Restaurante Riff en Valencia

Restaurante Riff

Datos de Riff
Precio Medio:
73 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
7.4 10
Comida:
7.7 10
Entorno:
7.4 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: L'Eixample
Dirección: Calle Conde Altea, 18.
Código postal: 46005
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 27,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Mes de agosto

Teléfono


91 Opiniones de Riff

Fuimos dos personas a comer el menú de mediodía ,como el día anterior ,jueves, era fiesta, la camarera nos dijo que no tenían el menú, no sé porqué ya que el día era laborable. Al final lo sacó con mala cara. Este detallé ya no nos gustó.Las camareras muy poco agradables, explicando los platos de manera rutinaria y con desgana. L asumilier o brillaba por su ausencia o era una camarera más. El vino teníamos que servirlo nosotros porque se les olvidaba llenar las copas. El menú consta de dos platos, yo comí un huevo con consomé de primero y un poquito de arroz con un trozo de algo ahumado. Para mi esto es un aperitivo. Nos quedamos con hambre. El postre bien pero sin pasarse, no pedimos café, nos fuimos a una heladería a acabar de comer. La cuenta 90 € de unos aperitivos y una botella de vino. Fue lamentable, no volveremos.

No puedo compartir los últimos comentarios, pues para mí fue una gran decepción. Decidimos ir para celebrar una cena de cuatro amigos ante los comentarios de muchas otras personas, pero salimos desilusionados los cuatro (quizá porque pocas semanas antes estuvimos en La Sucursal). El sitio muy bien decorado y con la separación de las mesas muy correctas y agradable, pero los platos creo que pretendían más de lo que consiguieron. Aunque gran novedad y sorpresa en los alimentos, no llegaban a las expectativas. Los camaremos muy atentos y agradables, y el servicio del vino estupendo, dejándonos aconsejar por la Sumillier, que nos "llevó a pasear" por los viñedos alemanes, ofreciéndonos vinos(tanto seco como dulce, y tanto blanco como tinto) de Alemania. La RCP muy alta para lo que ofreció.

Me parece un restaurante de una altísima calidad. Para mi Bernd Knoller es uno de los mejores cocineros de Valencia, y así lo demuestra día a día y cada vez que hemos ido a comer o cenar allí.
El servicio de sala tal vez sea frío, pero creo que hay ciertos momentos donde esto se agradece. Si además conocen a la perfección la carta y la bodega del restaurante, me sobra el calor humano: servicio de calidad y profesional, cosa bastante difícil en estos días.
El menú de mediodía con maridaje me parece una muy buena primera aproximación a lo que se cuece en los fogones del Riff.

Hola, decidi ir a este rte. el sábado despues de leer algunas críticas por aqui y, la verdad, me esperaba más del menú de mediodia y del servicio también. Me pareció caro y el menú con maridaje, q quereis q os diga, estoy acostumbrada a q me describan un poco el vino y el motivo x el cual lo han elegido para el plato y en este rte. no pasa eso te ponen una copa de vino y punto. Las camareras estuvieron una hora de reloj para servirnos un botellin de agua, además tienen un semblante muy serio, casi desagradable, aunq al final Paquita soltó alguna sonrisa. En fin, volveré para probar la carta xo el menú no lo recomiendo para nada.

Nos decidimos acudir por segunda vez por la buena impresión que no causo la primera aumque está nos quedamos un tanto despagados. Menu degustación completo resaltando la ostra y la lubina, lo demás todo muy normalito y el postre no apto para el local (demasiado sencillo y con poca delicatessen). Pedimos el cava de moda Marc de Noirs, muy bueno por cierto, nos bebimos dos botellas para 4 y para rematar un vindo de Baltasar Gracian de Catalatud estupendo (relación calidad precio muy buena). Para finalizar dcopas de armanac y marc de champagne, los conacs muy bien pero el marc nos pegarón una clavada de impresión y es que en los pequeños detalles te sangran, por comparas y sin ir más lejos en Arzak nos cobraron 6 euros de la misma copa. La sumiller un poco agridulce pero bien y el servicio cambiante muy a menudo, tal vez mo les pague lo que debe. Resumiendo: Bien pero sin tirar muchos cohetes.

Local radicalmente minimalista. Curiosa la separación de mesas con cortinas desplazables que, inesperadamente, te hacen sentir cómodo, te dan tu espacio.
Cocina creativa de mercado de alto nivel.
Nos decidimos por un menú degustación (tienen tres o cuatro) y pedimos que nos lo maridaran.
Aunque sin apasionar, bien el menú. Acertado el maridaje, cuya secuencia fue: sauvignon blanc-riesling-chardonnay barrica-garnacha-gewürztraminer sobremadurada-px.
Servicio atento, con buena actitud, pero poco preparado.
Desde luego es un restaurante a tener en cuenta.
RCP: 105 €/pax. Correcto.

En las numerosas visitas a este restaurante siempre he salido satisfecho, sobre todo con su menú de mediodia, muy recomendable (25€ y 35€ con maridaje vinos).
Elaboraciones que no dejan indiferente, unas más afortunadas que otras. Probamos unas navajas con rucula y foie, uno de los últimos platos de Bern, francamente buenas. Sin embargo el arroz negro , aunque estaba en el punto, nos parecio falto de sabor.
El talón de aquiles sigue siendo el servicio, que sigue sin mejorar. Demasiada lentitud, dos horas y media para un menu de mediodia, me parece excesivo. Además, tuvimos que pedir la cuenta, hasta tres veces.
Bern, como siempre, casi más tiempo en la sala que en la cocina.

Anda que es curiosa la vida y en esto de gastronomia lo es mas. Estuve en compañia de dos amigos en el Riff una noche, nos aceptaron a las 23.15 tras haber intentado cenar en Torrijos (Westin, el alto de Colon y Alejandro, los tres cerrados un miercoles noche). Nos atendieron bien pero sin ganas y solo aceptaban que cenaramos el menu Riff un degustacion corto. Para beber un Cava Parxet muy correcto y agua. El servcio muy flojo pero la cena lo fue mas. Comida bien de presentacion, genero correcto, solo correcto, y echamos en falta sustancia y sabor, es decir guisos que aporten algo al genero.
El local estaba casi lleno y quizas por eso nos atendio un aprendiz de color y una simpatica y parlanchina camarera que no nos explico bien lo que nos servia y no detecto que algunos platos volvian con alimento en su interior a la cocina, ni que el consumo de pan en la mesa era elevado. Los postres tristes y sorpresa al final El cocinero propietario paseaba por la sala cual torero reclama trofeos, simpes saludos y division de opiniones.
El local corrrecto un poco demode y bien solucionado los apartados con cortinas. Anticuado en su concepto general

Estuve, a mediodía, en una comida de trabajo.El local original y bonito,mesas amplias y con buena separación entre lo diferentes comensaless, aunque sobran adornos en la mesa.Pedimos el menú Riff especial de mediodía con maridajes de vino y con el suplemento de tres quesos ingleses de leche cruda de vaca.Muy adecuado el maridaje de vinos (Abalo Méndez-D.O. Rías Baixas-,.Riesling 06 Kabinett de Heiner Sauer y, en el postre, Freixenet Malvasìa cava). En cuanto a la comida realmente muy buena, aunque sin sorpresas para los tiempos que corren, teniendo en cuenta el alto nivel con que viene otros jovenes cocineros en Valencia, y con otros precios.El servicio mejorable para un local de este nivel y, como se comentó ateriormente una sumiller distante (al menos todos los camarareos deberían expresarsse correctamente en alguna de las dos lenguas cooficiales de nuestra Comunitat, sobre todo si se trata de explicarte la, cada vez más extensa,composición y elaboración de cada plato).De todas formas, el Riff juega en otra división.

Cocina para el que la quiera atender,a mi personalmente me gustan las propuestas de este aleman,aunque si es cierto que en algunos platos se echa de menos un poco de encanto,de que se yo,ese saborcito que te hace relamerte,en todo caso una buena opcion.
En cuanto al servicio un pelin acelerado
Buena rcp

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar