Restaurante Paco Gandia (Pinoso) en Pinoso
  

Restaurante Paco Gandia (Pinoso)

15
Datos de Paco Gandia (Pinoso)
Precio Medio:
47 €
Valoración Media:
6.4 10
Servicio del vino:
5.7 10
Comida:
8.7 10
Entorno:
5.1 10
Calidad-precio:
4.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 33,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes a medio día y todas las noches

Teléfono

Restaurante Paco Gandia (Pinoso) Surtido de tartas y fruta Paco Gandia (Pinoso) Arroz con conejo y caracoles Paco Gandia (Pinoso) en Pinoso Restaurante en Pinoso Restaurante Paco Gandia (Pinoso) Paco Gandia (Pinoso) Paco Gandia (Pinoso) en Pinoso Restaurante en Pinoso

15 Opiniones de Paco Gandia (Pinoso)

Ya eran años deseando probar el afamado arroz de  Paco  Gandia. Por circunstancias diversas nunca se presentaba la ocasion y todo eran decepciones en los  lugares elegidos o  al  menos ninguno me  inspiraba para ponerle el sobresaliente.

Por fin se conjuraron los astros y pudimos ir a Pinoso.

Local sencillo con detalles de buen restaurante. Atendido por Paco con su señora en la cocina y otra señora en sala. No hay musica, no hay ruido.. aqui solo se  viene a comer arroz.

 

Como entrante solo un revuelto de morcilla con habas aceptable. Unas rebanadas de pan tostado que acompañan con un alioli espectacular y tomate aliñado sirvieron para la espera.

Arroz para 3. Una sola capa de un grano de arroz. Conejo perfecto casi confitado y unos buenos caracoles. No quedó ni un grano.

Por fin ¡¡¡ es de sobresaliente.

Solo una persona pidio un postre y un cafe.

Para beber una botella de  Tarima  Hill para 3.. muy comedidos  ya que habia que conducir.

103 euros  fue la cuenta. La  racion de arroz son 18 euros. No es barato pero  merece la  pena con creces.

Como la BBC famosa futbolera, el Arroz con conejo y caracoles de este afamado restaurante de El Pinós (Alicante) es:

Bueno, Bonito y Caro.

Local pequeño en un extremo de la localidad de El Pinós.

De entrantes compartimos:

* Atún a la plancha
* Revuelto de morcilla
* Revollones a la plancha

Todas las raciones escasas aunque de buena materia prima.

El plato estrella "arroz con conejo y caracoles" muy bien elaborado, sabroso, aunque para mi gusto un pelín aceitoso.

De postre: Surtido de tartas y fruta.

Bedida: Agua, Cervezas y 2 botellas de Pago de los Capellanes.

En resumen, muy buen arroz que no justifica el precio.

Paco Gandia ha conseguido poner al Pinoso entre los nombres importantes de la gastronomía en España ya que aparece siempre en las listas de los mejores arroces del país.

Con el grupo de Alicante ¿hablamos de restaurantes?, participamos en una excursión a las bodegas Luzón en Jumilla y posteriormente fuimos a comer a este restaurante que goza de fama, casi me atrevería decir mundial, por su famoso arroz con conejo.

El comedor no es demasiado grande y en él se montaron tres mesas redondas cada una con capacidad de 10 comensales. Mantelería, cristalería y demás accesorios, todo correcto.

Como entradas y todo el centro de la mesa paréntesis hay que contar que cada plato que aparece en la foto era para tres personas y fueron: Mojama, almendras fritas, canapé de queso, una salchicha, una morcilla, unos caracoles, una alcachofa, unas setas con mollejas y el clásico y tradicional pan tostado con tomate alioli y manteca.

Todo ello estaba correcto no se le podía poner pega alguna ero no encontré tampoco nada que me emocionara.

A continuación vino el más que famoso arroz con conejo y caracoles y debo decir que me pareció que estaba muy bueno aunque desde luego también puedo asegurar que no es el mejor que he probado. También como positivo debo añadir que la ración de arroz me pareció bastante generosa ( por cada mesa de 10 personas sirvieron dos Paelleras del tamaño de la foto ) y en el lado negativo en otras mesas se quejaron de que no les había gustado mucho; entiendo la dificultad de que todos los arroces salgan idénticos pero tampoco parece lógico que haya en un mismo día aparentemente tanta diferencia.

De postre tomamos el también tradicional variado de dulces y fruta una fórmula que a mí personalmente no me acaba de convencer. No obstante, la calidad de la fruta y de la pastelería me pareció bastante buena.

Bebida
─ El vino fue ofrecido por Bodegas Luzón de Jumilla

Precio
─ La nota de esta comida fue de 48€ por persona todo incluido.

Puedes encontrar más información sobre este y otros muchos sitios en loscomensales punto es

Singular experiencia la vivida en (y con) Paco Gandía que tenía pendiente de contar. Nunca había salido de un restaurante con una sensación tan agridulce, con un sentimiento de haber disfrutado y estar cabreado a la vez, de haber vivido lo mejor y lo peor de una experiencia gastronómica.

Y se explica sencillamente: lo que concierne a la cocina es excelente, lo que concierne al servicio es nefasto. Tal cual lo he reflejado en mis puntuaciones.

No voy a entrar a hablar de las excelencias de la paella de conejo y caracoles, de la potencia del fuego de los sarmientos, de los sabores que impregnan el arroz, del punto exacto que le saben dar al mismo... y demás detalles mundialmente conocidos. Un diez el arroz y una nota alta también para ese revuelto de morcilla con habitas. Más discutibles esa rica mojama con almendras, las aceitunitas y ese pan con el tomate y alioli estupendos, formando parte de esa vieja estrategia de servir sin pedir para meter un rejoncito y elevar la cuenta.

Por comer ese arroz - que nadie creo que pueda certificar que es el mejor del mundo como se dice pero tampoco negar que si no lo es, estará entre los mejores - sería capaz de desviarme desde cualquier ruta o incluso de ir a Pinós adrede con esa exclusiva intención. Sería incluso capaz de perdonar la cara de perpetua mala hostia de Paco, sus prisas, su discutibles maneras. Sería capaz incluso de olvidarme de que nuestra paella para tres la sirvieron en la mesa de una pareja y a nosotros nos sirvieron la suya. Y que cuando se dio cuenta Paco del error su solución fue llenar un plato con la paella de la pareja, QUE YA HABÍA EMPEZADO A COMER, y servírnosla a nosotros para "completar" la nuestra. Podría perdonar también que no tuviera ni un pequeño detalle en la cuenta después de tan monumental error.

Hubiera bastado con una disculpa formal, pero ni eso.

Pues lo dicho, la paella de Pago Gandía lleva pocos ingredientes pero son de una calidad excelente, nada más con la clase de caracoles que le pone y el azafrán, es más que suficiente para un óptimo resultado. Ya quisiera Adrià que muchos de sus platos tuvieran el sabor de los caracoles a la brasa que nos sirvió Paco en los entrantes de la comida.
Haremos un breve comentario sobre Paco y el local, diremos que con nosotros se mostró atento, educado y servicial, no quitó ojo de la mesa en ningún momento para darnos el mayor servicio posible, a pesar de estar lleno hasta la bandera. En cuanto al local, decir que no es el Palacio de Oriente, pero tampoco es un mal lugar para comerse una "paelleta", vamos que está perfectamente equilibrado con cualquier otro de su clase. Los aseos son una droguería: toallas, toallitas, cepillo de dientes, colonia, etc., y de la cocina, a pesar de las flameradas de los sarmientos, no produce ningún tipo de humareda ni de olor.

EL MENU:

- Ajo aceite de hierbas, tomate con aceite y manteca.
- Pan tostado.
- Almendras, mantequilla y mojama. (8,5).
- Caracoles a la brasa. (10), y medio punto más si me lo permiten.
- Morcilla, ajos, huevo y habas. (8,5).
- Conejo y ajos. (8,5).
- Arroz con caracoles y conejo (10).

LA BEBIDA:
- Cerveza sin alcohol (teníamos que conducir).
- Agua.
Que quede claro que en este apartado puntuaremos un poco el servicio y no los líquidos.

EL POSTRE:

- Frutas y pastelitos variados: Melón, sandía, naranja caramelizada, mandarina, higo, kiwi, higo chumbo, pasas, uva, pastel de queso, susu, tarta de Santiago, helado de vainilla y chocolate caliente, etc.

RESUMIENDO: Unos exquisitos caracoles y una buenísima paella que ya justifican el viaje, el precio: La de aquel, si la comida es buena...
En cuanto al resto, para gustos colores. Saludos.

Soy Jose Antonio Alkbaladejo, de San Pedro del Pinatar,provincia de Murcia, y respondiendo a comentarios en contra del restaurante Paco Gandia de Pinoso, he de decir que he tenido la suerte de comer en multitud de ocasiones y, en lo que a mi respecta siempre he comido de maravilla, me han tratado estupendamente, incluido Paco, y
siento las criticas, ya que, a mi parecer, todo lo que ponen de comer
encima de la mesa es de lo mejor, y el arroz y conejo y caracoles que hace su esposa no hay narices a superarlo. No me tengo por un prosional pero estoy acostumbrado a comer en los mejores restaurantes de España.
Saludos a todos.

Restaurante en Pinoso, famoso por su arroz de conejo y caracoles.
El local es pequeño y estaba lleno hasta los topes. No es precisamente un restaurante que destaque por su decoración, tampoco lo pretende y con el suficiente espacio entre las mesas para que puedan pasar (no sin demasiados problemas) los camareros.
Al sentarnos te sacan el pan con diversos untables y un plato con unas almendras y mojama.
Luego te recomiendan unos platos al centro: revuelto de morcilla, conejo con ajos tiernos y algún plato más que no pedimos (5€ cada uno).
Luego llegó el arroz, que realmente sorprende y que es imposible que te deje indiferente. Hecho solo con 4 ingredientes, aparte del arroz (tomate, azafrán, conejo y caracoles), ingredientes perfectamente fundidos con el aroma de los sarmientos que dan lugar a un sabor extraordinario, de los que se quedan en la memoria gustativa.
Para finalizar un surtido de postres para compartir, que incluye fruta y una excelente repostería variada (ojo a 14€)
El servicio fue rápido a pesar del lleno, aunque con algún despiste sin importancia.
Lo que más nos molestó fue la actitud de Paco al que se le veía en todo momento demasiado nervioso y estresado, y echándole constantemente broncas (intentaba hacerlo de forma discreta, pero se le notaba a mil leguas) a una de las camareras, al parecer nueva.
Ojo con la factura final en la que aparecen, en mi opinión injustamente, todos los platos que te ponen al centro sin pedir (+10€) y los extras a precio de oro (4€ el agua por ejemplo)
Se agradece que tengan cepillos de dientes en los servicios

Hola amigos. Hoy me desplacé, llevada por mi marido, originario de la zona, a este restaurante tan renombrado, al cual acudieron cocineros tan renombrados como Ferran Adrià.
Intentaré hacer una valoración lo más objetiva y justa, siendo lo más sincera en todo lo que vivimos y degustamos.
Para empezar, la comida, sublime, el arroz con conejo y caracoles, que era para lo cual nos habíamos desplazado 80 km, una exquisitez. Aroma a leña, caracoles con olor a hierbas de campo, punto de cocción ideal, rotundo, perfecto. He de decir que los dos somos muy "arroceros", vivimos en Valencia durante años, y suelo cocinarlo, asi como mi padre, un maestro del arroz.
Tengo que decir que nos desplazamos lo que haga falta si el local merece la pena, pero no sólo a templos como éste, sino a lugares humildes perdidos(que los hay) a 15 euros por barba cuando sabemos de un arroz bien hecho. A lo que íba.
Tanto los entrantes: uno no pedido: mojama, almendras, tostadita de queso y el pan tostado, con salsas diversas aparte (tomate, una especie tártara, y otra blanca especie de alioli no muy fuerte) como los pedidos, fueron excelentes. No sé si cobrado el primero, pero no abultó mucho la cuenta (84 euros en total) y los pedidos: conejo con ajetes (excelente) caracoles asados (bocato di cardinale), también muy buenos.
Llega el arroz, muy bien presentado y ya digo, perfecto en olores, sabores, punto de cocción. El mejor que haya comido? Tal vez si.

Trato del dueño-chef. Siento mucho decir que decepcionante. Una lástima, pues no corresponde con la categoría de su producto. Llegamos, todo ilusionados, sobre todo mi marido, que quería homenajearme en mi cumpleaños. Le digo al dueño, que si en ese local se podía fumar. Pregunta incorrecta en hostelería pues siempre piensan que el que pregunta es un fumador empedernido y así me dijo: "No se preocupe, se puede fumar sin problemas". Mi deseo era todo lo contrario. No soy fumadora, es más le digo que tengo una enfermedad pulmonar, lo cual es cierto, y que si tiene sala para no fumadores o al menos darme una solución. Me dice que lo siente, pero es lo que hay.
Mi incredulidad, decepción no tienen límites. Mi marido, incómodo, y yo no quería chafarle su ilusión y más que nos habíamos desplazado a posta hasta allí....
Es decir, el dueño me vino a decir que o lo tomaba o lo dejaba. Con esa respuesta tan tajante, tan fría, deduje que no le faltaban clientes, y así lo pude comprobar después...

Le contesto, decepcionada, y con dirección a una mesa. "Pues nada, habrá que aguantar"
El dicho Paco, viendo que nos habíamos avenido a bien, y que no le había causado más polémica por la razón que he apuntado antes, dice:
"Bueno, viniendo a esta hora que han venido, (eran las dos menos diez), lo más seguro les dé tiempo a terminar sin tener que encontrarse con humo"

Y la verdad es que nos sirvieron rápido y no tuvimos que soportar ningún humo mientras degustábamos el arroz. He leído aquí a uno que dice que tuvo que soportar la mirada ansiosa del dueño porque pagaran cuanto antes. Y esto es verdad que también nos pasó a nosotros!!! Creía que había sido una impresión mía, una susceptibilidad mía. Pero no, a raiz del encontronazo del principio ya resultábamos unos clientes molestos. Y tan rápido fue la cuenta que ni nos trajo la factura detallada, sólo el comprobante de haber pagado con la tarjeta. La primera vez en mi vida que pago un restaurante sin presentarme factura detallada. No obstante, como recordábamos los precios de todo, y con el vino incluido, un Sequé muy bueno, nos pareció justo la relación calidad-precio. No así el trato del chef-dueño. Correcto, eso sí, atento a lo que faltaba, a si se acababa esto o lo otro, aunque frío y ya digo, soberbio y falto de humildad por el incidente del principio.

Y digo que clientes no le faltaban, y además, como dice otro de aquí. A aquel lugar de secano, perdido entre tierras de fronteras, no viene gente de medio pelo ni turistas.

Jeje...A la salida vimos un ferrari rojo y otros coches del estilo. Otro futuro cliente nos preguntó que donde estaba el restaurante del tal Paco Gandía, etc
En fin, clientela no le falta tal como yo sospechaba por esa actitud del dueño de " O lo tomas o lo dejas".
Paco, más humildad y más profesionalidad-humanidad con el cliente. Además, tú puedes permitirte abrir una sala para no fumadores.

Si vuelvo a ese pueblo, probaré el que recomienda uno de aquí, el del enfrente del ayuntamiento o el de una aldea cercana, humilde pero más auténtico y cercano.
Y más que nada por el trato del dueño. No pago esa cantidad para ese trato por muy buena que sea la comida. Pero ya os digo, que sí he ido más de una vez a otro restaurante muy cercano a mi casa, que también hace arroz estilo Pinoso (creo que el cocinero es de allí) con sarmientos de allí (ves la cocina desde el salón) y no se queda corto en cuanto a calidad, y además, nos tratan de maravilla. El pan, asado en el horno que te ponen con la pulpa de tomate aparte, es incluso mejor!!.

En fin, quería compartir con vosotros mi experiencia gastronómica. 42 euros por persona, con café incluido, (sin postre).

El sábado pasado fuimos 10 miembros de mi familia a celebrar el santo de mi madre. Nos invitó a "probar el arroz de Pinoso". Le costó la invitación 600€, es decir, 60€ por persona.
Paco Gandía nos invitó a un aperitivo que nos cobró y bien cobrado, al acabar la comida nos invitó a unos chupitos que también incluyó en la factura.

Como íbamos con dos niñas "poco comedoras", dijimos que preferíamos pedir arroz para 8, pero "nos obligó" a pedirlo para 10, nos ofreció entrantes y dijimos que preferíamos sólo una ensalada para disfrutar mejor del arroz: "nos obligó" a pedir entrantes, de postre nos dijo que tomásemos fruta y dulces (increíble lo que nos cobró, por su sugerencia!).

Puso dos ensaladas en el centro de la mesa para compartir, y las ensaladitas nos costaron 70€ (sí, setenta euros!)

Sinceramente, os aconsejo, que para disfrutar del verdadero arroz de Pinoso (vale la pena probarlo) vayáis a un restaurante que hay en la plaza, frente al Ayuntamiento: MUCHO MEJOR que el de Paco Gandia y a un PRECIO RAZONABLE.

El arroz de conejo y caracoles que hace la mujer de Paco Gandia es artesania me atrevo a decir de lo mejor que he probado a lo ancho y alto de la comunidad valenciana. realmente delicioso tecnicamente perfecto en su elaboración, condimentación, ingredientes, punto de cocción, no tengo mas que recomendar encarecidamente este restaurante por este suculento y perfecto arroz que nos hemos comido unos amigos. regados con unas botellas de El Seque 2005, añada equilibrada, de las mejores que he probado.
Precio? no lo tiene el que te hagan disfrutar tanto un buen plato de arroz con caracoles y conejo, volvere y recomendare.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar