Vouette et Sorbée Extra Brut Fidèle

Champagne Vouette et Sorbée Extra Brut Fidèle

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
97
Puntuación Media:
9,4
Calidad-precio:
9,1

Bodega: Bertrand Gautherot
D.O./Zona: Champagne AOC
País: Francia
Tipo de vino: Espumoso
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 12,00%
Varietales: Pinot noir
Precio aproximado: De 30 a 49,9 €
Descripción

Varietales: Pinot noir

6 Opiniones de Vouette et Sorbée Extra Brut Fidèle

No hace falta que volvamos a hablar de las virtudes de Fidèle, ya que está casi todo dicho. En estos momentos parece un vino naranja, hay oxidación, hay madurez y hay carácter vínico.

De hecho, en nariz sobresalen los tonos a violeta y cereza. Mezclados con la craie, eso sí. Un vino masculino y con poderío. 

 

Un blanc de noir extraordinario en este caso elaborado en la añada 2016 y degorge en Noviembre del 2018. Vinoso y frutal y con muy buena acidez. Muy rico.  

Elegante, estructurado, serio, con un inmenso abanico y al mismo tiempo perfilado... Un Champagne delicioso, de perfil oxidativo pero con viveza y frescura. De principio a fin: desde la fase visual, al observar su delicada y al mismo tiempo persistente burbuja, pasando por su nariz que va de menos a más y terminando con una boca delineada y femenina.

Uno de los mejores en su franja de precios. Sensacional.

En la presentación del documental (R)Evolucion Champenoise por los miembros de A La Volé y con las magníficas explicaciones de Alvaro Moreno probamos este champàgne de la Cote des Bar, de la zona próxima a la Bourgogne, un champagne Biodinámico, Blanc de Noirs, Brut Nature, austero pero muy frutal, vinoso y muy fácil de beber. Un champagne elaborado en la añada 2015. Color amarillo algo intenso con una buena burbuja pequeña. En nariz aromas frutales, flores silvestres y notas vinosas. En boca es austero, pero con una gran personalidad, buena acidez, muy equilibrado, te ensaliva la boca y quieres volver a repetir. Un champagne curioso, con un carácter primario, de una zona para mí algo desconocida, pero que tiene una gran vinosidad.

 

Precioso color piel de cebolla. Limpio, brillante y con una burbuja pequeña y discreta.

La nariz se apoya en dos pilares que no nos dejan indiferentes: su carácter vínico y el deje oxidativo. Detectamos aromas como las flores silvestres, la fruta roja, los mentolados, los cueros y las piedras.

En boca muestra una gran delicadeza, con un paso sutil y perfumado recubierto de un carbónico que pasa casi desapercibido. Gran acidez. La madera y el alcohol es como si no estuvieran. Cada trago limpia la boca y deja en el paladar un carácter primario muy bonito.

Final largo con recuerdos campestres.

Me ha encantado. Difícil compararlo con cualquier otra cosa. Seguramente aún esté joven, pero posee tanto equilibrio que ya se bebe a las mil maravillas.

Un champagne diferente, varietal de pinot noir, que ya empieza asomando diferencias con el color, un color que yo no había visto antes, un amarillo pajizo intenso con querencia hacia el piel de cebolla, un tono que está ahí entre ambos, con destellos oro viejo y cobrizos. La espuma es llamativamente blanquecina y crea una capa con cierta persistencia.

En nariz resulta complejo y agudo, con notas de todo tipo, zapatería, panadería que torna a bollería, tatin de cerezas, trazas de aceto de Módena, calcáreas, anisados... Ufff qué festival.

En boca la burbuja está muy presente, existe pero es casi cremosa y llega hasta la garganta, pero con suavidad. Despliega sabores cítricos, golosos también, amargosos... Gran personalidad. Incluso también asoman trazas como de raíz de angélica. Es potente, se deja mimar pero no avasallar, no te permite el trago fácil y largo.

Me tuvo pendiente de él todo el tiempo que duró la botella, no me dejó despistarme.

Qué mundo este de los champagnes.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar