Los otros vinos de la Rioja (Argentina)

8 respuestas

    Los otros vinos de la Rioja (Argentina)

    La noticia de la oposición por parte de las autoridades riojanas españolas al uso del nombre de los vinos producidos en la provincia argentina de La Rioja, en el comercio internacional, nos ha causado sorpresa y tratamos de exponer nuestra opinión como conocedores de ambas regiones , que podemos llamar “homónimas” ( aquellas cuya pronunciación es igual o similar, pero difieren en su significado).
    No obstante debemos saber, que aquellos argentinos hoy denostados, conocen a su territorio, con el mismo nombre que el nuestro, por alguna razón, que ellos no eligieron.
    Para poder explicar nuestra opinión, hay que partir de su origen. El actual territorio argentino, que citamos, estuvo ocupado por los indios diaguitas y fue colonizado por los conquistadores que viniendo de Perú, se había establecido en el sur de esta zona para 1591.
    En esta fecha un riojano natural de Estollo, Don Juan Ramírez de Velasco funda la ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja, basándose el topónimo en motivos emocionales y en los recuerdos de su tierra natal. Escasas coincidencias se podrían dar en aquella época entre La Rioja metropolitana y la colonial.
    En más de cuatro siglos las relaciones entre ambos territorios han sido escasas, salvando una visita del Presidente de la República a nuestra tierra española, Don Carlos Saúl Menem, nacido en una familia de viticultores en la localidad riojana de Anillaco.
    Los riojanos de acá y los de allá, poseen escasos conocimientos sobre sus tierras recíprocas, y lo cierto es que nada nos ha unido ni separado, más allá de la emoción que sintió el conquistador, D. Juan cuando vio la Sierra, que hoy lleva su nombre, y que le pudo recordar las cumbres de su serranía de la Demanda natal, en el Sistema Ibérico.
    Todo estaba tranquilo, pero la furia desatada a partir de la nacionalización de la empresa de combustibles YPF, ha dado pie a que nos enfrentemos a nuestros “hermanos”, por llamarse como nosotros.
    Que culpa tenían los diaguitas de que D. Juan se acordara de su Estollo querido, y colocara el nombre de su tierra a una región semidesértica, montañosa, ocupada por llamas y con algunos fondos de valle aprovechables para la agricultura de autoconsumo y poco más.
    Pero, hoy “debemos defender nuestros intereses y acudiremos a las más altas instancias para hacer valer nuestros derechos en relación con el nombre de esta tierra……….”
    Indudablemente los indígenas no pudieron oponerse a casi nada; les cambiamos el nombre de su tierra, les transformamos su cultura y los diezmamos, y no se lo contaron a ningún leguleyo defensor del colonialismo hispano.
    Parece como si la colonización pudiera ser un fenómeno reversible, y ahora debieran cambiar de nombre los habitantes de aquellas tierras, ya que nos perjudican y nos hacen la competencia.
    Diríamos que estamos ante un colonialismo selectivo: para ciertas cosas nuestra presencia es positiva y aceptable, y para otras es acusable y delictiva.
    Los riojanos de ultramar, con sus 9.000 hectáreas de viñedo, cultivo impuesto por motivos religiosos, desde el siglo XVI, han hecho “vino patero” desde aquellas épocas e incluso se han vanagloriado de tener una variedad con el calificativo de su territorio (y del nuestro), “la torrontés riojana”.
    Esta variedad de uva blanca algunos autores, la sitúan como originaria de La Rioja española y transportada a aquellas tierras por los conquistadores. Nuestro amigo Rodolfo Griguol, enólogo de la Cooperativa La Riojana de Chilecito( Argentina) ha demostrado en su tesis doctoral que la variedad es una alteración genética motivada por las polinizaciones producidas entre diversas variedades blancas, en las condiciones medioambientales de la región.
    La originalidad de esta variedad ha llevado a la solicitud para que la zona sea considerada Denominación de Origen, pero esta antigua pretensión no se ha conseguido.
    Lo que no sabemos es si también nuestros gobernantes se van a oponer a que se emplee el término “riojano” en la nominación de la uva local “torrontés riojano”. La verdad es que para proteger nuestro patronímico y por la mismas circunstancias debiéramos querellarnos con los que emplean el término riojano en sus guisos de patatas, en sus platos de bacalao, o cuando asan chuletillas más allá de los límites de nuestra ínsula barataria.
    Y puestos a defendernos, de verdad, de la tenebrosa competencia debiéramos expulsar de nuestra Denominación a los navarros, alaveses y castellanos, que se albergan bajo la insigne marca, que tiene nombre de tierra de vino.
    Si seguimos por este camino del proteccionismo a ultranza, en relación sobre todo con América Latina, nos encontraremos con situaciones curiosas como que la Denominación de Origen Cerámica de Talavera, no pudieran utilizarla los alfareros de Puebla en México. Lo mismo nos pasaría con los salamis italianos de Colonia Caroya en la Córdoba de Argentina. La grappa o aguardiente vínico de Bento Gonçalvez en Brasil, y así sucesivamente.
    Es frecuente y abundante que los nombres de las tierras de origen de los emigrantes a América Latina, fueran puestos a sus destinos, de forma natural y voluntaria. El tratar de abolir hoy esas designaciones por la defensa de intereses comerciales, es una nueva forma de colonialismo y de eurocentrismo, que en nuestro tiempo no se debiera admitir.
    La conquista de América que tanto pretendimos celebrar en su V Centenario, fue un dramático hecho global y ahora no podemos despojar a los pueblos americanos de elementos de identidad, como su propio nombre, a nuestro capricho.
    Se imaginan, hoy en plena viticultura global que los franceses de Hasparren se opusieran a que los uruguayos indicaran en sus etiquetas el término tannat, o malbec los de Cahors, y así sucesivamente.
    El mejor ejemplo de coherencia y sensatez nos lo dan las etiquetas de la Cooperativa La Rioja de Chilecito (La Rioja Argentina), que en sus mejores vinos, junto a esos términos geográficos, que tanto daño nos van a hacer en los mercados europeos, según nuestros próceres, aparece la marca de su vino que es el significativo nombre que lo aclara todo: “Raza Argentina”.
    Quiere esto decir que somos tocayos, pero cada uno tiene virtudes locales que se deberán potenciar y defender, sin perder ese valor que es el patronímico idéntico de las dos regiones
    Está polémica que nos recuerda la oposición del empleo de los nombres franceses en las bebidas españolas de 1954, es una pataleta pueblerina y una falta de respeto a la cultura de un pueblo que puede a partir de ahora lamentar llamarse como nosotros y reniegue de su pasado.
    Independientemente de los problemas comerciales o de los internos del país argentino, creemos que el empleo de los nombres de los territorios latinoamericanos tanto para la designación geográfica, como para la promoción de sus productos o como nominación de sus gentes, es una consecuencia de su pasado vinculado a nuestra cultura, y no siempre de forma voluntaria y deseada, y por lo tanto debe ser admitido y considerado como una característica más de su origen.

    Luis Vicente Elías, se siente riojano de las dos orillas.

    Elías, Luis Vicente
    Los otros vinos de La Rioja
    Piedra de Rayo, nº 29 , pg. 76-87. Verano 2008, Logroño

    #2
    Cente Medina
    en respuesta a Luis Vicente Elias

    Re: Los otros vinos de la Rioja (Argentina)

    Ver mensaje de Luis Vicente Elias

    Muy buen comentario, mejor análisis y excelente conclusión.
    Pero deduzco que no eres político, ni con intenciones electorales
    y si en el futuro te llega a picar el bicho de el arte de engañar al pueblo, también llamado política, creo que las cag.....o.

    Saludos y un abrazo desde Amerika...tocayo.

    PD y no debes dejarlos olvidar que los Argentinos y los Chilenos salvaron a la Europa Vitivinicola del pandemonium filoxerico unos siglos atras.

    PD2 Tengo fabulosos amigos en tu tierra, en Logroño, Sanvi, Elciego todos [email protected] [email protected]
    Si lees mis biografia, te daras cuenta que le tengo reservado en mi corazon una esquina a La Rioja.

    #5
    Cente Medina
    en respuesta a Luis Vicente Elias

    Re: Los otros vinos de la Rioja (Argentina)

    Ver mensaje de Luis Vicente Elias

    Hola Vicente me gusto mucho el mensaje de este hilo, me despertó curiosidad y quise leer mas de ti,
    y encontré.
    Me sentí como Hansel y Gretel siguiendo migajas de pan, que empecé a degustar poco a poco, sin prisa y con pausa.
    Dani C. me dio unas pistas y en este momento las degustare.
    Gracias señor

    #6
    Cente Medina
    en respuesta a Dani C.

    Re: Es un auténtico lujo contar los Luisvi

    Ver mensaje de Dani C.

    VEREMA es especial, es un filón de información y de gente que se mueve en este mundo maravilloso del vino.
    espero conoceros y compartir un vino.
    Gracias por la valiosa guía.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar