Restaurante La Fonda Xesc: Sorprendente cambio.


No había estado en la Fonda Xesc desde que se hizo la espectacular reforma de la sala, anexando una nueva estructura al antiguo edificio, pasando de un comedor de arcos y paredes de piedra con escasa luminosidad a un comedor con una explosión de luz natural con una grandísima vidriera con inmejorables vistas sobre los verdes prados y montes cercanos

No voy a extenderme en la descripción de la sala ni de la calidad de los textiles de las mesas ni de la cuberteria , vajilla y cristalería, puesto que están perfectamente descritas en comentarios anteriores, por lo que pasaré directamente a relacionar los platos que registramos.

Elegimos el menú degustación consistente en cuatro aperitivos, cuatro platos y dos postres, los aperitivos acompañados de una copa de cava fueron unos gustosísimos y esponjoso buñuelos de setas, una zanahoria con jengibre, brandada de bacalao y sardina marinada, olivas negras y pimiento rojo.

Seguimos con almejas con pepino, manzana y crema de ajo, explosión de sabores en la boca con una muy suave crema de ajo.

Rebozuelos acompañados de judía tierna cocida al vapor con una inmejorable textura, panceta y una muy ligera crema de azafrán, una excelente combinación

Rape a la plancha con calabacín, melocotón y cacao regado con un fumet de pescado, que para nuestro gusto no aportaba nada al plato.

 Cabrito cocinado a baja temperatura y como a mi mujer éste no es un producto de su agrado, no hubo ningún inconveniente en cambiarlo por pie de cerdo deshuesado, gratinado con sobrasada y unas tiras de calamar.

Los postres melón, sandía, helado e infusión de maria luisa y granizado de mojito, y como segundo postre chocolate blanco cereza, Griselda y helado de té ahumado.

Cuatro tipos distintos de pan, entre ellos uno de olivas negras, otro de cebolla, otro de espelta y otro que no recuerdo, elaborados en casa.

Una botella  de agua y una botella Waltraud un riesling de Bodegas Torres,  buen  servicio  del mismo por parte de Meritxell atenta en todo momento al relleno de las copas.

Dos buenos cafés acompañados de petit fours pusieron fin a esta comida.

Recomendado por 2 usuarios
  1. #1

    Joan Thomas

    Uno de esos lugares en los que me gusta perderme
    Saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar