Restaurante Cervecería La Principal en Valencia

Restaurante Cervecería La Principal

Datos de Cervecería La Principal
Precio Medio:
40 €
Valoración Media:
6.6 10
Servicio del vino:
6.2 10
Comida:
7.1 10
Entorno:
6.8 10
Calidad-precio:
6.3 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Camins del Grau
Dirección: Polo y Peyrolon, 5
Código postal: 46021
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos

Teléfono


44 Opiniones de Cervecería La Principal

Pues casi sin darte cuenta ha pasado un año. No describiré detalles del local para no ser reiterativo. Esta vez situado en un apartado saloncito que cabrian 5 personas pero solo eramos cuatro y necesitaba estar cerrado porque el ruido de un local lleno se transmitía al interior; un timbre para avisar al camarero permite estar fuera de la visión directa del mismo y gana en intimidad, que desde luego se agradece en un local muy ruidoso cuando está lleno y con mesas cercanas.

Unas cervezas de entrada y unos finos de La Ina muy agradable; un buen pan de varias clases en panera al centro con buen aceite Finca de los Arandinos Gourmet por supuesto en botella irrellenable como manda la ley.

Platos al centro para compartir: sepia (pota) con mayonesa bien hecha aunque la calidad es la que es; steak tartare en montadito muy bueno aunque el pan se apodera del sabor siendo deseable menos cantidad de pan. Puntillas con ajos tiernos y alcachofas muy buen plato de sabor y equilibrio de ingredientes.

De segundos fueron dos entrecottes de agnus bien de ración y punto de fuego aunque servido un poco frío, acompañan unas finas papas y algun pimiento de Padron. Cocochas con almejas de muy buena pinta y sabor referido. El cuarto plato fué atún con buena presencia.
De psotre dos de fruta y dos de tarta strudel de manzana muy buena y presentada acompañada de helado correcto y buen emplatado.

De vino nos apañamos con un Almirez de buen tono y que sorprendió a los no conocedores de una de las bodegas más punteras actuales. Dado a catar y autoservicio sin más en buenas copas.

Unos buenos cafés y una copa de Gramona vi de gel de gewürztraminer que le faltaba un poco de frío pero estaba rico.
Sobremesa con 2 gin tonics de 209 con fever tree, un ron Santa Teresa y una de agua para compartir.

La sensación es de un buen local dedicado al producto y que no es barato pero que tiene un éxito indiscutible y sabe venderse bien.

De eso se trataba, un martes sobre las 21:30, el local como siempre se acabo llenando.
Tomamos 2 copas de vino ( no me fije en la botella) y un agua grande.

Como queríamos cenar de "putaditas", tomamos ( todo por 2):

- Croqueta de jamón, como siempre
- Croqueta de pollo con trufa rayada, novedad que tiene buen sabor y olor.
- Montadito de steak tartare, valor seguro e imprescindible
- Montadito de foie, creo que es de los mejores de la ciudad.
- Huevo a 60º con Puré de Patata Rotte, Crujiente de Jamón y Trufa.

Creo que tome una infusión.

En este local, pagas la materia prima¿?. Si, pero sabes que no la adulteran y se nota que el producto es de primera, por eso vuelvo siempre que puedo.

Ya he ido varias veces a este restaurante donde encuentras una carta muy amplia con aciertos y pocos fallos. No se trata de un restaurante sublime pero es un buen restaurante donde no fallas.
La última vez eramos tres y tomamos unos entrantes consistentes en unas clochinas (correctas sin más, mi opinión es que no eran del terreno sino que eran italianas) y unas colas de gambas al ajillo muy buenas y hechas correctamente y al punto. De plato principal un arroz con cigalas y boletus que estaba muy bueno y al punto de cocción. De postre un helado de dulce de leche magnífico. Para beber tomamos tres cervezas de aperitivo y en la comida agua y una botella de Tantum Ergo rosado (21 € que es un precio razonable).
Luego mis compañeros tomaron un gin tonic de Martin Miler muy bien preparado y servido.
Yo recomiendo este restaurante para comidas de negocio o trabajo.

Los lunes no es un buen dia para salir a cenar, aquello del pescado y el cierre por descanso de muchos locales, hizo que tras 5 intentos fallidos para no coger el coche, el grupo claudicó y a por los coches para cenar en un sitio más seguro de no fallar.

Colocados en el semiprivado que deja la cristalera de botellas de vino vacías que te recuerda las fiestas que te has perdido, nos pusimos los 6 amigos tras unas cervezas al llegar y un poco de un aceptable pan con un mejores aceites Arzuaga gran selección y aún mejor Pla de l´Arc de Penyagolosa. Agua aparte.
Local con bastantes mesas ocupadas. Carta de vino y de comidas correctas así como la vajilla, copas, cambio de platos. Buen servicio profesional. Tomamos 2 botellas de PSI 2010 (40€)a buena temperatura y con servicio de catar y botella al centro. Poco tiempo entre encargar y empezar a cenar.

Entradas x 2 raciones para los 6 comensales: jamon cortado muy fino, bueno, racion correcta. Chipirones con alcachofas en los que lo chipirones que no eran muchos estaban sabrosos con su tinta y bien pero las alcachofas (de las pocas recomendaciones dadas) estaban para no servirlas: laminadas con microtomo y pasadas por freidora de forma que casi era un crujiente, que había perdido su sabor y textura. Tartar de atún mucho mejor en correcta ración.
De principales: 1 denton a la plancha en ración correcta y buen sabor según referido. Una paletilla de cordero correcta. Cuatro raciones de carne de buey (limpia, sin hueso) al centro con unas patatas fritas gordas de no buena textura (blanda al centro) y algún esparrago y pimiento de Padron para decorar más que como acompañante; la carne estaba sabrosa, en buen punto, algo fría y en ración no muy amplia ya que incluso pensamos que era un plato para dos y luego venía otro, aunque al final y para cenar y al no llevar hueso, tuvimos bastante.
Postres: 2 de helado de queso muy bueno y generosa ración; 3 de fruta pelada y variada en buena cantidad; 1 tarta Strudel correcta. Unos cafés y un Vi de gel de Gramona completaron la fiesta.

Sensación de local clásico con comida clásica de buen material sin alardes en cocina, vinos clásicos pero con suficiente variedad y a precio 150-170%; servicio clásico y profesional, que van sobrados de experiencia y parece que estén en el Ritz, pero muy eficientes.

Local situado cerca de Mestalla, lo que aprovecho para cenar allí algunos días de fútbol. Es uno de los locales de moda de Valencia, suelen llenar casi siempre, para mi el éxito es la calidad del producto. No siempre pido lo mismo , pero destacaría el tartar, el montadito de foie, el calamar playa, los revueltos y el solomillo. También destacar la gran carta de vinos y especialmente de Gin tonics, servidos en su punto.

Tenía ganas de repetir en este local que se anuncia como más que una cervecería ya que la única visita previa no me transmitió ninguna sensación especial a pesar de las buenas referencias que tenía de mucha gente.

El local es grande, ambiente luminoso, cálido, barra surtida, pudiendo picar en la misma en taburetes, sala amplia con escalera que lleva a un segundo comedor si precisan, cerrado en esta ocasión. Decoración moderna y funcional en tonos wengué, crema, blancos y negros combinada con toques más rústicos como alguna pared en ladrillo visto y toneles sobre la barra. Correcta separación entre mesas en la sala de abajo, vestidas con camino. Cómodas sillas.

Reserva previa con aforo a la mitad o algo más.

Tras acomodarnos y mientras leemos la carta, un Vermouth Perucchi Rojo para decidir la estrategia que finalmente quedó en cuatro entrantes, dos de ellos al centro, y plato principal. De esta forma tomamos:

Jamón Ibérico de Bellota. Clásico y sabroso preámbulo que generalmente alguno de los comensales llama a la mesa. Infalible.

Revuelto de Boletus con Jamón Ibérico. Bien resuelto el punto del huevo, al menos a mi gusto, poco hecho. Hicimos cortos con la ración ofrecida pero tampoco lo echamos a faltar. Correcto.

Huevo a 60º con Puré de Patata Ratte, Crujiente de Jamón y Trufa. Resultó el mejor entrante. Mezclado el huevo con el puré formaban una buena combinación en boca. Destacado (adjunto foto).

Canelón de Carrillera, Setas y Trufa. Canutillo de unos 7-8 cm de fina cobertura que daba paso al gustoso relleno de carne con hongos. Me hubiera comido unos cuantos tranquilamente. Suculento.

Solomillo de Ternera a la Parrilla. Al punto solicitado, servido algo menos, tampoco fue problema en mi caso. Se acompañaba de una guarnición intrascendente compuesta de unos pimientitos de Padrón y unas patatas fritas. En conjunto, correcto sin más.

Como postre, Torrija Caramelizada con Helado de Yogur, de textura tierna, servida templada con el azúcar caramelizado por encima acompañado de un cremoso helado como buen compañero. Acierto.

Cestas de pan variado en rebanadas destacando el de aceite y sal de corteza crujiente y el oscuro, de centeno quizá, con una miga densa y tupida.

Buen café, últimamente ando con suerte en este aspecto.

Respecto a la bebida, agua y vino. Concretamente y por este orden Quod Superius 2008 D.O. Utiel Requena y Clio 2010 D.O. Jumilla.

Para la tertulia de sobremesa ronda de GTs, el mío de Mombasa con Fentimans, muy bien preparados, con hielos de calidad y servidos en nuestra presencia.

Servicio de los que no calan especialmente, limitado a tomar nota y servir, siendo el aspecto más reseñable la preparación de los distintos GT. Menaje correcto con copas Schott.

En conclusión, empresa asentada en la zona y conocida en la ciudad que intenta abarcar un segmento más allá que el de una buena cervecería o local de tapeo, ofreciendo en carta carnes y pescados, entre otros platos, pero dejando, en mi caso, una sensación de importante margen de mejora en dicho intento. Todo lo contrario se puede decir acerca del apartado de entrantes y tapas, con buen producto, acertado manejo y muy buena ejecución en algunos. En ese aspecto no falla, por lo que será mi apuesta principal si se tercia una próxima visita, que no están los tiempos como para fallar.

El precio reflejado es el aproximado sin bebidas.

  • Huevo, Puré de Patata Ratte, Crujiente de Jamón y Trufa

Cuando la materia prima es de calidad.... da gusto!

Cena de picoteo que es como más me gusta cenar en este local...llegamos a las 21:00, local en esos momentos vacios!cuando nos ibamos sobre las 22:15 local completo!!

Cenamos:

- Ensaladilla rusa ( me encana como la hacen!)
- 2 montaditos de Steak ( como siempre!)
- 4 croquetas de jamon ( buenas)
- 2 saquitos de espinacas, con gambas y viera ( de lo mejor de la noche)
- Huevos con patatas y jamón

Cenamos con agua y salio todo por 52 e

la principal es siempre un acierto.buen servicio.
muy buena relacion calidad-precio
no fallan nunca.clienta habitual

Un día de esos tontos que das vueltas y más vueltas, al final, me canse dije a La Principal, iba con una pareja que no conocían el local.

Sábado a mediodía, local lleno. Como siempre, buena mantelería, cristalería, cubertería y demás.

Queríamos picar algo, así que fue todo al centro:

- Ensaladilla rusa, muy buena la verdad.
- Patatas bravas, (no me acabo el invento....)
- Vieras a la plancha ( como siempre, buenísimas!)
- Huevo frito, patatas y Jamón (que placer)
- Tartar de atún (Espectacular, para mí, de los mejores que hacen en Valencia)

Aguas, 2 claritas, cafés 75e

Un pelín subido el precio, pero la calidad muy buena, como siempre que voy salgo muy satisfecho de lo comido.

Regreso al pasado sobre un clásico que ha crecido en fama gracias a su propia clientela.
La carta, con algún pequeño matiz renovado, se mantiene fiel a lo que fue su constitución, una bodega fina, donde el tapeo te acompaña con la calidad de un excelente restaurante.
El local es acogedor, bien diferenciado, pero nada tiene que ver lo que los lados de la barra separan, a la derecha de la barra estas en la zona mas restaurantil, incluso más “chic”, en la izquierda mas estilo bodegón, aunque en ambas estas perfectamente servido y atendido por sus camareros, todos ellos con derroche de profesionalidad y al frente su encargado de sala ejecutando con solvencia el primer encuentro.
A las ya mencionadas “tapas finas”, tapas de autor, te encuentras con buenos y bien tratados arroces, pescados del día y carnes excelentemente elaboradas, que se dejaran acompañar por la buena bodega disponible, que además y a modo de índice te decanta hacia que vino pedir.
Aconsejo degustar su montadito de steak, el bien tratado milhojas de foi y los saquitos rellenos, entre otros, todo está rico, el vino se sirve con acierto, se lo toman en serio, las mesas, al menos para cuatro, son espaciosas, bien provistas de vajilla, cristalería y cubertería adecuada, aunque en la mantelería a mí personalmente me sobra siempre el camino, que manía!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar