Restaurante Montana en Málaga

Restaurante Montana

12
Datos de Montana
Precio Medio:
57 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
7.1 10
Comida:
7.1 10
Entorno:
8.4 10
Calidad-precio:
6.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


12 Opiniones de Montana

Hace un par de semanas llevé a mi familia a comer a este restaurante al que no iba desde hacíoa unos años y en el que había buenas experiencias.

Para empezar, nos colocaron a las pocas mesas que había ocupadas al mediodía, en la terraza un día de terral en Málaga (cerca de 40º a la sombra). Increible insensatez.

Pero lo peor estaba por venir: de los cuatro segundos que pedimos, ningumo estaba fresco. Me apuesto lo que sea que todos se había elaborado con 24 horas de antelacíon, o más...

Un completo desatre.

No pienso volver. Que engañen a otros.

Cuando una se plantea ir a comer a cualquier sitio tiene que tener en cuenta creo que dos cosas básicas, una que la comida que pongan sea buena y que estés a gusto en el restaurante, creo que en este segundo punto, este sitio gana por goleada. El restaurante es una típica casona malagueña con un hermoso patio interior, que divide a los comensales en pequeños reservados, que dotan de intimidad y tranquilidad. Con un servicio excelente acompañado de una comida creativa, en crecimiento, dan a este lugar la posibilidad de ser una excelente opción para todos los visitantes de la capital de la Costa del Sol. En resumen carta amplia de vinos, servicio muy bueno, comida de calidad que todavía tiene que seguir creciendo para equipararse al propio local.

Hace una semana estuvimos cenando en Montana, la experiencia fue espectacular.

Nada más llegar nos atendieron de maravilla y nos aparcaron el coche en su parking privado, cuando nos dirigiamos a la mesa , quede fascinada por la belleza de su patio interior, creo que a día de hoy no existe un patio como ese en toda Málaga, sólo por eso ya merece la pena cenar allí.

Me sorprendió al leer la carta,que esta era un poco corta, pero al momento descubrimos que tenían bastantes sugerencias de mercado ( según nos comentaron, su chef va al mercado cada día buscando el mejor producto que ofrece, cosa que nos pareció digna de alguien que valora y mima su trabajo).

La carta de vinos era interminable, con vinos que jamás había visto u oido en otro restaurante, además detallaba perfectamente de forma artesanal las caracteristicas de cada vino. Recononozco que nos perdimos un poco, pero el maitre nos recomendó un estupendo caldo de la zona de jumilla que nos sorprendío gratamente.

De primero pedimos un foie que hacen ellos mismos (de lo mejor y más fino que hemos probado en mucho tiempo , además lo acompañan con unas tostadas caseras muy muy crujientes ) y unas croquetas tambien caseras que estaban de cine ( bien fritas y jugosas ).
De segundo nos pedimos un chuletón para los dos que nos sirvieron con abundantes patatas fritas ( crujientes y esponjosas) y pimientos del padrón. La carne era sencillamente un manjar ¡¡¡¡¡ Nos explicaron que maduran la carne en la nevera hasta su punto óptimo, y tanto ¡¡¡ Quedamos realmente sorprendidos aunque por poner un pero , el servicio nos pareció un poquito lento.

De postre nos pusieron un rico coulant de chocolate con helado de banana split ( super original ), un granizado de mango con espuma de malibú bastante fresquito , aunque el coulant nos gustó mucho más.

Con el café nos servieron una teja de almendras ( esta no crujia demasiado la verdad ) mini magdalenas y unas galletitas tipo cookie.

Nos impresionó como nos sirvieron el gin tonic, todo delante de nosotros y casi un ritual , su cascara de lima , hielo pequeño y abundante... una gozada ¡¡¡.

Sin duda quedamos encantados con el servicio , el entorno y la comida, y pese a un par de detalles sin importancia , nos pareció uno de los mejores restaurantes de Málaga con diferencia.

Muy muy recomendable.

Hace un mes fui a comer a este restaurante, llevaba mucho tiempo con ganas de ir, pero la fama de "caro" me detenía. Sin embargo, la sorpresa fue enorme.
El entorno es espectacular! Tiene un patio interior con un estanque y un jardín enorme.
Fui con mi pareja y los dos quedamos fascinados con el sitio, el servicio y la comida. Nada mas llegar, nos aparcaron el coche, nos acompañaron a la mesa, me retiraron la silla. Pero a pesar de tanto formalismo, los camareros muy cercanos y naturales, lo cual lo hizo más especial todavía.
Comimos un huevo de corral trufado de entrante, y de principal, yo me pedí el atún, y mi pareja pidió el solomillo de buey. Exquisito. Nos recomendaron un vino tinto de Málaga, concretamente Pernales. Un acierto!
He de comentar que he leido algunos comentarios, los cuales no creo que se correspondan a la realidad, ya que la botella de agua nos la cobraron a 2.50 € y el vermouth Perruchi nos lo cobraron a 4 €.
En conclusión he de decir que es uno de los mejores de Málaga y ojalá tuvieramos más ofertas de este tipo en nuestra ciudad.
¡Altamente recomendado!

Fecha de la Visita: Viernes 09/07/2010 21:30 Mesa para 4.

Ubicación de la ciudad: Cercano al centro pero casi seguro que habrá que ir en coche (tienen aparcacoches) o mejor, al menos en Málaga, en taxi (sobre todo porque se suele beber.

Establecimiento: Amplio, bien decorado. Destaca su terraza (patio interior) que justamente fue donde estuvo nuestra mesa. Las vistas interiores del patio estan bien pero si alzamos la vista al cielo nos rodean altos e inevitables edificios pues estamos en el caso urbano.

Servicio: Muy bueno en general. Muy atento en la recepción, acompañamiento y despedida. Bien en la explicación de la carta y de la minuta de platos. Algún pequeño error tolerable que no desmerece la atención. No alcanza el excelente pues la recomendación del vino tinto fue un desacierto y el agua final, tras haber pagado la cuenta, nunca llego.

Comida: Nos decantamos por un menú degustación a saber

Pan: De semillas, de pipas, de tomate, blanco... Todos estupendos y reponiéndolos con frecuencia.

1. Aperitivo: Morcilla con tosta de parmesano y mango 8/10
2. Aperitivo: Croquetas (1 jamón + 1 gambas) 8/10

1. Entrante: Ensalada de Ahumados con un Toque de Café 10/10
2. Entrante: Huevo poche sobre timbal de setas y porra antequerana 11/10 (no es un error. ¡excelente!)

1. Plato: Lenguado con almejas sobre reducción de su zarzuela 9/10
2. Plato: Carrilleras estofadas con Escabeche de Setas y Patatas 8/10

1. Postre: Gachas templadas sobre galleta crujiente 5/10 (no crujió la galleta...)
2. Helado de coco sobre esfera de mousse de plátano cubierta de chocolate y salsa de maracuyá. 7/10

Final: Obsequio de la casa dulce (mini magdalenas y galletas) 5/10

Vino: Pedimos una botella de Pazo San Mauro (Albariño, D.O. Rías Baixas) 8/10 a 22,00 euros que nos duró hasta el plato de carne además de una botella de agua Evian a 5,00 euros de nada (esto nunca lo entenderé, pero así son las cosas).
Para completar con el plato de carne pedimos una recomendación de vino por copas y nos propusieron uno que ellos mismos elaboran en Alcázar de San Juan con D.O. La Mancha. ¡Qué desatino! Un vino al que le queda mucho, muchísimo que evolucionar y que desde aquí soy yo el que recomiendo que no lo propongan más a sus clientes ya que aquí es donde estropearón una cena camino de excelente y que quedó en muy buena.

La cuenta final, que incluía vermout a 8 euritos la unidad y, naturalmente el recién incrementado IVA, ascendió a 71 euros por comensal.

Como comentario final es un lugar para seguir su evolución y el de su personal pues el sitio tiene todos los mimbres para llegar a ser una referencia en Málaga.

Recomendable.

Un saludo a los lectores.

Con Alvaro todo es especial. Comiezo:

Cocktail infusionado de ketel one con mermelada de naranja y cafe, sublime.
Aperitivo con tortita de parmesano y manzana y foie con cruniente.Marida oporto 19.5º. ledoy 8.4 y 8.3. El oporto es esquisito, no se parece a u gran vintage, pero es correcto.
Carpaccio de rape con cava Duran brut. carpaccio 10, cava 7.8
crema de coliflor concoquinas, es algo brutal. Le doy 9.
Gambas de garrucha con sakl suave con amontillado Tradición. Uno solo.
Risotto con setas, algo bestial de sabor. Con un buen verdejo.
Denton de Málaga a muerte, con 8,8.
Lanzaga y Buey, es formidable.

Me da algo de pena que la última valoración sea de diciembre 2008. Llevo 5 años saboreando Montana. he conocido casi todos sus cocineros, y algun que otro entresijo. Considero a su gerente más que preparado, incluso si me apuras JASP. He disfrutado en múltiples ocasiones: Solo, acompañado con mi hermosa mujer, con mi familia, con mi suegra, con amigos, en catas, con PEPE, con compañeros de trabajo, con comerciales...etc..etc. Siempre he disfrutado. Soy muy crítico y también no he podido cerrar la boca cuando algo no estaba bien. De todos los sumilleres, Pepe es el mejor, el resto como principiantes tiene cada uno sus característicasque los diferencian, pero repito que el Sr.Nalda era el mejor, antes de ser Gerente. Destacaré una comida: Huevo de corral, un vino: césar Principe, Un postré: Planeta Montana (pocos lo disfrutaron) o también Texturas de chocolate(he llegado a comerme 3). Gran San pedro con caldo de verduras o arroz con morcilla..bueno que decir del jamón 5 jotas cortado por edurado en su momento, y esas croquetas de escándalo. Destacar la innovación de mignardices en estos años, de todo tipo(me quedo con unas piruletas de chocolate blanco y negro en la celebración de nuestro aniversario). No tengo palabras en este hito de resto español o casa de comidas, es como la cantante juvenil hanna, con porvenir y con alguien detrás de ella su padre, no su dueño, o sea PEPE, persona ante todo, que sin él, no sería nada de lo que es ahora Montana. La nueva zona de tapas debe ser igual que la sala y comportarse al mismo nivel, puesto que estas dentro del restaurante y eso es lo que esperamos todos.....un buen future. Incontables veces que superan las manos de varias personas, y que seguiran avanzando con el paso de los años. Buen servicio de mesa, vino,

Sentirse como en casa, pocos restaurantes lo pueden ofrecer.
Para celebrar el I Encuentro EntreVinos seleccionamos Montana por muchos motivos; Ubicación, espacio, cocina, servicio y porque su Gerente Pepe Nalda -una vez más- nos ofreció "su casa" para culminar un auténtico lujo. Destaco que tuvimos plena libertad para llevar todos nuestros vinos, vinos de la cata y vinos para maridar el almuerzo, hito más que destacable, porque los 24 comensales despachamos alrededor de 250 copas. El espacio simplemente majestuoso, observar las fotografía http://picasaweb.google.es/Club.Akata/IEncuentroEntreVinosDiciembre2008#slideshow De inicio empezamos con unos aperitivos de la casa "pequeña muestra de nuestra cocina", donde destaco el sabor de su caldito de pintaroja. Para Empezar; Ajoblanco de Fruta de la Pasión, Caballa en Salmuera y Praliné de Avellanas, además de la presentación espectacular, el ajoblanco servido a posteriori una vez emplatado en mesa, ofrece un toque de distinción, buen sabor y contraste con la caballa en su punto óptimo de cocción. Maridado con un Verdejo Bianca Magnum. Seguimos con; Huevo de corral Trufado con Setas, Cañaillas y Espuma de Patatas Violeta. Perfecto en su textura y un gran sabor del huevo con las setas, expectacular. Maridado con Finca los Frutales Magnum Ed. Limitada. Continuamos con: Rape con Salteado de Alcachofas y Acelgas, no recordaba un punto de cocción tan magistral en el rape, el cual permitió conservar todo el jugo y sabor de este noble pescado, demostrando además una gran frescura. Maridado con Alvarez Nolting Tinto Magnum. Continuamos con: Carrillera de Cerdo Ibérico en Manteca colorá con Frescor de Pera, quizás el único plato que presenta un ligero desequilibrio, puesto que la textura grasa de la carne no contrastaba con el sabor de la manteca colorá, lo hubiera conjuntado con una aderezo que le aporte frescura, no mayor grasa y densidad. Maridado con Lynus Cr Magnum. Como Dulce Postre: Leche Frita de Piña, coco Helado y Almendra Amarga, de nuevo un nivel altísimo, además con una cantidad servida más que considerable. La Leche Frita para no recordar en mucho tiempo. Maridado con Ariyanas Naturalmente Dulce, Ariyanas Terruño Pizarroso y Sauci S'Naranja. Junto al Café se ofrecieron unos pequeños dulces con recuerdos navideños que le acompañaron un Cava Brut Nature Pago de Tharsys doble Magnum. El almuerzo culminó sobre las 21 horas, repleto de enormes sensaciones y con el listón muy alto para los sucesivos encuentros. Un placer Montana.
  • Leche Frita de Piña, coco Helado y Almendra Amarga

  • Huevo de Corral Trufado con Setas, Cañaillas y Espuma de Patatas Violeta

  • Salón del Restaurante Montana

La 1º visita:El servicio, estupendo,la comida escasita pero muy buena, la única pega fue que hacía realmente frío, pedimos que se cerrara alguna de las puertas ya que estábamos en corriente y nos dijeron que no podía ser ya que hacía falta para que los camareros pasaran.
La 2º visita tuvo lugar hace un mes escaso, y tuve mucho problemas para reservar mesa.Me dejaron en una especie de lista de espera, me llamaron el día antes y me dijeron que era imposible.Al día siguiente, el sabado que tenía previsto ir, me llaman a las 9 de la noche y me dicen que si quiero aun la mesa.Me parecío bastante feo.En esta ocasión el servicio de recepción me pareció malo,de hecho creo que quien nos recepcionó era el aparcacoches. Nadie sabía de la reserva ni de la mesa que debía ocupar.Después de esto el Maitre se disculpó diciendo que no es la manera habitual de funcionar.Respecto a la comida, esta vez de entrada fue una ensalada, escasísima.Yo tomé un solomillo con Foie, exquisito y muy bien cocinado.El postre, nos vendieron un coulis de chocolate como su postre estrella, estaba muy rico. La nota negativa es que dos dias despues tomamos el mismisimo postre en un resto de mucho menos categoría.Por lo demás, muy positivo, el servicio en sala y el hecho de que al tomar vino en copas sólo te cobran 1 aunque te la rellenen varias veces. Muy bien.

Cenamos en la agradable terraza de este bonito restaurante.
El tipo de cocina es mediterránea de mercado con algún toque creativo, buenas materias primas al igual que su elaboración, las raciones son bastante generosas.
En el vino fuimos asesorados correctamente por el sumiller, la carta y el servicio de vinos es muy aceptable.
El aspecto negativo, y en esta ocasión muy importante fue el servicio a la carrera, es decir, pusieron un alto ritmo del que por desgracia te contagias, intuimos que es debido a que tienen numerosas mesas y es el ritmo que impone la cocina.
2 Entradas + 2 Segundos + 2 Postres + Café = 1,15h
Antes de repetir probaremos otras opciones.
Bien en la RCP.
El 2 de la comida es por el mal servicio.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar