Restaurante As de Espadas en Toledo
  

Restaurante As de Espadas

55
Datos de As de Espadas
Precio Medio:
53 €
Valoración Media:
8.3 10
Servicio del vino:
8.7 10
Comida:
8.4 10
Entorno:
8.2 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


55 Opiniones de As de Espadas

Muy grande es el vacío desde la anterior reseña. Tanto que, junto a la ausencia de comentario alguno por parte de mi círculo, me llevó a abrir el siguiente hilo https://www.verema.com/foros/restaurantes/temas/1495181-as-espadas.

Pues bien, que siguen en forma y cumpliendo la máxima de que lo que sepas hacer, hazlo muy bien. Corta carta llena de sabor con gran nota en la tradición. Un lujo ya en la reserva, recepción y desarrollo de la comida. Rafa te lo facilita y sientes ser su amigo desde el primer minuto. De verdad, una gozada encontrarte gente así en sala. Puede que estas tres horas y media de distancia desde Valencia se vean reducidas, porque desde luego es para repetir.

No habrá fotos de los platos. Ya no me veo para ese fin. De hecho me está costando escribir estas líneas porque desde un tiempo a esta parte vivo en la inmediatez. Pero es justo relatarlos. Así como los vinos. 

Te reciben con unos pinchos de tortilla de patatas como cortesía, con los que acabas prácticamente de bocado. 

Pedimos un par de entrantes y un plato principal cada uno. Postres para compartir (dos para tres). Decir que sus famosos garbanzos con chipirones es respirar casa. Éste fue resuelto con tres medias raciones. Yo personalmente lo veo como principal, pero ellos sabrán. El otro entrante fueron unas sabrosísimas croquetas de puchero. Nada menos que nueve. Tres por cabeza.

En los principales hice acto de presencia. El mío eran unas manitas de cerdo deshuesadas con un taco de bacalao encima. Otro guiso que quitaba el hipo. Y en los otros dos, metí el tenedor tal y como anunciaba; Un bacalao al pil-pil bien realizado, con una bacalao que se deshojaba, y un tartar de atún buenísimo que el nano supo definir a su manera a la perfección. Diciendo que lo veía más para comer poco. Y es que si antes veía como principal los garbanzos, éste lo veo mejor como entrante. Un diez para el chaval, que apunta maneras. 

Los postres, una tarta de queso con queso... es decir, con queso que sabe. Y una mousse de chocolate que estaba realmente buena. 

La comida con pan cortezudo y cocido, y con tres aceites sacados a la mesa para nuestro goce y disfrute. Allí van: Ostatu, variedad Birjina Estra. Bravoleum, variedad Picual. Y El Moclín, variedad Arbequina.

De vinos, el principal fue un Ilusión de Charcón. Un Sauvignon Blanc de Bodegas Coronado (Cuenca) que resultó un gran acierto. 700 botellas nada más de la 2017 de las que ya obran tres en mi poder. Después, una Garnacha Nativa de Care 2017. Toma chocolatito del bueno. Y finalmente para los postres, Don PX 2016. Arrope suave con reminiscencias de destilado. Bien.

No recuerdo si hubo café por mi parte, la verdad. Lo que sí me quedó claro es que volveré en cuanto tenga chance. También lo que tanto defiendo con ahínco. Que el servicio de sala es más importante que el de cocina. Por mucho y bien que guise el hermano de Rafa, porque así lo constato, es este elemento el que tira fuerte. 

Toledo bien vale una misa y bien vale el As de Espadas.

 

Hacía bastante que no nos pasábamos por el As, estuvimos en mes pasado celebrando un cumpleaños, y pudimos comprobar que se mantienen todas las buenas virtudes de esta casa.

El jamón presentado con tomate y pan tostado muy bueno, las croquetas de pollo delicadas y sabrosas, el foie como siempre aquí, de los platos que más gustaron, y un revuelto de setas de temporada estupendo.

De segundos un lomo de ternera especial, el rabo de toro muy sabroso, unas mollejas con setas buenas, el bacalao pil-pil muy rico y una perdiz estofada para llorar de gusto.

De postre, como les había comentado lo del cumpleaños días antes, nos prepararon una tartita de yema que hizo las delicias del personal.

Bebimos San Román 2004 conservado como Rafa sabe, y también un poco de Billecart Rosé. Unos cafés y alguna copa nos hicieron entretener un rato de más a Rafa.

Por ponerle alguna pega, el poco gusto futbolístico de alguno de los integrantes del equipo... pero nadie es perfecto jejeje. Ya tenemos ganas de volver pronto.

Estuve con mi mujer comiendo en el As de Espadas el pasado 19 de Abril, y no es ni la primera ni la ultima vez que lo haré.
Como siempre, todo es perfecto: ambiente, servicio, trato, calidad de la comida casera....

Empezamos tomando una cervecita y Rafa se saco de la manga un generoso pincho de tortilla. Después pasamos a cosas mas serias: tempura de verduras con jamon de pato (crujientita y en su punto) y salsa romescu y un magnifico rabo de toro (creo que no lo he comido mejor en ningún sitio)
Como no tenia muy claro que vino pedir, me deje aconsejar por Rafa. Nos saco un Vizcarra 2012. Sencillamente estupendo, iba de fábula con el rabo de toro.
De postre unas trufas caseras y una tarta de queso.
Y en el apartado de los digestivos (gin tonics) es genial dejarse aconsejar por Rafa, tema sobre el cual el simplemente dice que es un aficionado, pero mira que me cuesta creerlo ;). Cayeron dos gin tonics (Pink 47 y 5TH) espectaculares.
Un restaurante tranquilo, agradable, en el que no quieres que termine la comida. Y Rafa, poniendo siempre la guinda. Sin duda que volveremos pronto.

Aprovechando el desbarajuste de festivos autonómicos, dado que en Madrid fue festivo, nos desplazamos a Toledo para ver de nuevo las maravillas que atesora... y también para disfrutar de su gastronomía. La propuesta que le hicimos a Rafa (un magnífico profesional)le pareció muy acertada, y después de un buen troncho de tortilla que nos obsequió (donde ya el cocinero denotaba su cierto carácter saleroso) para acompañar un vermú rojo y una sin (6€) pasamos a probar media de croquetas de pollo (muy buenas y recordando sabores de antaño) y otra (magnífica) media de tempura de verduras con romescu y jamón de pato (12 € las dos) más los clásicos y originales garbanzos con chipirones (12 €) que en anterior ocasión me dejaron mejor regusto, quizás porque el salero, y/o el exceso de pimentón, volvió a tener la culpa. Los platos de carne consistieron en unos (al punto de sal) callos a la madrileña (suaves como había prometido Rafa, 14 €) y un cochinillo confitado (muy bueno, acompañado, como los callos, de unas magníficas patatas fritas, y ensalada verde (18 €). Para la carne Rafa recomendó una copa de vino Protocolo, un tinto de Cuenca, tempranillo, fabricado por Sierra de Cantabria, perfecto de temperatura y bouquet (4 €). La comida concluyó con una muy buena piña, 4 €,(mejor habría sido la tarta de queso, pero las calorías obligan), y dos cafés -nada extraordinarios- pero magníficamente acompañados de las calorías que habíamos declinado en la tarta (trufitas, sultanitas, galletitas y un magnífico mazapán). Sigue siendo un As y hay que recomendarlo.

Creo que hacia mas de 3 años que no iba por alli. Ayer sin tenerlo planificado surgio a eso de las 13,30 la oportunidad de comer algo que no fuera "menu del dia" y fuimos 3 personas al As de Espadas. El local solo se ocupo con 3 mesas ( 9 personas) lo que supongo que es efecto de la crisis. Nos atendió uno de los dueños (quiza es Rafa) de forma impecable, con cercania y sencillez. Como era una comida algo rapida no nos entretuvimos demasiado y fuimos a "tiro hecho" pero todo estuvo muy bien con calidad esplendida. Compartimos una racion de setas surtidas salteadas que contenian rebozuelo, lepista y un par de setas de cultivo. Quiza este plato algo insulso por la sencillez. Una racion de iberico bien cortada y buena calidad con dos tostas de pan con tomate. DEcir que para la espera llegó la tortilla ( que yo aun recordaba) y que sigue igual de buena. Para los segundos los tres pedimos merluza a la plancha porque habia que volver al trabajo. La racion era una estupenda y fresca rodaja acompañada de calabacin plancha y una mezcla de tomate frito con patata picada (creo) que estaba deliciosa.
Para beber nos recomendó el vino de la casa, segun nos dijo, que es el que hace Eguren en Villarta en Cuenca: Protocolo. Muy muy bueno.
Finalizamos con cafes que pusieron acompañados de trufas, bisuits y unas excelentes delicias de mazapan.
NO sé cuanto se pagó pero por los precios que vi en la carta creo que no superaria los 35-40 euros por persona ( sin contar el vino).
Estuvimos muy a gusto y echamos de menos mas profusion de platos y una buena sobremesa.

He podido disfrutar de este restaurante en varias ocasiones y me parece un gran lugar para poder degustar buena comida de Castilla, se puede comenzar con un buen plato de comida casera y terminar con una carne que no olvidas pronto. El restaurante tiene un gran servicio tanto de comida como de vinos y no dejes de disfrutar de su buena carta de GinTonic.

Estuvimos con unos amigos de Granada, pasamos una velada estupenda amenizada por Rafa, te doy las gracias por tu compañia. La cena fue deliciosa, rabo de toro, manitas de cerdo con bacalao, perdices, lenguado y como no, los garbanzos con chipirones, los postres riquisimos, arroz con leche asturiano, tarta de queso, un sin fin de delicias y el vino espectacular.
Esperamos volver pronto.

Una celebración especial merecía la pena dejarse caer por esta casa de buen comer.

Deliciosa la tapa de anchoa sobre asadillo.

Estupendo el risotto con setas de temporada.

La mejor puesta en escena del foie al px, muy bien, el mejor que hemos probado, y mira que lo hemos pedido en muchos sitios.

Una excelsa carne de segundo, magnífica, me recordó al mejor corte de chuletón gallego. Muy muy bien.

De postre un coulant de chocolate con helado de galleta maría.

Magnífico el Gin Tonic con fresón, bravísimo!

Le dije a Rafa que quería llevar unos vinos, que era un día especial, a lo cual se mostró encantado. Tomamos:

- Billecart Rosé Couvée Elisabeth 2000. Quitanto un Dom Perignon del 85 que bebimos hace ya muchos años, este ha sido el mejor champagne que hemos probado. Maravilloso.

- Mauro Terreus 2005: para completar la serie de Don Mariano, su vino más alto. Este Terreus nos ha encantado.

- Px Noé 30 años. Enorme.

El equipo del As de Espadas se mostró como de costumbre, encantadores: Rafa, Raúl, Marcos y Paolo, mil gracias.

Si, por supuesto entretuvimos a Rafa hasta bien entrada la madrugada...

Que ganas tengo de volver.

Gran materia prima y platos contundentes,buen solomillo y rabo de toro, servicio del vino excelente.
Felicidades y gran detalle del encargado del servicio del vino.
Volveremos y a seguir así.

Celebramos un día especial para nosotros en compañía de Rafa y sus brothers.
Llevamos un Pesquera Janus y un Billecart Rosé servidos con maestría.

Los señores de la cocina se lucieron con un corte de entrecotte estupendo y un revuelto de setas y mollejas muy sabroso. Anteriormente compartimos 3 medias raciones, si, había hambre: una de foie al Px, otra de croquetas y una más de garbanzos con chipirones. Nada que añadir a los comentarios anteriores de la comida. Alejada de los artefactos que tanto atraen a la Guía Michelín, aquí lo que hay es PRODUCTO tradicional, que bien!

Un surtido de postres nos derrotó: ponche toledano, tiramisú, tarta de queso, helado de galleta maría... bufffff, tremendo. El SEÑOR QUE CUENTA CHISTES se sacó de la manga un Olivares Dulce asombrosamente conservado. Las añadas que tengo yo en casa, posteriores, no están igual.

Unas copas y un cigarro hicieron de nuevo que secuestremos a Rafa hasta bien entrada la madrugada. Por cierto, nos enseñó un par de cajones que tiene con cigarros puros perfectamente conservados: sin contemplaciones, Cohíba Espléndido, Montecristo nº 4, Cohíba Robusto, Partagás Pirámides... tonterías las justas.

Más destacable si cabe que el producto, el servidio del vino y el entorno del restaurante, es la cercanía con la que Rafa y sus hermanos te tratan y te hacen sentir como en tu propia casa.

Pagar entre 50 y 60 euros por esto hacen que lo compare con otros establecimientos de precio similar en los que he estado, y con otros comentarios de otros establecimientos donde no he estado que tienen un precio muy superior, y francamente, considero que aquí obtengo una RCP demoledora. De ahí que mi puntuación sea lá máxima posible. La vida puede ser maravillosa.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar