Blecua 1998

Vino Blecua 1998

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
9,0
Calidad-precio:
7,0

Bodega: Blecua
D.O./Zona: D.O. Somontano
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: Cabernet sauvignon, merlot, garnacha y tempranillo de 7 viñedos diferentes
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 20 meses en barrica

Varietales: Cabernet sauvignon, merlot, garnacha y tempranillo de 7 viñedos diferentes

21 Opiniones de Blecua

Color ciruela negra oscura de ribete anaranjado, capa media alta.

Intensidad media, muy vegetal, nítido y perfecto, tabaco, aceituna negra, barrica, azafrán, alpechines y fruta negra en el final.

Boca con estructura, carnoso, muy vivo aún, gran acidez, tosco pero con elegancia y personalidad, nervio maduro y con aguante para otros cuantos años.

...Más que decepcionado con este gran vino "top" de la bodega Viñas del Vero.
Dentro de mi especial cariño y conocimiento a esta D.O. aragonesa, por muchos motivos éste era uno de los vinos (si acaso no,"el vino"), pendiente en mi deber para catarlo.
Exclusivo, selectivo (con pedigrí) y por supuesto...caro. Bastante caro; me ha parecido.
No cabe duda, que la añada del 98 fué una de las mejores añadas de la década de los 90 en el Somontano, amén de en muchas D.O.'s. Y qué mejor forma que conocer un vino de relumbrón, que una gran añada y tomarle, además, la medida con buenos años a cuestas.
Debo de agradecer, por extensión, el que nuestro amigo Diego, aportara esta botella en nuestra última quedada en Terrassa (BCN) y poder disfrutarlo junto a otros grandes tintos compañeros de velada.

Decantado, por lo menos, una buena hora y media antes de degustarlo en la mesa. Corcho en perfecto estado.
En lo visual, no parece que pase el tiempo por él. Ciertamente mantiene un color picota oscuro de buen brillo y un fino ribete morado en la copa.
Todo buen conocedor del método de elaboración y selección de la variedades que se incluyen en este vino, ya sabe que se sustenta en cuatro uvas tintas.
Pues bien, en mi caso, y con la vida llevada por este vino (por esta botella), la Cabernet deja constancia de la capacidad de guarda y evolución, "comiéndose" literalmente a las otras tres variedades.
Si bien se aprecia algo de tierra húmeda, alguna nota de cueros y animal, es el famoso pimiento de la Cabernet el que inunda toda nuestra fase olfativa. Y aquí se acabó. Asado (requemado diría yo). Tanto, que no logro encontrar algo más que resulte apreciablemente interesante en nariz.
Decido buscar emociones en la boca. Un Blecua (dado el vino que presumiblemente pretende ser) me debería mostrar alguna cosa por lo menos, brillante. No ha sido así.
Cuerpo medio; más fresco y sedoso que carnoso y contundente. No es excesivamente largo en longitud y desemboca en un final de postgusto más frutal y vegetal que otras cosas. Persistencia media. Acidez media.
Debo decir que tras esa decantación, el vino no se mostró perezoso, pero tampoco evolucionó desde la primera copa hasta el final de la velada.
Me queda un poco la sensación de haber catado un buen vino, pero no espléndido, y más monovarietal que varietal, pues no nos enseñó mucho más que lo que la Cabernet nos dejó entreveer.
Es mi primera añada degustada, cierto. Con buena vida recorrida; también. Pero creo que eso no es excusa, y a cuenta de no comparar en demasía (pues por precio y pretensiones resulta totalmente imposible), unas buenas añadas de su hermano pequeño el Gran Vos (por ejemplo, 2001 o 2004), aportaron en su momento muchas más cosas y más buenas sensaciones que este Blecua.
Me queda la incógnita (y la posibilidad, supongo en un tiempo), de catar de nuevo este vino; tal vez decidirme en una añada más joven de la década de los 2000, y ver, observar y apreciar de nuevo, si este tinto me lleva al mismo camino o bien consigue impresionarme algo más de lo que su nombre, su estatus en el Somontano y su bodega, supuestamente me deban mostrar.
Por ahora, no lo ha hecho.

Color cereza con borde atejado, espejo limpio y capa alta con lagrima corta , densa y lenta.
nariz al princpio cerrada , con toques de reduccion, que al abrirse da paso a frutas rojas maduras, cuero, madera noble y un fondo de tierra mojada.
Muy buen paso por boca , con acidez mantenida y una estupensa estructura. Cuerpo medio con paso sedoso pero contundente en el sabor.
Postgusto largo

Color rojo rubí con ribete tendiendo a naranja.
La nariz es de buena intensidad y complejidad, con ciertas notas propias de la evolución, notas de la crianza y cueros, que dan paso tras airear a toques florales y de fruta roja, mostrando cierta mineralidad.
En boca se muestra inicialmente algo decaido pero mantiene buena acidez y excelente estructura que lo hacen muy sedoso y equilibrado en el paso, cuerpo medio y final muy largo. En retrogusto vuelve la fruta roja sobre las notas de la crianza.
Sorprendente el excelente estado en que se encontraba este vino. Muy rico

Rubí brillante con reflejos granatosos y ribete atejado. Nariz intensa, con volumen y profundidad. Inicialmetne aparecen las notas de la crianza, con toques de bosque umbrío y con tostados muy perceptibles que dan paso a las notas primarias, con fruta roja y negra muy madura y un atractivo caracter floral. Con la oxigenación aparecen notas especiadas. En boca tiene volumeno, taninos firmes pero muy sedosos, buena acidez, cuerpo medio y excelente ensamblaje. Notable recorrido. Agradeció la aireación: aproximadamente 90 minutos en un decantador de base ancha y se fue abriendo durante la comida.

Picota muy vivo, con una excelente fruta roja, y esas notas balsámicas, y de madera de cedro que tenía también el 97. El perfil aromático es muy similar, pero aquí hay más profundidad y elegancia. La boca es amplia y carnosa, aunque no es un vino con peso. Es largo, con estructura y acidez para aguantar, con ciertas sensaciones terrosas en boca. Después de probarlo todos hasta el 2002 y volver a él, se muestra como el más elegante de todos.

(Año de elevado calor en julio y septiembre más frío de lo habitual. Lluvias escasas en verano).
Color rojo rubí. Nariz muy elegante con buenas notas frutales y ligeramente especida. En boca predominan de forma muy agrdable las notas típicas del varietal dominante (pimiento verde y asado), mostrándose bastnte amplio y persistente. Destacaría de este vino su buen equilibrio y elegancia en nariz.

Rubí brillante con reflejos granatosos y ribete teja. En nariz tiene volumen y profundidad. Comienza con suaves notas animales, resulta cálido, con toques de bosque umbrío, se percibe algo el alcohol, con tostado muy perceptibles, muy floral, con fruta muy madura. En boca también resulta voluminoso, amargoso, con taninos bastante sedosos, buena acidez, cuerpo medio pero excelente ensamblaje. Buen recorrido. Aunque es una añada de las mejores sigue sin tener un armazón muy robusto pero tiene una magnífica presencia, elegante y atactivo.

Picota muy oscuro con ribete grueso y atejado.
Tras dos horas de decantación aroma muy cerrado. Tras trabajar la copa y tratamiento pulpo se abre paulatinamente. Tiene un aroma de gran finura y elegancia, fruta roja, caja de puros, destellos balsámicos y flores rojas; muy complejo y un poco misterioso por inextricable.
En boca demuestra y exhibe una clase , categoría , elegancia y distinción sensacionales. Complejo, amplio, sedoso, extraordinario equilibrio y estructura, excelente retronasal. Largo y expresivo. He aquí un gran vino. Creo que es de larga guarda y que tiene muchísimos años de buena evolución por delante.

Tampoco yo tengo mucho más que añadir a este vino. Sólo advertir que vale la pena esperarlo, ya que, en nuestro caso, el primer día (quizá por haber sido trasladado con bruscos cambios de presión ??), se mostro muy cerrado, casi con exclusiva expresión del roble. Al día siguiente, era otra cosa, predominando las características de la cabernet pero ciertamente con una elegancia inusitada. Me queda otra botella que pienso guardar, como mínimo, hasta las Navidades que vienen.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar