Restaurante La Fonda Xesc en Gombrèn

Restaurante La Fonda Xesc

Datos de La Fonda Xesc
Precio Medio:
69 €
Valoración Media:
7.5 10
Servicio del vino:
7.5 10
Comida:
8.1 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Girona
Localidad: Gombrèn
Dirección: Plaça Roser, 1
Código postal: 17531
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 58,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


12 Opiniones de La Fonda Xesc

No había estado en la Fonda Xesc desde que se hizo la espectacular reforma de la sala, anexando una nueva estructura al antiguo edificio, pasando de un comedor de arcos y paredes de piedra con escasa luminosidad a un comedor con una explosión de luz natural con una grandísima vidriera con inmejorables vistas sobre los verdes prados y montes cercanos

No voy a extenderme en la descripción de la sala ni de la calidad de los textiles de las mesas ni de la cuberteria , vajilla y cristalería, puesto que están perfectamente descritas en comentarios anteriores, por lo que pasaré directamente a relacionar los platos que registramos.

Elegimos el menú degustación consistente en cuatro aperitivos, cuatro platos y dos postres, los aperitivos acompañados de una copa de cava fueron unos gustosísimos y esponjoso buñuelos de setas, una zanahoria con jengibre, brandada de bacalao y sardina marinada, olivas negras y pimiento rojo.

Seguimos con almejas con pepino, manzana y crema de ajo, explosión de sabores en la boca con una muy suave crema de ajo.

Rebozuelos acompañados de judía tierna cocida al vapor con una inmejorable textura, panceta y una muy ligera crema de azafrán, una excelente combinación

Rape a la plancha con calabacín, melocotón y cacao regado con un fumet de pescado, que para nuestro gusto no aportaba nada al plato.

 Cabrito cocinado a baja temperatura y como a mi mujer éste no es un producto de su agrado, no hubo ningún inconveniente en cambiarlo por pie de cerdo deshuesado, gratinado con sobrasada y unas tiras de calamar.

Los postres melón, sandía, helado e infusión de maria luisa y granizado de mojito, y como segundo postre chocolate blanco cereza, Griselda y helado de té ahumado.

Cuatro tipos distintos de pan, entre ellos uno de olivas negras, otro de cebolla, otro de espelta y otro que no recuerdo, elaborados en casa.

Una botella  de agua y una botella Waltraud un riesling de Bodegas Torres,  buen  servicio  del mismo por parte de Meritxell atenta en todo momento al relleno de las copas.

Dos buenos cafés acompañados de petit fours pusieron fin a esta comida.

Como he explicado en mi anterior comentario, aquí solo voy a describir la cena del segundo día, la del sábado 12 de marzo. (Para saber todo sobre el restaurante clicar en mi comentario anterior https://www.verema.com/restaurantes/2953-fonda-xesc-gombren/valoraciones/1352725-que )

Tras haber pedido consejo al chef por la mañana sobre los platos que podría aconsejarnos según nuestros gustos para cenar a la carta, nos fuimos a hacer unas rutas de senderismo y a las 21 horas, tras haber tomado un par de cervezas en el bar nos dirigimos a nuestra mesa. El restaurante se llenó hasta los topes. El servicio como el de la noche anterior fue muy bueno.

Empezamos con unos aperitivos, totalmente distintos de los del día anterior :
( Las fotos pueden verse en el primer comentario)

Cap i pota de ternera con "seques"(alubias)

Croquetas de espinacas y avellanas

Pintxo de col, butifarra negra y mahonesa ahumada

Tartar de atún, manzana y jengibre

Todos muy buenos, con una mención especial al "Cap i pota" y una matricula de honor al Tartar de atún, de los mejores que hemos comido.

y de la carta escogimos como entrantes:

Arroz de la Fonda, verduras, trufa melanosporum y espinacas Queríamos pedir un plato cada uno, pero la jefa de sala, Meritxell Vilalta, nos aconsejo compartir un plato para dos y menos mal que le hicimos caso... Un arroz bomba delicioso, perfectamente cocinado en su punto, impregnado del olor y del sabor de la trufa y de la frescura de las espinacas frescas. Muy sápido. Excelente.

de segundo tomamos:

Pichón de sangre rustido con pera cocida MC lo encontró delicioso, y además fue servido con el hígado (doble placer para las papilas). Perfectamente cocinado y sabrosísimo. De 10.

Conejo confit a la antigua, cigalas, patatas y vainilla Un excelente mar y montaña, con productos de primerísima calidad, una mezcla de sabores y texturas perfectamente conseguida, bañado en una buenísima salsa con un postgusto de vainilla, que ensalzaba mas aun la sapidez del plato y propiciaba la utilización sin limites del buen pan a mi alcance.

De postre tomamos :

Pera al vino, toffee y canela Riquísimo

Chocolate con regaliz y helado de eucaliptos Muy bueno

Los panes con los que acompañamos la cena, distintos de la primera noche, fueron también muy buenos

Para beber tomamos una botella de agua de 0,5 l y una botella de vino tinto crianza ecológico Dido 2014 DO Montsant Venus la Universal(Sara Perez y René Barbier) Falset. Variedades de uva : Garnatxa, Merlot, Syrah y Cabernet Sauvignon. El 40% envejece en depósitos de hormigón y el 60% en barrica de roble francés durante 9 meses. Un buen tinto aun joven, equilibrado, fresco y largo en boca. Me gustó mas el del día precedente, salvando la diferencia de precio.

Finalizamos con dos buenos cafés y petits fours (los mismos que la noche anterior)

La cuenta ascendió a 65 €/persona. Buena RCP. Excelente experiencia. Volveremos en cuanto podamos.(leer comentario mas extenso en https://www.verema.com/restaurantes/2953-fonda-xesc-gombren/valoraciones/1352725-que). Muy recomendable.

  • Surtido de panes

  • Chocolate con regaliz y helado de eucaliptos

  • Pera al vino, toffee y canela

  • Conejo confit a la antigua, cigalas, patatas y vainilla

  • Pichón de sangre rustido con pera cocida

  • Arroz de la Fonda, verduras, trufa melanosporum y espinacas

Hacia ya algún tiempo que queríamos conocer este Hotel-Restaurante, ubicado en Gombrèn, un típico pueblecito de montaña de 200 habitantes en la falda de la sierra de Montgrony (Comarca de El Ripollès-Girona) a 15 Km de Ripoll. El lugar es ideal para hacer magnificas excursiones y rutas de senderismo.

El restaurante está en una bonita casona de 1731, que desde sus orígenes ya fue la fonda del pueblo. Pertenece a la familia Rovira desde los años 70, y fue renovado totalmente en el año 2013. La casona ha conservado como antaño el exterior y una parte del interior.
Al frente de los fogones está el Chef Francesc Rovira. quien gracias al saber hacer que le transmitieron su abuela y su madre desde pequeño se familiarizó con la cocina tradicional catalana y de montaña. Trabajó en el restaurante Reno de Barcelona y en el restaurante(Can Fabes) del que fue su maestro y referente Santi Santamaria. Francesc Rovira hace una cocina catalana de temporada, de proximidad, actualizada, atrevida, de producto de la tierra, al mismo tiempo tradicional y de vanguardia, con mucho duende y sobre todo con mucha honestidad y con excelentes productos. El chef ostenta una merecidísima estrella michelin desde el 2009 y un sol repsol.

Meritxell Vilalta, su esposa, es la directora de sala.

El restaurante decorado con muchísimo gusto, mezcla modernidad y tradición y es muy confortable y acogedor. Gracias a los enormes ventanales que perimetran toda su parte frontal, la sala posee una gran luminosidad y ofrece unas excelentes vistas a las montañas y a las praderas que la circundan.
Si no recuerdo mal debe tener unas once o doce mesas, redondas y rectangulares, muy amplias, perfectamente separadas las unas de las otras, muy bien vestidas, con buena vajilla y cubertería contemporáneas y buenas copas Spiegelau. Sillones confortables.

El servicio de sala es bueno, atento, cercano, simpático, amable y profesional. Lo llevan a cabo y perfectamente una camarera y la jefa de sala (una camarera suplementaria el sábado). El servicio del vino también es bueno, recomiendan vinos y cavas del día y también sirven vino por copas. El único bemol fue que en ese fin de semana muchas referencias estaban agotadas.

Estuvimos alojados en su hotel dos noches, por lo que efectuaré dos comentarios, uno de cada cena, porque pienso que las fotos son muy importantes para sintetizar cada plato y si hiciese un solo comentario no podría descargar todas las fotos por los máximos aceptados por Verema. En el segundo comentario solo me ceñiré a los platos que tomamos.

La primera noche fue la del viernes 11 de abril. Tras tomarnos unos vermouths en el bar del hotel, pasamos al comedor donde nos colocaron en la mesa que iba a ser la nuestra durante las dos noches( y los desayunos) de nuestras respectivas cenas, redonda y muy bien situada en el extremo superior de la sala. El restaurante estuvo al 50% de su capacidad.

Se puede optar por cenar a la carta, o elegir uno de los tres menús que ofrece el restaurante. Nosotros nos decidimos por el menú degustación, compuesto por cuatro platos salados y dos postres a 57 €.

Para empezar nos sirvieron unos aperitivos :
(las fotos aparecen en el segundo comentario)

Buñuelos de zanahoria y naranja

Pintxo de Ceballot (como un calçot) con romesco y anis verde

Parfait (foie-gras, pipas y trufa melanosporum)

Cigala, avellana y cacao

Los cuatro de un gran nivel, un gran prefacio de lo que nos iban a servir a continuación.

De primeros tomamos :

Consomé de ave, verduras, trufa melanosporum y foie-gras Excelente mezcla de olores y sabores. Riquísimo

Alcachofas, acelgas, panceta, guisantes y cilantro Producto fresco, casi de la tierra al plato. Sencillez exquisita.

De segundos :

Chopa con guisantes lagrima y jugo del rustido Perfecta cocción y gran sapidez, los guisantes como siempre ...sin palabras. El pescado viene de la lonja de Palamós.

Cordero lechal de l'Aranyonet, col, miel, yogurt, sésamo Excelente carne y perfecta cocción, de nuevo la exquisitez de la sencillez y de la proximidad. Buenisimo

y como postres :

Manzana, arañones y laurel Muy rico.

Chocolate blanco, eglantina y té ahumado Buena combinación de sabores. Muy bueno

Acompañamos la cena con un surtido de panes excelentes (ver fotos en el segundo comentario) elaborados por Meritxell Vilalta.

Para beber tomamos una botella de agua de 0,5 l y una botella de vino tinto ecológico crianza de las recomendadas ese día en la carta Martinet Bru DOQ Priorat 2013 Mas Martinet Viticultors, cepajes 60% Garnatxa, 25% Syrah, 10% Merlot y 5% Cabernet, 19 meses de crianza en barricas viejas de roble francés. Me pareció un vino muy equilibrado, fácil de beber, persistente en boca y con mucha personalidad. Nos gustó.

Finalizamos con dos buenos cafés y petits fours ( Ver fotos en el segundo comentario)

La cuenta ascendió a 81 €/persona. Buena RCP. Nos hemos sentido como en casa y muy bien tratados. La cocina del chef Francesc Rovira se podría definir como cocina catalana gastroadictiva. Gran producto de temporada y de proximidad bien elaborado, maridaje de tradición y vanguardia en la preparación de sus platos perfectamente "maîtrisé" y un claro toque de autor. Como dice él mismo la cocina tiene que ser fácil... y yo me permitiré de añadir... de acuerdo, pero bien hecha y de gran calidad como es el caso.
Francesc Rovira es un hombre sencillo, abierto, muy cordial y de una gran amabilidad, como se dice normalmente, una gran persona. Está omnipresente, para proponerte cualquier servicio que necesites. Meritxell Vilalta le secunda perfectamente en la sala, la cocina y en el hotel. Por cierto los desayunos son excepcionales, de 10 (haré una descripción cuando cuelgue el comentario del hotel en el apartado sobre Turismo).
Evidentemente volveremos, lástima que nos caiga un poco lejos para poder hacerlo mas frecuentemente, pero al menos una vez al año no estaría mal. Muy recomendable.

NB :El restaurante abre de martes a jueves solo al mediodia, los viernes y sábados al mediodia y por la noche y los domingos solo al mediodia.

  • Chocolate blanco, eglantina y té ahumado

  • Manzana, arañones y laurel

  • Cordero lechal de l'Aranyonet, col, miel, yogurt, sésamo

  • Chopa con guisantes lagrima y jugo del rustido

  • Alcachofas, acelgas, panceta, guisantes y cilantro

  • Consomé de ave, verduras, trufa melanosporum y foie-gras

Cinquena vegada que venim a aquesta magnifica Fonda (Per Alguna cosa bona deu ser)
El tartar de tonyina i poma, genial molt bò.
El foie amb maduixots mel i vinagre, ummmmm.
La resta, millor que ho endavineu quan hi aneu.
El servei del vi excelent.
El tracte personal de lo millor.

¡Cuanto daño está haciendo la "creatividad"! Ni fondas, ni masias, ni castillos. Se pierde la identidad en pos de una cocina efectista, estética, escasa, elitista y, seguramente, muy rentable, a tenor de las míseras raciones que se ofrecen en los lugares creativos.
Acudimos a la fonda Xesc con la ilusión de encontrar restos de esa cocina catalana rural, sabores intensos, raciones generosas, productos ultra locales. Pues no, la fonda se ha sumado al carro creativo y, que puedo decir, más de lo mismo de cientos de lugares que hacen alta cocina/franquicia.
Enmedio de platos aceptables, cuando llega el entrecotte, donde no vale ni creatividad ni cuento, lo sirven duro como un zapato. Igual no nos entendieron en el punto de cocción, pero estaba incomible. El cordero cocido a baja temperatura (otro plato que lo hay en 1000 sitios) estaba muy bueno, pero no aportó nada a nuestra cultura gastronómica.
¿Dónde habrá que ir para comer unas judías del ganxet, un mar i muntanya, un arrós de botifarra, etc? Las fondas se hunden, y pierden identidad.

Para mi, junto con el Sauc de Barcelona, donde he comido mejor los dos ultimos años.
Ha superado por mucho a la mayoria de los estrellados por michelin. No hay tanta parafernalia como en Roca, Enric, Juvany... y esto para mi és un punto a favor. El servicio te hace sentir a gusto,no agobian y y no entran en formalidades que nada tienen que ver con la buena cocina. Aciertan en la combinación de sabores ( no hay inventos sin fundamento) y la materia prima és de primera calidad.

Pequeña decepción. Local bonito y acogedor (aparte de los servicios, que son muy cutres), no fumadores. Servicio correcto (aunque la chica no supo decirnos la variedad de uva del vino escogido). Precio de los vinos entre 1.5 y 2 veces precio tienda. Copas Schott. Escogimos el menú degustación con 2 entrantes, un pescado (una variedad de mero con romero), un plato de carne (pie de cerdo con sobrasada) y 2 postres flojitos (sobretodo las fresas con albahaca y pistachos), más 3 aperitivos. Pan duro. Cocina más o menos clásica con “toques de modernidad”. En conjunto nada destacable, ni a favor ni en contra. En mi modesta opinión, originalidad mal entendida y por supuesto ausencia total de genialidad, sensación de quiero y no puedo, así que no entiendo esa nominación a estrella Michelin. 2 menús + agua + Cérvoles blanco + 2 cafés = 116 €. Hace poco estuvimos en Coure en Barcelona (por poner un ejemplo) y la Fonda Xesc no le llega ni a la suela de los zapatos.

Buenísima RCP. Estaban nominados el pasado año para una estrella, que al final no han obtenido.
Platos efectuados con muy buena técnica y producto de primera. Servicio profesional.
Carta de vinos bien seleccionada y precios bastante ajustados.
2 Fallos desde mi punto de vista; Tardan mucho entre plato y plato, y el baño no está para nada al nivel del resto( frío, un poco ortera y con olor a ambientador de pino).
La comida se merece un 10, pero parece un cocinero ubicado en el lugar equivocado.
Volveré siempre que esté por la zona, la carretera de curvas vale sin duda la pena.

Restaurante situado en la fonda del mismo nombre donde se elabora una cocina de raices catalanas, sencilla pero bien elaborada y con incursiones propias.
Decoración de casa de pueblo, ambiente agradable y separacion entre mesas adecuada.
Recomendable sobre todo el menú que ofrecen con la media pensión además del menú degustacion, por la excelente relacion calidad-precio.
Buena carta de vinos, buenas copas y servicio del vino, dan el vino a probar y está servido a la temperatura adecuada. Tomamos un Clos Floresta 2002.
Lo que menos nos gusto fue el servicio de sala, pocas camareras para tantas mesas hacen que tengan que ir de un sitio a otro prácticamente corriendo. Además, considero de mal gusto que estando alojados allí, habiendo cenado el día anterior y teniendo reserva de mesa, nos dijeran que la cocina estaba cerrada y que no ibamos a poder cenar, por llegar a las 22:33 (nos dijeron que la cocina la cerraban a las 22:30). Pensabamos que estaban bromeando. Despues de darnos la mesa forzadamente, nos tomaron nota 20 minutos después. Incomprensible

Totalmente de acuerdo con el comentario anterior. Se esfuerzan (y mucho) para dar un buen servicio con una buena cocina. Es bastante mejor que otros restaurante mas laureados. Para mi el unico fallo quizas sean pdetalles del entorno y de la decoracion que no estan a la altura del resto del restaurante. Excelente RCP

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar