Bodegas Clunia

Bodega Bodegas Clunia en Coruña del Conde
Teléfono

País: España

Localidad: 09410 Coruña del Conde (Burgos)

Viñedo: 13 Ha.

Año de fundación: 2008

Clunia Syrah
Clunia Malbec
Clunia Albillo 2017
Ciudad romana
Ciudad romana
Viñedo
Bodegas Clunia
Clunia en septiembre
Rincón de Clunia

CLUNIA, LA VIRTUD DE LO EXTREMO

 

Hay quien se crece ante un entorno hostil. En estas tierras altas, pedregosas y ariscas, hace siglos que grandes civilizaciones encontraron un lugar donde asentarse y crecer. Ellos conocían la virtud de lo extremo.

Clunia nace de un sueño: elaborar vinos de altísima calidad y marcado carácter en un clima hostil. Vinos de una tierra con siglos de experiencia, una tierra árida y dura.

Los viñedos de Clunia se comenzaron a plantar en los 90 cuando muy pocos creían en el potencial de este terruño único ubicado a alrededor de 1.000 metros de altitud sobre el nivel del mar. A pesar de que la propiedad cuenta con, aproximadamente, 70 hectáreas en total, no todas se han plantado, ya que la bodega está convencida de que la mejor forma de conocer un terruño tan diferente es darle tiempo, no tener prisa. Y así han hecho en Clunia: A día de hoy, se cultivan solamente 20 hectáreas de Tempranillo, Syrah, Albillo, y Malbec, aunque está prevista la incorporación de nuevas plantaciones, lo que dará una cifra final de 32 hectáreas. Todo esto hecho con calma y paciencia, con gran dedicación a la tierra y bajo rendimiento, como prueba su baja producción aproximada de 40.000 botellas anuales entre los cinco vinos de Clunia: Clunia Albillo, Clunia Malbec, Clunia Tempranillo, Clunia Syrah, y su vino principal y máximo embajador del potencial de este terruño, el Finca el Rincón de Clunia.

A una gran altitud, y rodeadas de sierras que envían sus vientos sobre la Meseta, las viñas de Clunia se esfuerzan por sobrevivir a las inclemencias del tiempo, a los duros veranos y los no menos extremos inviernos, a los marcados contrastes de temperatura entre el día y la noche. Arraigadas en un suelo calizo, con buen drenaje y presencia de arcillas, arenas, y rocas calizas que varían según la finca, las viñas resisten las rigurosas heladas de este microclima, los gélidos vientos y el calor abrasador, buscando su sustento en las entrañas de la tierra. Y así, cuando llega el otoño y el fin del período de maduración, las uvas reflejan su historia y el esfuerzo de la viña que las vio nacer, dando lugar a vinos de gran concentración aromática, frescura y estructura, elegantes, vinos con cuerpo y taninos maduros.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar