Ya te tenía ganitas...

Porque había leído que estabas rico y... se han cumplido las expectativas.

La nariz es fragante, con mucha fruta roja y negra, con grosellas, fresas maduras, ciruelas, moras, arándanos... Luego los balsámicos y notas ahumadas y minerales se desperezan, junto con las flores azules, balsámicos intensos, notas de matorral, cacao negro puro, pimienta negra, toques de laurel, de madera fina, toques animales y minerales. La vainilla aparece tímida al fondo, para dar un toque dulce a un conjunto muy muy fresco.

La boca tiene una entrada poderosa, con esa fruta jugosa, madura, deliciosa... Las especias picantes y los balsámicos se van mostrando poco a poco, acompañados de esas notas ahumadas, las flores y el monte bajo. Los tostados se marcan más en esta fase, con esa madera fina, las notas de cuero y esa vainilla que le da un apunte golosete. Muy buenos amargores, con el tanino rústico y una buena acidez. El conjunto es serio, que de entrada da una imagen austera, pero que poco a poco gana enteros y complejidad. Buen esqueleto para ir evolucionando.

Un muy buen vino que ha valido la pena probar y del que creo que me haré con un par de botellas para ver qué tal evoluciona.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar