Restaurante Montana: De lo mejor de Málaga


Hace una semana estuvimos cenando en Montana, la experiencia fue espectacular.

Nada más llegar nos atendieron de maravilla y nos aparcaron el coche en su parking privado, cuando nos dirigiamos a la mesa , quede fascinada por la belleza de su patio interior, creo que a día de hoy no existe un patio como ese en toda Málaga, sólo por eso ya merece la pena cenar allí.

Me sorprendió al leer la carta,que esta era un poco corta, pero al momento descubrimos que tenían bastantes sugerencias de mercado ( según nos comentaron, su chef va al mercado cada día buscando el mejor producto que ofrece, cosa que nos pareció digna de alguien que valora y mima su trabajo).

La carta de vinos era interminable, con vinos que jamás había visto u oido en otro restaurante, además detallaba perfectamente de forma artesanal las caracteristicas de cada vino. Recononozco que nos perdimos un poco, pero el maitre nos recomendó un estupendo caldo de la zona de jumilla que nos sorprendío gratamente.

De primero pedimos un foie que hacen ellos mismos (de lo mejor y más fino que hemos probado en mucho tiempo , además lo acompañan con unas tostadas caseras muy muy crujientes ) y unas croquetas tambien caseras que estaban de cine ( bien fritas y jugosas ).
De segundo nos pedimos un chuletón para los dos que nos sirvieron con abundantes patatas fritas ( crujientes y esponjosas) y pimientos del padrón. La carne era sencillamente un manjar ¡¡¡¡¡ Nos explicaron que maduran la carne en la nevera hasta su punto óptimo, y tanto ¡¡¡ Quedamos realmente sorprendidos aunque por poner un pero , el servicio nos pareció un poquito lento.

De postre nos pusieron un rico coulant de chocolate con helado de banana split ( super original ), un granizado de mango con espuma de malibú bastante fresquito , aunque el coulant nos gustó mucho más.

Con el café nos servieron una teja de almendras ( esta no crujia demasiado la verdad ) mini magdalenas y unas galletitas tipo cookie.

Nos impresionó como nos sirvieron el gin tonic, todo delante de nosotros y casi un ritual , su cascara de lima , hielo pequeño y abundante... una gozada ¡¡¡.

Sin duda quedamos encantados con el servicio , el entorno y la comida, y pese a un par de detalles sin importancia , nos pareció uno de los mejores restaurantes de Málaga con diferencia.

Muy muy recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar