedes llevar a tus padres tranquilamente y les encantaría, no como por ejemplo a InSitu que es más moderno y juvenil

Que pedimos? 2 Menús degustación: 42 c/u i.i

-- 2 cubiertos y aperitivo: 1,50
Aquí no se come pan! :) Aperitivo de Sopa fría coreana de pepino, muy buena y refrescante, ligeramente avinagrada y con buen “toque”

-- NEM CUA (rollitos vietnamitas): sublimes, de cangrejo y cerdo, de lo mejor de la comida, apreciando de forma clara cada ingrediente cosa que nos ha sorprendido gratamente, de los mejores que hemos comido

-- SHUI YIAO (dumplings): acojonantemente buenos, de cerdo ibérico, de lo mejor de la comida, esa soja dulce daban ganas de chupar el plato :)

-- CHANA SAMOSAS: muy buenas aunque un punto por debajo de los otros dos platos, intenso curry y una masa de garbanzo rica

-- COM RANG (arroz) + AYAM BAKAR (brocheta de pollo): te ponen el arroz con chorizo y langostino junto a las brochetas de pollo a la brasa y sus acompañantes (pepino marinado, berenjena y tomate cherry, sambal de piñones), plato con el que llegas casi a estar saciado, muy bueno todo en general, a Olivia le ha gustado mucho esta brocheta

-- CURRY ROJO: de carrillera de vaca, brutal, de lo mejor de la comida, lo pedimos con las guindillas cerradas por mi estomago :) te adjuntan un bol de arroz blanco para mezclarlo con la carrillera, un trozo más grande que el del AsianaND

-- 1 Kirin de barril (menos de 1tercio): 3,60, 1 tercio de Ambar1900 en botella: 4
2CocaK: 5,4 1Botella agua: 3,60
Las bebidas sí que las encuentro al menos medio Euro subidas injustificablemente y los Cócteles ya van por 12 napos!!

-- 2 CHOCOLATE PARAISO: una especie de pastel de chocolate consistente pero con una textura muy suave a la vez, nos ha gustado mucho, bueno a Olivia el sorbete de Yuzu que acompañaba un poco menos, demasiado amargo, la frutilla por encima riquísima

Precio Total: 103,40

Conclusión final: Les da igual las criticas sobre los precios, siguen subiéndolos… y siguen llenando… y nosotros que queréis que os diga en cuanto saquemos otros 100 de donde sea nos vamos para allá a seguir disfrutando, si fuera mas barato ya se salía del mapa, los ademanes de quitarle más nota por lo incomodo en las mesas de 2 se quedan en nada después de COMER

Nota: 9,1

Dicen que es de lo mejor que hay, mucha gente lo ensalza, pero a mí no me acabó de enamorar.
La carta de vinos no es muy extensa, pero tiene una buena selección de copas de vinos generosos, una buena alternativa para la cocina oriental. Me quedé con las ganas de probar esta armonía entre manzanillas y finos y la cocina del sureste asiático.
Tomé el menú degustación que me dejó bastante indiferente, no estuvo mal, no es eso, pero esperaba algo más.
Bien como cocina oriental, pero...

http://www.ojoalplato.com/archives/3946

Comida para dos personas, en un entorno ya comentado por otros usuarios.Desde luego que lo primero que penalizaría sería el mínimo espacio entre mesas.Para empezar he pedido una caipirinha muy bien preparada para refrescarme de estos calores que empiezan a hacer en Madrid.A pesar de haber estado en esta ubicación de Ponzano tres veces antes es hoy cuando cuelgo comentario.Hemos pedido dos degustaciones con mínimas variaciones respecto a las visitas anteriores.En el comentario anterior hablaba de mucha comida.Aunque esto es subjetivo hay una referencia mucho más clara:El 90% de todos los platos se componen de hidratos de carbono con lo cual se alcanza la sensación de saciedad pronto.Me explico:Como detalle un chupito fresco de un caldo de pepino y sésamo,rollitos vietnamitas,dumplings,samoshas rellenas de garbanzos,brocheta de pollo con arroz vietnamita un plato de fideos con carabineros(podía haber sido una gamba pequeña)con ibérico (dos tiritas de carne pequeñas)con dos níscalos de bote,pero sobre todo fideos.

Como postres bizcocho de chocolate y una especie de panacotta con té verde.

Para beber un Vallegarcía Viogner 2009 con rellenado permanente en unas copas aceptables,permaneciendo en cubitera la botella para mantener temperatura.El precio del vino ha sido 27,9€,siendo un precio intermedio entre los 22 € de algunos sitios(La Montería) a los 32€ de otros(Via Vélez).

Creo que es un restaurante un tanto sobrevalorado(aparentemente por la cantidad de reservas que tienen) e incluso con nombre para gente que me ha pedido referencias de fuera de Madrid.

Porque,¿Tanta diferencia hay con los asiáticos de nivel medio-alto que existen por ahí?Pues para mí quitando algunos condimentos(albahaca, cilantro, lemon-grass,hierbabuena,cominos...) que están realzados y particularmente me gustan por 60€ por cabeza en un restaurante de la cadena Tao(por ejemplo)me evito la parafernalia de la reserva de mesa y cambio las hierbas aromáticas comentadas por una ración de sashimi de toro y un tepanyaki de solomillo...y en cuanto al coctail ese es otro cantar.

No conocía el antiguo local ni tenia referencia alguna de este restaurante. Nos llevó una amiga de Madrid.
Sin toda esa comparativa con el local anterior que he leído, la sala me gustó, decoración que tiende a fría y sobria, algo setentera, pero me resultó agradable. Hicimos el menú de 38€ con aperitivo (sopa miso con mejillón), 3 entrantes (rollitos, samosas y dumplings), 2 segundos con sus acompañamientos (brocheta de cordero con arroz, y el curry rojo de carrillera con tallarines de arroz) y un postre (sopa de mango). Excepto el postre, todo bien elaborado y sabroso. La carta de vinos con casi mejor oferta de blancos y espumosos que de tintos (como debe ser para adecuarse a la comida que allí se sirve). Los precios de los vinos subidos: muscadet de Domaine de l'ecu Orthogneiss 2007 a 22€.
Acabamos llenos, demasiada comida. De haber segunda ocasión, pediría platos sueltos del menú. De esta manera es posible que se redujera la factura final. Con el menú nos salió a 55€ por persona, y la calidad-precio se resiente.

Otra visita más, para comprobar que la cocina sigue en un estupendo nivel.

Rollitos, dumplings y sobre todo los curries, hacen que este restaurante sea obligado en la capital.
Me gusta que cada día tengan una serie de platos diferentes.

Lo malo: el local. Me sigue sin gustar. Sobre todo la separación de las mesas, parece un banquete.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar