Polvorones (maíz y nueces) sin gluten.

1 respuesta
    #1
    jose

    Polvorones (maíz y nueces) sin gluten.

    Hola a todos,
    estaba repasando el recetario y me he encontrado una receta de polvorones sin gluten. No os puedo dar más que la receta, sin pistas, nunca la he hecho.

    --

    Ingredientes (20 uds)
    - 250 g de harina de maíz amarilla
    - 140 g de manteca de cerdo a temperatura ambiente
    - 100 g de azúcar glas
    - 75 g de nueces peladas
    - pizca de canela
    Lo dicho, no me vayáis a usar Maizena ni vete tú a saber qué. Debe ser harina de maíz amarilla, sin nada más. Si con sólo maíz os resulta muy fuerte y no sois celíacos, podéis usar mitad y mitad de harina de trigo muy fina, de repostería.
    Las nueces, del país, nada de California ni ya peladas, que no saben a ná. Si no tenéis manteca casera podéis comprar una tarrina de 400 gramos (Elpozo, creo) que está bastante bien.
    Preparación
    Lo primero es tostar la harina. Eso se puede hacer en la bandeja del horno, con una temperatura de 125 grados, removiendo de vez en cuando para que el tostado sea uniforme. Como yo no tengo paciencia y lo hago según mi nariz, tuesto la harina en una sartén grande a fuego bajo, revolviéndola continuamente. La clave es que la harina coja un poco de color (pero no mucho, porque amargaría) y empiece a oler rico, en 10 minutos o menos la tenéis lista.
    La harina se deja enfriar y después se echa en un bol grande, junto con el azúcar y la manteca. Ésta última debería haber salido de la nevera una hora antes por lo menos, porque si no, estará dura y no habrá valiente que amase semejante engrudo. 
    Las nueces hay que triturarlas hasta hacer una pasta. Dependiendo de vuestras ganas y del aparato que uséis para molerlas (mortero, batidora, triturador) os quedará desde un polvillo con tropezones hasta una pasta suave. Yo lo hago en el molinillo del café, y al tener las nueces mucho aceite queda una especie de pomada un pelín húmeda.
    Cuanto más fina esté triturada la nuez, mejor será el resultado de los polvorones y menos quebradizos quedarán, pero en todo caso podéis decir que son estilo rústico y ya está. 
    Se agrega la nuez a la harina + azúcar + manteca y se amasa con las manos limpias. Al principio parece que aquello no se une ni con cola, pero hay que perseverar. Hacen falta al menos cinco minutos de estrujamiento para que empiece a enmendarse. En el ínterin podéis echar un poco o un mucho de canela, anís o lo que prefiráis, y seguir amasando.
    ¿Cuál es el punto idóneo? Aunque al principio tengáis nada más que migas, después de un sobado contundente deberías tener una masa que se pueda apelotonar en una bola y a la que no le salgan demasiadas grietas al apretarla.
    Si teníais la nuez molida en vez en pasta, o según la harina, igual hay que echar un poquito más de manteca para poder llegar a este resultado. Una miaja nada más y seguid amasando, porque si nos pasamos con la cantidad de manteca se romperán después los polvorones con mucha facilidad, además de pegarse al paladar.
    Bien, con la bola ya preparada encendemos el horno a 200 grados arriba y abajo. Para formar las piezas de polvorón hay dos métodos. Si sois muy txukunas (pulcros, perfeccionistas, tiquismiquis) podéis estirar la masa con un rodillo hasta 2 cm de grosor y cortar redondeles con un cortapastas o un vaso. Si sois más de andar por casa, haced como yo: entre las palmas de las manos se forman bolitas del tamaño de una nuez grande, que luego se aplastan ligeramente con los dedos o cualquier herramienta plana.
    Los polvorones se colocan sobre la bandeja del horno cubierta con un papel vegetal, sin demasiado espacio entre sí porque no van a crecer ni extenderse. (De este proceso no tengo fotos porque soy un desastre, están perdidas en las entrañas de la cámara).
    Se cuecen 4 o 5 minutos en el horno, en la parte central. No más tiempo porque de lo contrario, al enfriarse estarían muy duros. Al sacarlos pensaréis que los habéis gastado luz para nada, porque tienen el mismo aspecto. Casi es verdad, porque en teoría, ni siquiera hay que hornearlos los polvorones. Se puede dejar secar al aire, como cuentan en Webos fritos. El paso por el horno hace que sea más fácil manipularlos cuando se enfrían, sin necesidad de tenerlos un día entero al fresco. 
    Sin más, cuando aún estén calientes y en la misma bandeja, se espolvorea azúcar glas por encima y chimpún. Ya están listos. Sólo hay que dejarlos enfriar (cuidado con tocarlos porque queman mucho) y después si queréis, envolverlos en papel de seda como si fueran un caramelo y guardarlos en un recipiente hermético.

    --

    Saludos,

    Jose

    #2
    Swinsword
    en respuesta a jose

    Re: Polvorones (maíz y nueces) sin gluten.

    Ver mensaje de jose

    Sé de alguien que te lo agradecerá ;-)

    Una barrica de vino puede realizar más milagros que una iglesia llena de santos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar