Restaurante Genui Club de Golf Escorpión en Bétera

Restaurante Genui Club de Golf Escorpión

6
Datos de Genui Club de Golf Escorpión
Precio Medio:
38 €
Valoración Media:
8.7 10
Servicio del vino:
8.3 10
Comida:
8.8 10
Entorno:
9.0 10
Calidad-precio:
8.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 24,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: noches, lunes todo el día

Teléfono


6 Opiniones de Genui Club de Golf Escorpión

Ubicado en el exclusivo campo de golf Escorpión, a pocos kilómetros de Valencia, está este restaurante formando parte de lo que fue la residencia de verano del Marqués de Dos Aguas, una preciosa casona situada que comparte espacios con las instalaciones propias de los socios del club de golf. A su alrededor y desde los ventanales se ven a los golfistas caminra por las calles de los hoyos, y que en el día de hoy y a medio día van a pasar calor de verdad. El restaurante dispone de varias salas siguiendo la estructura de la casa antigua, lo que, aparte de la sala principal del comedor, deja otros apartados reeservados. Estuvimos en una amplia mesa redonda teniendo buen espacio entre mesas bien vestidas, poca presencia de ruido de fondo, buenas copas, vajilla y cubiertos correctos.

Paco Aviñó proveniente del antiguo Genuí de Catarroja practica una cocina basada en producto de calidad y de temporada con unas presentaciones actuales. en la que prevalece la buena materia prima de temporada y el buen trato hacia ella, mucha delicadeza y mimo. No renuncia a utiulizar especias de la India ni a reinterpretaciones de platos clásicos de cocina mediterránea ni por supuesto renunciar a una base de la carta con arroces y fideuás con su toque personal. Los socios disfrutan de un  10% de descuento.

En el apartado de la bodega tienes amplia variedad de vinos de diferentes rangos de precios con predominio de valencianos, Ribera y Rioja con alta presencia de vinos clásicos y escasos vinos poco frecuentes; cuenta con un apartado titulado "rondando los 100 puntos Grandes Vinos Clásicos" (Valbuena 5º año 110€, Flor de Pingus 130€...). Elegimos varias de agua con gas (San Pellegrino) y de vino, un blanco Chablis La Sereine de Borgogne (25€) sencillo y cumplidor y rematamos con un buen cava Privat Laietà brut nature 2014 (25€) del que me gusta hasta su botella. El servicio de vino dado a catar y mantenimiento del servicio durante la comida, sin apretar y con buena temperatura.

A la hora de comer tienes opción de 4/5 menús desde 19€ a 44€ en función de la cantidad y calidad de los platos. La carta propiamente dicha dispone de muchos, pero que muchos, entrantes con guiños a cocina asiática y una gran parte de cocina mediterránea; un apartado importante en arroces (melosos y secos, diferentes entre sí) sobre 11-16€ y fideuás (hasta 9 diferentes) sobre 11-13€; un par de carnes y sobre todo otras carnes especiales (waghyu, angus, pastuense de León) entre 14-27€; unos pocos pescados salvajes entre 13-17€: postres variados con amplia oferta de helados y tartas caseras entre 4-5,5€. Curiosamente los entrantes al centro varían de precio en función del número de comensales por lo que se adecua la ración, lo cual parece muy razonable. Optamos por la extensa carta, o mejor, porque decidiera él y nos puso sobre la mesa para compartir entre los tres:

. unas cañas de cervezas de entrada para unas aceitunas en lata a compartir, muy buenas.

. calamar al wok con apio, sésamo, unami y pakchoi (9-14€ segun tamaño): el calamar troceado, hecho y servido al wok con la compañía de verduras que aportan sin perderse el elemento principal.

. alcachofas en témpura crujiente con crema de trufa (7-13€): un buen producto con una versión sorprendente quedando una textura más que crujiente. Muy recomendable.

. erizo relleno al estilo San Francisco (3,6€): viene a quedar como el interior de un centollo, muy bien de sabor y textura aunque el sabor del erizo se pierde; aun así es interesante.

. vieras salvajes con teriyaki de puerro (5€ x 2): unas enormes y tiernas vieras con una salsa de soja que complementa bien.

. patatas bravas a nuestro estilo (7-12€): muy tostadas y punto de picante elevado. Desde luego son diferentes, crujientes, sensación de aceitosa de la fritura cunado comes varias aunque no se plapa el aceite.

. fideuá tradicional de carne de puchero (13€): fideo fino, con los ingredientes de puchero tales como garbanzos, pelota (en láminas), morcilla... Contundente plato, en amplia ración servida en paella o emplatada, intenso sabor, capa muy fina y perfecto punto de cocción de la pasta. Recomendable sin duda.

. postre: tarta de la abuela (5,2€), un clásico de tarta de galletas bañadas en café y con mantequilla y chocolate en medio de las capas. Muy bien presentada, sin desmocharse, sabrosa, sin sobrecarga de azúcares.

Sobre la mesa varios aceites: Barranco de Tagarina, Lágrima, Finca Calvestra; unas sales y un buen pan propio. Rematamos con buenos cafés y muchos comentarios sobre cuando habrá que volver porque aquí puedes venir muchas veces sin repetir ni platos ni vinos. A tener en cuenta que, como no hay clientes del club, que son muy mayoritarios, por las noches no abre.

 

La verdad es que suelo ir siempre que puedo a probar los platos de Paco Aviñó, creo que su cocina es elaborada pero sincera, buscando el mínimo impacto en el producto para conservar toda su esencia, nada de florituras innecesarias. En esta ocasión, los platos fueron:
Sashimi de Atún rojo con lomo Ibérico, sencillo, sabroso, original.
Clóchinas al vapor, en paella plana, 30 segundos, entrar y salir, sabor y textura con un poco de pimentón, limón y alguna cosa más que no me quiso contar...
Bacalao con verduras al dente, generosa ración de bacalao muy bien desalado y de gran calidad que remataba con varias verduras seleccionadas y cocinadas al dente aportando textura crujiente y frescura al plato. En su punto.
Postre de la casa muy bueno, cerveza Alhambra y copa de Verdejo de la casa a la temperatura perfecta y copa al uso.
Ofrece servicio de pan casero y 3 o 4 tipos de aceite de diferentes zonas geográficas (Alicante, Espadán, Villar, etc.)
La carta es muy amplia, y ofrece múltiples configuraciones de menús. Incluso tarifa plana de bebida a un precio muy razonable.
El entorno es my agradable ya que se encuentra en las instalaciones del Club de Golf Escorpión.

  • Bacalao al vapor con verduras al dente

  • Clóchinas 30"

  • Sashimi de Atún rojo con Lomo Ibérico

Hemos tenido el privilegio de comer hoy en el Genui ... y ha sido todo un descubrimiento.

Por un precio muy razonable Paco te da de comer un menú excepcional con una mezcla estupenda de vanguardia - cocina de autor y comida mediterránea.

Con el menú informal (29€) hemos probado 6 entrantes, exquisitos. Por resaltar alguno las anémonas de mar, las bolas de foie o la vieira. Todo buenísimo.

Y de plato principal una fideua como debe ser, capa finísima y sabor intenso. En nuestro caso era de setas y foie.

Los postres correctos.

Sin duda un sitio para repetir.

Paco Aviñó continua en la línea de Genuí Catarroja, cocina en la que prevalece la buena materia prima de temporada y el buen trato hacia ella, mucha delicadeza y mimo.

La ubicación en el Club de Golf Escorpión mucho mejor.
El restaurante está ubicado en lo que fue la residencia de verano del Marqués de Dos Aguas, una preciosa casona situada en un entorno privilegiado y relajante.

Consta de varias salas que permite ubicar a la clientela según el número de comensales. Así hay pequeñas salas disponibles para grupos y pequeñas celebraciones, en las que poder disfrutar del día sin molestar al resto de clientes.

Teníamos ganas de probarlo todo, aunque era imposible, así que nos decidimos por uno de los menús.
Tras preguntarnos por nuestras preferencias y si había algo que no nos gustaba o no podíamos comer, nos confeccionó un menú a medida. En mi caso, más marinero.

Para "regar" los platos elegimos un Cava, un Agustí Torelló Mata Reserva. Buena elección, sin lugar a dudas.

Las entradas fueron:

Vieiras salvajes plancha en suquet.
Anémonas de mar en témpura con mojo rojo y verde.
Carpaccio de bogavante con vinagreta de cítricos
Escalibada asada en chimenea, queso, hierbas frescas y crujiente de rábanos a la miel.
Bombones de foie al chocolate con moscatel
Calamar de anzuelo en wok con sésamo y apio.

Y los platos principales:
Tataki de buey kobe con wasabi
Fideuà de guisantes y parmesano

Finalizamos con un Surtido de postres: Platano frito con miel y tiramisú, Tarta de la abuela con crema de caramelo, tarta de manzana y Macarons.

Disfrutamos de la comida. A ritmo lento, sin prisas. Combinaciones de ingredientes acertadas. Guiños de modernidad sin perder la tradición. Nos cautivaron los sabores, también las texturas.
Volveremos seguro!

Paco Aviño sigue en la misma linea de calidad,con la diferencia que el entorno es espectacular,y el local tambien.

Mi 2ª visita en menos de dos meses,arrastrado por la cocina y el paraje de Genui Escorpion repetimos, 4 comensales domingo para comer tomamos esta vez un menu de 24€.

Entrantes:

Calamar Fresco:Hecho en una cazuela como al vapor con piñones y hojas de espinaca.Fenomenal.

Cigalas: Abiertas, en una plancha de hierro para terminarse de hacer en la mesa,tamaño no muy grande pero con mucha frescura y sabrosas.

Anchoas: Sobre tomate muy dulce y poco acido,las anchos de tamaño generoso y con ausencia de espinas,en su punto de sabor y sal.

Segundos:

Fidegua de Figatell: Mucho mejor que la anterior vez,que aunque estaba buena,pero esta tenia mejor el punto en todos los aspectos.

Arroz de cangrejo flambeado con Ron: Tremendo el sabor,bien el punto de arroz,para no ser muy arrocero disfrute mucho,la intensidad de sabor era excelente.

Postre:

Tiramisu: Servido en vaso largo,muy agradable nada que objetar.

En el centro nos acompañaba una cesta de diferentes panes con 2 aceites 1 de andalucia y otro valenciano,cada uno con diferentes intensidades de sabor.

En el arranque unas Estrella Galicia 1906 y para la comida Martin Codax (19€) la carta de vinos con bastantes referencias de diferentes zonas y D.O ademas de alguna referencia de Alemania,Autralia..buen servicio de temperatura y copas.

El domingo tenia el local practicamente lleno.

Hacía mucho que no volvía por el Genuí, antes salió de Catarroja, donde estaba antes, que yo pude volver, pero me he desquitado.
Paco Aviñó mantiene la trayectoria de su local, calidad de la materia prima, buenas elaboraciones, sencillas cuando así lo requiere el producto y creatividad sin florituras.
Mantiene una carta bastante extensa, pero la calidad de los productos no se resiente. A veces desconfío de esas cartas porque dudo de la rotación del producto fresco. Aquí no se aprecia merma de la calidad.
Tiene unos menús interesantes, para todos los gustos y bolsillos. Desde 19 euros hasta donde tú quieras llegar.
Tomé vieiras, erizo, anémonas, calamar, caramelos de foie, ventresca de atún, steak tartar y fideua de figatell.
Los vinos con bastante oferta.
Buen servicio y atención.

http://www.ojoalplato.com/archives/5548

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar