Restaurante Tàpies (Hotel El Castell)

8
Datos de Tàpies (Hotel El Castell)
Precio Medio:
96 €
Valoración Media:
7.5 10
Servicio del vino:
7.2 10
Comida:
7.2 10
Entorno:
8.9 10
Calidad-precio:
6.6 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Francesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 38,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Abierto todo el año

Teléfono


8 Opiniones de Tàpies (Hotel El Castell)

acudimos a este restaurante por referencias, descubriendo después que su propietario es el presidente de Relais & Chateaux.
localización excelente sobre la ciudad, zona de aparcamiento amplia.

la decoración tiene un cierto punto de nostalgia, de esas épocas de antaño, como de los '70s/ 80's, como si el tiempo se hubiese parado

el servicio uniformado, muy correcto, aunque con algunas limitaciones que hace que alguno platos se enumeren tal tabla del ocho, o que la obsesión por servir vino impida ver que las copas de agua están vacías.....

mantelería, cristalería, cubertería, loza....de cierto nivel, aunque con incoherencias, alguna copa con la base despuntada, la bandeja de la botella de agua necesitaba o Netol, o renovación...

disponen de menú degustación así como de carta.
el menú degustación es abundante, bien elaborado y totalmente recomendable, discutible el precio, por la ausencia de platos de coste elevado (lo más selecto quizás, una vieira grande y otra pequeña, un micuit considerable y la mesa-quesería del final).

el servicio del vino correcto, con una carta-libro abundante, con ausencias remarcables (no está australia por ejemplo), inevitables al querer globalizarla sin que el stock se nos meriende la caja.

me hubiera gustado tener pan en rebanadas y no a cuartos con lo que el estropicio de migas es considerable, y el azucar me gusta cogerlo con pinzas...si no hay pinzas seguro que no todo el mundo usa su cuchara....
tonterías sí, pero algo totalmente absurdo a estos niveles

el ir y venir del servicio es correcto, así como el paseo del Sr. Tapies por la zona.

en resumen, sabiendo que venían de haber tenido una * confiaba en que encontraríamos unas "ganas" de recuperarla más evidentes...lo de tener una pieza de loza rota, así como la falta del Netol en alguno de los enseres, dan qué pensar....

recomendable para novatos, da juego para ver posibles mejoras.

El pasado fin de semana hemos visitado el restaurant Tàpies del hotel Castell de Ciutat y ha sido una excelente experiencia. Empezamos con buen pie ya que adjudicaron una de las dos mesas que estan junto al gran ventanal desde donde se goza de una panorámica extraordinaria con todo el valles a los pies del comensal i la Serra del cadí como telón de fondo. Sin lugar a dudas un complemento excepcional al extraordinario menú degustación que degustamos.
Platos exquisitos sin florituras y de gran factura. raciones correctísimas y una perfecta presentación. El servicio muy atento y diligente. En cuanto al vino echamos a faltar referencias de la DO Montsant (aunaque esto es un punto de vista muy subjetivo y personal) si bien lo suplimos con un querido DO Priorat.
En conclusión: Restaurant elegante digno de un Relais & Chateaux.

Creo que la anterior crítica se refiere al restaurante más económico que ha abierto este hotel,ya que en el Tàpies me parece imposible comer a menú,y en el otro sí.
Comentaré pues ambos,ya que he ido a los dos.
El Tàpies,este año,es carísimo,van a por la segunda estrella.La cocina ha mejorado notablemente.Lo que recuerdo especialmente fué la meluza,sensacional de mi pareja.Aperitivo bueno,entrante,bien y pichon buenísimo.Quesos espectaculares,postre.Vino,un sauvignon blanc francés.Petit fours,muy deliciosos.Cenamos en la terraza con el Cadí de cara.
El Katya recoge platos que quieren ser más sencillos,pero están hechos,en cocina a la vista,con un criterio de segundón,el "barato".Comimos a menú,no estuvimos especialmente bien atendidos,y los petit fours ni olerlos.Todo esto a pesar de que somos clientes del hotel y vamos tambien al "caro"
Al Tàpies seguiré yendo, al Katya no.

Salí bastante contrariado de este restaurante (realmente es Restaurante Tàpies). En los últimos 10 años esta era la cuarta vez que iba dado que siempre he salido muy satisfecho (la última vez hace unos 4 años).
Llamé pronto por la mañana para reservar. Me presenté y ya en la recepción me dijeron que era un día muy especial dado que la cocina estaba de cattering en el Obispado de la Seu. Solo habían permitido dos reservas debido a los problemas que aquel servicio les estaba dando. En ese momento no sabía si irme o quedarme. Opté por lo último.

La verdad es que el entorno es una maravilla y el servicio es muy atento y profesional.

Me senté y me dieron la carta. Lo primero que me llamó la atención es la severa subida de precios desde la última vez. Ante los precios tan altos y que tenía la mosca detrás de la oreja de que solo estaba un segundo en la cocina, elegí el menú del día (35€). Me imagino que estos precios son para los turistas franceses que se hospedan en este hotel.

Consistió de:
Risotto de marisco. Una masa apelmazada que se quedó en plato. No sabía a marisco (lógico si pensamos que lo de marisco se refería a los dos mini-mejillones que decoraban el plato).
Merluza con una salsa de azafrán. Podemos decir que aceptable pero la salsa, a mi gusto, era demasiado fuerte de sabor. También lo acompañaron de una cazuelita con puré de patatas.
Postre: Cremoso de queso sobre una sopa de frutos del bosque y con sorbete de frambuesa. Este postre si que estaba a la altura de lo que cabe esperar de un establecimiento de esta categoría.

Servicio del vino: Buena carta de vinos con presencias de todas las D.O. e internacionales. Precios indignantes. Ejemplos: Gran Caus Merlot Rosado a 30€; Les Terrases a 60€; Finca Dofí a 160€. Mínimo se multiplican por tres. Siempre boicoteo el pedir vino ante esta circunstancia y puntúo mal, por tanto, el servicio del vino.

Por mis quejas por lo del risotto, el maitre/sumiller (muy atento), me invitó a unas chuches con un dulce de Bárbara Forés.

Precio total: 38€ (inc. IVA y agua de 1/2l)

Nota: Hubiera preferido que no aceptaran reservas aquel día. En cualquier caso, creo que es un sitio que volvería una vez más dado que fue un día atípico (si bien es verdad que no debe de servir de excusa).

Restaurante de impecable corte clásico y elegante. Enorme espacio entre mesas que predispone a la intimidad. Montaje de mesa perfecto. Platos manieristas, barrocos, con profusión de detalles, ejecutados con una técnica magnífica. Crema de calabaza, emulsión de foie gras y lenguado; muslito de pichón asado, crema de castañas y gelatina de peras al vino tinto; vieiras, navajas, orejas de mar salteadas, crema de puerros emulsionada y zamburiñas; perdiz de patas rojas en dos servicios: las pechugas asadas al minuto y las patas guisadas a la antigua, crema de castañas y bizcocho de foie gras y menudillos del ave; finaciere de café con su capuccino. Estupendo servicio del vino. Carta enciclopédica y muy bien dotada. Cristalería Spiegelau. Champagne Brut L.P. de Laurent-Perrier, Pintia 2005 y Casta Diva Cosecha Miel. Merece más que la única estrella Michelín que ostenta.

Restaurante ubicado en un Relais Chateau. Bastante irregular ya que se alternan platos excelentes con otros que no llaman la atencion. Tomamos menu degustacion y en general la materia prima es buena, pero los puntos de coccion y la combinacion de sabores es muy irregular. Foie muy normal, excelente espuma de berberechos y pichon con acompañamiento que no ensalzaba los sabores. El servicio en sala es agradable y profesional.
El servicio del vino deja mucho que desear. El maitre que hace a la vez de somelier tiene un descocnocimiento total de su carta. Cuando le pedi consejo sobre los riesling alemanes me dijo que no podia aconsejar puesto que no sabia cuales eran los de postre. Buenas copas, carta extensa con precios en general muy elevados.
Mesas separadas, y entorno tranquilo. Para mi dista bastante de ser lo que antes fué. Una pena. Y otro más que no entiendo su estrella en la guia michelin

Fantastico enclavamiento para un restaurante de excelente decoración digna de un relais.grandes vistas y muy acogedor. Buen menú degustacion y gran servició de vinos con extensa carta. Producto de la zona.
Variedad de champagnes.
Excelente servició y cuberteria mantéleria impecable, repetire.

Restaurante situado en el Hotel El Castell (Relais Châteaux), propiedad de la familia Tàpies. Local muy agradable con preciosas vistas a la serralada del Cadí. Servicio muy profesional y atento, con personal mayoritariamente francés (cadena obliga). La carta ofrece productos de la zona con excelente presentación. Atención especial a las carnes: cochinillo, cabrito, y el sabroso civet de jabalí. El sommelier cuida de forma muy profesional el servicio del vino (trasvasando si es necesario), y aconsejando en todo momento. Precio por persona: 50 euros sin vino. Muy recomendable para pasar una velada íntima y muy agardable. Excelente y variada carta de vinos, con especial referencia a referencias francesas. He repetido y volveré.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar