Dorado Superior 2003
Vino Dorado Superior 2003
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
Portugal
Tipo de Vino:
Blanco
Graduación (vol):
12,50%
Varietales:
100% Alvarinho.
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.1
/
96
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,7
Opiniones de Dorado Superior
OPINIONES
8

No sé si realmente la albariño es una uva que proviene de la riesling, pero de lo que sí estoy seguro es de que anoche nuestro Dorado Superior podría haber pasado perfectamente por un blanco alemán elaborado con la blanca del Rin.
De precioso color dorado, se mostraba limpio y con brillo.
Durante la primera media hora unos inequívocos tonos a hidrocarburos eran los protagonistas en nariz. Poco a poco fueron dejando paso al jazmín, los cítricos, la fruta de hueso jugosa, las especias mentoladas, el fósforo y las piedras.
Pero donde realmente desplegó su verdadero esplendor fue en boca: una estructura firme acompañada de una magnífica acidez y de un tacto suave y envolvente. El uso de la barrica también me pareció soberbio, al igual que las comedidas dosis alcohólicas. En esta fase crece y crece sin parar.
Postgusto muy largo.
Grande, lo tiene todo. Una maravilla.

Dorado apuntando ya a ambarino. Limpio y brillante.

Nariz embriagadora, compleja y de mediana intensidad. Sobre un fondo balsámico aparecen aromas a dulce de membrillo, maracuyá, caramelo de miel, café en grano, limón y flores marchitas.

En boca es ligero, pero con mucho volumen. De tacto glicérico, presenta una magnífica acidez que se acentúa a lo largo del paso de boca y persiste en forma de notas cítricas en su largo postgusto. Encontramos registros parecidos a los hallados en fase olfativa, si bien los cítricos cuentan aquí con mayor protagonismo.

Aunque hemos abierto otras botellas de esta misma añada que ya estaban en declive, en esta ocasión el vino se halla en excelente estado y nos deja una extraordinaria impresión.

Botella abierta al momento, sin tiempo de darle aire o decantarla.
De color amarillo dorado, reflejos también dorados y lagrima de gran densidad.
En nariz se aprecian aromas de fruta tanto blanca como amarilla bien madura, también aparecen notas de dulce de membrillo, orejones, cítricos, bollería fina y un fondo mineral.
En boca es donde sin duda mas me ha sorprendido, con una acidez desbordante, cítrica, mineral, salina...una pasada de vino.
Me he agenciado alguna botella mas y a ver si hay suerte y salen todas como esta.
Que grande Marcial.

Es la segunda botella que tomo de este vino en un espacio corto de tiempo y si la anterior me pareció increíble, ésta no se ha quedado atrás.
Color amarillo dorado, reflejos dorados y lágrima densa que resbala suavemente por la copa. Limpio y brillante.
En nariz aparece un poco reducido de inicio pero rápidamente enseña lo que lleva dentro: fruta blanca madura, membrillo y notas de bollería la mar de agradables.
En boca sigue entero, con una buena acidez, toques amielados, fruta madura. Es sápido, un tanto glicérico.
Es increíble que un alvarinho que no ha visto la madera aguante de esta forma, espectacular.

Volvemos a catar este vino y en esta ocasión todavía me ha dejado mejor sabor de boca que en la anterior vez.
Las sensaciones son básicamente las mismas que en mi anterior cata, con una nariz espectacular, pero en cambio esta vez lo encontré en boca mucho mas fresco y disfrutable.
Sin duda me reafirmo en que estamos sin duda ante uno de los grandes albariños y blancos peninsulares.

Me sorprende este vino dorado de excelente brillo. No esperaba esta entereza a estas alturas. Reducción inicial y alguna nota evolutiva que desaparece con la prolongada aireación en el transcurso de la comida, algo de mar (berberecho). El vino crece y despliega notas de membrillo, confitura de limón y yeso. Untuoso en boca, carnosa fruta de hueso, melocotón, membrillo, con despedida salina, muy mineral, sápido, largo... Duda acidez-azúcar, aunque aún cuenta con buena parte de la primera, pero el vino en sí es fantástico.
19 €. aprox.

De color amararillo dorado, reflejos también dorados y lagrima de gran densidad.
En nariz es una maravilla, recuerdos de fruta blanca madura, levaduras, bollería fina, notas amieladas, membrillo y ciertos toques oxidativos que nos han recordado a un buen champagne maduro.
En boca en cambio ya está muy pulido, sin estar mal, ya le falta frescura, una acidez muy justa, aunque se deja beber.
Aún así me parece un excelente vino con una rcp imbatible.
Pues me queda otra botella a la que no la daremos mucho mas tiempo.

Color amarillo con tonos dorados.
Aroma de intensidad media alta a frutos exóticos (mango y aguacate), toques cítricos, fruta confitada, peras y manzanas, también hierbas verdes.
en boca es bastante elegante, con un paso de boca muy agradable y con una acidez muy correcta, final bastante persitente y muy frutal.
Un buen vino, para los 7 € que cuesta, el corcho un 7,5. Mejor que el 2002.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar