Quite 2016

Vino Quite 2016

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
92
Puntuación Media:
8,4
Calidad-precio:
9,1

Bodega: Verónica Ortega
D.O./Zona: D.O. Bierzo
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,00%
Varietales: Mencía
Precio aproximado: De 5 a 9,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Elaboración con uva despalillada en depósito de acero inoxidable, con un ligero trabajo durante la fermentación, para evitar una marcada extracción. Maceraciones cortas (10-15 días). Envejecimiento: 8 meses, 50% en barrica de roble francés de 228L de segundo a cuarto uso, y 50% en ánfora de 800L de barro cocido.

Varietales: Mencía

6 Opiniones de Quite

Vino tinto 100% mencía, cuya peculiaridad es su envejecimiento durante 8 meses. La mitad de este tiempo ha estado en barricas de roble francés de 228 L de segundo a cuarto uso, y la otra mitad de este proceso de envejecimiento a estado en ánforas de barro cocido de 800L. 
El resultado es un vino tinto de capa media-baja, brillante, limpio y de espectacular color rojo picota de ribete rojizo con matices rosas.  En nariz, nos llegan  aromas de frutas negras muy frescos, aromas intensos a mermeladas con tonalidades minerales que dejan una sensación de talco dulce, entre vainilla y caramelo final, de esta manera comprobamos la perfecta unión de aromas que aporta el sistema de envejecimiento descrito. En boca percibimos una entrada suave y dulce del vino que acaba con un matiz secante en su perfecta medida, descubrimos así sabores minerales además de mermeladas de frutas rojas con una acidez buena que mantiene al vino de forma prolongada en la boca, con una frescura latente.
 

Porque te entran ganas de cogerlo y atraparlo, de beberlo y disfrutar, porque es un vinazo fresco, de sed, pero con complejidad.

La nariz es fragante, con flores, fruta negra y roja madura, con notas minerales intensas, regaliz, un suave caramelo de nata y fresa, monte bajo, eucalipto, cacao puro, hoja de tabaco y laurel y unas suaves notas de vainilla y frutos del bosque. Nariz fresca y compleja.

En boca es sabroso, fresco, con una carga frutal y floral intensa. Es sedoso, vinoso, con cuerpo, con un tanino goloso y suave. La fruta explota en la boca y te llena con su jugo. Las flores, el cacao, los ahumados y la mineralidad entran detrás de ella con fuerza, junto con otro capazo de fruta fresca y frutillos del bosque. Herbáceos interesantes y una acidez muy muy rica. Al final aparecen toques de caramelo de nata y fresa. Tiene una buena trama y persistencia. Creo que aún mejorará algo más en botella, pero igual pierde ese toque frutal y fresco que tanto me ha gustado.

Rojo picota de buena intensidad, brillante, de capa media. Con ribete granatoso.

En nariz es frutal, recuerdos a fruta roja y negra madura, ligeramente mineral con fondo balsámico. Madera bien integrada y apenas presente.

En boca es muy fresco y frutal, vivo, con buena acidez y sensacion balsámica mineral.

Color picota, menisco rojizo, capa baja, brillante, limpio, lágrima ligera y poco tintada. 

En nariz destaca la existencia de aromas de frutas negras maduras pero frescas en intensidad media alta, destacada minerales y salinidad ligera, buenas notas de especias (vainilla) con un final de caramelo muy interesante. Muy destacable esta nariz.

En boca es de entrada suave, muy frutal sin perderse las especias, cuerpo medio, hay acidez y mineralidad, los taninos necsitan de tiempo para mejorarse, ligeros toques herbáceos incluso amargos ligeros finales. Correcta persistencia final.

Un mencía que merece la pena sobre todo por su precio (9-10€)

Vino embotellado por Luna Beberide de Cacabelos para  Verónica Ortega Camacho que está encerrado  en una botella borgoñona  vestida con una etiqueta de diseño moderno en la que predomina el color verde. El corcho que la cierra correcto.

          A la vista un color rojo picota con abundantes notas cardenalicias. Correcta lágrima que se desliza con pereza por el cáliz de la copa al que tinta. Ribete granate y violáceo.

          En nariz frescas y abundantes frutas rojas y negras del bosque sazonándose. Madera de su crianza inapreciable. Huela la fruta, con notas balsámicas y ligero regaliz.

          En boca es fresco, fino, frutal. equilibrado, con los taninos presentes y domándose. Es mineral y balsámico. Madera en muy segundo término. Muy grato, frutal y fresco paso de boca. Es un vino muy largo. Me da una permanencia de 3,15 minutos.

Color rojo cereza picota de capa media-alta, con ribete violáceo, brillante. 

Nariz de buena intensidad, aromas de frutillas del bosque en confitura, sotobosque, tierra húmeda y especias dulces, regaliz. 

En boca es fresco, fruta del bosque confitada, con cuerpo, tanino con marca, especias dulces, toques de regaliz, minerales e hierbas aromáticas de larga persistencia. 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar